Sidi Mohamed Daddach, el Mandela saharaui

Por: | 18 de diciembre de 2013


Sidi Mohamed Daddach_01

Esta entrada ha sido escrita por Juan Carlos Gimeno Martín, Doctor en Antropología Social en la Universidad Autónoma de Madrid.


Ha muerto Nelson Mandela. “Una conmoción para el mundo” la muerte de este “líder histórico de la humanidad”, dicen los medios de comunicación, los mismos medios que miran hacia otro lado cuando se trata de la autodeterminación del Sahara Occidental. Mandela, como todo Sudáfrica ha sido siempre un aliado de la causa saharaui, un hombre digno, coherente en la defensa de los principios de la libertad y autodeterminación.

A Sidi Mohamed Dadach, se le conoce como el “Mandela saharaui”  Como Mandela, Dadach ha dedicado su vida a la lucha por la libertad. Si algo ha hecho líder histórico de la humanidad a Mandela, es la capacidad para mostrar al mundo que la lucha contra el apartheid no era lucha de los bantús y otras tribus africanas de Sudáfrica contra el privilegio blanco, sino una lucha de la humanidad entera por sus propios principios. También Sidi Mohamed Dadach está empeñado en mostrarnos que la lucha por la autodeterminación del pueblo saharaui no es una lucha que sólo es importante para las mujeres y los hombres saharauis, sino que lo es para todos nosotros porque es la lucha en la defensa del principio mismo de nuestra libertad como colectivos humanos, como pueblos.

La primera vez que vi a Dadach fue en la Escuela de Mujeres del 27 de febrero en los campamentos saharauis del sur de Argelia. Era el año de 2010 y se celebraba el día de la resistencia de las mujeres africanas, de las mujeres saharauis. Permitidme que os cuente una pequeña historia de lo que pasó aquel día.

La invitada especial aquel día era Winnie Mandela. Fue un día memorable. Con voz firme y clara, Winnie confesó: "yo no he venido a hablar aquí, el mundo ya está bastante lleno de palabras"… "Decirme que queréis que haga y yo lo haré". "Basta de quejas, de lamentarse de los actos, hay que ir más allá de la condena a Marruecos por sus actos...Es el momento de ir a la confrontación".

La  confrontación es lucha, es determinación. Escuchando a Winnie Mandela en aquel salón multicolor, en aquel caleidoscopio formado por cientos de melfas de las mujeres saharauis presentes, en un lugar de honor en la segunda fila se sentaban once activistas saharauis de los territorios ocupados que realizaban una gira por los campamentos; y entre estos once combatientes de los derechos humanos, se encontraban, Sultana Jaya, la más joven de ellos, y el que todos reconocen como el más grande de los activistas, Sidi Mohamed Daddach. Hay una manera de medir la grandeza que no tiene que ver con la edad, ni con los años vividos, sino con la forma de vivir los años.

Los activistas habían llegado para dar a conocer a sus hermanos de los campamentos los detalles de su lucha; lo hacen con pocas palabras y mostrando los dibujos del mapa que forman sus cicatrices. Habían llegado para compartir su experiencia de lucha y para explorar con sus hermanos de los campamentos nuevas estrategias que conduzcan a la liberación. Pedían la imprescindible colaboración de los saharauis de los campamentos:"Aquí sois libres, dijo el más joven de los activistas, necesitamos que penséis por nosotros, vosotros que sois libres".

Sidi Mohamed Daddach, es presidente del Comité Saharaui de Apoyo al Derecho de Autodeterminación (CSSASO) y fue Premio RAFTO de Derechos Humanos en 2002; es este uno de estos premios que cuesta sudor y sangre conseguirlo, como los que consigue Aminetu Haidar, como los que debieran darse a tantos saharauis. Daddach fue arrestado en 1976 cuando pretendía huir de la zona controlada por Marruecos para unirse al Frente Polisario. Las tropas marroquíes ametrallaron el vehículo en el que viajaba hiriéndole y matando a uno de sus compañeros. Después fue enrolado a la fuerza en el Ejército marroquí para luchar contra sus hermanos saharauis, pero en agosto de 1979 se dio de nuevo a la fuga; fue de nuevo capturado. El 7 de abril de 1980 un tribunal militar le condenó a muerte por “alta traición”. La condena es una muestra de la sinrazón de este conflicto.

Recluido en la cárcel de Kenitra durante más de 25 años, Daddach se convirtió, como Mandela en Sudáfrica, en un emblema para la causa saharaui. “Este hombre se ha convertido en un símbolo del combate por la libertad”, afirmó su propia madre desde Tinduf, donde se encuentra refugiada.

Durante sus años de cautiverio, Daddach fue sometido a brutales y sistemáticas torturas y todo, por posicionarse a favor de la independencia del Sahara y el estricto cumplimiento de las resoluciones de la ONU, ese "delito" que ojalá cometiéramos todos. Fue condenado a muerte. Durante 14 años, con todos sus días y sus noches, este hombre vivió abrigado por una mortaja, pendiente un día y otro de la llegada de su último día. Después, graciosamente, le fue conmutada la pena capital por la de cadena perpetua.Y otros once años vivió con esa pesada cruz. Su férrea voluntad en la lucha y un pájaro que a veces llegaba a su ventana le permitió  no sucumbir a la locura.

Declarado preso de conciencia por organismos como Amnistía Internacional, fue finalmente liberado en diciembre de 2001, después de una campaña de presión por parte de las ONG y países de todo el mundo contra su detención por el régimen alauí.  Y es por eso, por estar encerrado en las cárceles secretas marroquíes durante 24 años, le ha valido el sobrenombre del “Mandela saharaui”. Ha sido el preso de conciencia encerrado durante más tiempo en el continente africano tras el propio Mandela. Triste record.

Por favor, mirad su rostro en la fotografía que acompaña este relato. Mirad largamente su rostro. Observad el rictus alrededor de la boca, mirad las líneas de expresión alrededor de sus ojos, cómo se fruncen, como si le molestara la luz del día, esa sensación común entre aquellos que han sido obligados a vivir en la oscuridad durante largo tiempo; mirad, mirad cómo brilla la luz en el fondo de sus ojos como un ascua.

Unos días más tarde tuve la oportunidad de mirar muy de cerca los ojos de Sidi Mohamed Daddach, en el campamento de Dajla, mientras tomaba mi mano. Los saharauis no estrechan la mano, la toman largamente. El poeta Bunana, tomaba su otra mano; me presentaba y  me hacía comprometerme ante él, a que dedicaremos nuestros mejores esfuerzos en un futuro próximo a recopilar la poesía oral saharaui en hasanía, en los territorios ocupados. Para que la memoria permanezca en la lengua y se convierta en testimonio y conocimiento, dijo Bunana. Testimonio de la violencia, conocimiento de que la vida de los violentados tiene su propia densidad  y peso; no los de la soga que trata de ahogarles, no los de la porra que les golpea. Prometer algo frente a un hombre así es como prometer sobre la Biblia o el Corán, prometer sobre lo mejor de lo que somos como humanos.

Me pregunto ¿qué hace que un hombre, como Mandela o como Daddach, que hace que una mujer, como Sultana, sean constantes en sus convicciones hasta este extremo? ¿Qué decisión tomada, un día en su vida, hace a estas mujeres, a estos hombres, ser fieles a sí mismos, a sus convicciones, hasta el final? Con lo fácil que resultaría, como para tantos de nosotros, decir "no puedo", "no puedo, y no se me puede culpar por ello", "es demasiado grande, demasiado responsabilidad para un sólo hombre, una sola mujer, para mí". Tenemos tantas coartadas para decir "no puedo", tantos cómplices en estos silencios. ¿Quién podría señalarnos con el dedo por ello?

Me pregunto, ¿de dónde proviene su heroísmo?
 

Hay 11 Comentarios

Claramente se ve que los súbditos del MAJZEN y los alauitas marroquíes, están nervosos. Y cuando se está uno nervioso y no tiene razón en lo que embucha de ira, es que el monstruo que se mueve en su mente se está muriendo dando coletazos. El régimen marroquí se acortan sus días porque los saharaui y su proceso de liberación nacional va triunfando cara a la legalidad internacional.
Los regímenes lacayos y las medievales y feudales monarquías caerán inevitablemente, como dijo el poeta tunecino: "Si el pueblo algún día aspira a la vida, desaparecerán la noches y serán rotas la cadenas".

Y como decimos los saharauis, del insecto buzeizuan: "ma biya har elyoum, biya a la harr esebeh". Lo duro que cosecho hoy de derrotas no me preocupa, porque lo peor vendrá mañana".

Leo los comentarios y me surge el dilema de la respuesta al imbécil agresivo: si se le contesta, cree que se le dio importancia; si no, cree que se le dio la razón.
Así que mejor sólo un consejo: leed e informaos. Y Amortiguador: tus faltas de ortografía revelan tu falta de lectura y cultura.

¡SÁHARA LIBRE! FUERA MARRUECOS INVASOR ASESINO DE LOS TERRITORIOS SAHARUIS

Se ponen muy nerviosos los súbditos del reyezuelo medieval Mohamed, cada vez que surge una noticia sobre el Sáhara Occidental, y se ponen a dar gritos en este foro. Marruecos se ha comido el Sáhara, pero se la indigestado, no lo puede digerir, y acabará vomitándolo. Marruecos no tiene economía ni estabilidad política, es un país de mendigos, con la próxima revuelta popular por falta de pan ese país se acabará de hundir más todavía de lo que ya está.

No pierden ripio, en casa tenemos el "asunto Catalan","El asunto Vasco", 1880 Fosas de la ignominia sin examinar , pero el asunto del Sahara Marroqui, con sus separatistas englobas en la banda terrorista Polisario, siempre metiendo cuña, para embaucar a los incautos e ignorantes,o simplemente gente buena sin ninguna nocion seria de lo que hablan, dejandose llevar por una sensibleria infantil. Mataron y asesinaron a nuestros soldados, asesinaron a ciudadanos civiles,niños y mujeres, por no citar el ametrallamiento a pescadores Canarios,que les costo la expulsion fulminante de España y cierre de su oficina de informacion en Madrid, por parte del Presidente Felipe Gonzalez. Escupieron nuestra Bandera, quemaron nuestros pasaportes y DNI, cuando se reunieron en el Campo de Futbol del Aiun. Solo se merecen estos terroristas nuestro desprecio. Los civiles Saharahuis Marroquis,auto-exiliados en Argelia, deben negociar con Marruecos un tratado de fin de su miseria y acomodo en el Reino Alaouita, los Terroristas deben ser perseguidos hasta su total desmantelamiento. El Rapto de 2 Españols colaboradoras de una ONG en un Campamento cerca de Tinduf en Argelia, los retrata. Ya esta de apoyar a terroristas que ademmas de tener secuestrados a niños,mujeres y hombres saharahuis Marroquies , quieren hacernos creer su basura independentista.. Con el Asunto de Mali y Centro Africa esta clara la jugada de estos asesinos.

Como que "como no puede ser de otra manera" apoya al Frente Polisario???. No es lo mismo pueblo saharaui que frente polisario.... no tergiversen políticamente

Se está empequeñeciendo ELPAIS cada vez más con estas chorradas y esas voces de mercenarios, falsos izquierdistas que están lejos de cualquier realidad y lucha auténtica para abordar una causa. Un conjunto de escribanos evocando un pasado quijotesco y agarrándose a un futuro irrealizable . Comprar Daddach con Mandela es ofender la memoria de una persona, recién muerta, que nunca consideró la lucha y los valores humanos que defendió a lo largo de su vida como medio para ganarse la vida. El Daddach y su compaña, en CSSASO, Codesa...se toman estas asociaciones como una plataforma para enriquecerse, un trabajo para vivir. Un activista transnacional de verdad no se deja utilizar por unos gorilas argelinos para reivindicar sus derechos y los de sus compatriotas. La lucha es de los que tienen ideas, una verdadera causa y no se rinden aunque les costará sus vidas.

pintarlo como quereis, el tèma del sahara està ya cerrado por las grandès nacionès con Marruecos. En Espana, teneis muchos Mandela en el pais vasco y cataluna, a ver si los escuchais! A Marruecos, no hace falta buscarle tres patas al gato, porque ni Argelia ni los pro saharauis tendran la valentia de ir màs aya de lo que han hecho para jorobar a Marruecos, y los espanolès lo saven muy bien, ya que tienen sus problemas que solucionar, que bastante tienen con el Sr Màs y otros.

De olvidarse del tema nada de nada, el SAHARA será libre mas pronto que tarde le pese a quien le pese, sobretodo a Marruecos, la indomable fe del SAHARAUI esta a prueba de bomba, asi que Marruecos ya sabe que tendrá que doblegarse a la fe saharaui....VIVA EL SAHARA LIBRE.

Proraganda spanish ,oye que olvidaos ya del tema ,que ni va a haber autodeterminación ni va a haber nada,que nunca exsitio un estado saharaoui y empezar vosotros que sois mas "democraticos"con el pais vasco y cataluña y si os sale bien pues mira nos lo pensamos :) ademas me parece de poca verguenza comparar un mercenario con mandela..saludos

Excelente artículo sobre una bella persona que encarna la fuerza de volunta y convicción del Pueblo Saharaui. Quizás su fortaleza nace de saber que la justicia les asiste por más que llueva o ventee. La justicia, como el agua, siempre vuelve a su curso natural por muchas barreras que le pongamos. Mi admiración.

Los comentarios de esta entrada están cerrados.

Y… ¿dónde queda el Sáhara?

Sobre el blog

Intentar mostrar la riqueza de la cultura saharaui. Ese es el objetivo de este espacio. Una cultura nacida de la narración oral, de los bellos paisajes del desierto, de las vidas nómadas y el apego a la tierra, de su origen árabe, bereber y musulmán, de sus costumbres únicas y de la relación con España que se remonta a más de un siglo. Una cultura vitalista, condicionada por una historia en pelea por la supervivencia desde 1975. Coordina Sukeina Aali Taleb

Sobre los autores

Sukina Aali-Taleb Hija del exilio, Sukina Aali-Taleb nació en Madrid por casualidad, de padre saharaui y madre gallega. Es miembro del grupo de escritores La Generación de la Amistad Saharaui y coautora del libro "La primavera saharaui, los escritores saharauis con Gdeim Izik", tras los acontecimientos de El Aaiún, en 2010. Periodista y profesora de Lengua Castellana y Literatura en institutos públicos de Madrid. Como no puede ser de otra manera, apoya al Frente POLISARIO en proyectos de ayuda a su pueblo, refugiado y abandonado a su suerte en Tinduf (Argelia), desde hace cuatro décadas.

Roberto MajánRoberto Maján, ilustrador. Le gusta decir que fue el último humano nacido en su pueblo; piensa que eso lo hace especial. Y que su abuela se empeñó en llamarle Roberto en memoria de Robert Kennedy asesinado cuatro días antes. En la época en que nació y se bautizó, el Sahara era español, en el mal sentido de la palabra. El lo sabía por las cartas que recibía de su tío Ramón, destinado allí en su servicio militar. Los sellos que las franqueaban prefiguraron el universo imaginario que tratará de recrear en las imágenes de este blog.

Bahia Mahmud Awah Bahia Mahmud Awah. Escritor, poeta y profesor honorario de Antropología Social en la Universidad Autónoma de Madrid, natural de la República del Sahara Occidental. Nacido en los sesenta en la región sur del Sahara, Tiris, la patria del verso y los eruditos. Cursó estudios superiores entre La Habana y Madrid, donde reside. Pertenece al grupo de Escritores Saharauis en lengua castellana.

Willy Veleta Willy Veleta. Willy Veleta consiguió su licenciatura de periodismo de una universidad estadounidense (ahí queda eso) y ha trabajado en todos los canales privados de TV en España… de los que huyó cuando se dio cuenta de que querían becarios guapos. Ahora es profesor de periodismo en inglés y prepara su tercer libro, una novela sobre los medios.

Liman Boicha Liman Boicha. Se licenció en Periodismo en la Universidad de Oriente en Cuba. Después de una larga ausencia regresó a los campamentos de refugiados saharauis y durante cuatro años trabajó en la Radio Nacional Saharaui. Actualmente reside en Madrid. Ha publicado Los versos de la madera y ha participado en varias antologías de poesía saharaui: Añoranza, Um Draiga, Aaiún, gritando lo que se siente, entre otras. Forma parte del grupo poético Generación de la Amistad Saharaui y es miembro de la Asociación de Escritores por el Sahara-Bubisher.

Larosi Haidar Larosi Haidar. Tras el alto el fuego, se instaló en Granada, donde se licenció y doctoró en Traducción e Interpretación. Actualmente es profesor de esta misma disciplina en la Universidad de Granada y ha publicado varios trabajos relacionados con la cultura saharaui. También ha participado en varias antologías de poesía saharaui.

1000 voces para un poema

01

Texto: Mohamidi Fakala, escritor y periodista saharaui desde su exilio en los campos de refugiados saharauis en el sur de Argelia.

En comparación con otros vientos, el siroco [1] (el proceso de lucha saharaui)  cubre el rostro tanto de día como de noche en un acelerado encuentro con el litoral atlántico, en el que pierde la euforia devastadora que traía del desierto. Asegura la leyenda que no pasaría inadvertidamente sin que sus brazos de gravilla dejaran máculas sobre paredes, pedregales, hombres y matorrales. En su viaje frenético agrieta la costra y levanta el remolino a soplo de efecto sarguia [2] (reaccionario mundo árabe) que se granjea en el pulso de la pobre vegetación del desierto.

En efecto, es el fenómeno natural omnipresente en la vida de los hombres de las nubes y de los vientos. Es la sucesión del tiempo en su propio efecto. Los pobres habitáculos y jaimas del Sahara se levantan en contratiempo para poder seguir erguidas, con el temor a ser atragantadas por la fina arena en un proceso de recesión a causa del embate de los caprichos de los colores del viento. Sin desmesura, caravanas y ciudades del desierto fueron llevadas por el espejismo de la arena, la soledad y el silencio de este gran imperio (la dictadura de la monarquía marroquí) donde no cabe la duda, la traición ni la mentira.

Ver todos los fragmentos »

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal