¿Cuáles son los países con más y menos empleo informal?

Por: | 20 de octubre de 2014

Los latinoamericanos en general están dejando de buscar trabajo ante la desaceleración de la actividad económica. Cada país tiene sus particularidades y hay excepciones, como Colombia, Costa Rica y Venezuela, pero es lo que está ocurriendo en Brasil, Argentina o México. Como consecuencia, baja el desempleo, categoría que mide a la población que emprende iniciativas para conseguir laburo o chamba y no lo logra. Es decir, la caída del paro esta vez no es una buena noticia, como en los años anteriores. Pero el drama laboral que más afecta a los latinoamericanos sigue siendo el del empleo informal, sin derechos, sin cobertura sanitaria ni contribuciones para una futura pensión.

 

 

País

Empleo informal 2009 (%)

Empleo informal 2013 (%)

Costa Rica

43,6

30,7

Uruguay

38,7

33,1

Brasil

41,7

36,5

Panamá

43,8

41,8

Argentina

50,1

46,8

Ecuador

60,5

49,3

Dominicana

48,2

51,2

México

53,5

53,8

Colombia

57,1

54,5

El Salvador

66,2

60,1

Paraguay

70

63,8

Perú

69,7

64,8

Honduras

73,2

72,8

Guatemala

75,1

73,6


El 46,8% de los latinoamericanos carece de empleo formal, según un informe que difundió la pasada semana la Organización Internacional del Trabajo (OIT) sobre los datos de 14 de los 19 países de la región, excluidos algunos como Chile y Venezuela. Claro que hace cinco años el panorama era aún peor: el 50,1% trabajaba en la economía sumergida, en general por cuenta propia, o empleado sin papeles o en forma irregular por empresas formales, del propio Estado o en una casa de familia. La OIT opina que la reducción del empleo negro no se logra solo con el crecimiento económico, y menos en tiempos de ralentización de la expansión, sino con una combinación de diversas políticas que apunten en este sentido. Y pone como ejemplos algunos paquetes de medidas que ciertos países adoptaron en favor del trabajo digno, necesario para reducir la desigualdad y la pobreza, pero también para recrear el mercado interno y fortalecer finalmente la economía.
De los 14 países analizados, Costa Rica, Uruguay y Brasil muestran los menores niveles de informalidad laboral. Guatemala, Honduras y Perú se encuentran en las antípodas. Entre 2009 y 2013, los países que más redujeron el flagelo han sido Costa Rica y Ecuador (más de 10 puntos porcentuales), Uruguay, Brasil, El Salvador y Paraguay (más de cinco). En cambio, en República Dominicana y México son los únicos países evaluados en los que aumentó el número.

 

Informal

Empleo en Latinoamérica/EFE


¿Qué han hecho los países que mayores logros han obtenido? En la Costa Rica que gobernaba Laura Chinchilla y en El Salvador que presidía Mauricio Funes, a partir del tratado de libre comercio con EE UU, la superpotencia auspició un programa que también incluye a Honduras -donde el progreso ha sido nimio- para mejorar la organización, la capacitación y el desarrollo empresarial formal, la simplificación de trámites, el apoyo a jóvenes en el paro y el impulso de emprendimientos de mujeres, según relata la OIT. Este tipo de iniciativas ha respondido a la presión de los sindicatos norteamericanos en contra de la competencia con obreros sin derechos. Otros países que han simplificado trámites a las compañías son Colombia, Panamá y Brasil.
La OIT destaca que Costa Rica cuenta desde la década del 70 con los convenios de aseguramiento colectivo, por los que los trabajadores independientes agrupados en asociaciones o cooperativas se formalizan. Argentina también dispone de “mecanismos no convencionales de aseguramiento”, según el organismo, como los acuerdos suscritos entre el sindicato y empresarios de la actividad rural para dar protección social.
Costa Rica ha organizado ferias laborales para informar de sus derechos a los migrantes, muchos de los cuales se emplean en hogares. Al igual que la mayoría de los países de la región, ha adoptado subvenciones a desempleados y trabajadores informales con hijos a cambio de que los envíen a la escuela y los controles sanitarios. Estos planes han mejorado la protección social de este tipo de empleados y, contrariamente a la creencia de que desalientan el empleo o el empleo informal, han logrado en países como Brasil de Luiz Inácio Lula da Silva y Dilma Rousseff, donde se han hecho investigaciones al respecto, que aumentara la cantidad de personas que buscan y consiguen trabajo. “Un empleo, preferentemente formal, es lo que los hogares siguen deseando y precisamente existía (antes del subsidio Bolsa Familia) una barrera caracterizada bien por la falta de recursos financieros o bien por falta de acceso a información relevante para buscar de modo más eficiente una oportunidad”, dice la OIT.

 
Ecuador, Brasil, México y Perú han vinculado las compras estatales a la formalización del empleo en las empresas proveedoras. El país de Rafael Correa también destacó porque, al igual que Argentina, han hecho campañas de difusión sobre el flagelo del empleo informal y las ventajas del blanqueo de empleados.
La OIT menciona que Ecuador y México han incentivado la formalización de contratos al ofrecer y simplificar el acceso a beneficios sociales, como créditos para la compra de coches y viviendas. Quito ha emprendido inspecciones laborales en hogares y ha reforzado con más visitas y más agentes mejor pagados las que aplicaba en empresas. Argentina, Perú, Chile, Colombia, Uruguay y Brasil también han fortalecido el control.
Del total de empleados informales en Latinoamérica, el 40,9% son trabajadores autónomos, el 27,8% pertenece a pequeñas empresas de menos de diez empleados, el 10,3% son asistentas, el 9,4% se desempeña en grandes y medianas compañías con plantillas de más de diez personas, el 5,3% auxilia a su familia en tareas laborales y el 4,3% está contratado en forma irregular por el mismo Estado que debería velar por sus derechos. A su vez, la mayoría de los trabajadores de emprendimientos familiares (100%), por cuenta propia (82,3%), domésticos (77,5%) y de pequeñas empresas (58,6%) carece de protección social, mientras que son minoría en las medianas y grandes compañías (14,4%) y en el Estado (15,9%), aunque en ambos casos las infracciones no dejan de indignar, tal como sucede con familias ricas y de clase media alta que mantienen a asistentas en la informalidad.

 

Informales

Comerciantes informales en la frontera entre Colombia y Venezuela/EFE


Otros datos interesantes: las mujeres sufren más el empleo no registrado (49,7%) que los varones (44,5), los jóvenes (55,7%) más que los adultos (44,9%) y los que solo completaron la educación primaria o ni siquiera eso (64,4%) más que los graduados del nivel terciario (26,3%). El sector económico que más emplea sin derechos es la construcción (68,6%), el comercio, los restaurantes y los hoteles (55,7%) y el transporte, el almacenamiento y las comunicaciones (49,7%), mientras que en los servicios de electricidad, agua y gas llega al 10%; en las finanzas, al 26,2% y en la minería (28,3%). En la industria es del 38,8% y en los servicios, del 41,2%.

Hay 2 Comentarios

La informalidad aqueja duramente a Latinoamerica, donde la mayoría de políticas gubernamentales están enfocadas a ampliar el poder adquisitivo de los grandes empresarios, esperando con ello que estos generen nuevos empleos. Lamentablemente, se produjo un aumento de carga laboral en los empleados ya establecidos en estas compañías, mas no existió el dichoso aumento de puestos de trabajo formal.
http://www.gyjgroup.com

El problema es que ese empleo que nos "inventemos" en demasiadas ocasiones es demasiado precario. Hace falta saber, aprender y ser profesionales de lo que hagamos

http://inversionesforex.hol.es/conceptos/ventajas-de-una-cuenta-demo-en-forex/

Los comentarios de esta entrada están cerrados.

Eco Americano

Sobre el blog

Novedades, tendencias y debates sobre el devenir de la economía y el desarrollo de Latinoamérica y los latinoamericanos.

Sobre el autor

Alejandro Rebossio es periodista. Su especialidad es la economía y trabaja en la corresponsalía de El País en Buenos Aires. Coautor del libro Estoy verde. Dólar, una pasión argentina (Aguilar) y Vaca Muerta (Planeta) junto con Alejandro Bercovich.

Eskup

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal