El peor trienio de la exportación latinoamericana en ocho décadas

Por: | 23 de octubre de 2015

No son buenos tiempos para exportar en Latinoamérica. Las ventas externas de la región está atravesando su peor trienio en ocho décadas, según el informe que difundió esta semana la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (CEPAL). El organismo de la ONU prevé que este año los envíos al exterior de América Latina caigan el 14% y que el año próximo continuarán en retroceso. En 2013 bajaron 0,4% y en 2014, 3%. Las fuertes caídas en los precios de las materias primas, principales exportaciones de Sudamérica, y una menor demanda internacional por los productos que la región exporta explican la disminución. La CEPAL anticipa para 2015 una merma del 41% en Venezuela, 30% en Bolivia, 29% en Colombia, 25% en Ecuador, 22% en los países del Caribe, 17% en Argentina y Chile, 16% en Perú, 15% en Brasil, 14% en Paraguay, 12% en Uruguay y 4% en México y América Central, menos perjudicados porque exportan sobre todo manufacturas y además a un EE UU, en plena recuperación.

 

“La región está en una encrucijada: o sigue en el actual camino restringido por el contexto global, o se compromete por una inserción internacional más activa que privilegie la política industrial, la diversificación, la facilitación del comercio y la integración intrarregional”, advirtió la secretaria ejecutiva de CEPAL, Alicia Bárcena. El de por sí bajo comercio dentro de la región cae más que el dirigido a otras partes del mundo. Dos de los canales de mayor intercambio intrarregional están dañados. Uno, por el conflicto político que ha cerrado la frontera entre Colombia, con una devaluación que apreció el dólar un 22% contra el peso en lo que va del año, y Venezuela, afectada por una fuerte contracción económica. Otro, por el descenso del intercambio entre Brasil, en recesión y con un dólar que subió el 47% contra el real, y Argentina, que impone barreras generalizadas, aunque la Organización Mundial de Comercio (OMC) ha ordenado que las levante a partir de 2016.

China, motor del aumento de los precios y la demanda de productos básicos, ya no crece ni al 9% como hace unos años ni al 7% como en 2014, pero la CEPAL mantiene sus esperanzas de que el nuevo modelo chino que mira más al mercado interno que a la exportación pueda reportarle beneficios a América Latina. “La nueva normalidad china, que transita a una economía con más énfasis en el consumo, representa una oportunidad para América Latina y el Caribe de diversificar sus envíos a ese país. Por ejemplo, la región podría convertirse en un socio estratégico para China en el rubro agroalimentario, ya que se espera que el país asiático duplique sus importaciones de este tipo de productos hacia 2020”, comenta el organismo.

Santos

El puertos de Santos, Brasil/REUTERS

 

Latinoamérica, mientras tanto, camina de momento caminos que se bifurcan. México, Perú y Chile ya tenían acuerdos de libre comercio con EE UU y Canadá, pero ahora se sumaron con ambos al futuro Tratado Trans-Pacífico (TTP), que les abre puertas a Asia y Oceanía, pues engloba a Brunéi, Nueva Zelanda, Singapur, Australia, Japón, Malasia y Vietnam, uno de los países de mano de obra barata que ha captado inversiones que se van de China por el encarecimiento gradual de los salarios en este gigante. Lo curioso es que Colombia, el otro integrante de la Alianza del Pacífico latinoamericano, se mantuvo excluida del pacto. El Nobel Joseph Stiglitz hizo una fuerte crítica al TTP.

Hace diez años, Mercosur (Argentina, Brasil, Paraguay, Uruguay y Venezuela) le decía adiós a la nonata Área de Libre Comercio de las Américas en boca del entonces presidente venezolano, Hugo Chávez: “ALCA, al carajo”. Ahora, el candidato presidencial favorito de Argentina en las elecciones de este domingo, Daniel Scioli, ha viajado a Brasil y Uruguay para decirles a sus jefes de Estado, Dilma Rousseff y Tabaré Vázquez, que habrá que abrir nuevos mercados. Rousseff y Vázquez venían abogando por ello, pero la actual presidenta argentina, Cristina Fernández de Kirchner, se resistía. La negociación más concreta que mantiene Mercosur es con la Unión Europea… desde hace 16 años. El Gobierno de Vázquez promete que se sellará el pacto en 2016. Habrá que ver si un Brasil en crisis política, recesión y elecciones parlamentarias de medio turno del segundo Gobierno de Rousseff se dispone a hacerlo. Analistas consideran que el gigante sudamericano de momento venía responsabilizando a Argentina del estancamiento de las negociaciones, pero a la vez se sentía cómodo en esa situación. Si el próximo jefe de Estado argentino cambia la política exterior de los Kirchner, Rousseff deberá afrontar otro desafío.

Hay 2 Comentarios

Antes de las reformas, América Latina producía 2/3 de todas las manufacturas y productos industriales del mundo en desarrollo, hoy es menos de 1/4 (Datos del profesor de la Universidad de Cambridge, Jose Gabriel Palma). mientras en Asia implantaron políticas liberales de manera pausada y pragmática (En India las reformas iniciaron a principios de 1980, la primera liberalización industrial ocurrió en 1986-87 y la primera de carácter financiero sucedió en 1993, En China las inversiones foráneas tienen que hacerse con un socio local para lograr transferir tecnología y recursos al país), aquí en las américas se hicieron modificaciones a la rápida y sin reflexión sobre las posibles consecuencias en el largo plazo.

Brasil exporta gran parte del mineral de hierro del mundo pero es responsable de solo el 2% de las exportaciones del acero mundial. Si la India puede tener industrias del acero rentables, competitivas, que generan un amplio margen de ganancia y dan empleos. ¿Por qué el Brasil no puede?

Otro caso aún peor es mi país, Chile, en donde han desaparecido la mayoría de las industrias manufactureras e industriales que generaban productos con valor agregado y entregaban empleos con remuneraciones sobre la media. No se les dio tiempo a las compañías para adecuarse al nuevo escenario globalizado como si hicieron los gobiernos en Asia (En ese tiempo dictaduras mejor dicho, en ambos lados del pacifico en todo caso).

Del total de las exportaciones de cobre de Chile en los años 60s y 70s, la mayor parte de la producción correspondía a cobre refinado (50% del total, producto que se comercializa a un mayor valor) y menos de 15 a 20% de barros anódicos (tierra casi sin procesar que es una mezcla de muchísimos minerales, entre ellos oro y cobre). Hoy, año 2015, hubo un retroceso espantoso. Alrededor del 50% de las exportaciones de cobre corresponden a los famosos barros y menos de 20% a lingotes de cobre refinado y mejor no decir nada sobre la fabricación de productos de cobre (como tuberías y cables eléctricos) que nos pondríamos rojos de vergüenza. En el gobierno de Piñera (de derechas) se disminuyeron los fondos para la investigación y desarrollo del cobre en las instituciones públicas (Codelco y universidades), Es curioso que el país que más produce cobre, producto del que depende gran parte de su futuro económico deja su investigación científica en manos del occidente y Asia.

¡Es increíble! en vez de avanzar. Retrocedemos. Este actuar no se sustenta en ninguna racionalidad económica, es estúpido y grotesco porque si ese proceso de refinado se hiciera en el país los costos serían más baratos para todos los actores involucrados y generarían un margen de ganancia sustancialmente mayor para el país (hay un varios estudios rigurosos sobre este tema). Ese actuar tan insensato e irracional solo responde al "fundamentalismo de mercado" de la élite chilena que solo se conforma con migajas en vez de la torta entera. Es ridículo y me da vergüenza estar en Australia explicando como una cosa de este tipo sucede en Chile. No es el Congo, no es Centroamérica, es Chile. Supuestamente el país más serio y desarrollado de América. Otro ejemplo de la estupidez de nuestros gobernantes es que BHP Billiton precisamente en Australia (casa matriz de la compañía) paga 30% en concepto de royalty minero (un tipo de impuesto) y en Chile es un miserable 2% ¡DOS POR CIENTO!

En la actualidad la mayor parte de los empleos corresponden al sector servicios, que ofrece trabajos tercerizados, precarios e inestables y con salarios extremadamente bajos. Gran parte de la población, algo así como el 70% de los trabajadores chilenos, recibe remuneraciones de menos de $400.000 (580 dólares mensuales, datos de la "fundación sol" de acá) en un país donde los precios son altísimos, producto de las distintas malas prácticas de los empresarios. Tómese un tiempo y revise el caso de colusión en los precios de los pollos y el papel tissue (papel higiénico y servilletas), las repactaciones unilaterales de una tienda de retail llamada "la polar" y un montón de casos más que usted podrá encontrar fácilmente en internet. Un país donde la seguridad social es un eufemismo, no existe en la realidad. La mayoría del sistema educacional tanto básico como universitario es privado, una parte es subvencionada con fondos públicos y aun así sigue siendo extremadamente oneroso para familias que ganan tan poco. Los costos son muy altos, de hecho la educación superior chilena es una de las más caras en el mundo. El país modelo, aquel donde el PIB per cápita es de casi 20.000 USD, no se condice con la realidad.

y me olvide mencionar que los chilenos esta endeudado hasta el extremo. de hecho hay mas personas endeudadas (9,5 millones) que ocupadas (7,9 millones)...¿Eso es normal Sr. Rebossio?

Muchos Peruanos, colombianos y dominicanos han estado emigrando a Chile esperando un futuro mejor para ellos y sus hijos, alentados por la propaganda sin fundamentos que muestra a Chile como una “nueva Europa en América” llena de gente blanca y feliz. Y al llegar acá se dan cuenta de que todo es carísimo y los sueldos son bajos, que casi no hay industrias y que su "mejor" opción es trabajar atendiendo público en un supermercado o tienda comercial con extensas jornadas y por un sueldo que es menos del mínimo (menos de 300 dolares), los arriendos e hipotecas (dividendos les decimos en Chile) han subido de forma exagerada (los precios de las casas y departamentos han aumentado dos e incluso tres veces su valor inicial en apenas 5 años). Se dan cuenta que la atención de hospitalaria es pésima ya que el sistema público tiene que “competir” con el privado, aun sabiendo que está en desigualdad de condiciones, los chilenos sabemos que si no vamos a una clínica privada podemos morir en la urgencia esperando 7, 10 o 12 horas por una atención de máximo unos cuantos minutos, sabemos que si tenemos que operarnos podríamos que esperar para hacerlo unos 4 o 6 años como mínimo (las famosas listas de espera en los hospitales públicos chilenos, si no me cree busque en diarios y publicaciones por internet). Ningún latino me cree cuando les cuento que el acceso a agua no es un derecho. El agua se considera un recurso privado, transable a precio de mercado, casi al mismo nivel de una acción de una compañía.

Me da pena estar en Chile y no poder hacer nada, me da depresión ver como un país vendió sus industrias públicas más rentables al primero que apareció por unos cuantos pesos y que destruyó descaradamente sus industrias privadas mejor posicionadas para dar paso a la "modernidad".

Me da rabia e impotencia ver como Corea del sur, que en los años 50 solo producía pescados y alguno que otro commodity, ahora produce automóviles, productos tecnológicos y químicos de alta calidad y nosotros solo vendemos frutas, cobre y dependemos de empleos en servicios, que en cualquier momento pueden deslocalizarse a otra nación que se venda por menos y sea más rentable, me da pena ver como China e India avanzan y países como Brasil y Argentina van directo al abismo.
En los 50s y 60s nuestra gente tenía un estilo de vida ampliamente superior al de los países asiáticos, al ritmo en que vamos lo más probable es que no solo nos alcancen en desarrollo económico sino que también nos superen en bienestar.

Espero algún comentario suyo.
atte. Gerrit, Santiago de Chile.

El gobierno de Argentina perdió los últimos cuatro años del modo mas lamentable.Ni siquiera importan insumos médicos a excepción de la efedrina. Las reservas del Bco. Central de Argentina están agotadas. Se ha vaciado los fondos del ANSES , que son los fondos de los jubilados y el panorama que va a encontrar el futuro presidente es mas o menos similar al del 2001.

Publicar un comentario

Los comentarios están moderados y no aparecerán en el blog hasta que el propietario los apruebe.

Si tienes una cuenta en TypePad o TypeKey, por favor Inicia sesión.

Eco Americano

Sobre el blog

Novedades, tendencias y debates sobre el devenir de la economía y el desarrollo de Latinoamérica y los latinoamericanos.

Sobre el autor

Alejandro Rebossio es periodista. Su especialidad es la economía y trabaja en la corresponsalía de El País en Buenos Aires. Coautor del libro Estoy verde. Dólar, una pasión argentina (Aguilar) y Vaca Muerta (Planeta) junto con Alejandro Bercovich.

Eskup

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal