Bitácora del viaje al campo latinoamericano (III y última)

Por: | 26 de febrero de 2014

Volvamos a nuestro viaje al campo latinoamericano. Fuimos de recorrida por el noreste de la provincia argentina de Córdoba para conocer la realidad de los campesinos que viven allí en la pobreza, sin hambre, pero enfrentados desde principios de siglo al riesgo de desalojos por parte de grandes y medianos inversores que pretenden plantar soja transgénica o criar animales en corrales donde antes había arbustos y ganado suelto que pastaban en tierras propias y ajenas, sin alambres de por medio. No es una realidad extraña al resto de Latinoamérica. De camino hacia el pueblo de La Rinconada (a unos 30 kilómetros de la provincia de Santiago del Estero y a 1.000 de Buenos Aires), en un camino de tierra que se torna intransitable cuando llueve y que se presenta desnivelado en los días secos, un militante del Movimiento Campesino de Córdoba (MCC), Germán Pez, cuenta que en los casi 11 años de gobiernos kirchneristas los llamados agronegocios han avanzado sobre la agricultura tradicional, pero también reconoce que ellos cuentan con un aliado en el subsecretario de Agricultura Familiar de Argentina, Emilio Pérsico, líder del Movimiento Evita (por la segunda esposa del expresidente argentino Juan Domingo Perón). Incluso en esa subsecretaría el MCC ha puesto a uno de los suyos, Ramiro Fresneda, como director de Tierras y Hábitat. El Movimiento Nacional Campesino Indígena, al que pertenece el MCC, se ha acercado al Movimiento Evita. El problema es que Pérsico y su equipo controlan solo el 5% del presupuesto del Ministerio de Agricultura, según Pez. La mayor parte de las subvenciones y créditos blandos va para los medianos y grandes agricultores. “Necesitaríamos más fondos o que den a cooperativas máquinas para arar”, propone el militante del MCC. “Lo que no queremos es que nos proponga una reconversión hacia los agronegocios. Eso se intentó en los 90 y fue un fracaso total. El modo de producción tradicional no se tiene que perder”, argumenta Pez.

 

La Organización de Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO, según sus siglas en inglés) celebra en 2014 el año de la agricultura familiar, pero en el noreste cordobés, en el pueblo de Sebastián Elcano, se produce una lechuga que va primero al mercado central de la ciudad de Córdoba y de ahí vuelve a su origen. Problemas de comercialización. O directamente se han dejado de producir allí alimentos que ahora se compran a precios elevados a otros rincones de Argentina. El mismo envase de leche que en la capital de la provincia de Córdoba cuesta 0,53 euros, en Elcano puede comprarse por 1,07. “Deberían fomentarse los tambos (corral donde se ordeña) para producir leche para el pueblo”, sigue proponiendo Pez, y después vuelve a quejarse de que la justicia ampara a los grandes terratenientes en los juicios por desalojo, mientras los gobiernos municipales y provinciales acompañan la política de expulsión de pobladores del campo. Rescata, en cambio, el impacto positivo de la mayor cobertura de las pensiones y la creación de la asignación universal por hijo en los gobiernos de Néstor Kirchner (2003-2007) y de su viuda, Cristina Fernández.

Vamos llegando a La Rinconada, un pueblo de 300 habitantes donde el teléfono y la electricidad llegó hace tres años. Son lujos que no alcanzan a los 350 agricultores que alrededor de la localidad criaban los animales sueltos en los campos de sus vecinos, sin alambradas de por medio. Pero han aparecido algunos inversores a comprar y separar terrenos. Y ciertos campesinos los copiaron y también han comenzado a poner límites, con lo que otros vecinos se quejan de que sus vacas no pueden andar hasta el cercano río Dulce para beber agua. Éstos también protestan porque les quieren cobrar por el pastaje de sus vacas.  

Campesinos-reclaman-tierras-Maraba-Brasil_PREIMA20120125_0198_10-391x266

En 2004, un empresario de la provincia de Entre Ríos (el este de Argentina) compró 25.000 hectáreas en La Rinconada y decidió alambrarlas. Los animales de los campesinos ya no podían pastar en esas tierras ni atravesarlas, como era costumbre. Entonces una noche se organizaron en casa del paisano Juan Barrera, en el paraje Los Eucaliptus, y le cortaron 18.000 metros de cerco. El ejecutivo los denunció por usurpación, pero la causa judicial se ha estancado. Por eso se ha resignado a encerrar a sus vacas en 8.000 de sus hectáreas.  

Frente a la casa de Barrera aún se ven los postes de itín que unían las alambradas después cortadas. Sorprendemos al dueño de casa descalzo y con el torso desnudo, con bombacha (pantalón) de gaucho color crema. Al vernos entra a su pequeña casa, se pone una camisa y alpargatas.

-Acá hay gente que busca campos o que dice que son los dueños. El problema es que nosotros toda la vida criamos a los animales a campo abierto –explica Barrera en una tierra con poca sombra, con escasos algarrobos y tamarines-. Ahora se puso jodida la cosa.

 

Barrera tiene caballos, vacas, cabras, ovejas, cerdos y gallinas. Una pantalla solar genera la electricidad con la que se ilumina su casa y hace funcionar la nevera. Las autoridades le han prometido que algún día llegaría la red eléctrica. Por allí hay una bombona para cocinar. Allá, leña para la calefacción.

-Acá es difícil que los chicos (jóvenes) se queden. Se van para estudiar o trabajar a la ciudad. Allá viven más o menos. No tienen terreno, alquilan –cuenta entre el trinar de la chicharras en el atardecer del verano austral, antes de que los mosquitos comiencen a faenar la piel de los humanos.

Indígenas

Los dos de los ocho hijos de Barrera que se han quedado con él en el campo suelen arrear casi todos los días a caballo unas 100 vacas a lo largo de 15 kilómetros hasta el río Dulce. Salen a las 4 de la mañana y vuelven a las 7 de la tarde cuando se les pierde algún animal y lo tienen que buscar. Al mediodía paran para comer las milanesas o el asado (barbacoa) que acarrean en sus alforjas. Barrera, de 63 años, tiene un marcapasos y ya no los puede acompañar, pero tampoco se queda quieto en su casa.    

Aquella tarde Barrera fue a La Rinconada a participar de una asamblea de campesinos de la zona. Allí estaba Zulema Angulo, pensionista que cría cerdos en una casa del pueblo.

-Tenemos ventajas y desventajas –opina Zulema-. Las ventajas son la tranquilidad, que tenemos confianza entre los vecinos.

 

Entre las desventajas menciona que el pueblo está conectado con otros por un autobús que pasa por allí una vez por semana. O que ha dejado de haber un médico viviendo en La Rinconada. Pero reconoce mejoras en los últimos años.

-Ahora todos tienen camioneta. Antes andaban en bicicleta.

-Es que ahora el 90% es pensionado. Eso es una muy buena ayuda –observa Barrera.

Otra campesina que se acerca a la reunión disiente. Es Duberlina Villalba.

-Lo único que tengo es la pensión que se la debo a Cristina (Fernández), pero esto va a peor. Los gobernantes municipales no nos ayudan nada. Los campos se cierran –alude Duberlina a los alambres.

 

-Pero ahora los animales valen más –la contradice otro asambleísta, el joven José Báez. Los precios de los alimentos han subido en todo el mundo en el siglo XXI de la mano de la creciente demanda de China, aunque aún no alcanzan los máximos históricos de la década del 70, cuando ocurrieron las crisis del petróleo. Es más, están en leve descenso desde 2013.

-Pero en nuestro pueblo no hay trabajo para nadie… -pinta Zulema una realidad con luces y sombras-. Aunque peor estábamos en la hiperinflación (3.079% en 1989 y 2.038% en 1990). Con un cabrito comprabas un kilo de azúcar. Ahora comprás más de un kilo. En esa época nadie tenía pensión, había hambre.

-Pero ahora también está subiendo el precio de la mercadería –advierte Báez sobre la actual inflación de argentina, que en enero pasado se acercó al 30% anual.

De los precios pasan a hablar de los desalojos.

-Hay que resistir. Vienen ellos que tienen el poder económico –se planta Zulema a sus 66 años.

 

-Vienen los de Monsanto –se refiere Báez al fabricante norteamericano de semillas transgénicas y agroquímicos que provee a los inversores que llegan por esas tierras.

-Por eso tenemos que estar unidos acá –propone Zulema-. Si uno cede, entran y lo dejan sin tierra. O te dejan dos o tres hectáreas, donde no podés criar ni gallinas.

-Hay muchos que se asustan. Tienen miedo y les sacan la tierra –añade Báez con su boina negra.

-Se van apoderando de todo –lamenta María Galán, cuya finca está en disputa con un mediano agricultor de la ciudad de San Francisco, en el este de Córdoba, la tierra que vio nacer al ministro de Economía que encarnó la receta neoliberal en los Gobiernos de Carlos Menem (1989-1999) y Fernando de la Rúa (1999-2001) y que acabó llevando a Argentina hacia una de sus peores crisis, Domingo Cavallo-. Acá, el que usurpa sale limpio (ante la justicia).

-No nos podemos ir a apiñar a la ciudad –reclama Zulema-. Yo tengo familia allá, podría irme, pero me quedo.

 

Y un joven la interrumpe.

-¿Cómo me voy a ir del campo si acá viene la gente de la ciudad para descansar? Últimamente se quedan muchos como yo. Cuando querés ir a bailar, agarrás el auto (coche), vas a otro pueblo y volvés

Hay 9 Comentarios

Propaganda y Fascismo: si el inutil de Persico maneja el 5% del Presupuesto, ya vemos los resultados. Rodrigazo para TODOS y TODAS.

Sr. rebossio, ud. es bueno para repetir maximas - aun, cuando se le ve la hilacha.
Antes de sostener estos principios - de dudoso cumplimiento en su cao, le mando un ejemplo de su falta de etica periodistica y su intento de manipulacion de la opinion de los lectores, que ud. mismo muestra en este articulo:
En la linea 17, ud. escribio: "El problema es que Pérsico y su equipo controlan solo el 5% del presupuesto del Ministerio de Agricultura, SEGUN PEZ".
Este dato - SEGUN PEZ - es la perlita que muestra que toda la oracion podria ser una absoluta mentira, ergo, el Movimiento Evita (movimiento del peronismo de izquierda) en realidad NO recibe ningun porcentaje del gobierno.
Como ve, ud. es tan mal profesional (deberia haber confirmado una informacion tan importante y no haberse basado en una version - y como bien dijo nuestro ministro de economia, a ud. tambien se le notan los colmillos.
En cuanto a visitar su blog, no gracias - no quiero contribuir mas con sus patrones - el grupo Prisa - para quien ud. intenta conseguir recursos con cada una de nuestras visitas.
como ve, no todo es blanco y negro, a veces, algunos parecen blancos, pero solo es en realidad una mimetizacion - muy oportunista.

Daniel: si leyeras más este blog verías muchos comentarios positivos de Argentina, además de negativos. Incluso en este artículo los que hablan dicen también cosas buenas del kirchnerismo. La realidad no es blanca o negro.

Sr. Rebossio, yo debería criticarlo por escribir en su titular "campo latinoamericano" (Vamos usted también sospecha que es una imprecisión grande). Como sea, no lo hago porque puedo entender sus razones. Pero más importante aún, la "otra" perspectiva económica que ha tomado me ha enseñado cosas de las cuales no tenía conocimiento (En ese sentido también agradezco a los comentaristas que han aportado sus visiones).... En conclusión, ha sido agradable leer la última serie de artículos que ha presentado (Advertencia: vuelve a generalizar la situación argentina para hacerla aparecer como latinoamericana y mi próximo comentario será todo en mayúsculas).

algunos le pegan al gobierno Kirchnerista por derecha - los sojeros. Sin embargo, otros, le pegan por izquierda - este articulo??.
El objetivo es pegarle y deslegitimarlo. Aca, la pseudo critica por izquierda, le sirve a la derecha (es muy llamativo que estes diario, siempre publique opiniones contrarias al gobierno de Cristina - incluidos sus blogs)

Pérez: es verdad que el caso que cuento es de Argentina, pero situaciones similares se viven en países como Paraguay o Brasil.
Puchurula: te agradezco que siempre leas mis artículos. Le generás tráfico a la página web de El País, con lo que también terminás beneficiando al periódico. Me sorprende que digas que soy vocero de Clarín, pues no me había enterado, ni me han pagado el sueldo que me correspondería por un trabajo así. Trabajo en El País y el artículo que publico hoy no creo que le guste demasiado a periodistas identificados con el modelo sojero que ha crecido en Argentina en los últimos años.

El joven alejandro Rebossio es vocero del Grupo Clarín que repica en el Grupo Prisa . Sobre temas de agro no hay nadie como el Grupo Clarín para hablar de las tropelías de sus cuadros dirigenciales. El ingeniero Huergo es quien maneja todo.

Esta columna debería llamarse Eco Argentino. Carece de universalidad 'latinoamericana', lo que quiere que sea eso aparte de una categorización que agrupa a varias economías que son subdesarrolladas y anónimas para transnacionales, calificadoras, etc.


Pero quieren hacer un país campesino en Argentina....
No basta el gobierno argentino cobrar altos impuestos de los plantadores de soya....NO compreendo como hay tantas leyes que sirven como un tiro en el propio pie.....
En Brasil en 1992/1993 hubo una ley que tajaba la exportacion de los produtos industrializados de soya, conocida como ley Kandir, en resumen, los exportadores prefirieron exportar soya en grano, con eso, China construyó su parque industrial de soya,,,
No hay politicos en Latinoamerica, solo hay intereses personales.....
A mi me encantó la capa de la revista "the economist":
The parable of Argentina...What others countries can learn from a century of decline.
Todos saben que hasta 1929 Argentina era un país rico, tan rico como Australia solia ser.....pero cuando Perón entro en el gobierno hizo un gobierno de sindicatos y hasta hoy en dia los peronistas siguen su lema,,,,no es sin razón que Argentina se convertió en un país fallido.
En Venezuela el loco del Chaves puso armas en todo el populacho Venezuelano, hoy en dia el pueblo venezuela se queda dividido, pero la clase media no tiene armas para defender-se, solamente los chavistas, pobre pueblo venezuelano.
En Argentina el pueblo no tiene la plata, incluso estaba leyendo sobre la copa del mundo de Brasil, y la gente que más compró los ticketes del futbol fueron los brasileños, seguido de los norte americanos, en seguida los colombianos...YO pensaba que los Argentinos iban a comprar muchos ingresos, pero como pueden se no tienen la plata...incluso el populacho en Argentina no va a dejar que los Kirchners dejen el poder, apesar del pais estar fallido...
En Brasil el Partido de los trabajadores también tiene el apoyo del populacho, entonces van a se mantener en el poder....
La politica en latinoamerica es dividir para dominar, los pueblos quedan se divididos dentro de su propio pais,,,,y Cuba sigue interveniendo en Brasil, en Venezuela,,,que lastima....
Cuando Tim Maya era joven el robó una mesa y se quedo en la carcél por 8 meses, (segun su biografia), que aõranzas tengo de los militares...hoy en dia en Brasil un joven puede assassinar muchas personas que no se quedará en la carcel......
Les escribo desde MIAMI (ciudad maravillosa, donde toda la gente de bien, cansada de oir mentiras de LULA, KIRCHNER y CHAVES_MADURO) vino a vivir la vida en paz, prosperidad y seguridad, cosa que hace falta en latinoamerica.
El gran problema de latinoamerica (hoy en dia) es la lucha entre el vitimismo y la modernidad, pena que el vitimismo parásito esté ganando la pelea.
Hay un dicho español que dice:"la verdad tiene muchos en su contra y la mentira muchos en su favor".
Asi es la cosa en latinoamerica.
Saludos desde MIAMI (la verdadera ciudad maravillosa)

Publicar un comentario

Los comentarios están moderados y no aparecerán en el blog hasta que el propietario los apruebe.

Si tienes una cuenta en TypePad o TypeKey, por favor Inicia sesión.

Eco Americano

Sobre el blog

Novedades, tendencias y debates sobre el devenir de la economía y el desarrollo de Latinoamérica y los latinoamericanos.

Sobre el autor

Alejandro Rebossio es periodista. Su especialidad es la economía y trabaja en la corresponsalía de El País en Buenos Aires. Coautor del libro Estoy verde. Dólar, una pasión argentina (Aguilar) y Vaca Muerta (Planeta) junto con Alejandro Bercovich.

Eskup

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal