Bitácora del viaje al campo latinoamericano (I)

Por: | 04 de febrero de 2014

Hoy sale publicado en Planeta Futuro un reportaje sobre campesinado y soberanía alimentaria en Latinoamérica. Una historia que implicó un viaje a las tierras que pequeños agricultores y medianos inversores se disputa en el norte de la provincia argentina de Córdoba, así como sucede en muchos otros rincones de la región. Antes de emprender camino, conversé con el representante para América Latina de la Organización de Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO, según sus siglas en inglés), Raúl Benítez, desde su sede en Santiago de Chile; con uno de los integrantes de la secretaría operativa de la Coordinadora Latinoamericana de Organizaciones del Campo-Vía Campesina (CLOC-VC), Diego Montón, residente en la provincia argentina de Mendoza, y con el vicepresidente de la fabricante norteamericana de semillas transgénicas y herbicidas Monsanto para Latinoamérica Sur, Pablo Vaquero, con asiento en Buenos Aires. Aquí les dejo lo que quedó fuera del reportaje, por si se quedaron con ganas de leer más.

 

Empecemos por algunas frases de Benítez:

 

Ahora es el turno de los campesinos, en la voz de Montón, de CLOC-VC:

 

Para terminar, el otro lado de la campana, el de la agricultura empresarial, el de Vaquero, de Monsanto:

  • "Hay que generar las condiciones que permitan una mayor I+D (investigación y desarrollo), junto con la aplicación de aquellas tecnologías que implican un aumento sustentable de la productividad. Desde Monsanto trabajamos para desarrollar tecnologías para mejorar la productividad y la resistencia a adversidades y que a la vez impliquen una menor utilización de insumos, es decir, semillas y agroquímicos, y, de esta forma, mejorar la calidad de vida de las comunidades."
  • "La Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE) señala que (en el mundo) aproximadamente dos tercios de los pobres viven en zonas rurales, en las que la agricultura es la actividad dominante. Casi toda esta agricultura es realizada por pequeños productores, campesinos rurales, y, por lo tanto, aumentar sus ingresos es prioritario. Estas poblaciones de pequeños agricultores, muchos de subsistencia, son muy vulnerables a la volatibilidad de los precios de los commodities, y a situaciones climáticas extremas. Estos productores sufren hambre por las condiciones de subdesarrollo en las que viven. La OCDE considera que existe la necesidad de aumentar la inversión en las zonas rurales, y que esta política ofrece mejores resultados que si se ofrecen subsidios. Recomienda generar un clima de inversiones, donde la paz, la estabilidad, la institucionalidad, los derechos a la propiedad, la infraestructura, la educación, la salud son factores clave para mejorar la nutrición."                     Soja
     
  • "Según una estimación reciente, la cantidad de tierra/suelo ahorrada gracias al aumento de los rendimientos (agrícolas) desde 1960 es equivalente a las superficies de los EE UU, Canadá y China combinadas, con su correspondiente beneficio ambiental. El concepto de agronegocio es positivo porque incorpora una visión integral de la producción agrícola, y esto permite trabajar hacia una mayor eficiencia e integración de las principales cadenas de producción. Pensamos en procesos que integran a las empresas proveedoras de insumos directamente con los consumidores, pasando por los productores, los proveedores de maquinarias, las empresas vinculadas a la comercialización, etcétera; y todo en el marco de la sociedad del conocimiento porque el conocimiento es uno de los insumos más importantes de la actividad agrícola. Esta visión integral permite, por un lado, que todos los eslabones se enfoquen a las necesidades y demandas de los consumidores y, al mismo tiempo, eficientizar el proceso productivo. Una visión estrecha del agronegocio lo criticaría por mercantilista, pero perdería de vista la dimesión integral del agronegocio. La asignatura pendiente pasa por incorporar aún más la dimensión sustentable de la producción de alimentos, que cada día requiere mayor responsabilidad por parte de todos en la aplicación de agroquímicos y en los planteos productivos, con mejores rotaciones (de los cultivos, de modo de evitar los monocultivos)."
  • "Por definición la agricultura familiar parece ser antagónica con el agronegocio, justamente porque en la agricultura familiar está mucho más presente la dimensión humana de la actividad, mientras que se le atribuye al agronegocio una mayor dimensión comercial. Es esta dimensión del hombre, de la familia que trabaja en su emprendimiento familiarmente, en forma artesanal, y que comercializa su producción sin integrarse al mercado, la que define a la agricultura familiar. Sin embargo, por más que parezcan antagónicas, ambos sistemas pueden y deben ser complementarios. El agronegocio, ubicado en zonas extensivas y la agricultura familiar en zonas periurbanas. Su principal complementación pasa por el eje del consumidor, que puede elegir entre alimentos producidos de diferentes formas: artesanales, orgánicos, convencionales, etcétera."

Hay 1 Comentarios

Que la alimentación de la Humanidad esté en manos de grandes compañías, es el mayor peligro que enfrenta la Humanidad en este siglo.

Publicar un comentario

Los comentarios están moderados y no aparecerán en el blog hasta que el propietario los apruebe.

Si tienes una cuenta en TypePad o TypeKey, por favor Inicia sesión.

Eco Americano

Sobre el blog

Novedades, tendencias y debates sobre el devenir de la economía y el desarrollo de Latinoamérica y los latinoamericanos.

Sobre el autor

Alejandro Rebossio es periodista. Su especialidad es la economía y trabaja en la corresponsalía de El País en Buenos Aires. Coautor del libro Estoy verde. Dólar, una pasión argentina (Aguilar) y Vaca Muerta (Planeta) junto con Alejandro Bercovich.

Eskup

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal