"América Latina afronta tiempos duros"

Por: | 16 de noviembre de 2013

Paulo Nogueira Batista es un economista heterodoxo que el Gobierno de Luiz Inácio Lula da Silva (2003-2011) nombró hace seis años como director por Brasil en el Fondo Monetario Internacional (FMI). Exinvestigador en la Fundación Getúlio Vargas y la Universidad de São Paulo, fue crítico de las políticas neoliberales que se aplicaron en los 90 en su país y también de los vestigios de que ellas quedaron en el Gobierno de Lula, tales como los altos tipos de interés y un elevado superávit fiscal primario (antes del pago de la deuda). También ha advertido sobre las relaciones comerciales con Asia por su impacto en la economía brasileña en términos de primarización y desindustrialización. Como director del FMI, sus declaraciones han causado varias polémicas, como cuando en agosto pasado se negó a votar a favor del paquete de ayuda a Grecia porque consideró que los ajustes económicos que se le exigieron agravarán el riesgo de suspensión de pagos. Nogueira vino a Buenos Aires para participar de las jornadas monetarias que cada año organiza el Banco Central de este país. Habló con cuatro periodistas sobre Latinoamérica, algo de Brasil y mucho de Argentina.

 

Pregunta. ¿Qué ocurrirá con el nuevo índice de inflación que Argentina prepara para reemplazar al actual, criticado desde 2007?

Respuesta. Este asunto llegará a la discusión del directorio del FMI en diciembre. No estoy seguro de si la fecha ya fuera fijada.

P. ¿A principios de diciembre?

R. Sí, creo que sí. Es una discusión importante porque es un seguimiento de lo que empezamos a principios de año. Yo siempre he tenido la postura de que es por el interés de Argentina, como de cualquier país, tener las mejores estadísticas posibles, sobre índices de precios, sobre todas las variables macroeconómicas. Es bueno para Argentina tener un nuevo índice (de precios al consumidor, IPC) nacional. También he tenido la postura de que el Fondo ha sido cooperativo, ha tenido un buen y fuerte diálogo con Argentina, no basado en sanciones y amenazas sino en la persuasión.

Paulo

P. ¿Las relaciones entre el FMI y Argentina cambiaron este año, después de que en 2012 la directora gerenta del organismo, Christine Lagarde, amenazar con mostrarle al país la “tarjeta roja” si no mejoraba sus estadísticas?

R. Creo que se han hecho progresos porque Argentina está desarrollando un nuevo IPC. El actual índice es solo de Buenos Aires y el nuevo será nacional. Es importante que este nuevo índice salga lo más pronto posible. Pienso que saldrá a principios del año próximo. No estoy seguro. Es mi esperanza.

P. ¿Qué opina del actual IPC?

R. El actual necesitaba abordarse. Esto ha sido reconocido por todas las partes involucradas. El enfoque adoptado, de empezar un nuevo índice, es un buen enfoque.

P. Si el nuevo índice es bueno, Argentina empezará a reconocer una inflación de más del 20% y, por tanto, admitirá más pobreza que el 4,7% medido en la actualidad.

R. No lo sé. Ya lo veremos.

 

P. ¿Argentina volverá a someterse a la revisión anual de su economía por el FMI, el llamado Artículo IV, después de siete años sin exámenes? Se dice que también sería parte de su interés por normalizar sus relaciones con organismos internacionales en tiempos en que precisa fondos para responder a su escasez de divisas.

R. Casi todos los miembros del FMI hacen su Artículo IV. Es una discusión anual con el staff del Fondo, que examina la situación de las economías, hace un asesoramiento, da su opinión sobre políticas económicas, que puede estar acertada o incorrecta, pero no hay condicionalidades. Es diferente de un programa (de financiación). Creo que sería útil para Argentina empezar a hacerlo de nuevo alguna vez. No es gran cosa. Es una obligación rutinaria. Brasil tuvo su Artículo IV hace unos meses. El reporte fue muy crítico. Brasil no estuvo de acuerdo. Pero es la opinión del staff, de un equipo técnico. Fue crítico en algunos temas, elogió otros. Sé que la relación pasada entre el FMI y América Latina no fue buena, hay muchos estigmas de aquello y eso crea las actuales dificultades, pero es algo que sería útil superarlo.

P. ¿Por qué Argentina necesita el Artículo IV?

R. Es una obligación de los miembros del FMI. Puede que Argentina no lo necesite. Algunos países que tienen el Artículo IV no creen que les añada mucho valor. Muchos países dicen: “No estamos de acuerdo con esto”. Pero es una obligación de los miembros. Casi todos la cumplen.

Fmi

P. ¿Qué opina de que EE UU, mayor accionista del Fondo, haya frenado este año la intención de Lagarde de presentarse en el juicio en ese país de los fondos buitres y otros acreedores de deuda argentina impaga desde 2001 contra Buenos Aires? Lagarde apoyaba la posición del Gobierno de Cristina Fernández de Kirchner, dado el potencial impacto negativo que un triunfo judicial de los demandantes tendría en futuras reestructuraciones de pasivos en otros países.

R. Éste es un gran problema. Yo estoy de acuerdo con la posición de Argentina. Las decisiones de los tribunales de primera y segunda instancia de EE UU (bloquearon los pagos de la deuda reestructurada hasta que Argentina no pague a los litigantes, pero su decisión está en suspense mientras se resuelve la apelación de Buenos Aires ante el Tribunal Supremo norteamericano) no fueron correctas en mi opinión. Y no fueron correctas no por Argentina sino porque el caso es decisivo para futuras reestructuraciones en otros países. Esto volverá mucho más difícil la implementación de reestructuraciones si estas decisiones en favor de los inversores, de los fondos buitres, prevalecen. Muchos están preocupados por esto. Ustedes saben que Francia se presentó en el juicio como amicus curiae (amigo de la corte) a favor de Argentina. Hay mucha preocupación en la comunidad financiera internacional de que esto pueda interrumpir futuras reestructuraciones al favorecer a aquellos que las rechazan. Las reestructuraciones son parte de la historia de las finanzas desde un principio, desde que se empezó a prestar y tomar prestado.

P. ¿Por qué EE UU cambió de posición a último momento?

R. Para mí no está claro. Y, después de ese cambio, del asunto ya no se habló más.

P. ¿Puede ser que finalmente el FMI se presente como amicus curiae ante el Tribunal Supremo de EE UU?

R. Posible es, pero creo que es razonable que el FMI no se presente si EE UU, el mayor accionista, no lo considera apropiado, por lo menos en esta instancia. Pero el FMI debería tratar el asunto, debería preparar trabajos, hacerlos públicos, discutir en el directorio. No sé por qué se cortó la discusión completamente.

 

P. ¿Fue por decisión de EE UU?

R. No lo sé. No oí que EE UU lo dijera.

P. ¿Cómo ve la situación económica de América Latina, en especial la de Brasil, su país, y la de Argentina, el país anfitrión de estas jornadas?

R. Brasil está recuperándose más lento de la desaceleración que lo esperado. La recuperación está ocurriendo, incluida la inversión está subiendo. El mercado laboral está muy fuerte, pero el crecimiento del PIB es decepcionante y esperamos que se empareje pronto. Pero no quiero decir nada sobre la economía argentina.

Fmi2

P. ¿Por qué?

R. Estoy aquí en Argentina. Desde que no hacen el Artículo IV, no puedo ver todo en el directorio (risas).

P. ¿Y sobre la política monetaria, tema de estas jornadas?

R. Realmente no he estudiado suficientemente la economía argentina para dar una opinión.

P. ¿Y qué opina de América Latina en su totalidad? ¿Se acabó la bonanza?

R. Latinoamérica se benefició de una bonanza de los precios de las materias primas y de la amplia liquidez (monetaria en el mundo). Los precios de las materias primas se han suavizado en los últimos años en relación al pasado reciente y la bonanza de la liquidez está en duda. La región como un todo ahora afronta tiempos duros en comparación con años recientes. Pero por otro lado en muchos países hay regímenes cambiarios flexibles, el sector financiero luce más saludable, la situación fiscal varía, pero en algunos países es muy fuerte, en general están en mejor posiciones que ante crisis anteriores. No veo mayores problemas.

 

P. ¿En todos los países? ¿No hay países con más problemas que otros?

R. Sí, eso es verdad, pero no voy a decir cuáles.

Hay 12 Comentarios

Xavi: no sé a qué plumero de El País te refieres, pero el mío propio es bastante heterodoxo. Yo comparto con muchos de los comentaristas sus críticas al FMI por su pasado en Latinoamérica y por sus actuales recetas de ajustes en Europa. Además, las preguntas no fueron solo formuladas por mí sino, como lo cuento, por los otros tres periodistas, también argentinos de nacionalidad, como yo.
Martín: tu comentario diciendo que cobro por escribir la nada misma suena propio más de un patrón que de un trabajador, como yo. Quizá seas un empresario que quiera reducir el personal de su empresa o rebajarle el salario. Tal vez me equivoque, lo hago muchas veces.

Hermosa manera de ganar dinero. Publicar la nada misma y cobrar por ello. Mi admiración al señor Rebossio.

betito, una asnera solo. y usted carlos medina etc es q sabe poco de Paulo Nogueira Batista elegido por el gobierno Lula para representar los intereses de Brasil junto al FMI

juani....no respetan a estados unidos y a europa...gracias a dios.
betito, ten cuidado, que en ese país les gusta a cada rato matarse a lo rambo.......

Muy buenas tardes
Les escribo desde MIAMI (ciudad maravillosa, donde toda la gente de bien, cansada de oir mentiras de LULA, KIRCHNER y CHAVES_MADURO) vino a vivir la vida en paz, prosperidad y seguridad, cosa que hace falta en latinoamerica.
NO hay nada errado con el FMI, la instituición actua como un banco, nadie és obligado a entrar en un banco y tomar préstamos en dinero, pero se lo hace tiene que pagar, sino es un "infrator", "calotero", "cara de piedra", etc, etc...
En la decada de ochenta los gobiernos latinoamericanos no sabian administrar sus presupuestos, gastaban mas de lo que tenian y por fin, tenian que recorrer al FMI,que hacia los préstamos, y muchas veces recebia el calote de praticamente todos los países latinoamericanos, una exceción el los años ochenta fué la Venezuela, que no necesitó recorrer al FMI (en aquél tiempo, Chaves no estaba en el gobierno).
Pero el pueblo no condenó a sus gobiernos, al fin, condenó al FMI que les habia ayudado, cosa de loco.....
Por fin, no hay democracia sin el capitalismo, pues el capitalismo es la esencia del empreendedorismo.....
El gran problema de latinoamerica (hoy en dia) es la lucha entre el vitimismo y la modernidad, pena que el vitimismo parásito esté ganando la pelea.
Hay un dicho español que dice:"la verdad tiene muchos en su contra y la mentira muchos en su favor".
Asi es la cosa en latinoamerica.

Vean al Uruguay, un país de viejos, donde sus jovenes se marchan, principalmente hasta BB.AA., y los que se quedan estan viciados en marijuana, una droga que causa incluso la demencia, o sea, están poniendo en peligro el porvenir del Uruguay, me dá pena del Uruguay, pero también me dá pena de toda latinoamerica, por eso que estoy en MIAMI.
Los antigos gregos decian que la historia era previsible, pues solia repetir-se, asi me pregunto, cuanto tiempo más para que los militares vuelvan a poner las cosas en su devido rumbo en latinoamerica....
Saludos desde MIAMI


Te falta escribir sobre de donde vienen esas politicas, habla sobre como se ejecutan en AL por los apostoles que envian a la meca de la economia neoliberal. Habla de como se aplicaron en Chile, un pais donde hoy la educacion esta al nivel de Zambia, las unicas carreteras que funcionan son las que estan en los getos de los ricos y transformaron la salud en hoteles.

Esta entre vista es esto: el entrevistador tirándole la lengua al entrevistado para que diga algo malo de Argentina para tener un titular... y el entrevistado no dándole el gusto. Ay, ¡cómo se le ve el plumero a El País!

Los problemas vienen de EEUU y de Europa, pero también de nuestras asimetrias. Saludos.

El problema de latino América es Argentina y Brasil.
Son dos países con gobiernos y sociedades conflictivas que no respetan a EEUU ni a Europa.

el gran problema del FMI es existir.

El gran problema del FMI es que mira el problema de los países de demasiada distancia y no puede ver con claridad lo que ocurre allí abajo, sobre el terreno, en los hogares de los pequeños empresarios, cuya producción microeconómico siguen tambaleándose para sobrevivir y financiar a estos países.
http://goo.gl/HNhvsD

Paulo Nogueira Batista puede saber mucho del FMI, pero muy poco en cuanto al rechazo que ha tenido esa entidad cuando de trata de la soberanía financiera de las economías emergentes latinamericanas. El FMI sirve mucho cuando se echan en falta programas de reestructuración de la deuda y apuntalamiento de presupuestos, pero muy poco cuando se trata de soltar amarras de Estados Unidos, que como principal interesado en el intercambio comercial internacional, boga solamente para su orilla. En una región asimétrica como es Latinoamérica, lo que interesa a América del Norte, NUNCA interesa igualmente al sur del río Grande. Pongamos como ejemplo la venta de armamentos y los grandes contratos de venta de aviones. Estados Unidos pinta estos como beneficiosos para A.L., pero ¿puede ser bueno para A.L. endeudarse comprando chatarra militar por si se viene una guerra? Lo mismo vale cuando se trata de las exportacionesd agrícolas latinoamericanas. Los productores americanos ponen el grito en el cielo cuando se suscriben TLC, y por otra parte empujan a las administraciones americanas para que fimen TLC, por ejemplo con Europa. En otras palabras, a los norteamericanos poco les importa si la agricultura latinoamericana no encuentra mercados, en realidad se frotan las manos. El egoismo americano llega a extremos cuando se trata de empresas industriales que pudieran significar alguna competencia a sus maquinarias. El camino que siguen es comprar a todo posible competidor, con la única finalidad de eliminarlos y quedarse dueños de los mercados en donde venden sus máquinas a precios prohibitivos. En vista que el FMI responde mayormente a los intereses financieros americanos, pues es dable pensar que los países fuera del área de control americano deberían crear su propio fondo monetario. Por más de 40 años he venido preconizando que por lo menos se cree un Banco Latinoamericano mundial captador de inversiones y además con la finalidad de servir como banco de transferencias financieras, y de ese modo cerrar el paso a los bancos americanos y europeos que mangonean todo el tráfico de dinero. ES COMO PREDICAR EN EL DESIERTO. Ni siquiera un latinoamericanista como fue Hugo Chávez llegó tan lejos con su idea de Banco Sudamericano. Por favor, no me malentiendan. Si los gobiernos latinoamericanistas no se despabilan recuperando soberanía financiera, que tanto influye en las decisiones políticas, NO NOS QUEDARIA MEJOR CAMINO QUE PEDIR INGRESO EN LA UNION AMERICANA, COMO PUERTO RICO.

Los comentarios de esta entrada están cerrados.

Eco Americano

Sobre el blog

Novedades, tendencias y debates sobre el devenir de la economía y el desarrollo de Latinoamérica y los latinoamericanos.

Sobre el autor

Alejandro Rebossio es periodista. Su especialidad es la economía y trabaja en la corresponsalía de El País en Buenos Aires. Coautor del libro Estoy verde. Dólar, una pasión argentina (Aguilar) y Vaca Muerta (Planeta) junto con Alejandro Bercovich.

Eskup

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal