"La decisión de la Fed beneficia a Latinoamérica a corto plazo"

Por: | 23 de septiembre de 2013

José María Fanelli, argentino de 59 años, es doctor en economía y sociólogo por la Universidad de Buenos Aires (UBA). En la actualidad investiga en el Centro de Estudios de Estado y Sociedad, de la capital argentina, y en el Consejo Nacional de Investigaciones Científicas y Técnicas de su país. Da clases en la UBA y en las universidades de La Plata y de San Andrés (Buenos Aires). También ha enseñado en Georgetown (EE UU), Bolonia (Italia) y Oxford (Reino Unido). Lamenta que durante toda su vida ha sido opositor a las diversas políticas económicas que ha implementado Argentina. También advierte sobre los efectos que una retirada de estímulos monetarios en EE UU puede acarrear para Latinoamérica. Porque a pesar de que el pasado miércoles la Reserva Federal (Fed) estadounidense postergó sin fecha esa decisión, el viernes el presidente del banco central de St. Louis, James Bullard, aclaró que tal vez la adopten en octubre próximo.

 

Pregunta. ¿Qué opina de la sorpresiva decisión de la Fed del miércoles?

Respuesta. La decisión de la Fed es una buena noticia para América Latina y mejora la situación a corto plazo. Es de esperar que el apetito por riesgo emergente se recomponga en parte al mantenerse las tasas (tipos) de interés en EE UU. Sin embargo, esto no significa que el problema desaparezca. Volverá a plantearse más adelante en el momento en que la Fed empiece efectivamente a retirar del mercado la liquidez. En ese momento va a haber repercusiones sobre el riesgo emergente y los países que tienden a generar déficit de cuenta corriente, como Brasil, tienen que estar alerta. Por otra parte, que la FED mantenga las tasas bajas reaviva el peligro de que se produzcan burbujas especulativas en los países emergentes o que una persistente debilidad del dólar reavive el problema de la llamada guerra de monedas (países desarrollados que devalúan para tornarse más competitivos). En definitiva, vivimos en un mundo complicado donde el tipo de amenaza a la estabilidad que enfrente América Latina dependerá en gran medida de las decisiones de la Fed. Nótese que el hecho de que la Fed sea poco predecible no es buena noticia: hasta el miércoles creíamos que empezaría a retirar la liquidez, todo el mundo se preparó para eso, y ahora no ocurrió. La volatilidad no es un signo de fortaleza ni ayuda a estabilizar. El peor escenario en este sentido sería que haya un período prolongado de tasas de interés bajas seguido por una restricción fuerte de liquidez. Pasaríamos del verano al invierno sin estaciones intermedias. El mejor escenario es uno en el que el mundo desarrollado empieza a crecer y hay un retiro paulatino y fácil de anticipar del exceso de liquidez.

P. ¿Cómo ve la economía latinoamericana?

R. América Latina está partida en dos en Panamá. De Panamá para arriba es muy dependiente de EE UU y no tiene tantos recursos naturales, con la excepción del petróleo de México. El 80% de la exportación de México va a EE UU, depende de él. En cambio, toda Sudamérica es rica en recursos naturales. Desde de mediados de los 2000, ha habido un shock (choque) del precio de los recursos naturales y entonces ha habido una reacción positiva en Sudamérica. Pero ninguno de sus países ha hecho algo maravilloso con ese shock. Algunos reaccionaron mejor que otros.  

Fanelli

P. ¿Qué distinciones hace?

R. En Sudamérica, Chile hizo cosas bien. Brasil las hizo no tan mal. Venezuela, Argentina y Ecuador hicieron gasto populista. Pero ninguno emprendió un proceso de desarrollo sustentable. Pero nos ha ido mucho mejor que en los 90.

P. ¿Por qué valora a Chile?

R. Administró mejor el shock. Ahorró para los tiempos de vacas flacas. Pero no hizo un plan de desarrollo para el largo plazo. Como es un país chico, no tiene el problema, la necesidad, de desarrollar otros sectores de la economía. Brasil, en cambio, sí lo necesita. Su inversión es baja. Mejoró los niveles de pobreza y el gasto de la Seguridad Social ahora es muy alto, pero está muy sesgado hacia los ricos, es decir, a la parte alta de la distribución del ingreso, que incluye empleados públicos y de empresas públicas. Con la Seguridad Social no llegás a los jóvenes. (El expresidente brasileño Luiz Inácio) Lula (da Silva, 2003-2011) amplió la cobertura jubilatoria, pero la mayoría de la gente recibe la pensión básica y la mayoría del gasto de la Seguridad Social va a los ricos. Hay un estudio del IPEA (Instituto de Pesquisa Económica Aplicada) que dice que el coeficiente Gini (sobre igualdad de ingresos) empeora después de la distribución de la Seguridad Social. Es falso que la Seguridad Social sea siempre progresista.

P. ¿Y Argentina?

R. En Argentina combinamos el shock positivo de la soja con la destrucción del sistema energético. La exportación de soja financia el déficit energético. Además tenemos un déficit de la cuenta de turismo imposible de financiar. Entre enero y junio de este año perdimos 1.000 millones de dólares mensuales de reservas del Banco Central. Brasil hizo lo mismo que Argentina, pero no tiene problemas de reservas, tiene inflación baja, su Banco Central es más creíble y entonces se le hace todo más fácil. Su riesgo país (prima de riesgo) es bajo. En términos de inversión y de gasto social estamos más o menos igual, pero Argentina necesita un ajuste de precios relativos. Hace 15 años, Chile estaba detrás de Argentina en años de escolaridad. Ahora nos ganan. En educación terciaria, Argentina es el país latinoamericano con más población con más años de instrucción, pero Chile se acerca. Cuando se habla de las protestas de estudiantes de Chile, hay que tener en cuenta que sus niveles educativos mejoraron y superaron a los demás países de la región. Pero aclaro que antes Argentina venía bien. Entre 2003 y 2007 (durante el Gobierno de Néstor Kirchner), crecía fuerte, redistribuía el ingreso, crecía el empleo. Se ha ido deteriorando la política económica.

  

P. ¿Cuál es la principal debilidad de la economía latinoamericana?

R. La fundamental es el posible cambio de la política monetaria de EE UU. Porque cambiaría el apetito por el riesgo emergente. Entonces los países se ven obligados a devaluar y a subir las tasas, como hizo Brasil. Pero Brasil tienen más de 300.000 millones de dólares de reservas, diez veces más que Argentina, a pesar de que de su PIB es cuatro o cinco veces mayor. Pero la decisión de Brasil de poner 50.000 millones de reservas para frenar ataques especulativos contra su moneda tiene un costo económico enorme. Es como regalar la plata (dinero). Nuestro gobierno no puede hacer eso porque no tiene tantas reservas y por eso hizo algo más brutal: puso el cepo (prohibición de la compra de divisas para ahorro y restricción para adquirirlas para viajes, importaciones o giro de beneficios de multinacionales al exterior). Otra debilidad es que los exportadores no exportan tanto. Los BRICS (Brasil, Rusia, India, China y Sudáfrica) están con problemas más o menos por la misma razón.  

P. ¿Qué problemas?

R. Los BRICS no son todos la misma cosa. India, Sudáfrica y Brasil sufren el problema de la reversión de los flujos de capitales y el poco incremento de las exportaciones. La tasa de crecimiento de las exportaciones está más alta en los países desarrollados que en los emergentes. Esto supone un cambio muy fuerte. Ahora EE UU mejora un poco, la Unión Europea está más estable. El flujo de capitales va a dar la vuelta hacia esos países. Si la Fed termina con el quantitative easing (flexibilización cuantitativa, que consiste en la compra de bonos del Tesoro de EE UU para estimular la economía), habrá menos liquidez en el mundo, menos entradas de capital a los emergentes. Los países con déficit de cuenta corriente tendrán problemas para financiarlo. Pero, a diferencia de los años 90, Brasil ahora tiene una gran cantidad de reservas.

Bolsa

P. ¿En qué le cambiaría la vida a los latinoamericanos el final del quantitative easing?

R. Les va a cambiar la vida en cuanto a una mayor inflación y un menor nivel de actividad, pero no creo que haya crisis. Depende de los países. Brasil tiene reservas, pero está creciendo mucho menos. Chile está ordenado. La depreciación de las monedas traerá menos nivel de actividad, pero a largo plazo la favorecerá. La apreciación de los últimos años quitó competitividad. O sea, la devaluación traerá un poco de dolor en el corto plazo, pero en el largo terminará favoreciendo el empleo, la competitividad. Hasta hace poco Brasil se quejaba de la guerra de monedas. En situación más crítica veo a India. A México le favorece que EE UU crezca.

P. Como a Argentina y a Venezuela no les llegaban capitales especulativos, ¿su retirada no los afectará?

R. No los afectará, pero el fenómeno global alimenta la fuga de capitales en esos dos países.

P. ¿Y cuáles son las fortalezas de América Latina?

R. La número uno es que lleva varios años de crecimiento. Esto no ocurría desde hace mucho tiempo. El problema es que no se han sentado las bases para crecer 30 años más. Lo segundo es el avance importante en la redistribución del ingreso, tanto de los gobiernos con sesgo más populista como los de menos. El tema es que eso dure porque Latinoamérica y el África subsahariana son las regiones de peor distribución del ingreso del mundo. Sobre todo lo que ha logrado América Latina es reducir la pobreza. También es positiva la demografía. No se suele hablar del bono demográfico (la población en edad de trabajar es mayor que la dependiente, ya sean niños como ancianos), pero nos da un gran potencial. El problema es que en 20 o 25 años la demografía será un pasivo si hoy no se crece porque la población habrá envejecido. Hoy la población que trabaja aumenta y eso es una fortaleza importante. Por último, también hay una fortaleza, más importante que las económicas: con un montón de problemas, pero llevamos décadas de gobiernos democráticos. Es el activo más grande que tenemos, más allá de la calidad de la democracia, pero es mejor lo que tenemos que no tener democracia. Es una fortaleza grande que tenemos que mejorar.

 

P. Hace pocas semanas, un corresponsal ruso en Argentina destacaba que un fallo de la Corte Suprema contra una reforma judicial promovida por el Ejecutivo, como lo que sucedió en este país este año, no es algo que se vea en muchos otros.

R. Y eso ocurrió porque estamos en democracia. En otros países no ocurre. La seguridad jurídica no es un argumento de derecha, no es solo para las inversiones sino para toda la población en general. Cuando a una persona o a una ONG les roban los depósitos, es un robo, es un problema de seguridad jurídica. Si los jubilados no cobran lo que les corresponde, también es un problema de seguridad jurídica. Nos cuesta entender la seguridad jurídica en la economía para garantizar la libertad de las empresas o la inclusión social, o los derechos de los ciudadanos. Expropiar empresas por decreto no es la mejor forma de hacerlo.

P. Pero en Argentina la nacionalización de YPF, Aerolíneas Argentinas o los fondos de pensiones se hizo por ley.

R. Pero la asignación universal por hijo (subsidio a los hijos de parados o trabajadores informales, que tienen la obligación de enviarlos a la escuela y los controles sanitarios) se hizo por decreto. Lo mejor sería hacerlo por ley, para mostrar que toda la sociedad está de acuerdo. Cuando uno habla de instituciones, no habla solo de las empresas.

Cristina-Fernandez-Kirchner-Foto-Reuters_ECMIMA20111022_0005_35

P. Desde que el kirchnerismo perdió en 14 de los 24 distritos en las elecciones legislativas primarias y obligatorias del pasado agosto, las acciones argentinas se han apreciado ante un posible cambio de gobierno en 2015. ¿Qué opina?

R. Probablemente algo de razón tengan los inversores. Tenemos muchos problemas de manejo de la política económica.

P. Pero los inversores tal vez quieran que Argentina vuelva a tener un ministro de Economía neoliberal como Domingo Cavallo, cuya gestión acabó con la crisis de 2001.

R. Yo nunca logré ser oficialista (partidario del Gobierno) en mi país. Tengo 59 años y siempre fuimos pésimos en el manejo económico, más allá de las ideologías diferentes que nos gobernaron. También hay problemas de corrupción e institucionalidad. Si uno mira los manuales de macroeconomía con los que enseño, Argentina jamás debería haber tenido convertibilidad (el peso era convertible a un dólar por una tasa de cambio fija que rigió entre 1991 y 2002). En una economía global como la actual es imposible tener un cepo cambiario como el de nuestro.

P. ¿Por qué?

R. Porque los años 50 todo el mundo tenía restricciones cambiarias, pero ahora no y el cepo argentino es muy fácil de vulnerar con subfacturación de exportaciones, sobrefacturación de importaciones. Es fácil saltar controles y poner dinero en el exterior.

Hay 2 Comentarios

Hay hartos Argentinos hablando de Economia,invitados o entrevistados por el dueño del blog claro,sin embargo la Economia Argentina ha sido casi siempre un verdadero desastre,entonces me pregunto.¿De donde traes a este tipo para hablar de la Fed y los efectos en latinoamerica?
Los Verdaderos Paises con exito han sido Perú,Chile Y Colombia,son estos paises los que tienen mas autoridad para hablar,por que son sus Economias las que mejor se han comportado en una decada entera,Una cosa es Argentina y otra muy diferente los Paises que actualmente marcan la Pauta economia de la región.

Artículo interesante. Pero algunos puntos son discutibles. Por ejemplo, si el canal de Panamá no es un recurso natural de alta rentabildad, ¿entonces qué es un recurso natural? (También el petróleo necesita inversiones e infraestructura para ser explotado) De la misma manera se podría decir que la dependencia hacia EEUU se basa en pésimas políticas económicas; los países de Centroamérica tienen costa en los dos océanos, nadie sabe porqué no son exportadores vigorosos. En cuanto al problema de los BRICS sería de hacer notar que sus mercados internos se han fortalecido y los gobiernos siguen políticas en ese camino. Así que la vunerabilidad por exportaciones es real pero no tan dramática como muchos pregonan (Yo creo que ya esto debería ser evidente porque hace rato que los países ricos dejaron de ser compradores "premium"). Muchos países tienen déficit de cuenta corriente pero no resulta tan grave como en décadas pasadas porque cuentan con reservas y mayor flexibilidad en política económica (Aquí no sólo se trata de dinero sino de libertad para decidir. El FMI es ahora un susurro cuando aconseja, antes era el grito de un dictador... Los BRICS ya están ingeniando su propio banco). Habría que recordar que el exceso de dinero ha sobrecalentado muchas economías, presionando sobre la inflación, la demanda de servicios y los salarios; la mayoría de países emergentes no tienen la infraesctructura para afrontaro, un "enfriamiento/entibiamiento" es casi necesario.... Lo de Argentina merece una serie de artículos; no hay país en Latinoamérica (talvez México) que haya sido manejado peor económicamente. Casi daría la impresión que está prohibido enseñar macroeconomía en Argentina. Ese es un asunto grave que nadie trata y por la constancia revela que detrás del manejo de la economía de Argentina hay una mafia más poderosa que cualquier gobierno de turno. El analista, como casi todos, que realmente habla sobre lo que alguien ya ha escrito minimiza por desconocimiento la madurez política que ha adquirido Latinoamérica. No sólo me refiero al auge democrático sino a la manera de encarar los problemas. Antes, por un pequeño disentimiento había conflicto en fronteras. Hoy, sin importar lo caliente del discurso, se busca mediación y diálogo a traves de organizmos internacionales. Tampco se valora el progreso en educación. Porque si bien los ranking PISA dejan mucho que desear, la verdad es que cuando yo estudiaba en el colegio el índice de analfabetismo bordeaba el 30%. Finalmente, no es sabio generalizar; salvo que tenga otras cifras, en relación al PIB, Ecuador es el país que más ha invertido en infraestructura. La comparación no es justa con Chile porque ya partía en mejores condiciones, ni con Brasil que es un continente en sí mismo. Pero Venezuela y Ecuador no se parecen en nada, ni en las inversiones del presupuesto, ni en la política económica, ni en política monetaria. La comparación sólo sería válida para quienes leen el Miami Herald, específicamente a Openheimer (pero él no sabe ni de la economía de Argentina).

Los comentarios de esta entrada están cerrados.

Eco Americano

Sobre el blog

Novedades, tendencias y debates sobre el devenir de la economía y el desarrollo de Latinoamérica y los latinoamericanos.

Sobre el autor

Alejandro Rebossio es periodista. Su especialidad es la economía y trabaja en la corresponsalía de El País en Buenos Aires. Coautor del libro Estoy verde. Dólar, una pasión argentina (Aguilar) y Vaca Muerta (Planeta) junto con Alejandro Bercovich.

Eskup

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal