El peso de la economía mexicana en la vecindad 'latina'

Por: | 29 de junio de 2012

Este domingo el pueblo mexicano decidirá quién lo gobernará en los próximos seis años. Enrique Peña Nieto sueña con el regreso del antes hegemónico Partido Revolucionario Institucional (PRI) después de 12 años fuera del poder, mientras que Andrés Manuel López Obrador, del izquierdista Partido de la Revolución Democrática (PRD), anhela dar una sorpresa. La decisión de los mexicanos no solo influirá en su política del próximo sexenio sino también en su economía y en la de parte de sus vecinos latinoamericanos. México, país económicamente dependiente de EE UU y que está creciendo este año a un mayor ritmo que el esperado, tiene el segundo PIB más grande de la región, detrás de Brasil, y es un destino importante aunque no determinante de las exportaciones de países centroamericanos, Chile, Venezuela y Uruguay. Además es la cuna de poderosas empresas internacionalizadas, como América Móvil (el imperio de Carlos Slim), Femsa (embotelladora de las marcas de Coca-Cola) y la cementera Cemex, que tienen fuertes inversiones desde Guatemala hasta la Patagonia.

 

Veamos, para comenzar, qué peso tiene México como destino de las exportaciones de los países latinoamericanos, a partir de datos del Instituto para la Integración de América Latina y el Caribe (INTAL) del Banco Interamericano de Desarrollo (BID). México, Colombia y Venezuela mantenían un tratado de libre comercio (TLC), pero en 2006 el presidente venezolano, Hugo Chávez, decidió abandonarlo para apostar por su integración en Mercosur (Argentina, Brasil, Paraguay y Uruguay). Sin embargo, Venezuela es aún el país latinoamericano más dependiente de sus exportaciones a México: allí dirige el 11,8% de sus envíos al exterior, con lo que la economía mexicana constituye su cuarto cliente en importancia.

México, Colombia, Chile y Perú relanzaron otra vez este año la Alianza del Pacífico como una plataforma de integración a favor del libre comercio en la región, quizá en contraposición de Mercosur, que solo ha abierto su intercambio con seis países sudamericanos, Israel y Palestina. Precisamente, Chile tiene a México como séptimo destino de sus exportaciones: allí va el 3% del total.

Para México, Colombia es un comprador relevante de sus productos, el cuarto, aunque allí solo marcha el 1,6% del total. A EE UU se dirige el 81,2%. Mientras tanto, Colombia, con exportaciones más diversificadas, manda el 1,3% a México, que se sitúa en el puesto 17° entre sus compradores. Para Perú, este país norteamericano tampoco es clave: ocupa el 19° lugar entre sus clientes porque vende allí solo el 1% de sus exportaciones.

México tiene un acuerdo marco para avanzar hacia el libre comercio con Mercosur, pero el intercambio solo se ha liberado con Uruguay, país con el que firmó un convenio específico. Es así que el país norteamericano supone el décimo destino de las exportaciones uruguayas. Allí va el 2,3% del total.

Brasil ha obligado a México a renegociar este año el tratado de apertura del comercio de coches. El Gobierno de Dilma Rousseff quería restringir la liberalización por el déficit que le provocaba. Argentina quiso hacer lo mismo, pero el Gobierno de Felipe Calderón se ha negado. Esta semana, el Ejecutivo de Cristina Fernández de Kirchner ha denunciado el convenio y México ha reaccionado diciendo que recurrirá a la Organización Mundial de Comercio (OMC). Para Argentina, México es el 21° destino de sus exportaciones (1,3% de sus ventas externas) y para Brasil, el 16° (1,9%). Brasil es el quinto comprador de exportaciones mexicanas, aunque como porcentaje del total solo representa el 1,4%. Argentina y los demás países latinoamericanos, con excepción de la mencionada Colombia, compra cada uno menos del 1% de los productos mexicanos vendidos en el extranjero.

 

El libre comercio rige entre México y la mayoría de los países centroamericanos: Costa Rica (México compra el 3,4% de sus exportaciones y es el octavo cliente), El Salvador (2%, octavo lugar), la vecina Guatemala (5,6%, sexto puesto), Honduras (2,9%, octavo) y Nicaragua (4%, sexto). Los demás países dependen poco de los consumidores mexicanos: Bolivia (0,5%, 19°), Ecuador (0,4%, 21°), Panamá (0,5%, 26°), Paraguay (0,1%, 45°) y República Dominicana (0,5%, 19°).

Latinoamérica recibe cada vez más inversiones de empresarios de México. Las compañías multilatinas de este país son las más internacionalizadas junto con las brasileñas, aunque el año pasado se situaron como las segundas que más invirtieron en el exterior, con 7.754 millones (29% menos que en 2010), detrás de las de Chile, según un documento de la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (CEPAL). Las inversiones mexicanas se destinaron sobre todo a expandirse en EE UU y, en segundo término, en el resto de América Latina.

Varias empresas mexicanas han puesto más allá de sus fronteras buena parte de su inversión: América Móvil (el 36% del total), Femsa (18%), Cemex (69%), la química Alfa (73%), Bimbo (61%), la cervecera Modelo (16%), las de comercio minorista Casa Saba (54%) y Elektra (29%), Televisa (22%) y la de alimentos Gruma (19%). En 2011 concretaron algunas adquisiciones relevantes en el resto de Latinoamérica: Telmex, otra compañía de Slim, compró por 2.046 millones la brasileña NET, que se dedica a las telecomunicaciones y la televisión por cable. América Móvil además anunció que desembolsará 4.695 millones en Argentina, Brasil, Chile, Perú y República Dominicana para adecuar la infraestructura a las demandas de las redes de telefonía móvil de cuarta generación (4G) y la televisión digital y de alta definición. Este año el hombre más rico del mundo también se hizo con el 8,4% de la petrolera argentina parcialmente nacionalizada YPF. Su hijo ha aclarado que el ingreso en esta empresa es “circunstancial” dado que el banco del grupo, Inbursa, era acreedor de los Eskenazi, la familia argentina que tenía el 25% de YPF y que poco a poco va perdiendo acciones porque no las puede pagar desde que el Estado argentino tomó el 51% y cambió la generosa política de distribución de beneficios.

El minero Grupo México ha invertido 758 millones el año pasado en Perú e Industrias CH, 402 millones en Brasil. En algunos países centroamericanos, las empresas mexicanas figuran entre las líderes de la inversión extranjera. En Honduras y Nicaragua ocuparon en 2011 el tercer puesto, con el 15% de las inversiones extranjeras (122 millones de euros) en el primer país y  con el 11,9% en el segundo (115 millones).

También algunas empresas latinoamericanas invierten en México. El informe de inversión extranjera de CEPAL sobre 2011 comenta que compañías argentinas de soluciones tecnológicas como Baufest y ASSA abrieron centros allí, mientras que la venezolana de alimentos y bebidas Polar planea fusionar sus operaciones mexicanas con el Grupo Embotelladoras Unidas (Geupec) y PepsiCo. México es el segundo destino de la inversión extranjera en Latinoamérica.

Hay 1 Comentarios

Aburrídisima tu recitación del texto aprendido, parecería la tarea de un niño de escuela elemental....pero se te olvida decir que México es el país más poblado de hispanoamérica y que con la excepción de la de Brasil, ninguna de las economías sudamericanas llega siquiera a la MITAD de la mexicana, aún vendiéndole la cosecha a los chinos.....es otro nivel.

Los comentarios de esta entrada están cerrados.

Eco Americano

Sobre el blog

Novedades, tendencias y debates sobre el devenir de la economía y el desarrollo de Latinoamérica y los latinoamericanos.

Sobre el autor

Alejandro Rebossio es periodista. Su especialidad es la economía y trabaja en la corresponsalía de El País en Buenos Aires. Coautor del libro Estoy verde. Dólar, una pasión argentina (Aguilar) y Vaca Muerta (Planeta) junto con Alejandro Bercovich.

Eskup

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal