Dudas sobre las relaciones con China

Por: | 08 de noviembre de 2011

Una de las mayores inversiones china en Argentina se canceló esta semana y la noticia ha vuelto a poner en la agenda las dificultades que a veces aparecen en las relaciones entre Pekín y Latinoamérica. Bridas (50% de los argentinos Bulgheroni y 50% de la estatal China National Offshore Oil Corp, CNOOC, la tercera mayor petrolera del mundo) iba a comprar el 60% que no tenía en la argentina Pan American Energy, que finalmente seguirá en manos de BP, que está superando su crisis por la catástrofe en el Golfo de México. La petrolera británica atribuyó el fracaso de la operación a la imposibilidad de Bridas de asegurar que fuera aprobada por las autoridadades antimonopólicas de Argentina, pero Bridas negó la responsabilidad de este país sudamericano y culpó a BP de la suspensión de la venta. Tal vez haya algo de verdad en ambos argumentos, pero lo concreto que es la inversión de empresas estatales chinas en sectores estratégicos de recursos naturales de Latinoamérica despiertan recelo.

Petróleo

La Fundación Friedrich Ebert, asociada al alemán Partido Socialdemócrata (SPD, según sus siglas en alemán), acaba de difundir un documento titulado "China y América Latina: una relación positiva con varias interrogantes", que escribió el politólogo Mladen Yopo Herrera, subdirector de la Academia Nacional de Estudios Políticos y Estratégicos del Ministerio de Defensa de Chile y profesor de relaciones internacionales de la Universidad de Santiago. Yopo Herrera destaca que China va camino de convertirse en el segundo socio comercial de Latinoamérica -por detrás de EE UU y por encima de la Unión Europea-, que ha ayudado a la región a transitar mejor la crisis mundial de 2008/2009 con cooperación financiera -como el intercambio de monedas, los préstamos por petróleo y los préstamos por proyectos-, ha aumentado su participación en organismos latinoamericanos -es socio del Banco Interamericano de Desarrollo (BID) desde 2008- y ha aumentado tanto la inversión que en 2010 se preveía que ningún otro país iba a invertir tanto en Brasil como el gigante asiático.

Pero el informe de la Friedrich Ebert se refiere a diez "dudas que nublan la relación". La primera tiene que ver con si el tipo de vínculo que se establece es una alianza estratégica, una interdependencia asimétrica o una simple relación centro-periferia. El intercambio de materias primas latinoamericanas por manufacturas chinas está en discusión. Los bienes industriales chinos compiten con mejores precios que los de México, Brasil y Argentina. Desplazan a los mexicanos de su principal mercado de exportación, EE UU, y por eso México y China han debido crear un grupo de alto nivel para resolver los conflictos bilaterales. Brasil y Argentina, que se diferencian de México porque se benefician más de la demanda china de materias primas, son los autores de la mayoría de las 58 investigaciones antidumping que Latinoamérica inició ante la última crisis mundial y que en un 60% se destinan contra China y sus textiles, calzados, electrodomésticos, neumáticos, hierro y acero.

La segunda duda se refiere a la gran dependencia que la región está generando frente a China y su ciclo de crecimiento. Claro que por ahora esta dependencia está evitando que Latinoamérica se contagie tanto de la crisis de deuda de la eurozona.

El documento de la fundación alemana también apunta contra "los dudosos estándares de calidad de ciertos productos chinos exportados a la región". En concreto, recuerda que Perú requisó 355 toneladas de juguetes chinos presuntamente tóxicos en 2008.

Una cuarta cuestión problemática es la conflictividad local que han generado ciertas actividades productivas chinas. Yopo Herrera recuerda la minera Shougang en Perú ha enfrentado huelgas y bloqueos de carreteras de mineros que reclamaban mejores condiciones laborales y sociales, así como sanciones económicas de las autoridades por malas prácticas ambientales.

 

Un quinto asunto es la política de compra de tierras por parte de China en la región, política que también practican países como Arabia Saudí, Corea del Sur, Japón o Qatar para asegurarse el abastecimiento de alimentos en un mundo con población y desertificación crecientes. Brasil ya ha restringido el acceso de los extranjeros a la tierra, mientras en Argentina, Paraguay y Uruguay aún estudian hacer lo mismo.

Otro aspecto es la capacidad que esta relación económica le otorga a China para influir en las capacidades y "estatura" de los países. "El apoyo financiero (o los trueques) que China da a países productores de energía como Venezuela, Ecuador y Bolivia no sólo ha aumentado su solvencia económica y con ello la posibilidad de sus gobiernos de mantenerse, sino que ha fortalecido su estatura político estratégica al afianzar su capacidad de forjar nuevas alianzas que incluyen el mercado de armas", señala Yopo Herrera. Esta duda seguramente preocupe más a EE UU y la UE, por su histórica hegemonía en Latinoamérica, que a los propios países latinoamericanos.

Una octava interrogante se relaciona con la creciente cooperación en áreas estratégicas (transferencia de tecnología e inteligencia) y a la presencia militar china en la región a través de las empresas y negocios vinculados al Ejército de Liberación Popular, los intercambios militares y la venta de equipamiento y armamento. La novena duda radica en que esta relación implique o puede conllevar un aumento del tráfico humano desde China, nuevos patrones de crimen organizado (drogas, armas, contrabando, piratería de productos) y lavado de dinero. Para terminar, "China entra en las hipótesis de conflicto de algunos países latinoamericanos que la sitúan dentro de las amenazas externas por su interés de acceder a vastos recursos naturales (biodiversidad, agua, minerales, tierras agrícolas, hidrocarburos) mediante el control por medios políticos, económicos o combinados con lo militar, o las tentativas de internacionalización de las reservas naturales estratégicas (agua, bosques, recursos energéticosy mineras, etc.)", finaliza Yopo Herrera.

Hay 9 Comentarios

Estoy de acuerdo con todos los que se quejan de que lo ahora se denuncia como "colonialismo" de China antes y ahora ha sido practicado por EE UU y Europa. Pronto nos ocuparemos en este blog sobre eso.

El doble rasero de este periódico es infinito, como el de toda la prensa atlantista. EEUU se pasó cien años explotando los recursos naturales de AL a través de sus multinacionales, impidinedo el desarrollo de la industria local mediante oportunos golpes de estado avalados por las oligarquías locales y levantando barreras arancelarias a los productos agropecuarios de AL. Ahora vienen a denunciar el imperialismo chino. China compra lo que necesita y no interfiere en la política local. Está en nuestros dirigentes negociar condiciones ventajosas de intercambio. Con EEUU nunca hubo negociación posible cuando se trató de limitar sus intereses en la zona.

A los grandes intereses de los imperios, europeos y estaunidense, les importa un pepìno el bienestar de los pueblos de Centro y Sudamérica. Desde siglos atrás chuparon sus recursos naturales a costa del hambre, el analfabetismo y el desamparo que padecieron y que padece aun una parte de la región. Les preocupa el imperio chino. Pues bien, veamos ahora quíén es el mejor ajedrecista en tablero mundial de la economía y la política, ya que el tiempo de las bombas no es muy prometedor.

Esto parece una carta de una niçovia que la dejan y se encuentra celosa. Esto sucede porque durante años los europeos nos saquearon (repsol- telefonica, ect). Ahora quieren seguir rasguñando el tarro y ya no hay más para ustedes. Si quieren vengan a argentina a trabajar. Aca hay trabajo. Pero trabajo de verdad no eso que ustedes hacían alla de ir a tomar tragos a cualquier hora y nosotros desde aqui les abaratabamos sus servicios. O les pagabamos los intereses de esas hipotecas insostenibles. A trabajar muchachos! a trabajar!

esto lo debió escribir Yopo Herrera. cuál es el mérito de repetir lo de otro?

Por que Europa no avanza hacia una relacion mas madura con America Latina eliminando las barreras y subsidios agricolas que todavia conserva?

preferimos hacer negocios con los chinos que con europa poruqe los chinos si quieren negociar y no imponer

De acuerdo con Admar: cuál es la diferencia entre lo que se plantea y las relaciones que ya existen con EE.UU. o la UE?

Nada do que foi dito difere da relação Europa-América Latina. Só que os europeus pensam apenas em colonizar e explorar. A China trabalha em conjunto. Nós vendemos, eles compram. Eles vendem, nós compramos. A Europa só pensa em vender, vender, vender.

Publicar un comentario

Los comentarios están moderados y no aparecerán en el blog hasta que el propietario los apruebe.

Si tienes una cuenta en TypePad o TypeKey, por favor Inicia sesión.

Eco Americano

Sobre el blog

Novedades, tendencias y debates sobre el devenir de la economía y el desarrollo de Latinoamérica y los latinoamericanos.

Sobre el autor

Alejandro Rebossio es periodista. Su especialidad es la economía y trabaja en la corresponsalía de El País en Buenos Aires. Coautor del libro Estoy verde. Dólar, una pasión argentina (Aguilar) y Vaca Muerta (Planeta) junto con Alejandro Bercovich.

Eskup