El difícil caso del tetrabrik

Por: | 17 de marzo de 2010

Un tetra brik de leche de la marca Polesa En la cesta de la compra hay un artículo muy común que sigue generando una gran controversia sobre su impacto ambiental: el tetrabrik. Este sofisticado envase de 30 gramos de peso, compuesto de un 75% de cartón, un 20% de plástico y un 5% de aluminio, aglutina alrededor suyo tanto a críticos como a defensores.

A pesar de su innegable utilidad para conservar alimentos líquidos perecederos sin refrigerar y sin conservantes, o de la especial eficiencia de su forma geométrica para ser transportado, a este envase se le sigue mirando mal a menudo en los pasillos del súper por sus dificultades para ser reciclado una vez que se vacía y se tira a la basura. Y es que este producto comercializado por la empresa Tetra Pak puede estar formado hasta por seis láminas distintas de materiales: dos iniciales de polietileno, una de aluminio, otra de polietileno, la más gruesa de cartón y una última más de polietileno. Capas muy distintas difíciles de separar.

Desde Tetra Pak Ibérica se incide en que este envase de cartón sí se recicla en España, para lo que basta que el ciudadano lo deposite en el contenedor amarillo. La compañía especifica además que son principalmente dos las plantas que se ocupan de ello: las de Stora Enso y Alier. Y, según datos de 2008 de la empresa que gestiona estos residuos, Ecoembes, se estaría reciclando ya el 45% de los tetrabriks consumidos en el país, unas 61.470 toneladas.

¿Cómo se lleva a cabo el reciclaje de estos envases multicapa? “Nosotros reciclamos ahora unas 50.000 toneladas al año que vienen de España, de Portugal e incluso del sur de Francia”, explica Juan Vila, consejero delegado de la fábrica de cartón reciclado de Stora Enso en Castellbisbal, a unos 20 kilómetros de Barcelona, que da detalles concretos de cómo se realiza este proceso: “Separar el cartón con agua para reaprovecharlo es sencillo, en cuanto al resto, la mezcla de polietileno y aluminio, lo que se ha hecho hasta ahora es enviarlo a vertedero”.

“Hemos invertido 7 millones de euros en un proyecto para poder aprovechar en breve también el aluminio y el polietileno”, destaca el representante de esta fábrica barcelonesa. “Se hace por medio de pirólisis: se calienta los restos de estos dos materiales a 400 grados de temperatura para que el polietileno se parta y se transforme en diferentes gases que se utilizan para producir vapor en la fábrica, y de esta forma se consigue separar el aluminio”.

Existen otras alternativas para directamente transformar la mezcla de los briks en un material mixto con el que fabricar palés, vallas, suelos, mobiliario… Sin embargo, aunque se consiguiese que no llegase nada al vertedero seguiría quedando un inconveniente: Con los tetrabrik que se reciclan no se puede producir otro tetrabrik. Este envase lanzado en 1951 por Ruben Rausing, en Lund (Suecia), tiene unas particularidades que obligan a fabricarlo una y otra vez con materias primas nuevas. Esto es, principalmente, fibra virgen de pinos, abetos y abedules de bosques “en continuo crecimiento” de países escandinavos; pero también nuevo aluminio y polietileno.

Con el vidrio sí se puede cerrar el círculo y producir una botella aprovechando la que se tira. En cuanto a los envases de plástico (polietileno de alta densidad o PET), aunque ya no existen impedimentos sanitarios como antes, por el momento tampoco se están fabricando con material reciclado, salvo alguna excepción.

Pero si esta es la mala noticia, la buena es que el popular tetrabrik puede resultar mejor que otros envases en lo que respecta a emisiones de CO2. Esto es lo que se desprende de un estudio encargado por la empresa Tetra Pak al Instituto de Energía e Investigación Ambiental (IFEU) de Heidelberg (Alemania) sobre la huella de carbono de distintos envases para leche y zumos del mercado español. En concreto, se analizaron las emisiones de CO2 en todo su ciclo de vida de varios modelos de tetrabrik y distintos botellas de plásticos de polietileno de alta densidad (HDPE) y de tereftalato de polietileno (PET); no se tuvo en cuenta ninguna alternativa en vidrio.

La conclusión fue que los distintos formatos de tetrabrik siempre salían ganando en España frente a los de plástico (dado que el componente principal de estos envases es la fibra de madera frente a los derivados del petróleo de los otros). Es más, el estudio calculó que un tetrabrik de los de un litro de leche vendido en España supone la emisión(1) de unos 111 gramos de CO2, una cantidad menor que cualquiera de los formatos de plástico, incluso aquellos más eficientes de 1,5 litros. Es decir, que, aunque por lo general un formato más grande y con más contenido suele resultar más ecológico, según este estudio de Tetra Pak, hoy en día en España tres tetrabriks de 1 litro de leche generan menos emisiones que dos botellas de polietileno de 1,5 litro.

Estos resultados coinciden con otras estimaciones que llegan a concluir incluso que un tetrabrik supone también menos CO2 que una botella de vidrio. De hecho, otra comparativa de análisis de ciclo de vida realizada esta vez en Francia por Bio Intelligence Service también para Tetra Pak aseguraba que un tetrabrik de un litro de zumo significa la emisión en este país de 87 gramos de CO2, frente a los 129 gramos de CO2 de un envase de litro de PET y los 345 gramos de CO2 de una botella de vidrio.

Estas cifras concretas no son extrapolables a otros países. Sin embargo, muestran como en ocasiones el que mejor se recicla no es también el que menos CO2 emite. En el caso de los envases de vidrio, sus altas emisiones se deben a las altas temperaturas requeridas en los hornos para producir cada botella, pero también al mucho mayor gasto de energía en el transporte.

Y es que no es lo mismo transportar los livianos 30 gramos de un tetrabrik que los 322 gramos(2) que pesa de media una botella de vidrio en España (aunque sea  reutilizada).


(1) Esto incluye las emisiones de CO2 equivalente durante la fabricación de las materias primas, la fabricación del envase, el envasado, la distribución, embalajes secundarios y terciarios, y las emisiones del reciclado y del vertedero.

(2) Según datos de la Asociación Nacional de Fabricantes de Envases de Vidrio (Anfevi), que también advierte que el peso de una botella puede variar mucho, pues una de cava puede alcanzar el kilo de peso.

Hay 43 Comentarios

El artículo está bien documentado, pero me ha matado la frase "el ciudadano lo deposite en el contenedor amarillo" que precisamente es la información que venía buscando. Cada ciudad se inventa sus propios colores para los cubos de basura, ¿que carajo significa contenedor amarillo? Con lo fácil que sería decir contenedor de envases por ejemplo. Los medios de comunicación pecan muchas veces de dar la información como si todo el mundo viviera en Madrid.

Creo que teniendo en cuenta la huella ecológica del envase y no solo la huella de carbono, los resultados podrían variar mucho. Sería interesante que contemplaras este extremo.

Valenciano:

"los envases de vidrio generan bacterias que son muy malas para la salud"... PRECISAMENTE DE ESO ESTAMOS HABLANDO: el plástico genera HOR-MO-NAS para tu cuerpo, ¿crees que eso es sano?

Hay modos de lavar botellas (aire a presión, vapor...) y las fábricas son cada vez más eficientes. La clave es organizar esa recogida y limpieza eficientemente.

Las fábricas NO dejaron de utilizar el vidrio por salud, si no porque es más RENTABLE el plástico. Punto.

La salud... se resiente mucho más con el plástico que con el vidrio.

Suerte!

Perfil del nuevo ciudadano "verde"

Antitaurino,
Vegetariano,
Come "organico"
Antiplastico
Glass fan
Naturista
BOBO (borgois et boheme)

PERO que no duda en utilizar avión para desplazamientos, (composites epoxicos, aluminio), coche (ABS, PP, Poliamidas, caucho, aluminio , acero), guitarra electrica (amidas), playstation (ABS, PVC), se viste con chaqueta "navi" (poliester), zapatos Nike (poliuretano), calefaccion y aire a tope (gasoil), ordenador Mac (ABS, PMMA), chatea con iPhone, posee varias viviendas que no ocupa, etc etc etc. Vaya derroche verde ...

Ya .....

No hay nada mejor para saber si un producto es ecológico que su PRECIO. Eso incluye a los empaques. Por eso el vidrio no es tan ecológico como muchos opinan... porque ademas en el coste ambiental hay que incluir el transporte, los costes de distribución y almacenamiento.

Para los que proponen lavar botellas de vidrio o plastico, supongo que sabrán que se gasta mas agua en lavarlas que en llenarlas ... y que los insectos, germenes, mohos y bacterias que se reproducen dentro de las botellas enlos residuos del producto, son muy malos para la salud. Por eso la industria alimenticia dejó de usar botellas re-utilizables. Era mas caro lavarlas, desinfectarlas y desodorizarlas y ademas insalubres.

La ecología actual ya no se sabe para quien trabaja, si para el medio ambiente o para los grupos de negocios (donde ser verde o parecerlo) es una ventaja competitiva.

El lobby del vidrio y del tetra pack gasta grandes sumas de dinero en "aducar los clientes".

Podeis poner otros "estudios" donde los plásticos son mejores y donde los enlatados son la salvación del mundo . Habrá alguno que pagará el estudio científico ...

Fue de mucho interes el articulo, ya habia tenido conocimiento de este problema, la verdad no llegaba a ninguna concluciòn pues primero este tipo de material es muy util y practico en la conservaciòn de alimentos pero por otro lado tambien hay que tomar en cuenta la salud ambiental de nuestro planeta y mas en estos momentos.
Afortunadamente el artiulo fue tan completo que nos dio soluciones practicas, como el aprender a reciclar esta clase de productos.

Defensores del tetra bric. jaja! También hay defensores dela guerra. Para El Pais todo es relativo....

Es curioso, estoy viviendo actualmente en EEUU y no me había dado cuenta hasta que he leído este artículo que no estoy consumiendo nada que venga en Tetra Brik!

La leche, que quizás es lo que más consumía en este envase cuando vivía en España, aquí se comercializa en garrafas de plástico de uno o medio galón. ¿Es este plástico más o menos reciclable? Lo que está claro es que aquí los frigoríficos son más grandes para poder almacenar las garrafas cuando traes la leche a casa. El medio galón, aún así, una buena opción para aquellos con menos espacio o que consumen menos leche. Eso sí, no puedes meter uno en el frigorífico y almacenar unos cuantos más en la alacena porque tienen que estar refrigerados. Esto se resuelve normalmente haciendo más viajes a la tienda, en mi caso en bicicleta. Sin embargo, como no puedes hacer tantos viajes, normalmente más largos, hasta el supermercado, tiendes a comprar la leche, cuando te falta, en el pequeño establecimiento del barrio. Es un poco más caro pero está a mano cuando lo necesitas y fomentas el comercio local.

Buf! supongo que te acomodas a lo que tienes... Si este método es más ecológico, que no lo sé, ¿Nos costaría tanto acostumbrarnos?

Es intersante (y un poco triste) ver la cantidad de recursos que se invierten en estudios e investigaciones sobre el reciclado de los distintos productos.
Sin embargo, hay que recordar que el Reciclar no es más que la última opción de la Regla de las 3 Erres: Reducir, Reutilizar y Reciclar (como han comentado antes).
Ni en el mejor de los casos el proceso de reciclado puede tener un impacto ambiental menor que la reducción del consumo o la reutilización.
¿Qué sentido tiene transformar un recipiente en sus componentes elementales para luego volver a producirlo de nuevo?
En el caso de una botella de cirstal, ¿qué es más valioso: las materias primas (sílice, básicamente arena) o su función de recipiente hermético (conseguida tras un costoso proceso industrial)? A nivel ecológico (que muchas veces también puede significar económico) resulta mucho más interesante recuperar su función que sus materias primas.
Una verdadera investigación "ecológica" debería centrarse en conseguir productos y procesos que permitan reducir el consumo (envases más grandes, nuevos sistemas de distribución...) y reutilizar el producto (sistemas de estarilización y rellanado, materiales no degradables...). Y, cuando ninguna de las otras opciones es viable, considerar el reciclado.

La expresión "aglutina alrededor suyo" es incorrecta. Se dice "aglutina a su alrrededor".

Existe en nuestro País una patente de un Inventor Extremeño cuyo procedimiento recupera el 99% del material del que está compuesto cada brick. Esta invención separa capa por capa el plastico, el aluminio y la celulosa (no cartón, estimado Clemente) que es de primerísima calidad y por tanto carísima y, por supuesto, su materia prima son los árboles. Después del tratamiento, cada capa sale íntegra absolutamente limpia y separada. Para más detalles, el líquido en que se sumergen y son tratados los bricks para separar cada una de las capas, después de cumplir con su función separadora, puede reciclarse, saliendo totalmente limpia y libre de elementos contaminantes sirviendo para cualquier aprovechamiento industrial o utilidad ciudadana o agraria, excepto para consumo humano. Pues bien, se ofreció esta invención a Tetra-pack y la rechazó. Se presentó el proyecto ante determinados políticos los cuales se ofrecieron inmediatamente a participar en los beneficios (pedían el 30% de los rendimientos netos) de su explotación, pero sin aportar capital alguno, solamente ofrecían sus buenos oficios para que la autonomía lo tuviera en cuenta y liderara una planta de aprovechamiento de los componentes del brick totalmente recuperable, con la posibilidad de un número importante de empleos.No hicieron nada. El proceso no no lanza nada elementos contaminantes a la atmósfera, es totalmente ecológico. Cuando se les dijo a los políticos que no a sus pretensiones hasta que todo estuviera funcionando, y entonces ya se negociaría, se desentendieron del proyecto y más o menos, así ha sido la historia de esta invención, cuando ha llamado a distintas puertas.
Este proyecto que funciona perfectamente, crearía puestos de trabajo en un pais muy necesitada de ellos, se ingresarían grandes beneficios (la celulosa y el aluminio son caros), peroooooo.....a nadie le ha importado esta invención. Todos preguntaban por el rendimiento en euros, lo demá no entraba en sus cálculos. Así somos en este Pais.
Apreciado Clemente, sigue predicando................ en el desierto.

Los comentarios de esta entrada están cerrados.

Ecolaboratorio

Sobre el blog

Como si mirásemos por el ocular de un microscopio, Ecolaboratorio es un blog ambiental que trata de ver más de cerca todo aquello que nos rodea. En este particular laboratorio se buscan respuestas a las cuestiones más enrevesadas que nos asaltan de forma cotidiana.

Sobre el autor

Clemente Álvarez

(Madrid, 1973) es un periodista especializado en medio ambiente y ciencia. Colaborador de El País desde 2004, le entusiasma mezclar elementos de la ecología con reactivos de la energía y la economía, aunque la fórmula pueda resultar inflamable.

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal