¿Cuánto vale el trabajo no remunerado de las latinoamericanas?

Por: | 18 de octubre de 2013

Este viernes finaliza la conferencia regional sobre la mujer de América Latina y el Caribe en Santo Domingo. Entre los documentos de trabajo algunos se refieren a una cuestión muy importante que pocas veces aparece en el debate político de este continente, el del trabajo no remunerado. La Comisión Económica para América Latina y el Caribe (CEPAL) organizó el encuentro, que comenzó el martes, y también elaboró un libro de sumo interés llamado Redistribuir el cuidado. El desafío de las políticas, que aborda el problema de la atención a niños y ancianos dentro de las familias y la falta de reparto de tareas domésticas entre varones y mujeres.

 

“En América Latina los datos son claros: en 18 países, todos aquellos en que se ha realizado la medición sobre el tiempo de trabajo, las mujeres dedican una mayor cantidad de horas al trabajo total, entendido como la suma de trabajo remunerado y no remunerado, y también dedican más tiempo al trabajo no remunerado”, observa la secretaria ejecutiva de CEPAL, la mexicana Alicia Bárcena, en el prólogo del libro, de varios autores. “En cambio, los hombres superan a las mujeres en tiempo de trabajo remunerado. El cuidado forma parte del trabajo no remunerado y su redistribución es indispensable para equilibrar el tiempo de trabajo de las personas. Reconocer esas premisas permitirá diseñar políticas públicas para fortalecer el acceso universal a los sistemas de cuidado y reducir las brechas que afectan a las mujeres”, plantea Bárcena, en referencia a un debate que incluye las subvenciones para los padres de niños menores de edad, las guarderías, los geriátricos y los cuidadores de ancianos.

En el documento, la economista argentina Corina Rodríguez Enríquez, investigadora del Centro Interdisciplinario para el Estudio de Políticas Públicas, analiza encuestas del uso del tiempo para referirse a la dimensión menos visible de la contribución de las mujeres a la generación de riqueza y al sostenimiento de las condiciones de vida y la supervivencia económica de los hogares, el trabajo no remunerado. “Las encuestas de uso del tiempo, con presencia creciente en los países de la región, permitieron constatar algunas presunciones iniciales”, según el informe de CEPAL. “1) que el uso del tiempo es diferente entre varones y mujeres; 2) que las mujeres participan más y por más tiempo en las tareas domésticas y de cuidado; 3) que la participación de las mujeres en tareas para el mercado no incrementa el tiempo que los hombres dedican a las tareas domésticas y de cuidado; 4) en parte como consecuencia de lo anterior, que la intensidad del uso del tiempo se incrementa para las mujeres activas en el mercado laboral (situación conocida habitualmente como la doble jornada de trabajo de las mujeres)”, concluye el libro.

Familia-pobre-brasil

“Las encuestas de uso del tiempo son una herramienta esencial para la producción de información que haga posible conocer, cuantificar y valorizar el trabajo no remunerado realizado por las personas”, explica el documento. Así que es se ha podido calcular que el trabajo no remunerado en México equivale al 23% del PIB. En Ecuador, lo que las mujeres dejan de percibir como consecuencia de no estar insertas en el mercado de trabajo por sus actividades domésticas es equivalente a un 30% del PIB, según la economista ecuatoriana Alison Vásconez Rodríguez, investigadora de la Facultad Latinoamericana de Ciencias Sociales (FLACSO).

“En América Latina y el Caribe, se ha puesto la atención principalmente en la recarga del tiempo de trabajo de las mujeres cuando se insertan en el mercado laboral manteniendo sin modificación las obligaciones domésticas”, dice la CEPAL. “En realidad, la recarga de trabajo femenina existía desde antes. Muchas mujeres dicen aún: ‘La dueña de casa no tiene días libres ni vacaciones’. Pero la sociedad ha cambiado. La creciente inserción laboral de las mujeres unida a niveles de educación y participación ciudadana también crecientes fue dando cuerpo a la idea de que el tiempo también es un derecho y a la demanda de redistribuir la carga doméstica, por la vía de los servicios y de la responsabilidad masculina y social. Los argumentos van desde el igual derecho al tiempo libre y la necesidad de tiempo para la participación ciudadana, económica o social, hasta el rechazo a la explotación de las mujeres en el hogar, pasando por la responsabilidad de todas las instituciones en el cuidado de las personas, lo que representa un conjunto de ideas revolucionarias respecto de las generaciones anteriores”, concluye el organismo de Naciones Unidas. Sin embargo, para muchas mujeres de clase media, para muchas mujeres pobres, para muchas de comunidades rurales e indígenas, todas ideas están lejos de materializarse.

Hay 4 Comentarios

Para cuando las pijas y los pijos latinos dejen de explotar a sus empleadas y mimar a sus perros

Nada rebossio, lo que sobra no vale nada. Si le pones un precio, como el precio a las consecuencias de la mala educacion o de la mala alimentacion, simplemente te llevas por delante al capitalismo. E n un sistema capitalista , lo qu e hace la masa y lo que le pase no vale nada. Mira allende los andes, ese pais enfermo, que cree que le va bien, que es un milagro economico, cuando decidan valorar las enfermedades mentales, el cuidado de los ancianos, y la paciencia de esa gente, la tasa de crecimiento va ha ser negativa.

Además de trabajadores las latinoamericanas son emprendedoras, un ejemplo, estas mújeres ecuatorianas que decidieron crear su propio centro de acopio de leche, la unión hace la fuerza http://www.zaiguaweb.com/2013/03/10/centro-de-acopio-de-leche-jatun%C3%B1an/

¿Cuándo se valorará el trabajo de la mujer en la sociedad? http://xurl.es/9ik46

Publicar un comentario

Los comentarios están moderados y no aparecerán en el blog hasta que el propietario los apruebe.

Si tienes una cuenta en TypePad o TypeKey, por favor Inicia sesión.

Eco Americano

Sobre el blog

Novedades, tendencias y debates sobre el devenir de la economía y el desarrollo de Latinoamérica y los latinoamericanos.

Sobre el autor

Alejandro Rebossio es periodista. Su especialidad es la economía y trabaja en la corresponsalía de El País en Buenos Aires. Coautor del libro Estoy verde. Dólar, una pasión argentina (Aguilar) y Vaca Muerta (Planeta) junto con Alejandro Bercovich.

Eskup

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal