¿Qué va antes: el ciclista o el carril bici?

Por: | 28 de mayo de 2010

Semáforo en una intersección del anillo ciclista de Madrid. ¿Qué resulta más determinante para integrar la bicicleta como medio de transporte en las ciudades españolas: que haya más ciclistas o construir carriles bici? Lo más habitual es pensar que será justamente al crear nuevas vías exclusivas para bicicletas cuando se consiga que haya más gente que se atreva a subirse a las dos ruedas. Sin embargo, esta estrategia seguida en muchas urbes del país puede estar equivocada.

Esto es lo que se desprende de una guía presentada este viernes en Rivas Vaciamadrid con los resultados de los tres años de investigación del proyecto PROBICI, coordinado por el Centro de Investigación del Transporte de la Universidad Politécnica de Madrid (UPM), junto a la Universidad de Burgos y la de Cantabria. Según los ingenieros que han estudiado cómo aumentar el uso de este vehículo no contaminante en las ciudades del país, pueden ser mucho más sencillas y efectivas acciones como la que se desarrollaba, también hoy, por las calles de Madrid: como otros últimos viernes del mes, ciclistas acostumbrados a mezclarse con el tráfico de la ciudad ejercían de guías para otros que han probado a ir a trabajar en bicicleta.

La experiencia de otros países muestra que las infraestructuras son esenciales para la propagación de las dos ruedas en las urbes. Sin embargo, según el trabajo de los investigadores, las políticas de fomento de la bicicleta en España se reducen prácticamente a la construcción de vías ciclistas segregadas del tráfico, una actuación costosa que necesita de mucho tiempo y que a menudo se traduce en tramos inconexos o con muchos rodeos. El resultado son carriles que no permiten un uso eficiente de este vehículo y que cuando ocupan las aceras aumentan incluso el riesgo de accidentes en las intersecciones o los conflictos con los peatones. En su lugar, el trabajo de estas universidades considera más adecuado empezar por acciones combinadas que actúen sobre el tráfico motorizado y que animen desde el principio a subirse a la gente a la bicicleta.

¿Qué hace que alguien decida moverse por la ciudad en una bicicleta? Como explica Álvaro Fernández, ingeniero del Centro de Investigación del Transporte de la UPM, para responder a esta pregunta se han servido de modelos de elección discreta como los que emplean los economistas para averiguar por qué los consumidores compran un producto y no otro. Por lo general, la elección de un modo de transporte no está tan sujeta a un proceso racional, sino a factores como la formación, los sentimientos y la costumbre. Sobre todo, la costumbre.

La mayoría de los estudios actuales sobre la toma de decisiones se basa en la Teoría de la Acción Planificada (TPB, en sus siglas en inglés) de Icek Ajzen. Lo que viene a decir esta teoría es que, a pesar del peso del hábito cuando se toman decisiones por inercia, esto deja de ser tan importante cuando aparece una nueva información o se producen cambios que hacen que la persona se replantee su elección. Y con la bicicleta esto puede ocurrir con una acción en apariencia tan sencilla como montarse en ella y empezar a dar pedaladas por la ciudad.

Como han comprobado en diversos trabajos desde el Centro de Investigación del Transporte de la UPM, es completamente distinto lo que responden en las encuestas sobre transporte en bicicleta aquellas personas que nunca la utilizan, las que lo hacen como deporte y aquellas que sí se mueven con ella por la ciudad. Esto demuestra la existencia de numerosos prejuicios que tienen poco que ver con la realidad de este vehículo, como pensar que se requiere un gran esfuerzo físico o que resulta muy duro utilizarla cuando hay cuestas. A menudo, más allá de otras motivaciones, la mejor forma de acabar con esta percepción errónea es animando a la gente a experimentar por ella misma qué se siente al desplazarse con una bicicleta en zonas urbanas. Esto puede ser de forma voluntaria, o también obligatoria. La Guía de la Movilidad Ciclista presentada en Rivas Vaciamadrid cita el ejemplo de un estudio en los Países Bajos en el que se analizó el cambio de percepción de automovilistas forzados a utilizar una bicicleta por tener su coche en el taller. En un 50% de los casos la sensación de estos conejillos de indias acostumbrados al coche había sido “mejor de lo previsto”.

“Las políticas para que la gente experimente con la bici son sencillas y pueden ser muy efectivas”, comenta Fernández, que considera un error esperar a construir carriles bici sobre las aceras para promover el uso de la bici. Según este ingeniero, es mejor comenzar por formar a nuevos ciclistas, pero a la vez que se actúa sobre el tráfico para hacer un hueco a este medio de transporte. “Hay que reequilibrar el reparto del espacio público para el transporte, que está ocupado en un 80% por el coche, hay que adaptarlo también al ritmo de la bici”.

¿Quiere esto decir que no valen para nada los carriles bici? Tampoco es eso, pero las infraestructuras deberían ir más allá que estas vías. Según los investigadores, la experiencia en ciudades europeas con larga tradición ciclista muestra que lo óptimo sería una mezcla de carriles segregados del tráfico motorizado y la adaptación de calles por las que circulan los automóviles para permitir un tráfico mixto (mediante la reducción de la velocidad, medidas de seguridad…). Más que carriles bici, este proyecto de investigación concluye que lo esencial es que las redes para los ciclistas sean seguras (aunque sea mezcladas con el tráfico motorizado), directas (con trayectos rápidos), cohesionadas con toda la ciudad, cómodas (bien iluminadas, con bordillos lisos…) y atractivas.

Cuando se introduce la bicicleta en los modelos probabilísticos utilizados por los investigadores y se compara la función de utilidad con otros medios de transporte, se ve que aquellas personas que se deciden por este vehículo tienen unas motivaciones algo diferentes del resto. No sólo les preocupa el tiempo y el coste en sus desplazamientos, como a los usuarios de otros medios de transporte, sino que además tienen una visión más global. “El ciclista valora también a la vez otros factores, como el medio ambiente o su salud, y esto es importante, pues significa que para favorecer el uso de la bici hacen falta políticas integrales”, comenta el investigador de la UPM.

Hay 77 Comentarios

Para empezar hay que separar los flujos de trafico. Cada uno en su sitio. los motorizados en la carreterra, los ciclistas en su carril y los peatones en la acera.
Despues, en la planificación urbanistica para calles nuevas o los calles que se estan re-estructurando, siempre tiene que llevar un carril bici en ambos sentidos.
Asi, en cada calle que añadimos o reformamos en nuestro entorno, añadimos una carril bici.
En Holanda se puede ir en bici del norte a sur del pais, utilizando siempre los cariles bici. Es el pais mas poblado por m2 en europa (y casi en el mundo) y tiene poco espacio pero los ciclistas son sagrados y la bici es un medio de transporte.

Mi experiencia como ciclista urbano experimentado es que depende del momento. Un día de diario a las 7:00-9:00 de la mañana yo al menos circulo en lo posible por acera y obviamente por carril bici cuando hay. Sencillamente te juegas el tipo con conductores histéricos que llegan tarde y con sueño. Circular en coche a esas horas es un suplicio, y tampoco nadie puede pedir a un ciclista que se juegue la vida a esas horas. En cambio en fin de semana (depende de la hora) o a diario en un horario más tranquilo sí se puede circular por la calzada, con mucha precaución por algunos sitios porque los coches no suelen respetar las bicis. Pero mi experiencia me dice que en determinados horarios, que precisamente coinciden con los que se usaría la bici como medio de transporte para ir a trabajar por ejemplo, no se puede usar la calzada porque si te la juegas todos los días como costumbre, lo normal es que al final tengas un accidente.

Vivo en Alemania desde hace 8 meses.
Al principio me daba miedo ir en bici porque tengo la experiencia de una gran ciudad como es Barcelona: tanto en la acera como en la calzada estorbas.
Aquí en las calles más transitadas las bicis tienen un carril en la acera y en las calles menos transitadas vas con los coches.
Además, se trata a la bici como un vehículo más: tienes que llevar luz, ir en la dirección que te corresponde, ceder el paso cuando te toca...
Pero además, los coches te respetan muchísimo cuando vas por la calzada, jamás te adelantan a no ser que mantengan muchísima distancia de seguridad. Yo incluso he probado a ir muy despacito en plan cabrona para ver si aguantaban y me he sorprendido al ver que sí.
Las infraestructuras ayudan, pero la educación de la gente ayuda aún más.
Y de eso en España tenemos poco.

En España somos, por lo general, muy maleducados, irrespetuosos, paletos con aires de "nuevos ricos" y egoístas. No sólo con los ciclistas, sino con todo lo que nos rodea.
Las frases: "Quítate tú para ponerme yo" y "Haz lo que yo diga, no lo que yo haga" son dos ejemplos perfectos.

Saludos.

Que facil lo tienen algunos con encargar estudio o escribir artículos relatando la vida en el Oeste Americano, sin haberse subido a un caballo.
Las bicicletas actualmente en Madrid son un peligro,pero para los mismo ciclistas.
Quien halla sido atropellado (yo personalmente) puede costatar que los conductores creen que los ciclistas valemos 10 puntos, como en un video juego.
Por muchas leyes de los c.. que saquen, yo seguiré montando en bicicleta por la acera, aunque se pinte de rojo y se diga que es un carril bici, que tambien le manda.
El que conozca San Chinarro en Madrid, puede ver que en un tramo de 1000 metros, el "carril bici" cruza por unos 10 semaforos.
Cuanda estaba siendo operado en el hospital (por ser atropellado), llegó otra persona atropellada en San Chinarro. La semana pasada vi como un coche tiraba al suelo a un ciclista tras derraparle el coche en ese barrio . Gracias a Dios esa ultima vez no fue nada y el ciclista se fue palido y con unas rozaduras.
Si se hacen carriles bici, que sean seguros señor alcalde, no un tiro al Pato, ni un mal gasto de Dinero.
En conclusión, que mucho tiene que cambiar , no solo el "rollito ecologista" que quieren darse muchos... lo digo por el alcalde.

Y otra cosa que me gustaría denunciar es el maldito ridículo del esta es MI zona, tú vete por TÚ zona, y si no tienes zona pues me da igual que te mueras porque esta es MI zona.

La solución no pasa por tener un carril para coches, otro para bicis, otro para peatones, otro para monopatines, otro para patines... ¬¬
La solución pasa porque la gente no tenga esa maldita patología de la PROPIEDAD. Y que si hay una acera poco transitada de 4 metros, pues que sea de peatones Y bicicletas, y que ni las biciletas vayan a 50km/h (caso que se laurea tanto como poco se ve) ni los peatones te digan que te vayas a la carretera. Y también al revés, he visto aceras de medio metro con un carril bici de 2 metros y ciclistas decir a los peatones que no vayan por el carril (y por donde si no? por la carretera?)

Todo por la puñetera enfermedad de que esta es MI zona, vete a la TUYA y si no tienes pues muérete, pero MI zona no la pisas... vergonzoso...

La solución para mi pasa por la introducción de aceras mixtas peatón-bici quizá con alguna línea que delimite la preferencia para cada caso. OJO: Preferencia, que NO PROPIEDAD. Si en esa zona hay mil peatones, tendrán que invadir el carril bici, y viceversa. COMPARTIR.

Para Héctor: Sí, comprendo lo que dices y me parecería estupendo que todo el mundo (bueno, o casi) se dejara de coches y usara la bici por la ciudad. Pero hoy por hoy se puede dar en Madrid el caso de que vayas tranquilamente por la acera de la... Plaza de Santo Domingo, por ejemplo, y te vaya atosigando por detrás un ciclista. Es cosa de educación, a mí me atropelló una ciclista y me hizo sangrar bastante de un brazo, entiendo que vosotros consideréis MUY peligroso circular por la calzada en muchas vías, pero tú también comprenderás que a los peatones nos parece MUY peligroso circular con bicis subiéndose a las aceras. Mientras los ciclistas no se den cuenta de que la responsabilidad hacia los peatones es cosa de ellos, que son los que van sobre dos ruedas, mal vamos. Saludos.

Soy de Madrid y lo que se ha hecho con el carril bici no sólo es absurdo sino CONTRAPRODUCENTE.
Hay una gran densidad de coches, tráfico, e inviabilidad para usar la bici... ¿qué han hecho al respecto?
Pues rebentar la cuidad con carriles bici con lo siguiente trayectos:
1- Zona residencial de la periferia a zona residencial de la periferia.
2- Zona residencial de la periferia a parque de la periferia
3- Zona residencial de la periferia a zona deshabitada de la periferia
Ahhh... perfecto ahora ya puedo ir al trabajo en bici. Gracias Madrid por solucionarlo... ¬¬
Y esto manifiesta 3 cosas:
1- La absoluta ineficiencia e inutilidad. En días laborales NADIE los usa (¿para qué? Si no te llevan al trabajo). Y en fines de semana se usa por 4 gatos.
2- El enfoque del carril bici y trato a la bici (por lo visto antes) no como sustitutivo del coche sino como mero OCIO marginal.
3- Y aquí viene lo contraproducente: Si quiero ir al trabajo en bicicleta, la actitud de conductores y peatones es la de "¿pero qué haces aquí, en MI terreno? Vete a los carriles bici que para algo están". Otro ejemplo sangrante de que a la gente ni se le pasa por la cabeza que pueda usarse la bici para sustituir al coche si no que es ocio puro y duro.

El carril bici vale, lo que vale el trayecto que cubra, y el sector que cubra (¿marginamos la bici en el ocio o la ponemos como sustitutivo del coche?). Si quiere poner carril bici paralelo a la M40, pues nada, genial, que lo ponga. Mientras tanto, yo, en una cuidad que parece presumir de impulsar la bici, seguiré yendo irremediablemente por la calzada en bicicleta al trabajo, en régimen oficial de delincuente, sí, sí, y en una ciudad que se supone que apoya el transporte en bicicleta.

Para Odraude y Carlota: Hace unos años, uno de mis mejores amigos murió atropellado por un coche que se saltó un ceda al paso. Él Iba en su bici. Casualidades de la vida, minutos antes circulaba con su hermana por la acera, pero ambos salieron a la calzada ante las protestas de unos peatones. El accidente se produjo 200 m más adelante. ¿Por qué os cuento esto?, pues bien, porque me gustaría que os pusierais por un momento en la piel del ciclista. En España, hoy por hoy, es MUY peligroso para los ciclistas circular por la calzada en muchas vías. En el caso de mi amigo, la acera tenía casi 5 m de ancho, espacio suficiente, creo yo, para todos. Por supuesto, los ciclistas que vayan por la acera deberían ir despacio y no avasallar a los peatones. Yo siempre tengo muchísimo cuidado y me salgo de la acera si no es lo suficientemente ancha. Pero no puedo ir en bici por muchas calles porque me da miedo. En países como Bélgica, Holanda o Alemania, ciclistas y peatones conviven perfectamente y comparten el mismo espacio (ya que no en todas las calles hay carril bici). Es una cuestión de civismo, empatía y solidaridad para con los demás, algo que, por desgracia, no abunda en España.

Soy de Sevilla y allí desde que han hecho el carril bici y el servicio de alquiler con paradas, se nota una barbaridad cómo ha aumentado la gente que va por la calle con bicicleta. Es lo mejor para moverte por el centro y para hacer tramos que se tardaría tres veces más andando y que en transporte público sería inviable, dejando sólo la opción coche, contaminante, dependiente de gasolina, y por supuesto con el eterno poblema del aparcamiento.

Llevo año y medio en Madrid y aquí la cosa es diferente. Utilizo la bicicleta para ir al cercanías de Sol y de ahí al trabajo en el campus de la UAM, y además para moverme por el centro. Aquí no hay apenas gente que la use, aunque cada vez veo a más gente joven por el centro que se anima. El problema es que ni los peatones, ni los coches están acostumbrados a las bicis, y se dan situaciones ridículas o peligrosas, como gente que te ve de lejos en una calle peatonal y se queda quieta pensando que no tienes ojos por ir en bici, o gente que se arrepiente justo cuando va a cruzar el paso de peatones si ve llegar una bici. Creo que en Madrid la mentalidad general es que la bicicleta es un juguete para niños o un entretenimiento para ciclistas amateurs que se llevan la equipación completa los sábados a dar vueltas por el (inutil) carril bici que circunvala la ciudad, en vez de penetrar en ella.

Los comentarios de esta entrada están cerrados.

Ecolaboratorio

Sobre el blog

Como si mirásemos por el ocular de un microscopio, Ecolaboratorio es un blog ambiental que trata de ver más de cerca todo aquello que nos rodea. En este particular laboratorio se buscan respuestas a las cuestiones más enrevesadas que nos asaltan de forma cotidiana.

Sobre el autor

Clemente Álvarez

(Madrid, 1973) es un periodista especializado en medio ambiente y ciencia. Colaborador de El País desde 2004, le entusiasma mezclar elementos de la ecología con reactivos de la energía y la economía, aunque la fórmula pueda resultar inflamable.

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal