Comienza la cumbre de la economía latinoamericana

Por: | 16 de marzo de 2012

MONTEVIDEO.- A 200 metros de la avenida 18 de Julio, la fecha patria de Uruguay. A 200 metros de esa céntrica arteria de Montevideo donde uno puede comerse un chivito al pan (bocadillo de buena carne) mientras unos lugareños juegan en la acera al ajedrez con reloj y otros caminan tomando mate, comenzó este jueves el encuentro donde se verán las caras casi todos los ministros de Economía y gobernadores de bancos centrales de Latinoamérica, quizá la cita económica más importante de la región en el año. Allí, en el auditorio Adela Reta de la cadena de radio y televisión Sodre, empezó la reunión anual del Banco Interamericano de Desarrollo (BID). Los autoridades económicas de la región discutirán sobre una coyuntura económica que está siendo mejor que la esperada, pero que aún entraña riesgos en caso de que la recesión europea empeore o de que China desacelere en forma brusca. Por ejemplo, en febrero pasado la encuesta de expectativas entre actores económicos de Latinoamérica que elaboran la brasileña Fundación Getulio Vargas y el alemán Instituto para la Investigación Económica (IFO, según sus siglas en alemán) evidenció que el clima de negocios, la coyuntura actual y las expectativas económicas mejoraron en forma considerable con respecto a finales de 2011, aunque las perspectivas para los próximos seis meses se mantienen cautas.

 

La reunión del BID comenzó con panales en los que se destacó el papel de la cultura, el deporte y la innovación en la promoción del desarrollo socioeconómico de la juventud latinoamericana. Allí expusieron el exbailarín argentino Julio Bocca, actual director del Ballet Nacional Sodre de Uruguay; el director de la Fundación FC Barcelona, Josep Cortada i Vila, y el seleccionador uruguayo, Óscar Tabárez.

Este viernes se encontrarán varios de los ministros de Economía de la región en una reunión para analizar qué complementariedades y convergencias pueden encontrarse entre los diversos modelos de desarrollo que están implementando los diferentes países. Es decir, cuando se busca fomentar la integración regional en tiempos de crisis en países desarrollados, se verá cómo conciliar el socialismo del siglo XXI de Venezuela con el neodesarrollismo de Brasil o el neoliberalismo de Chile. El encuentro se celebrará en la Asociación Latinoamericana de Integración (ALADI), que lidera el exvicepresidente argentino Carlos Chacho Álvarez, y también fue convocada por la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (CEPAL) y la Secretaría General Iberoamericana. Los ministros de Hacienda de Brasil y Chile no estarán presentes allí ni tampoco en la asamblea anual del BID, pero en la ALADI estarán sus pares de Uruguay (Fernando Lorenzo), Argentina (Hernán Lorenzino), Bolivia (Luis Arce), Paraguay (Dionisio Borda) y Perú (Luis Castilla). Chile será representado por su viceministro de Hacienda; México, por su subsecretario de Comercio Exterior; Colombia, por el presidente del Banco de Comercio Exterior; Brasil, por el director del Área Externa del Banco Central y Venezuela.

En paralelo, en la reunión del BID se desarrollarán mesas de redondas para discutir el programa del banco de apoyo a las pequeñas y medianas empresas, el Finpyme, la explosión de población juvenil en la región (es la segunda más joven del mundo, con una edad media de 27 años) y la necesidad de mejorar la infraestructura, en una Latinoamérica que crece y ante las experiencias de éxitos y fracasos de los proyectos público-privados. El sábado habrá otro panel sobre cómo conectar el sistema educativo con el mercado de trabajo.

Los logros y los desafíos de una región que navega hacia adelante en medio de la crisis de Europa, origen de inversiones y destino de exportaciones de Latinoamérica, ocupará la atención en otra mesa redonda que organizará el sábado el BID y en la que disertarán el economista Barry Eichengreen, profesor de la Universidad de California Berkeley; el director general adjunto del Santander, José Juan Ruiz, y los exgobernadores de los bancos centrales de Chile, José de Gregorio, y de Brasil, Henrique Meirelles. “América Latina y el Caribe han logrado avances significativos para enfrentar estos problemas (externos)”, dice el BID. “Sin embargo, aún es necesario reforzar las políticas para mitigar los riesgos fiscales y externos y para prevenir el contagio financiero en los sistemas bancarios. Igualmente, la inestabilidad de los precios de los productos básicos podría desencadenar desequilibrios externos o presiones inflacionarias, a menos que se tomen medidas preventivas adecuadas”, añade el banco al presentar este panel.

 

Los ministros de Economía y los presidentes de los bancos centrales aprovechan las reuniones anuales del BID para encontrarse con banqueros. JP Morgan, por ejemplo, organiza un seminario cerrado para sus clientes durante el fin de semana para tomar contacto con ellos.

El Instituto para las Finanzas Internacionales (IIF, según sus siglas en inglés), que reúne a los 450 bancos más importantes del mundo, celebra un congreso el domingo. “A pesar de que los vientos globales han moderado el crecimiento, Latinoamérica ha probado con creces su resiliencia a las crisis externas”, comentó el IIF en su reciente informe de coyuntura sobre esta región. No obstante, la corporación de bancos advertía de que esta bonanza que persiste está presionando hacia la apreciación de las monedas locales (de hecho, Brasil acaba de extender de tres a cinco años el plazo de vigencia del impuesto del 6% a los créditos externos, entre otras medidas para evitar el alza de la cotización del real). El IIF también opina que la región requiere de reformas que fortalezcan su productividad y precisa recalibrar sus políticas para proteger la competitividad. No obstante, la producción industrial de Latinoamérica está beneficiándose algo de la subida de salarios en Asia. Al seminario del IIF asistirán los gobernadores de los bancos centrales de Chile, Rodrigo Vergara, y de Uruguay, Esteban Bergara, y el ministro de Hacienda de Colombia, Juan Carlos Echeverry.

Las autoridades de los países se reúnen en estas asambleas con las autoridades del BID para conseguir nuevos créditos. Por ejemplo, el domingo el ministro de Planificación de Argentina, Julio de Vido, desayunará con la cúpula del banco para analizar proyectos de inversión en infraestructura que requieren de financiamiento. Ese mismo día pronunciará un discurso ante los ministros de Economía y gobernadores de los bancos centrales el secretario general iberoamericano y expresidente del BID, el anfitrión Enrique Iglesias. El banco también difundirá su informe de coyuntura. "No hay duda de que la crisis internacional tiene efectos para todo el mundo y en eso América Latina no es una excepción", ha dicho el presidente del BID, Luis Alberto Moreno, pero, de todos modos, confía en que la región pueda crecer hasta el 4% este año.

El lunes comienza y finaliza la asamblea del BID en sí. En febrero pasado, los países que lo integran (los desarrollados, China y los latinoamericanos) aprobaron, después de un largo proceso, el aumento de 70.000 millones de dólares en el capital del banco. “Gracias a esta ampliación de capital, estaremos en una mejor posición para ayudar a nuestra región en sus esfuerzos por forjar gobiernos más eficaces, economías más inclusivas, ciudades más habitables y medio ambientes más sostenibles”, ha declarado Moreno. Pero aún no es tiempo de gastar el dinero. El incremento de recursos se hará efectivo una vez que los países depositen los instrumentos de suscripción por un total de tres cuartas partes de las acciones de capital ordinario creadas. Una vez que esté todo implementado, el capital del BID ascenderá a 171.000 millones de dólares, con lo que se convertirá en la mayor entidad crediticia de desarrollo regional. Con los fondos adicionales, el BID estará en condiciones de aprobar cada año una media de alrededor de 12.000 millones en financiamientos durante el período 2012-2021. Durante el lapso 2002-2011 aprobó 8.000 millones al año, si se excluyen los préstamos de emergencia ante las crisis de ciertos países. Además, el BID ofrece unos 700 millones anuales en donaciones. La ampliación de capital, la primera desde 1999, también servirá para elevar el financiamiento a empresas. El crédito de organismos multilaterales se hace más urgentes en tiempos en que los bancos comerciales se muestran más austeros a la hora de prestar, dado el contagio de la crisis europea, mientras que aún persiste el grifo abierto para algunos países y empresas latinoamericanos en los mercados de capitales.

 

Precisamente el lunes se debatirá sobre el endeudamiento de los gobiernos en esos mercados. En un desayuno organizado por la revista LatinFinance disertarán las autoridades técnicas encargadas de colocar los bonos de Brasil, México, Colombia, Uruguay y Perú. Hasta hace unos días figuraba en la agenda el secretario de Finanzas de Argentina, Adrián Cosentino, pero a último momento dejó de aparecer. Su país prefiere mantenerse al margen de los mercados voluntarios de deuda porque allí debería pagar altos tipos de interés, pero varias provincias argentinas están tomando deuda de cualquier manera para cerrar sus cuentas fiscales.

Hay 1 Comentarios

¡A ver qué pasa!

Los comentarios de esta entrada están cerrados.

Eco Americano

Sobre el blog

Novedades, tendencias y debates sobre el devenir de la economía y el desarrollo de Latinoamérica y los latinoamericanos.

Sobre el autor

Alejandro Rebossio es periodista. Su especialidad es la economía y trabaja en la corresponsalía de El País en Buenos Aires. Coautor del libro Estoy verde. Dólar, una pasión argentina (Aguilar) y Vaca Muerta (Planeta) junto con Alejandro Bercovich.

Eskup

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal