Y para ti... ¿dónde queda el Sahara?

Por: | 11 de septiembre de 2013

Sahara1ancho
                                                                                                 El último nómada. Ilustración de Roberto Maján

Más de 100 años de historia compartida con España no pasa sin dejar huella. ¿100 años no es nada? Me atrevería a decir que 100 años, son.

Es curioso, en el Sahara Occidental los años no se solían nombrar con una cifra numérica, los ancianos se referían a estos en relación a los sucesos importantes que ese año acontecieron. El año de las inundaciones, El año que se ocultó el sol, El año que nació fulano, El año que murió mengano… Imagino que después de 100 años de historia colonial, algún año habrá que se refiera a España. Si bien es cierto, esto fue así hasta los años 60. Después, fruto de la sedentarización, los saharauis adoptaron la nomenclatura gregoriana. En relación con España se me antojan unos cuantos: El año de los Acuerdos Tripartitos, El año del saqueo al banco pesquero sahariano… Incluso hay años donde se acumulan los sucesos y escoger resulta complicado: El año de la Marcha Verde, El año de la llegada a la hamada argelina, El año del comienzo de la guerra, El año del bombardeo de Tifariti… Por fortuna, el cerebro es selectivo y de manera espontánea prefiere los buenos recuerdos a los malos. Puestos a elegir, prefiero decir, El año de la visita de Kofi Annan a los campamentos de refugiados, El año de la llegada de camiones españoles repletos de ayuda humanitariaEl año del referéndum, ¡ah, no! qué despiste, ese año, aunque parezca increíble, todavía no ha ocurrido.

Pero volviendo a nuestra historia compartida, la historia de España en relación con el Sahara Occidental mereció más de una primera página en la prensa de la década de los 70, aunque hoy a las generaciones más jóvenes les cueste situar en un mapa el lugar donde se encuentra el Sahara. A ellos no se les puede culpar, quizá no se enseñe bien en las escuelas e incluso podríamos considerar que un conflicto sin resolver es más difícil de explicar. ¡Queremos historias completas!, aullarán los chavales en las aulas, con su planteamiento, nudo y desenlace. Y efectivamente, el Sahara, está estancado en un nudo difícil de desenredar.

En cualquier caso, quiero creer que el ciudadano de a pie, sabe dónde está el Sahara. Es una obviedad decir que confío en que nuestros políticos también sepan dibujarlo en un mapa, y situar las fronteras de manera adecuada. ¡Qué tonterías piensa una de vez en cuando! El servicio militar de un familiar en esas tierras lejanas es un recuerdo que perdura en algunas familias españolas, más recientemente el Sahara está presente en los niños de los campamentos que vienen en verano a España mediante el programa de Vacaciones en Paz. Se piensa en el Sahara cuando sopla la calima y a 2000 kilómetros de distancia sentimos el sabor áspero de la arena, imparable la fuerza de un desierto que también pasa por el Sahara Occidental. La henna en las manos y su huella en las uñas durante meses nos llevan al Sahara, al igual que una jaima en el asfalto y el sabor del té al calor de una buena charla. El sonido del haul en un festival de músicas del mundo o la consulta de un médico saharaui con su particular acento cubano en un Centro de Salud de barrio.

Se me ocurren innumerables huellas que ha dejado el Sahara Occidental y sigue dejando en la cercana España. Porque creemos que el Sahara guarda un vínculo entrañable con la sociedad española, os animamos a participar con vuestros comentarios sobre aquello que conozcáis del Sahara Occidental. No nos olvidamos de aquellos que lo desconocen, desde aquí, nos empeñaremos concienzudamente en llevar un poco de nuestra historia con la intención de compartirla y de que sea mejor comprendida.

Y para ti…¿dónde queda el Sahara?

Hay 6 Comentarios

El Sahara!!!! está en mi corazón, en mi mente, en mi conciencia... está en el apartado de lo que queda por resolver. El Sahara está cerca, muy cerca; pero ocupado por un invasor genocida e insaciable al poder.
Pero para quienes la liberación del Sahara y la justicia para con su pueblo, es una asignatura pendiente que NADIE quiere impartir... el Sahara está allá dónde su inconsolable pueblo SUEÑA Y LUCHA por volver a su casa, dónde el pueblo saharaui SUFRE las torturas del invasor genocida.
El Sahara está en quienes no cejaremos jamás de luchar hasta que se le devuelva el Sahara a su pueblo, hasta que por fin el SAHARA sea LIBRE.

Pués, para mí, el Sáhara queda, justamente, en casa: en el recibidor, dos trabajos en piel teñida enmarcados, regalo de mis hermanas Nora y Mettu; en el comedor juego de te, fotografías, manta tejida por mi madre Deidiha, piedras del desierto, unas manos de barro, regalo de mi amiga Abida; en mi armario, muchas melhfas, y en la habitación de mi "hijo" la bandera de la RASD y un montón de fotografías de toda nuestra familia.
Sé donde está el Sáhara Occidental y sus fronteras, sé donde están los campamentos de refugiados (de guerra) saharauis, pero si no tengo un mapa a mano, el Sáhara queda dentro de mi corazón.

El Sahara es un lugar fascinante con una costa magnífica jalonada de barcos abandonados, mirad: http://www.losmundosdehachero.com/viaje-el-sahara-occidental-en-los-cementerios-olvidados-de-grandes-buques/ El Sahara está tan cerca de mi casa como lejos de mi gente: en media hora estoy en Tánger y la mayoría de mis vecinos no ha pisado el continente africano jamás...

¡Seguiré con interés este blog! No sé de dónde me viene, pero desde que recuerdo, siento una especial atracción por el pueblo saharaui y su historia, que también es un poco "de aquí", aunque esto me inspire sentimientos contradictorios de orgullo y tristeza...
Bonita e inspiradora ilustración para comenzar!!

Gracias por tu relato que me ha emocionado, yo recuerdo la marcha verde como algo lejano, oia las noticias que entonces nos llegaban y los comentarios de papa a vuestro favor y sobre lo que estaba ocurriendole a nuestros hermanos saharauis, lejano porque entonces era muy jovencita y no era consciente de lo que realmente significaba, hoy casi cuarenta años despues y tras algunos de colaborar , vivir y sufrir de cerca con el pueblo saharaui no podria ni imaginar que una nieta de "uno de esos saharaui", uno de los que entonces sufrió la brutalidad y el exilio despues de trabajar para el ejercito español y que ahora languidece en una jaima de los campamentos, una nieta de este saharaui desconocido entonces para mi hoy es mi nuestra hija de cogida y hermana de mis hijos, si, hermana porque asi es y asi lo sienten ella y mis hijos, un lazo que es indestructible y que nos unira para siempre en la lucha por la liberacion de su pueblo, caminaremos a vuestro lado hasta el ansiado dia del retorno a la tierra liberada, asi que a tu pregunta de.. Y para ti…¿dónde queda el Sahara? te dire que el Sahara está tan cerca y quedará para siempre en nuestro corazon..

un abrazo solidario para todo el pueblo saharaui y deciros que ¡SOIS GRANDES!

Acabo de descubrir este blog y me he llevado una enorme alegría. Ayer mismo leí la noticia sobre el descubrimiento de las fosas de saharauis asesinados por las fuerzas de ocupación marroquíes y volvía a sentir vergüenza del papel jugado por España respecto al pueblo saharaui. Una vergüenza atenuada por comprobar con este blog que todavía somos muchos los que estamos con los saharauis en su lucha por la autodeterminación. Gracias por vuestro blog.

Los comentarios de esta entrada están cerrados.

Y… ¿dónde queda el Sáhara?

Sobre el blog

Intentar mostrar la riqueza de la cultura saharaui. Ese es el objetivo de este espacio. Una cultura nacida de la narración oral, de los bellos paisajes del desierto, de las vidas nómadas y el apego a la tierra, de su origen árabe, bereber y musulmán, de sus costumbres únicas y de la relación con España que se remonta a más de un siglo. Una cultura vitalista, condicionada por una historia en pelea por la supervivencia desde 1975. Coordina Sukeina Aali Taleb

Sobre los autores

Sukina Aali-Taleb Hija del exilio, Sukina Aali-Taleb nació en Madrid por casualidad, de padre saharaui y madre gallega. Es miembro del grupo de escritores La Generación de la Amistad Saharaui y coautora del libro "La primavera saharaui, los escritores saharauis con Gdeim Izik", tras los acontecimientos de El Aaiún, en 2010. Periodista y profesora de Lengua Castellana y Literatura en institutos públicos de Madrid. Como no puede ser de otra manera, apoya al Frente POLISARIO en proyectos de ayuda a su pueblo, refugiado y abandonado a su suerte en Tinduf (Argelia), desde hace cuatro décadas.

Roberto MajánRoberto Maján, ilustrador. Le gusta decir que fue el último humano nacido en su pueblo; piensa que eso lo hace especial. Y que su abuela se empeñó en llamarle Roberto en memoria de Robert Kennedy asesinado cuatro días antes. En la época en que nació y se bautizó, el Sahara era español, en el mal sentido de la palabra. El lo sabía por las cartas que recibía de su tío Ramón, destinado allí en su servicio militar. Los sellos que las franqueaban prefiguraron el universo imaginario que tratará de recrear en las imágenes de este blog.

Bahia Mahmud Awah Bahia Mahmud Awah. Escritor, poeta y profesor honorario de Antropología Social en la Universidad Autónoma de Madrid, natural de la República del Sahara Occidental. Nacido en los sesenta en la región sur del Sahara, Tiris, la patria del verso y los eruditos. Cursó estudios superiores entre La Habana y Madrid, donde reside. Pertenece al grupo de Escritores Saharauis en lengua castellana.

Willy Veleta Willy Veleta. Willy Veleta consiguió su licenciatura de periodismo de una universidad estadounidense (ahí queda eso) y ha trabajado en todos los canales privados de TV en España… de los que huyó cuando se dio cuenta de que querían becarios guapos. Ahora es profesor de periodismo en inglés y prepara su tercer libro, una novela sobre los medios.

Liman Boicha Liman Boicha. Se licenció en Periodismo en la Universidad de Oriente en Cuba. Después de una larga ausencia regresó a los campamentos de refugiados saharauis y durante cuatro años trabajó en la Radio Nacional Saharaui. Actualmente reside en Madrid. Ha publicado Los versos de la madera y ha participado en varias antologías de poesía saharaui: Añoranza, Um Draiga, Aaiún, gritando lo que se siente, entre otras. Forma parte del grupo poético Generación de la Amistad Saharaui y es miembro de la Asociación de Escritores por el Sahara-Bubisher.

Larosi Haidar Larosi Haidar. Tras el alto el fuego, se instaló en Granada, donde se licenció y doctoró en Traducción e Interpretación. Actualmente es profesor de esta misma disciplina en la Universidad de Granada y ha publicado varios trabajos relacionados con la cultura saharaui. También ha participado en varias antologías de poesía saharaui.

1000 voces para un poema

01

Texto: Mohamidi Fakala, escritor y periodista saharaui desde su exilio en los campos de refugiados saharauis en el sur de Argelia.

En comparación con otros vientos, el siroco [1] (el proceso de lucha saharaui)  cubre el rostro tanto de día como de noche en un acelerado encuentro con el litoral atlántico, en el que pierde la euforia devastadora que traía del desierto. Asegura la leyenda que no pasaría inadvertidamente sin que sus brazos de gravilla dejaran máculas sobre paredes, pedregales, hombres y matorrales. En su viaje frenético agrieta la costra y levanta el remolino a soplo de efecto sarguia [2] (reaccionario mundo árabe) que se granjea en el pulso de la pobre vegetación del desierto.

En efecto, es el fenómeno natural omnipresente en la vida de los hombres de las nubes y de los vientos. Es la sucesión del tiempo en su propio efecto. Los pobres habitáculos y jaimas del Sahara se levantan en contratiempo para poder seguir erguidas, con el temor a ser atragantadas por la fina arena en un proceso de recesión a causa del embate de los caprichos de los colores del viento. Sin desmesura, caravanas y ciudades del desierto fueron llevadas por el espejismo de la arena, la soledad y el silencio de este gran imperio (la dictadura de la monarquía marroquí) donde no cabe la duda, la traición ni la mentira.

Ver todos los fragmentos »

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal