China abona su influencia en Sudamérica

Por: | 27 de junio de 2012

El primer ministro de China, Wen Jiabao, finalizó ayer una gira sudamericana. Y la terminó proponiendo la creación de un foro de cooperación entre Latinoamérica y su país, la segunda economía del mundo que apenas desacelera su crecimiento mientras la Unión Europea pisa la recesión. Existen Cumbres de las Américas, donde el presidente de EE UU se encuentra cada dos años con sus pares latinoamericanos; están las reuniones bienales entre América Latina, Caribe y la UE, y también las iberoamericanas cada año, pero hasta ahora no hay ningún mecanismo de relacionamiento entre la región y la potencia más emergente. De momento cada país latinoamericano ha negociado por separado con China, con el consiguiente desequilibrio de poderes.

 

Al acabar una gira que lo llevó por Brasil (adonde acudió a la cumbre Río+20), Uruguay, Argentina y Chile, Wen disertó en la sede de la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (CEPAL), en Santiago, y propuso un "mecanismo de diálogo periódico" entre ministros de Asuntos Exteriores de China y una "troika" de la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños (Celac). Sugirió que este mismo año comenzara a reunirse. Pese a las barreras que impone el gigante asiático a los alimentos elaborados de Latinoamérica y a las restricciones que países como Argentina y Brasil imponen a los bienes manufacturados chinos, Wen recomendó que ambas partes del Pacífico trabajaran juntas para “combatir el proteccionismo” y abrir nuevos mercados.

El primer ministro de China dijo que su país está dispuesto a desembolsar 4.000 millones de euros para un fondo de cooperación birregional que financiaría el desarrollo manufacturero y tecnológico latinoamericano. Es que Wen ha escuchado en este viaje de boca de presidentes como la brasileña Dilma Rousseff, el uruguayo José Mujica y la argentina Cristina Fernández de Kirchner que Latinoamérica no quiere que el intercambio con China siga basándose solo en un trueque de materias primas por bienes industriales. El gigante asiático, cuya influencia crece en la región, dice que está dispuesto a cambiar la calidad del comercio, al tiempo que sueña con aumentarlo.

Pero China también tiene sus intereses. Wen dijo que el Banco de Desarrollo de su país podría crear una “línea de crédito especial” de 8.000 millones para proyectos de infraestructura en la región. Casi siempre este tipo de préstamos llegan con la condición de que se contraten constructoras chinas. El otro anhelo del país más poblado del planeta es asegurarse el acceso a los alimentos. El primer ministro abogó por un “mecanismo de reserva alimentaria” de 500.000 toneladas que se usen en caso de desastres naturales y crisis humanitarias. Quiere que en 2013 se celebre en su país un foro con los ministros de Agricultura de los países latinoamericanos para analizar el modo de elevar el comercio.

En Brasil, Wen comenzó su gira y firmó con ese otro BRICS (el grupo que integran Brasil, Rusia, India, China y Sudáfrica) un acuerdo de intercambio de yuanes y reales por el valor equivalente a 24.000 millones de euros para auxiliarse en caso de que se complique aún más el escenario financiero internacional. Se trató del primer paso hacia un convenio de préstamos entre bancos centrales más amplio que incluya también a Rusia, India y Sudáfrica. “Con esto se refuerzan nuestras reservas financieras en un momento en que la economía mundial está bajo presión”, declaró el ministro de Hacienda brasileño, Guido Mantega. “Reconocemos que las naciones desarrolladas se encuentran aún en crisis. Las naciones del BRICS son las más dinámicas y continuaremos expandiéndonos”, se esperanzó Mantega.

A los funcionarios chinos les gusta firmar decenas de convenios de cooperaciones allí adonde van. Así lo han hecho en esta gira sudamericana. En Brasil, por ejemplo, Wen selló un pacto para comprar aviones de la fabricante local Embraer.

 

En Uruguay, Mujica invitó a las empresas chinas a que inviertan en la construcción de un puerto de aguas profundas en la región de Rocha, en el Atlántico, donde el país sudamericano espera hallar petróleo y gas para exportar al mundo. En Argentina, los bancos chinos de Desarrollo y de Cooperación Industrial acordaron un préstamo de 2.000 millones para la modernización de un ferrocarril de cargas, el Belgrano, que une Buenos Aires con el noroeste del país sudamericano. También se firmaron convenios de cooperación para que Argentina exporte carnes, vinos y maíz a China. Hasta ahora las exportaciones argentinas a ese país están sobre todo centradas en la soja. Nada se habló oficialmente de la posibilidad de asociaciones entre petroleras estatales chinas y la nacionalizada YPF, que, en cambio, la semana pasada había iniciado contactos con la rusa Gazprom. La visita de Wen coincidió con la toma del principal yacimiento de crudo de Pan American Energy, cuyo 20% pertenece a la china CNOOC, por parte de trabajadores que reclaman subidas salariales.

También en Buenos Aires se celebró una reunión virtual de Mercosur con China, aunque sin la presencia de Paraguay, país que fue suspendido del bloque por la reciente destitución fulminante del entonces presidente Fernando Lugo. En la Casa Rosada (sede presidencial argentina) estaba Fernández y Wen, mientras Rousseff y Mujica se conectaron por teleconferencia. El primer ministro chino pidió un tratado de libre comercio (TLC) con Mercosur, un objetivo difícil de cumplir teniendo en cuenta los temores de Brasil y Argentina de que los productos asiáticos destrocen sus industrias. "Estoy segura de que en un cuadro de crisis internacional que parece extenderse es muy importante que los países de Mercosur y China estrechen sus relaciones para evitar que contamine a nuestros mercados ", dijo Rousseff. "Sabemos que es una crisis de mercados, Europa y Estados Unidos tienen su potencial comprometido y su población está perdiendo ingresos”, añadió la presidenta brasileña.

Chile es uno de los pocos países latinoamericanos con un TLC con China. Lo rubricaron en 2005 y en esta visita de Wen se le añadió un capítulo de protección de la inversión. El presidente de Chile, Sebastián Piñera, invitó a las compañías chinas a que participaran de la subasta para la construcción de un puente sobre canal de Chacao para unir la isla grande de Chiloé, en el sur del país sudamericano, con el continente. Negocios y más negocios que, tratándose de chinos, nunca se cierran de un día para el otro sino que requieren de un largo proceso para tejer confianza.

Hay 3 Comentarios

Asistí en persona al discurso de Wen Jiabao en la CEPAL hace tres días. Escribí un artículo sobre sus palabras y lo que no dijo. Si tienes tiempo échale un vistazo, es breve y toca algunos puntos clave que no has citado http://milnochesenvela.carcheky.com/china-y-america-latina-no-importan-lo-que-dicen-sino-lo-que-omiten/

Hace ya tiempo que China (y otros países asiáticos, como Corea), están cobrando un protagonismo económico y político cada vez mayor en América Latina. Desde España nos es difícil darnos cuenta de esta realidad, entre otras cosas porque no entendemos nada de Asia, y menos de lo que creemos de AL. Parece ser que esta semana se firma el TLC de la Unión Europea y Colombia-Perú, una buena noticia. Ojalá nuestro Gobierno tenga el valor de no recortar la cooperación con AL.

http://quepenaconustd.blogspot.com/

China busca solo una cosa, aliados ante un posible conflicto con eeuu, y si los norteamericanos se quedan de brazos cruzados lo va a conseguir, puede ser una gran etapaa para latinoamerica que por segundavez (entre tantas) saldria beneficiada ante una competencia por comprarsela

Publicar un comentario

Los comentarios están moderados y no aparecerán en el blog hasta que el propietario los apruebe.

Si tienes una cuenta en TypePad o TypeKey, por favor Inicia sesión.

Eco Americano

Sobre el blog

Novedades, tendencias y debates sobre el devenir de la economía y el desarrollo de Latinoamérica y los latinoamericanos.

Sobre el autor

Alejandro Rebossio es periodista. Su especialidad es la economía y trabaja en la corresponsalía de El País en Buenos Aires. Coautor del libro Estoy verde. Dólar, una pasión argentina (Aguilar) y Vaca Muerta (Planeta) junto con Alejandro Bercovich.

Eskup

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal