El papel usado se va a China

Por: | 15 de marzo de 2010

Importaciones y exportaciones de papel de países de la CEPI

Buena parte del papel y cartón usado que se recupera en España para reciclar termina dentro de un barco en dirección a China. Aquel residuo que un ciudadano tiró al contenedor azul es a menudo comprado por empresas asiáticas y puede pasarse unos 28 días navegando por mares y océanos para ser reciclado al otro lado del mundo. Quizá en un tiempo regrese de vuelta, aunque transformado esta vez en el embalaje de un televisor o de cualquier aparato electrónico con la marca “made in China”.

En los últimos años, han aumentado de forma rápida los cargamentos de papel usado (y envases de plástico) que salen de puertos europeos hacia el continente asiático. En España, donde se recuperan cerca de 4,6 millones de toneladas (en torno al 68% del papel que se consume), las exportaciones han pasado de 274.600 toneladas en 2004, a 729.400 en 2008 y casi un millón en 2009, yendo también la mayor parte de ellas a Asia, principalmente, a China.

En este caso, no se trata de basura enviada a países más pobres para deshacerse de ella. Todo lo contrario. Lo que los ciudadanos tiran por la boca del contenedor azul constituye un material más valioso de lo que parece, y con implicaciones económicas a escala global. No en vano, la dura competencia del gigante asiático en la compra de esta fibra de celulosa a los ayuntamientos afecta de forma directa a las empresas europeas. “Hemos parado hoy una de las máquinas porque no tenemos papel recuperado y hay plantas en Europa que están cerrando”, se lamenta Miakel Wirén, director de la enorme fábrica de Holmen Paper en Fuenlabrada (Madrid), donde llega todo el papel recuperado en la capital del país para darle una nueva vida en forma de periódicos, revistas o guías telefónicas. “China sólo puede seguir vendiendo sus productos fuera si tiene materia prima para fabricar también los embalajes, en Europa tenemos ya papel recuperado de sobra, pero si sale más del que necesitamos, la especulación se dispara”, incide Wirén.

Este papel recuperado se va para China y, a la vez, las fábricas españolas traen del exterior para reciclar fibra de otros países, principalmente, europeos. Es el mercado internacional. Sin embargo, esta no es una mercancía como cualquier otra. En los contenedores de los navíos mercantes viaja un papel que se supone que ha sido recuperado para ser reciclado con el propósito de reducir el gasto de materias primas y de energía. ¿Tiene sentido transportar tan lejos un material del que se espera una ganancia ambiental? Esto mismo es lo que se ha preguntado la organización británica Waste & Resources Action Programme (WRAP), que ha calculado las emisiones de CO2 que implica transportar ese papel hasta China para reciclarlo allí.

Desde el Reino Unido, estos buques salen principalmente de puertos como Southampton y descargan en destinos como Gungdong o Shandong: un largo viaje de entre 17.635 y 19.492 kilómetros. En emisiones, esto significa entre 154 y 213 kilos de CO2 por tonelada de papel transportado. Una cantidad nada despreciable, aunque todavía bastante menos del ahorro medio de CO2 que estiman que se consigue por el hecho de reciclar el papel (unos 1.300 kilos de CO2 por tonelada). La ventaja energética y ambiental del reciclaje del papel es tan amplia como para que exista margen para llevarlo hasta China. No obstante, WRAP considera que si bien los resultados muestran que este tipo de exportación resulta "sostenible", no son suficientes para inferir que sea "deseable".

Sobre esto mismo, la directiva 2008/98/CE (aún no traspuesta en España) introduce en Europa algunas cautelas en lo que se refiere a la salida y entrada de residuos en relación a los conceptos de autosuficiencia y proximidad. Aunque, como explican desde el Ministerio de Medio Ambiente, mientras no sean peligrosos, esto no restringe realmente la libertad de movimientos de los desechos. Esta libertad puede incluso ampliarse, pues esta misma directiva introduce otra novedad: la posibilidad de que un residuo deje de ser considerado como tal. Según Medio Ambiente, la Comisión Europea estudia ahora mismo cómo aplicar el fin de la condición de residuo para ciertos materiales. Y esto implicaría que dejarían de estar regulados por las normas de los residuos para obedecer únicamente las leyes del mercado. Habrá que tener cuidado con lo que uno tira a la basura.

Hay 29 Comentarios

Todo un desproposito!

y no sería mejor que lo reciclásemos en España, aumentando el número de puestos de trabajo y colaborando así a la mejora de la economía?

No lo sabía. Muy interesante que este tipo de informaciones nos llegue para ser conscientes del funcionamiento del reciclaje.
Veo que no es lo que parece.
Está bien que sea un negocio, siempre y cuando redunde en un beneficio ambiental, que es de lo que se trata.
Habría que evitar ese transporte que convierte un gesto respetuoso con el medio ambiente en un acto contaminante.

Lo mejor de esto,es que ultimamente los chinos nos estan vendiendo el papel reciclado,a imprentas y empresas de cartonaje y envoltorios.

Reciclamos! Bien. Generamos negocio y por lo tanto empleo! bien .... ¿porque entonces tenemos que pagar impuestos?
Porque no podriamos vender nuestro carton/vidrio/plastico en lugar de darlo?
Esa es mi pregunta pero estoy poco informado sobre ese tema.

Hola,
El reciclaje del papel saca de los vertederos e incineradoras miles de toneladas de residuo, que de otra manera "desapareceria" en su mayor parte como CO2.
En el reciclado hay negocio, pero ¿donde no lo hay?. Ser consecuente con el medio ambiente y tirar nuestros residuos en los lugares habilitados para éstos, no nos responsabiliza del negocio que haya detras. Las multinacionales papeleras reforestan el doble de arboles que talan para hacer la pasta de papel. De hecho la masa forestal (a excepcion del desastre de Amazonas y la selva africana) crece cada año en torno al 10%.
Si los chinos se llevan el papel que reciclamos, nuestro tejido industrial se relentiza porque los especuladores venden al mejor postor, no a la empresa que genera empleo y sostenibilidad ambiental.

Considerando el articulo y lo interesante de los comentarios generados, nos queda la duda de definir que es mejor si la cura o la enfermedad? lo que si es determinante es que se debe hacer lo que menos impacte o como se dice popularmente de lo mas malo lo menos peor, en lo que si debemos quedar claro es que algo hay que hacer, lo importante no es hablar, hablar y quedarnos criuzados de brazos.

Hace años que se venden los residuos de plástico a los chinos, y lo hacen los mismos que ahora les venden el papel, los recuperadores. Y todo por que pagan más y mejor, es decir, puro mercado, que es lo que ha fomentado la legislacion europea en mateia de medio ambiente.

Reciclar papel no es por sí mismo más ecológico que consumir papel nuevo normal. Si por ejemplo quiero consumir papel reciclado extra blanco, estaré contaminando más el medio ambiente, ya que los productos quimicos destinados al proceso de destintado, son muy toxicos. En cambio, si por ejemplo quiero cosumir papel reciclado de color grisáceo, entonces el proceso productivo no requiere el destintado, y el papel sí sería más ecológico.

Andrés. Si lees la decisión C45/05 de la Comisión, verás que los barcos salen de China llenos de productos para Europa y vuelven vacios porque no les vendemos casi nada. Es decir el coste de llevar algo a China es casi gratis porque todo se paga con el flete China-Europa. El coste en CO2 es sólo la diferencia de un barco que vuelve a China lleno de papel o vacio. Por lo tanto no es muy grande.
El beneficio medioambiental, y perjuicio para las papeleras, es que la demanda china de basura de papel hace que el precio de la basura de papel haya subido mucho. El precio alto de la basura de papel es un enorme incentivo a la recogida y reciclaje del papel, verdadero benefico ambiental. hay que tener en cuenta que el coste mayor del reciclaje de papel es su recogida, la cual en el pasado había que suvencionar, porque nadie quería recojer y vender papel. Es decir, con el precio alto del papel, todo el papel se recicla. Con el precio bajo, el papel no se recoje, hay que subvencionar la recojida, pero las papeleras tienen una fuente de marteria prima baratísima con la que hacer negocio.

Los comentarios de esta entrada están cerrados.

Ecolaboratorio

Sobre el blog

Como si mirásemos por el ocular de un microscopio, Ecolaboratorio es un blog ambiental que trata de ver más de cerca todo aquello que nos rodea. En este particular laboratorio se buscan respuestas a las cuestiones más enrevesadas que nos asaltan de forma cotidiana.

Sobre el autor

Clemente Álvarez

(Madrid, 1973) es un periodista especializado en medio ambiente y ciencia. Colaborador de El País desde 2004, le entusiasma mezclar elementos de la ecología con reactivos de la energía y la economía, aunque la fórmula pueda resultar inflamable.

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal