¿Qué va antes: el ciclista o el carril bici?

Por: | 28 de mayo de 2010

Semáforo en una intersección del anillo ciclista de Madrid. ¿Qué resulta más determinante para integrar la bicicleta como medio de transporte en las ciudades españolas: que haya más ciclistas o construir carriles bici? Lo más habitual es pensar que será justamente al crear nuevas vías exclusivas para bicicletas cuando se consiga que haya más gente que se atreva a subirse a las dos ruedas. Sin embargo, esta estrategia seguida en muchas urbes del país puede estar equivocada.

Esto es lo que se desprende de una guía presentada este viernes en Rivas Vaciamadrid con los resultados de los tres años de investigación del proyecto PROBICI, coordinado por el Centro de Investigación del Transporte de la Universidad Politécnica de Madrid (UPM), junto a la Universidad de Burgos y la de Cantabria. Según los ingenieros que han estudiado cómo aumentar el uso de este vehículo no contaminante en las ciudades del país, pueden ser mucho más sencillas y efectivas acciones como la que se desarrollaba, también hoy, por las calles de Madrid: como otros últimos viernes del mes, ciclistas acostumbrados a mezclarse con el tráfico de la ciudad ejercían de guías para otros que han probado a ir a trabajar en bicicleta.

La experiencia de otros países muestra que las infraestructuras son esenciales para la propagación de las dos ruedas en las urbes. Sin embargo, según el trabajo de los investigadores, las políticas de fomento de la bicicleta en España se reducen prácticamente a la construcción de vías ciclistas segregadas del tráfico, una actuación costosa que necesita de mucho tiempo y que a menudo se traduce en tramos inconexos o con muchos rodeos. El resultado son carriles que no permiten un uso eficiente de este vehículo y que cuando ocupan las aceras aumentan incluso el riesgo de accidentes en las intersecciones o los conflictos con los peatones. En su lugar, el trabajo de estas universidades considera más adecuado empezar por acciones combinadas que actúen sobre el tráfico motorizado y que animen desde el principio a subirse a la gente a la bicicleta.

¿Qué hace que alguien decida moverse por la ciudad en una bicicleta? Como explica Álvaro Fernández, ingeniero del Centro de Investigación del Transporte de la UPM, para responder a esta pregunta se han servido de modelos de elección discreta como los que emplean los economistas para averiguar por qué los consumidores compran un producto y no otro. Por lo general, la elección de un modo de transporte no está tan sujeta a un proceso racional, sino a factores como la formación, los sentimientos y la costumbre. Sobre todo, la costumbre.

La mayoría de los estudios actuales sobre la toma de decisiones se basa en la Teoría de la Acción Planificada (TPB, en sus siglas en inglés) de Icek Ajzen. Lo que viene a decir esta teoría es que, a pesar del peso del hábito cuando se toman decisiones por inercia, esto deja de ser tan importante cuando aparece una nueva información o se producen cambios que hacen que la persona se replantee su elección. Y con la bicicleta esto puede ocurrir con una acción en apariencia tan sencilla como montarse en ella y empezar a dar pedaladas por la ciudad.

Como han comprobado en diversos trabajos desde el Centro de Investigación del Transporte de la UPM, es completamente distinto lo que responden en las encuestas sobre transporte en bicicleta aquellas personas que nunca la utilizan, las que lo hacen como deporte y aquellas que sí se mueven con ella por la ciudad. Esto demuestra la existencia de numerosos prejuicios que tienen poco que ver con la realidad de este vehículo, como pensar que se requiere un gran esfuerzo físico o que resulta muy duro utilizarla cuando hay cuestas. A menudo, más allá de otras motivaciones, la mejor forma de acabar con esta percepción errónea es animando a la gente a experimentar por ella misma qué se siente al desplazarse con una bicicleta en zonas urbanas. Esto puede ser de forma voluntaria, o también obligatoria. La Guía de la Movilidad Ciclista presentada en Rivas Vaciamadrid cita el ejemplo de un estudio en los Países Bajos en el que se analizó el cambio de percepción de automovilistas forzados a utilizar una bicicleta por tener su coche en el taller. En un 50% de los casos la sensación de estos conejillos de indias acostumbrados al coche había sido “mejor de lo previsto”.

“Las políticas para que la gente experimente con la bici son sencillas y pueden ser muy efectivas”, comenta Fernández, que considera un error esperar a construir carriles bici sobre las aceras para promover el uso de la bici. Según este ingeniero, es mejor comenzar por formar a nuevos ciclistas, pero a la vez que se actúa sobre el tráfico para hacer un hueco a este medio de transporte. “Hay que reequilibrar el reparto del espacio público para el transporte, que está ocupado en un 80% por el coche, hay que adaptarlo también al ritmo de la bici”.

¿Quiere esto decir que no valen para nada los carriles bici? Tampoco es eso, pero las infraestructuras deberían ir más allá que estas vías. Según los investigadores, la experiencia en ciudades europeas con larga tradición ciclista muestra que lo óptimo sería una mezcla de carriles segregados del tráfico motorizado y la adaptación de calles por las que circulan los automóviles para permitir un tráfico mixto (mediante la reducción de la velocidad, medidas de seguridad…). Más que carriles bici, este proyecto de investigación concluye que lo esencial es que las redes para los ciclistas sean seguras (aunque sea mezcladas con el tráfico motorizado), directas (con trayectos rápidos), cohesionadas con toda la ciudad, cómodas (bien iluminadas, con bordillos lisos…) y atractivas.

Cuando se introduce la bicicleta en los modelos probabilísticos utilizados por los investigadores y se compara la función de utilidad con otros medios de transporte, se ve que aquellas personas que se deciden por este vehículo tienen unas motivaciones algo diferentes del resto. No sólo les preocupa el tiempo y el coste en sus desplazamientos, como a los usuarios de otros medios de transporte, sino que además tienen una visión más global. “El ciclista valora también a la vez otros factores, como el medio ambiente o su salud, y esto es importante, pues significa que para favorecer el uso de la bici hacen falta políticas integrales”, comenta el investigador de la UPM.

Hay 77 Comentarios

El estudio que cita el último comentario cuenta sobre todo ciclistas atropellados en carretera. En ciudad, las principales víctimas son los peatones. En el caso de las bicis, en ciudad, la mayor parte de los atropellos ocurren en cruces y eso no lo evita un carril bici. Al contrario.

Voy a mencionar otro estudio sobre ciclistas, es del RACE, de 2009 e informa de que entre 2003 y 2007 han fallecido atropellados en el asfalto más de 400 ciclistas y 2300 han resultado heridos graves. El número de víctimas aumenta cada año. No conozco datos sobre peatones o conductores muertos a causa del atropello de un ciclista. No creo que exista ninguno.

Es decir, por juntar tráfico a motor y bicicletas se generan víctimas que nunca existirían si hubiesen tenido la oportunidad de ir por una vía segura.

Luego está la educación, tan ausente en España en todos los colectivos. Pero esto supone que, a falta de respeto, el colectivo con más peligro potencial (coches) genere más riesgo entre los más débiles (peatones y ciclistas) que el peligro que puedan generar ciclistas maleducados a peatones.

También está la voluntad administrativa. En Sevilla y Barcelona triunfa la bici porque, en gran parte, ha habido una apuesta decidida de sus Ayuntamientos y han intentado hacer las cosas bien, y mejorar los errores. Mientras, en Madrid, la voluntad ha sido la de frenar el uso de la bici (supongo que peligra el granero de votos conservadores madrileño si se apuesta por un medio tan progresista). Sólo así se explican incoherencias tales como hacer una circunvalación de carril bici de 64 Km sin conectar al centro de la ciudad y otras muchas tropelías.

Ah, en Londres están haciendo una red de "autopistas-bici" que son carriles bici rápidos y exentos de cruces en lo posible.

Bueno, creo que ese estudio teórico se equivoca, el carril bici es el medio seguro y lo demás son tonterias, pero carril bici, no lo que se hace de comer un trozo de acera y a veces un trozo de calzada (en mi ciudad un carril se ha pintado comiendose un trozo de calzada...y a ver quien es el guapo que anda en una calzada en la que los coches apenas tienen espacio para circular....
Este sábado, con mi hijo de 4 años y medio andaba por el carril bici del pueblo (La Eliana en Valencia), este carril atraviesa por un paso de peatones de una via con dos carriles por dirección y una separación enmedio, al cruzar los dos primeros carriles bien pararon los coches, pero en los carriles de otra dirección en el primero paró el conductor, pero en el segundo una señora iba a más del doble permitido (el paso de cebra es con obstáculo para hacer que se reduzca velocidad) con el resultado de que mi hijo se fue a dar contra el coche, y por suerte le he acostumbrado desde que empezó con la bici a ir con casco, luces, etc...y no se hizó nada por el casco que impactó con el coche. Los conductores de atrás pararón y se acercaron a la señora llamandole loca, que la veían venir a una velocidad tremenda y le llamaron de todo, pero para mi asombro, la señora ni bajó del coche y al dejar yo la bici el del coche de al lado (como no iba con él) empezó a andar despacio como el zorrito que se escapa chafando mi bici, les dije que que pasaba si iban todos fumados o qué?
Así que experiencia:
1.- No se puede hacer un carril bici quitando espacio a peatones, ni demás vehículos, para hacerse la foto de ecologismo.
2.- Miedo, de tal manera que iremos en bici sólo en el parque del pueblo y trasladar las bicis en el coche hasta los caminos.
3.- En el pueblo a contaminar de gases y ruidos como todo el mundo.
4.- Intentar buscar una asociación que reivindique lo contrario de este artículo, es decir, carriles de verdad para bici (tenemos el mismo derecho).
Pd. Por cierto la misma situación exactamente, hace unas semanas, se produjo con dos peatones, dos abuelas que el jugador del Valencia Miguel, atropelló y fueron ingresadas casi muertas

Tengo la fortuna de vivir en una ciudad pequeña, donde a los politiquillos de turno no les ha dado por barnizarse de "ecolo...leches" y en la que el único tramo de carril bici que se han molestado en construir, está a las afueras y solamente lo emplean corredores para hacer fondo (Me alegro por ellos, ya tienen una pista).
Reivindico el lugar que la bicicleta, como vehículo, tiene en el centro de la calle, sobre el asfalto, entre el resto de los vehiculos; respetando y siendo respetada. Los peatones deben tener sus aceras libres de cualquier vehiculo para poder transitar por ellas con comodidad y sin riesgos.
Los vehiculos, deben respetarse entre si, aceptando las caracteristicas de cada uno, compartiendo el lugar que tienen para ellos en la calzada. Eso de que les atropellan por ir delante o cosas similares que he leido por aqui suena a la escusa del maltratador: "mira lo que me haces hacerte". Mala excusa. Esto podria acabar siendo la ley del mas fuerte y todos en grandes camiones.
Que cada uno emplee el vehiculo que considere, que le apetezca o que pueda, pero sobre todo, respeto los unos con los otros. Como con los niños: A mayor vulnerabilidad, mayor cuidado.
Bicis al asfalto!!!

Utilizar la bici en Granada es equivalente a que te atropellen mas tarde o mas temprano., aquí hay una cantidad de petardos y petardas (como ahora gusta especificar a los hijos de la Junta), de macarras y de ¿macarros?, que me hace mucha gracia lo de compartir las calles con esta gentuza.
1º una buena red de vías ciclistas y después verán como se anima la buena gente.

Perdón, quería decir que primero deben crearse los carriles bici. Un saludo.

En primer lugar creo que como ciclista "urbano" primero deben crearse las bicis. Dándole la vuelta a algún argumento expuesto en el artículo, podríamos decir que si la bici en ciudad es cuestión de hábito, los ayuntamientos deberían tener la obligación de generar la opotunidad de practicar el ciclismo urbano. ¿Cómo vamos a coger el hábito si no hay carriles bici? Esto nos ayuda tanto a coger el hábito como a generar, desde pequeñitos, una actitud de civismo y respeto para con el espacio del resto de ciudadanos.
Ahora bien, en ocasiones tengo que coger el coche, que no suelo usar (por ejemplo, para hacer una compra quincenal o mensual, o bien para salir de la ciudad). Cuando lo cojo, me parece mal también que algunos ciclistas, como apuntaban anteriormente, crean que el asfalto de las vías urbanas es SUYO. Esto provoca varias cosas. En primer lugar, que se pongan en carriles bus DELANTE del autobús y sin que les importe nada, EN MEDIO DEL CARRIL.. Y también se ponen en medio del carril en carreteras urbanas. Y luego, pasa lo que pasa, desgracias. Cuando voy a trabajar en bici, si no puedo ir por la acera, me junto lo máximo posible a la derecha, creo que es responsabilidad del ciclista también andar con mil ojos, tanto en la acera como en la carretera. Y me duele reconocer que muchos ciclistas no lo hacen, por lo menos donde yo vivo. Me pone tan malo un conductor que no respeta las normas y no tiene cuidado como un ciclista que se piensa que lleva una moto. BICI, indudablemente sí, pero como todo, con cabeza y respeto.

En mi ciudad el carril bici no es continuo, cada poco hay que pasar a carretera para enlazar con otro tramo. Eso puede llegar a molestar. Pero quiero quejarme aquí de esos ciclistas que no usan el carril bici, optando por las calles habituales (están en su derecho), pero que no dudan en saltarse los semáforos en rojo, stops, o van en contrasentido si ven que hay hueco para hacerlo. Si los ciclistas quieren formar parte del juego, que respeten las normas como todos. Comprendo que se crean muy hábiles, pero pueden tener un despiste en cualquier momento.
la mejor opción sigue siendo un buen carril bici, ya que no pueden competir en velocidad con los coches y, sin poder evitarlo, entorpecen el flujo de circulación, ya que a veces es imposible adelantarlos y se forma una montonera de coches con sus respectivos conductores impacientes. Pero no es culpa de la bici, que conste. El problema es que somos vehículos incompatibles, nada más. No podéis llegar a 50 km/h que es la velocidad habitual en ciudad.

Desde hace tiempo tengo una cierta preocupación relacionada con la bici en las ciudades y dicha preocupación aumenta al leer algunos comentarios: ¿tienen los ciclistas hacia los peatones la misma prepotencia que los automovilistas hacia ellos?

Acostumbro a moverme por Madrid andando o en Metro y he de decir que ya he tenido algún "percance" con ciclistas que van por las aceras. Cierto es que aún no he sufrido ningún accidente serio con ciclistas, pero también es cierto que ninguno demostró un mínimo de buena educación (alguno ni siquiero redujo su marcha).

Las aceras deberían quedar reservadas a los peatones.

Transito con mi bici a todas horas, para el trabajo, para el ocio,...... no es ninguna locura, solo hace falta acostumbrarse. Tampoco hace falta ser un atleta, soy fumador, tengo sobrepeso y cuarenton :-)

Me costo unos meses acostumbrarme, pero luego es algo perfectamente normal, dejas de pensar en ello.

Valor y a la bici.

Los comentarios de esta entrada están cerrados.

Ecolaboratorio

Sobre el blog

Como si mirásemos por el ocular de un microscopio, Ecolaboratorio es un blog ambiental que trata de ver más de cerca todo aquello que nos rodea. En este particular laboratorio se buscan respuestas a las cuestiones más enrevesadas que nos asaltan de forma cotidiana.

Sobre el autor

Clemente Álvarez

(Madrid, 1973) es un periodista especializado en medio ambiente y ciencia. Colaborador de El País desde 2004, le entusiasma mezclar elementos de la ecología con reactivos de la energía y la economía, aunque la fórmula pueda resultar inflamable.

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal