El Foro Social vuelve a la región y dice que otro mundo es necesario

Por: | 26 de enero de 2012

Muchos ojos del mundo están puestos por estos días en Davos, Suiza, en el Foro Económico Mundial. Otros se posan sobre Latinoamérica. La antinomia de Davos, el Foro Social Mundial, ha vuelto este año a Porto Alegre, la ciudad del sur brasileño donde nació en 2001. Allí fue protagonista en su momento el sindicalista y varias veces candidato presidencial Luiz Inácio Lula da Silva antes de llegar a la jefatura de Estado de Brasil, en 2003. El Foro Social también sirvió de sustento ideológico para muchos otros líderes latinoamericanos, aunque allí se escuchen críticas contra algunos de ellos.

 

Desde 2005 que el Foro Social no se organizaba en Porto Alegre. Esta vez se celebra en esta capital de Río Grande do Sul, pero también en otras ciudades del estado, Gravatí, Canoas, Sao Leopoldo y Novo Hamburgo. Había estado paseando por el resto de Brasil, Venezuela, África y Asia. El pasado martes el Foro Social comenzó con una manifestación en Porto Alegre en la que 15.000 personas reclamaron contra el capitalismo en un tiempo en que las potencias del sistema, EE UU y Europa, se encuentran en crisis. “Así como está no puede seguir. Otro mundo es posible", decía una pancarta. A este Foro Social acuden por primera vez representantes de los indignados de España, del movimiento Ocupa Wall Street, la primavera árabe y los estudiantes de Chile. "Somos el 99 por ciento del planeta, contra el 1 por ciento de los ricos”, rezaba otro cartel. "Hoy es Grecia y mañana pueden ser Brasil y toda América Latina", advertían los cantos de los manifestantes. "Prisión para los delitos contra la naturaleza: viva lo verde", proclamaba una activista con un cartel hecho a mano. A ritmo de carnaval, los manifestantes coreaban: "El capitalismo es un horror, destruye la vida, la naturaleza y el amor".

Los organizadores prevén que unas 70.000 personas de los cinco continentes, aunque sobre todo brasileños y del resto de Latinoamérica, participen de las mil actividades del encuentro. “Tres años después de la peor crisis económica desde 1929, tres años después del enorme aumento en los precios de las materias primas y los alimentos debido a la especulación de los gigantes de las finanzas. Cuatro años después de que el Grupo Intergubernamental de Expertos sobre el Cambio Climático urgiera la transición a una economía menos voraz en carbono, todos los problemas se han ampliado, sin perspectivas de solución y con los poderes preocupados únicamente por los negocios”, acusa el texto de apertura del Foro Social. "Es necesario que se escuche la voz de quienes se resisten al avance del desarrollo depredador", añade el foro.

El Foro Social Mundial no admite la participación de funcionarios, pero en paralelo se organiza el Foro Social Temático, en el que hoy participará la presidenta de Brasil, Dilma Rousseff. A diferencia de Lula, que como presidente combinaba su presencia en el Foro Social y en Davos, Rousseff prefirió evitar la aldea suiza y viajará a Cuba y Haití después de su paso por Porte Alegre.

El foro temático abrió el pasado martes con el creador del plan Hambre Cero del Gobierno de Lula, José Graziano, que en la actualidad dirige la Organización de Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO, por sus siglas en inglés). “La FAO necesita cooperativas y organizaciones de productores fuertes como socios clave en el esfuerzo para eliminar el hambre que sufren cerca de 925 millones de personas”, dijo Graziano. El líder de la FAO calificó de “utopía” pensar “que puede existir desarrollo sostenible sin seguridad alimentaria” o que haya “paz si hay 1.000 millones de personas pasando hambre”. También pidió que la estatal Empresa Brasileña de Pesquisa Agropecuaria (Embrapa) internacionalice sus estudios y proyectos en ganadería y semillas y los lleve a los países africanos asolados por la indigencia.

Graziano se refirió al impacto de la agricultura en el medio ambiente, que es uno de los temas centrales del foro de este año. "La agricultura contribuye con un 30% de los gases de efecto invernadero y es necesario concienciar a nuestros agricultores. La agricultura no es solo parte del problema, también es parte de la solución de la cuestión ambiental, tiene mucho que aportar al desarrollo sostenible del planeta, encontrando técnicas menos agresivas con el medio ambiente, ayudando con energía limpia, redistribuyendo mejor la producción", añadió el director general de la FAO.

 

Un desarrollo respetuoso del medio ambiente centró el debate de ayer del foro temático. Los panelistas prepararon la agenda de la Cumbre de los Pueblos que se celebrará en paralelo a la Conferencia de Naciones Unidas para Desarrollo Sostenible (Río+20), que se celebrará en Río de Janeiro en junio próximo. De la discusión participó la ministra brasileña de Medio Ambiente, Izabella Teixeira, que debió enfrentar las críticas por la última ley de bosques y la construcción de la tercera mayor hidroeléctrica del mundo en la Amazonia y de una central nuclear en el estado de Río de Janeiro. Otros seis ministros de Rousseff acudirán al foro por orden de la presidenta.

“No se trata de otro mundo posible, sino de otro mundo necesario”, proclamó Leonardo Boff, uno de los padres de la Teología de la Liberación. Otro de sus representantes, Frei Betto, también participó del encuentro. Boff opinó que el borrador de la declaración final de Río+20 “nace viejo” porque promueve que la sociedad siga consumiendo sin límites, “siempre y cuando (el producto) sea verde y no contenga agrotóxicos”.

El intelectual portugués Boaventura de Sousa Santos destacó que el Foro Social “logró hacer de Sudamérica la región con mayor número de movimientos de oposición al capitalismo” y “ha tenido un papel importante en la consolidación de los gobiernos de izquierda en la región”. De Sousa Santos participó del panel sobre desarrollo y sustentabilidad: “Las grandes empresas adquirieron un poder enorme sobre los Estados, que les permite transformar leyes y hacer de la cuestión climática un asunto puramente comercial, que debemos identificar como capitalismo verde". También cargó contra su continente de origen: “En Europa no se habla de ecología. Los europeos dictaron lo que el mundo tenía que hacer durante cinco siglos y, de tanto enseñar, se han olvidado de aprender". También advirtió de que "en los últimos tiempos, la democracia más parece una casa cerrada, ocupada por un grupo de extraterrestres que decide democráticamente por sus intereses y dictatorialmente por los intereses de las grandes mayorías".

El líder del Movimiento de los Trabajadores Rurales Sin Tierra (MST) de Brasil, Joao Pedro Stédile, también criticó a Río+20: “Puede tener una gran representatividad a través de los presidentes, de la presencia de todos los países del mundo, pero en el fondo va a ser un gran teatrito gubernamental. Los presidentes se reúnen, pueden hacer buenos discursos, pero no tendrá injerencia sobre el accionar del capital sobre los recursos naturales”. El economista Stédile también advirtió de que “desde la década de 1990, cuando el capitalismo se transnacionalizó, la fuerza del capital se ha revelado mayor que la de los Gobiernos”. Alertó que “los capitalistas más astutos que están prometiendo que no van a agredir al medio ambiente parecen simpáticos, pero en realidad quienes mandan son los grandes bancos, las transnacionales y las petroquímicas” que tornan estéril la promesa de defender la naturaleza.

Hay 4 Comentarios

Hola, amigos. Como el señor Rebossio tiene una cara tan seria y el blog habla del cotarro americano, va un chiste de actualidad en Colombia. Es una tira cómica de MAGOLA, que apareció en el periódico EL ESPECTADOR, en dos viñetas con texto.
Un indígena arhuaco de la Sierra Nevada de Santa Marta, cuya mujer acababa de tener trillizos, no quiso recibir como suyo sino a uno solo. Bueno, los trillizos eran trillizas. Por no sé qué idea muy respetable de este señor, solo podia ser padre de una de las tres; las otras dos debían ser producto del diablo, pero no suyas. Cuando le preguntan que de cuál de las tres se consideraba padre, el inefable progenitor respondió:
- De la que menos coma.
Y se quedó tan fresco.
Cordial saludo. Francisco Tostón de la Calle

Rafael: tiene razón en su apreciación. Ya maticé la afirmación. Muchas gracias.

Lula hace casi 40 años q no es mas sindicalista y su llegada a la presidencia de Brasil nada tiene q ver con ese Foro Social Mundial (2001) q aliás para la mayoria de la poblacion brasileña siquiera existe. Lula fue 4 veces candidato (desde 1989) hasta gañar y es político desde los años 70. El protagonismo mundial de Lula tb fue por su conducion de Brasil y exito en las políticas sociales, se ganó algo en el Foro Social Mundial fue residual ya q casi siempre tb participo al mismo tiempo del Foro de Davos.

Saludos al periodista Rebossio por exponer claramente la temática del Foro Social. Creo que estamos a las puertas de una nueva época histórica que pondrá límites a la insaciable voracidad de unas minorías privilegiadas. El Planeta tiene ya 7.000 millones de habitantes y más de la mitad padece hambre, a lo que hay que añadir la ausencia de servicios sociales y de educación. Y para colmo el mayor gasto, desde décadas pasadas, es el gasto en armamentos. Esas minorías privilegiadas son peores que las fieras, que exhiben sus garras y colmilos para amedrentar y destrozar.

Los comentarios de esta entrada están cerrados.

Eco Americano

Sobre el blog

Novedades, tendencias y debates sobre el devenir de la economía y el desarrollo de Latinoamérica y los latinoamericanos.

Sobre el autor

Alejandro Rebossio es periodista. Su especialidad es la economía y trabaja en la corresponsalía de El País en Buenos Aires. Coautor del libro Estoy verde. Dólar, una pasión argentina (Aguilar) y Vaca Muerta (Planeta) junto con Alejandro Bercovich.

Eskup

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal