Arte después de la catástrofe

Por: | 20 de noviembre de 2015

Mural de Bettina Semmer_Alemania
Mural de Bettina Semmer en la fachada de la Unión Nacional de Mujeres Saharauis

En estos días se ha celebrado en los campamentos de refugiados saharauis la novena edición de ARTifariti, los Encuentros Internacionales de Arte y Derechos Humanos del Sahara Occidental, bajo el lema “40 años de resistencia”. Ha congregado a 70 artistas de 11 países que han llevado arte y compromiso a los campamentos saharauis después de las lluvias torrenciales. Sus obras analizaron principalmente la resistencia saharaui, la recuperación de la memoria, la lucha de las mujeres y la precariedad del exilio. Esta entrada ha sido escrita por uno de sus organizadores, el artista sevillano Federico Guzmán.

Los campamentos de exiliad+s saharauis de Tinduf acaban de cumplir cuarenta años de resistencia a la ocupación marroquí con un desastre natural sin precedentes: nueve días de lluvia ininterrumpida han deshecho los frágiles hogares de adobe de 11.441 familias refugiadas (datos provisionales del ACNUR). En los días posteriores a las inundaciones, junto a una población saharaui que se esfuerza en volver a la “normalidad” (término ridículo en este infame exilio), un grupo de setenta artistas de once nacionalidades hemos celebrado, en el campamento de población refugiada saharaui de Bojador, un festival de arte y derechos humanos, ARTifariti 2015, que nos ha transformado a tod+s con una acción colectiva de sanación y solidaridad.

Esta breve, aunque profunda experiencia ha constituido un viaje tanto hacia afuera como hacia nuestro propio interior. Los y las artistas hemos sido testigos del enorme desastre que ha golpeado a una población refugiada en estado de emergencia permanente. Nos hemos visto conmovidos e inevitablemente transformados por la desnuda realidad del dolor de un pueblo. Hemos viajado al campamento de Dajla, el más lejano a Tinduf, destruido en un noventa y cinco por ciento. El paisaje desolador, de casas de las que no queda ni el nombre, asemejaba en palabras de Edi Escobar, de la organización de ARTifariti, “una ciudad bombardeada que recordaba a Hiroshima”. Entre las excavadoras argelinas que desescombraban lo que quedaba de su hogar, la compañera de la Unión Nacional de Mujeres Saharauis (UNMS) Warda Abdelfatah intentaba recuperar las alfombras enterradas bajo las ruinas de adobe. Warda nos decía: “hemos vuelto al momento en que nuestros padres llegaron sólo con sus maletas. No podemos volver a empezar y esperar otros cuarenta años”.

Contemplando todo esto con respetuosa gravedad, los y las artistas hemos conversado con la población, documentado la situación y nos hemos replanteado el significado de nuestra presencia aquí y del arte como herramienta de transformación, tanto social como personal. Este grupo solidario de artistas, tanto saharauis como extranjeros, se ha puesto manos a la obra, ofreciendo todo su arte, esfuerzo y cariño a la población, activando un diálogo intercultural y una recíproca economía del don, transformando sus proyectos personales en compromisos colectivos de solidaridad.

Fotografía del trabajo de Kneita Budah en las ruinas de Dajla

Trabajo de Kneita Budah en las ruinas de Dajla

En un recorrido panorámico, los trabajos han hablado de la lucha de la mujer saharaui, de la escritura de la memoria, de la desaparición forzada de saharauis o de la música como herramienta de lucha y resistencia. De entre las más de cincuenta intervenciones, estas serían algunas pinceladas: Zaida Sánchez Rico ha convertido su propuesta de teatro con mujeres artesanas en iniciar un crowdfunding para reconstruirlos techos de su taller derrumbado. Bajo un sol de justicia, Bettina Semmer ha pintado un espectacular mural en homenaje a la legendaria cantante Mariem Hassan. José Miguel Ortínez ha construido junto a las alumnas de la Escuela Saharaui de Artes un horno de cerámica excavado en la tierra. En el recién inaugurado Barrio de la Solidaridad, construido por la Asociación de Amistad con el Pueblo Saharaui de Sevilla con financiación de la Agencia Andaluza de Cooperación Internacional para el Desarrollo, para víctimas de minas y de guerra, Xavier Sis ha creado un poderoso Árbol de la vida, con grandes rocas de sílex sostenidas por un muro asimétrico de ladrillos de adobe.

Los grupos de Castellón Cor de Fusta y Cuentamifasol han deleitado a niños y niñas con música y cuentacuentos. Mariantonia Hidalgo ha prolongado su continua labor de arteterapia con mujeres víctimas de las inundaciones. María Guadalupe Argüero y Ana María Lozano Rivera han impartido talleres de relajación y reflexoterapia. Javier de Blas ha presentado su hermoso libro de dibujos Viajero en Tinduf. Compartiendo el té con las familias, Áurea Martínez Fresno ha grabado antiguas nanas con madres y abuelas. Saray Pérez Castilla ha plasmado la memoria de shiyib, (ancianos beduínos); y ha enterrando cápsulas de tiempo a la puerta de sus jaimas, talismanes de reconocimiento a una sabiduría en peligro de extinción. El festival ha concluido con la deslumbrante pasarela de moda de las cooperativas Sáhara Libre Wear con niñ+s y artistas desfilando con reivindicativos modelos de desenfadada belleza.

Todos los trabajos de la presente edición de este festival han sido producidos en condiciones especialmente difíciles y exigentes. Este notable grupo de artistas no sólo han puesto su compromiso y esfuerzo colaborativo, sino que lo han hecho en todo momento con una amable sonrisa de compañerismo y amistad. De alguna manera, un poderoso espíritu femenino de paz ha impregnado nuestras relaciones. La resistencia de la mujer saharaui ha sido una de las guías de estos encuentros.

Performance de Nedjma Chayani_Toutes Mariem_Argelia

Perfomance de Nedjma Chayani - Toutes Mariem

La presencia del espíritu de la cantante Mariem Hassan, símbolo artístico de la resistencia de este pueblo, fallecida recientemente, ha estado presente en murales y conciertos. El compromiso con las estrategias de no violencia activa como praxis artística, política y social también ha sido el foco de encuentros entre el grupo de curadores, saharauis y españoles, que preparan la próxima edición de ARTifariti 2016 con grupos de jóvenes activistas saharauis como Nova, Gritos Contra el Muro, Unidad y Paz, UESARIO y otros colectivos que continúan sumándose a la propuesta.

Con el próximo Congreso del Frente POLISARIO a celebrar en diciembre en el campamento de Dajla en el cuarenta aniversario de la resistencia, la ignominiosa situación en las zona ocupadas por Marruecos está muy presente. Igualmente,  muchos jóvenes saharauis nos han transmitido su descontento e indignación por la exigua respuesta humanitaria de la comunidad internacional, especialmente del gobierno español, ante la emergencia de las inundaciones. Sólo la solidaridad interna del pueblo saharaui, wayeb al yamia (el deber para tod+s), pervivencia de las formas de vida de las tribus árabes que se establecieron desde el siglo XIII en la Tierra del Bidán, les ha permitido coexistir como sociedad en un exilio inhóspito, y ahora unidos ante la catástrofe natural.

Esta solidaridad interna es expresión de un profundo entendimiento. Como extranjero aquí, me fascina el prolongado saludo de los hombres y mujeres cuando se encuentran en el desierto. Constituye un verdadero reconocimiento de la humanidad de quien tienes delante, y es también sistema de comunicación ancestral de los nómadas que se movían libremente por el territorio, y ahora se ven forzosamente asentados. La profusa salutación se ha visto estos días completada con otra pregunta recurrente: schkif maa s-hab? (¿qué tal con la lluvia?); La bas hamdulillah (bien --literalmente: no mal-- gracias a Dios). Mirando al cielo los saharauis dicen ¡Suerte!.

Presentación de Boryana Ivanova_Bulgaria y Finlandia

Presentación de Boryana Ivanova  

A nosotr+s, occidentales educad+s en una cultura basada en la dualidad, la separación, el individualismo y en polaridades ilusoriamente enfrentadas, se nos hace difícil contemplar el profundo sentido de unidad del concepto islámico de la maktuba saharaui (la suerte, el destino, literalmente: lo escrito). Nuestro destino individual está indisolublemente vinculado al destino colectivo. El saharaui se confía en una fuerza anterior a nosotros que nos ha dado la existencia. Todas las personas somos parte de algo más grande y estamos unidas por una red inescapable de mutualidad, somos pequeñas hebras del vasto tejido de la vida. Cualquier cosa que afecte a uno directamente, afecta a todos indirectamente. Ahí reside nuestra libertad y nuestra responsabilidad.

Volvemos a casa con la alegría de un entendimiento. La reverencia, aceptación y gratitud que vemos en cada saharaui no son resignación, resentimiento ni amargura frente a su destino, sino resiliencia activa frente a la opresión colonial. El conflicto colonial saharaui no es algo ajeno y distante, sino la expresión brutal de la depredación capitalista, colonial y patriarcal en todas nuestras sociedades. Como artistas y como personas estamos tod+s junto al pueblo saharaui en una lucha asimétrica no violenta por un mundo más habitable. Como reclama el mural de Bettina Semmer en la fachada de la Unión Nacional de Mujeres Saharauis del campamento de Bojador: ESTE EXILIO ES DEMASIADO. ¡FUERA MARRUECOS! ¡SÁHARA LIBRE YA!

Hay 0 Comentarios

Publicar un comentario

Si tienes una cuenta en TypePad o TypeKey, por favor Inicia sesión.

Y… ¿dónde queda el Sáhara?

Sobre el blog

Intentar mostrar la riqueza de la cultura saharaui. Ese es el objetivo de este espacio. Una cultura nacida de la narración oral, de los bellos paisajes del desierto, de las vidas nómadas y el apego a la tierra, de su origen árabe, bereber y musulmán, de sus costumbres únicas y de la relación con España que se remonta a más de un siglo. Una cultura vitalista, condicionada por una historia en pelea por la supervivencia desde 1975. Coordina Sukeina Aali Taleb

Sobre los autores

Sukina Aali-Taleb Hija del exilio, Sukina Aali-Taleb nació en Madrid por casualidad, de padre saharaui y madre gallega. Es miembro del grupo de escritores La Generación de la Amistad Saharaui y coautora del libro "La primavera saharaui, los escritores saharauis con Gdeim Izik", tras los acontecimientos de El Aaiún, en 2010. Periodista y profesora de Lengua Castellana y Literatura en institutos públicos de Madrid. Como no puede ser de otra manera, apoya al Frente POLISARIO en proyectos de ayuda a su pueblo, refugiado y abandonado a su suerte en Tinduf (Argelia), desde hace cuatro décadas.

Roberto MajánRoberto Maján, ilustrador. Le gusta decir que fue el último humano nacido en su pueblo; piensa que eso lo hace especial. Y que su abuela se empeñó en llamarle Roberto en memoria de Robert Kennedy asesinado cuatro días antes. En la época en que nació y se bautizó, el Sahara era español, en el mal sentido de la palabra. El lo sabía por las cartas que recibía de su tío Ramón, destinado allí en su servicio militar. Los sellos que las franqueaban prefiguraron el universo imaginario que tratará de recrear en las imágenes de este blog.

Bahia Mahmud Awah Bahia Mahmud Awah. Escritor, poeta y profesor honorario de Antropología Social en la Universidad Autónoma de Madrid, natural de la República del Sahara Occidental. Nacido en los sesenta en la región sur del Sahara, Tiris, la patria del verso y los eruditos. Cursó estudios superiores entre La Habana y Madrid, donde reside. Pertenece al grupo de Escritores Saharauis en lengua castellana.

Willy Veleta Willy Veleta. Willy Veleta consiguió su licenciatura de periodismo de una universidad estadounidense (ahí queda eso) y ha trabajado en todos los canales privados de TV en España… de los que huyó cuando se dio cuenta de que querían becarios guapos. Ahora es profesor de periodismo en inglés y prepara su tercer libro, una novela sobre los medios.

Liman Boicha Liman Boicha. Se licenció en Periodismo en la Universidad de Oriente en Cuba. Después de una larga ausencia regresó a los campamentos de refugiados saharauis y durante cuatro años trabajó en la Radio Nacional Saharaui. Actualmente reside en Madrid. Ha publicado Los versos de la madera y ha participado en varias antologías de poesía saharaui: Añoranza, Um Draiga, Aaiún, gritando lo que se siente, entre otras. Forma parte del grupo poético Generación de la Amistad Saharaui y es miembro de la Asociación de Escritores por el Sahara-Bubisher.

Larosi Haidar Larosi Haidar. Tras el alto el fuego, se instaló en Granada, donde se licenció y doctoró en Traducción e Interpretación. Actualmente es profesor de esta misma disciplina en la Universidad de Granada y ha publicado varios trabajos relacionados con la cultura saharaui. También ha participado en varias antologías de poesía saharaui.

1000 voces para un poema

01

Texto: Mohamidi Fakala, escritor y periodista saharaui desde su exilio en los campos de refugiados saharauis en el sur de Argelia.

En comparación con otros vientos, el siroco [1] (el proceso de lucha saharaui)  cubre el rostro tanto de día como de noche en un acelerado encuentro con el litoral atlántico, en el que pierde la euforia devastadora que traía del desierto. Asegura la leyenda que no pasaría inadvertidamente sin que sus brazos de gravilla dejaran máculas sobre paredes, pedregales, hombres y matorrales. En su viaje frenético agrieta la costra y levanta el remolino a soplo de efecto sarguia [2] (reaccionario mundo árabe) que se granjea en el pulso de la pobre vegetación del desierto.

En efecto, es el fenómeno natural omnipresente en la vida de los hombres de las nubes y de los vientos. Es la sucesión del tiempo en su propio efecto. Los pobres habitáculos y jaimas del Sahara se levantan en contratiempo para poder seguir erguidas, con el temor a ser atragantadas por la fina arena en un proceso de recesión a causa del embate de los caprichos de los colores del viento. Sin desmesura, caravanas y ciudades del desierto fueron llevadas por el espejismo de la arena, la soledad y el silencio de este gran imperio (la dictadura de la monarquía marroquí) donde no cabe la duda, la traición ni la mentira.

Ver todos los fragmentos »

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal