Unos 46 millones de latinoamericanos son cooperativistas

Por: | 18 de julio de 2012

La bandera del arcoiris no solo flamea en Latinoamérica por el colectivo gay o los indígenas del antiguo imperio incaico. Al igual que en el resto del mundo, también es identificación del pujante movimiento cooperativo. Hay 178.492 cooperativas en la región, según los datos oficiales de los 18 países. Aproximadamente, unos 46 millones de trabajadores pertenecen a ellas, de acuerdo con cifras nacionales y con proyecciones en los casos de los países que carecen de estadísticas al respecto.

 

Veamos los datos país por país, aunque algunos gobiernos no proporcionan algunas cifras:
País Cooperativas Asociados Empleos directos
Argentina 12.970 9.400.000 265.000  
Bolivia  5.215      
Brasil  6.586 10.000.000 296.000  
Chile  2.132 1.255.000    
Costa Rica 530 777.713    
Colombia 8.533 5.131.780    
Cuba 10.756      
Ecuador  5.422      
El Salvador 1.930 220.880    
Guatemala 841 1.225.000    
Honduras 2.333      
México 15.000      
Panamá 522 214.000    
Paraguay 580 5.000.000    
Perú 832      
Rep. Dominicana 542 921.000 38.200  
Uruguay 1.200 840.000    
Venezuela 102.568 1.100.000 602.000  
 



Fuente: Alianza Cooperativa Internacional (ACI) Américas y otras fuentes oficiales

Unos 20 millones de latinoamericanos se emplean en 22.000 cooperativas agrícolas, según destacó la semana pasada en Santiago de Chile el representante regional de la Organización de Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO, según sus siglas en inglés), Raúl Benítez. En el año mundial del cooperativismo, así declarado por la ONU, Benítez destacó que en Argentina cerca de un tercio de la producción agroindustrial proviene de empresas sin patrones. En Brasil, las cooperativas producen el 37% del PIB agrícola. En Costa Rica, el 18 % de la población pertenece a ellas. Y en Chile, hay más de 1.300 cooperativas agrícolas.

Días atrás, cuando el 7 de julio se celebraba el día internacional del cooperativismo, la directora del área de Cooperativas de la Organización Internacional del Trabajo (OIT), Simel Esim, sumaba otros datos: en Argentina, el 58% de la electricidad rural es suministrada por cooperativas y en Colombia, Saludcoop, una cooperativa de salud, ofrece servicios de asistencia médica al 15,5% de la población. Son datos desperdigados que describen la importancia de un fenómeno. En plena crisis argentina de 2001/2002, los obreros se organizaron en cooperativas para recuperar las empresas que sus patrones cerraban. En 2010, como medio para recuperar la economía de la crisis mundial y atacar el desempleo enquistado entre los argentinos con menor calificación laboral, el Gobierno de Cristina Fernández de Kirchner puso en marcha un plan para que parados y trabajadores de la economía sumergida formaran cooperativas que cumpliesen tareas sociales. Este programa aún enfrenta algunos retos, como el ausentismo, la productividad (de hecho, el Gobierno creó incentivos para mejorar ambas variables), la baja nómina (oscila entre 211 y 259 euros mensuales) y el presunto clientelismo.

Pero las cooperativas no son solo uniones de trabajadores pobres. También hay en Latinoamérica grandes cooperativas de seguros, escolares, bancarias, agrícolas, de comercio minorista y de servicios públicos como electricidad, telefonía y televisión por cable. En este enlace se pueden conocer las principales cooperativas de crédito y ahorro en la región: http://www.cemla.org/old/actividades/2011/2011-09-SupervisionCooperativas/2011-09-SupervisionCooperativas-20.pdf. En países como Argentina algunas cooperativas figuran entre las 100 empresas más grandes del país, como la agrícola ACA, Agricultores Federados y la láctea SanCor, según la clasificación de la revista Mercado.

En junio pasado se celebró en la ciudad de Panamá la segunda cumbre cooperativa de las Américas, con representantes de Canadá, EE UU y Latinoamérica. En su declaración final, los cooperativistas del continente expresaron que “los paradigmas del libre mercado, la especulación financiera, la ausencia del control de los estados y el afán de lucro desmedido han provocado severas y reiteradas crisis internacionales que afectan a millones de personas, produciendo un crecimiento dramático de la pobreza”. En cambio, “las cooperativas, como empresa de carácter social, representan un modelo alternativo a estos paradigmas, basado en el crecimiento acompañado de desarrollo y distribución de la riqueza, focalizado en el capital social y el cuidado del medio ambiente, un modelo que representa a más de mil millones de personas en todos los continentes”, añadieron los congresistas.

 

Uno de los expositores en el congreso fue Bernardo Kliksberg, asesor en políticas de desarrollo del Programa de Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD) y coautor del libro Primero la gente con el Nobel de Economía indio Amartya Sen. "Es la hora del movimiento cooperativo. Se necesita otra forma de organizar los esfuerzos productivos y ellos cuentan con las claves para aportar en ese sentido, no solo en teoría sino en sus prácticas", dijo Kliksberg. "Desde el capitalismo salvaje es inconcebible el movimiento cooperativo. Sin codicia desenfrenada, sin individualismo atroz, sin maximizar el egoísmo personal, las cooperativas han obtenido los éxitos que han logrado. Hay estimados que dicen que el movimiento cooperativo produce actualmente mucho más empleo que todas las trasnacionales juntas", comentó el economista argentino.

Hay 3 Comentarios

COOPERATIVA: modelo de empresa de inclusión social que fomentan “LOS DISCAPACITADOS EMPRENDEDORES SOCIALES” ellos son sus propios dueños en la generación de riqueza social y trabajo decente.
https://www.youtube.com/watch?v=yAXe0QYLJ9A

Felicitaciones por este post a Alejandro Rebossio del que destaco: "Es la hora del movimiento cooperativo. Se necesita otra forma de organizar los esfuerzos productivos y ellos cuentan con las claves para aportar en ese sentido, no solo en teoría sino en sus prácticas", dijo Kliksberg. "Desde el capitalismo salvaje es inconcebible el movimiento cooperativo. Sin codicia desenfrenada, sin individualismo atroz, sin maximizar el egoísmo personal, las cooperativas han obtenido los éxitos que han logrado. Hay estimados que dicen que el movimiento cooperativo produce actualmente mucho más empleo que todas las trasnacionales juntas", comentó el economista argentino. Sin duda el cooperativismo es una alternativa a la dictadura y tiranía del dinero y el crédito con un comercio más justo y social. Desde España se está contribuyendo al desarrollo en la zona con el Grupo Cooperativo las Indias y el apoyo del Grupo Mondragon. que tan bien está consolidado en España en diferentes sectores industriales y de la distribución. Al respecto en mi blog he publicado interesantes post al respecto del futuro que viene por estas y otras muchas iniciativas. Alternativas al actual sistema capitalista | Modo de producción p2p; Entrevista a Michel Bauwens: ¿el P2P más allá del capitalismo?; Muy pronto el presente será de la Humanidad, Abundancia – El futuro es mejor de lo que piensas; La transición por David de Ugarte; La nueva revolución industrial por María Rodríguez y otros.http://cort.as/0qCs http://cort.as/1mWw

¡Muy buen tema!
Soy un total convencido de que la mentalidad cooperativista (el trabajo en equipo bien entendido, donde cada quien tiene una clara función complementaria, digna y retribuida en justa proporción) es lo que terminará prevaleciendo social y planetariamente.
Por cierto: Ver que figura SanCor entre las cooperativas me crea una duda ¿no era que la habían vendido a una multinacional, como pasó en su momento con Mastellone/La Serenísima? Que conserva la denominación, pero con otros dueños.

Publicar un comentario

Los comentarios están moderados y no aparecerán en el blog hasta que el propietario los apruebe.

Si tienes una cuenta en TypePad o TypeKey, por favor Inicia sesión.

Eco Americano

Sobre el blog

Novedades, tendencias y debates sobre el devenir de la economía y el desarrollo de Latinoamérica y los latinoamericanos.

Sobre el autor

Alejandro Rebossio es periodista. Su especialidad es la economía y trabaja en la corresponsalía de El País en Buenos Aires. Coautor del libro Estoy verde. Dólar, una pasión argentina (Aguilar) y Vaca Muerta (Planeta) junto con Alejandro Bercovich.

Eskup

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal