¿Qué va antes: el ciclista o el carril bici?

Por: | 28 de mayo de 2010

Semáforo en una intersección del anillo ciclista de Madrid. ¿Qué resulta más determinante para integrar la bicicleta como medio de transporte en las ciudades españolas: que haya más ciclistas o construir carriles bici? Lo más habitual es pensar que será justamente al crear nuevas vías exclusivas para bicicletas cuando se consiga que haya más gente que se atreva a subirse a las dos ruedas. Sin embargo, esta estrategia seguida en muchas urbes del país puede estar equivocada.

Esto es lo que se desprende de una guía presentada este viernes en Rivas Vaciamadrid con los resultados de los tres años de investigación del proyecto PROBICI, coordinado por el Centro de Investigación del Transporte de la Universidad Politécnica de Madrid (UPM), junto a la Universidad de Burgos y la de Cantabria. Según los ingenieros que han estudiado cómo aumentar el uso de este vehículo no contaminante en las ciudades del país, pueden ser mucho más sencillas y efectivas acciones como la que se desarrollaba, también hoy, por las calles de Madrid: como otros últimos viernes del mes, ciclistas acostumbrados a mezclarse con el tráfico de la ciudad ejercían de guías para otros que han probado a ir a trabajar en bicicleta.

La experiencia de otros países muestra que las infraestructuras son esenciales para la propagación de las dos ruedas en las urbes. Sin embargo, según el trabajo de los investigadores, las políticas de fomento de la bicicleta en España se reducen prácticamente a la construcción de vías ciclistas segregadas del tráfico, una actuación costosa que necesita de mucho tiempo y que a menudo se traduce en tramos inconexos o con muchos rodeos. El resultado son carriles que no permiten un uso eficiente de este vehículo y que cuando ocupan las aceras aumentan incluso el riesgo de accidentes en las intersecciones o los conflictos con los peatones. En su lugar, el trabajo de estas universidades considera más adecuado empezar por acciones combinadas que actúen sobre el tráfico motorizado y que animen desde el principio a subirse a la gente a la bicicleta.

¿Qué hace que alguien decida moverse por la ciudad en una bicicleta? Como explica Álvaro Fernández, ingeniero del Centro de Investigación del Transporte de la UPM, para responder a esta pregunta se han servido de modelos de elección discreta como los que emplean los economistas para averiguar por qué los consumidores compran un producto y no otro. Por lo general, la elección de un modo de transporte no está tan sujeta a un proceso racional, sino a factores como la formación, los sentimientos y la costumbre. Sobre todo, la costumbre.

La mayoría de los estudios actuales sobre la toma de decisiones se basa en la Teoría de la Acción Planificada (TPB, en sus siglas en inglés) de Icek Ajzen. Lo que viene a decir esta teoría es que, a pesar del peso del hábito cuando se toman decisiones por inercia, esto deja de ser tan importante cuando aparece una nueva información o se producen cambios que hacen que la persona se replantee su elección. Y con la bicicleta esto puede ocurrir con una acción en apariencia tan sencilla como montarse en ella y empezar a dar pedaladas por la ciudad.

Como han comprobado en diversos trabajos desde el Centro de Investigación del Transporte de la UPM, es completamente distinto lo que responden en las encuestas sobre transporte en bicicleta aquellas personas que nunca la utilizan, las que lo hacen como deporte y aquellas que sí se mueven con ella por la ciudad. Esto demuestra la existencia de numerosos prejuicios que tienen poco que ver con la realidad de este vehículo, como pensar que se requiere un gran esfuerzo físico o que resulta muy duro utilizarla cuando hay cuestas. A menudo, más allá de otras motivaciones, la mejor forma de acabar con esta percepción errónea es animando a la gente a experimentar por ella misma qué se siente al desplazarse con una bicicleta en zonas urbanas. Esto puede ser de forma voluntaria, o también obligatoria. La Guía de la Movilidad Ciclista presentada en Rivas Vaciamadrid cita el ejemplo de un estudio en los Países Bajos en el que se analizó el cambio de percepción de automovilistas forzados a utilizar una bicicleta por tener su coche en el taller. En un 50% de los casos la sensación de estos conejillos de indias acostumbrados al coche había sido “mejor de lo previsto”.

“Las políticas para que la gente experimente con la bici son sencillas y pueden ser muy efectivas”, comenta Fernández, que considera un error esperar a construir carriles bici sobre las aceras para promover el uso de la bici. Según este ingeniero, es mejor comenzar por formar a nuevos ciclistas, pero a la vez que se actúa sobre el tráfico para hacer un hueco a este medio de transporte. “Hay que reequilibrar el reparto del espacio público para el transporte, que está ocupado en un 80% por el coche, hay que adaptarlo también al ritmo de la bici”.

¿Quiere esto decir que no valen para nada los carriles bici? Tampoco es eso, pero las infraestructuras deberían ir más allá que estas vías. Según los investigadores, la experiencia en ciudades europeas con larga tradición ciclista muestra que lo óptimo sería una mezcla de carriles segregados del tráfico motorizado y la adaptación de calles por las que circulan los automóviles para permitir un tráfico mixto (mediante la reducción de la velocidad, medidas de seguridad…). Más que carriles bici, este proyecto de investigación concluye que lo esencial es que las redes para los ciclistas sean seguras (aunque sea mezcladas con el tráfico motorizado), directas (con trayectos rápidos), cohesionadas con toda la ciudad, cómodas (bien iluminadas, con bordillos lisos…) y atractivas.

Cuando se introduce la bicicleta en los modelos probabilísticos utilizados por los investigadores y se compara la función de utilidad con otros medios de transporte, se ve que aquellas personas que se deciden por este vehículo tienen unas motivaciones algo diferentes del resto. No sólo les preocupa el tiempo y el coste en sus desplazamientos, como a los usuarios de otros medios de transporte, sino que además tienen una visión más global. “El ciclista valora también a la vez otros factores, como el medio ambiente o su salud, y esto es importante, pues significa que para favorecer el uso de la bici hacen falta políticas integrales”, comenta el investigador de la UPM.

Hay 77 Comentarios

Uso varios métodos de movilidad, bici, (30%) ciclomotor (50%) y a pie (20%). Creo que deben prohibir las bicis de las aceras de forma tajante. Los niños, ancianos y otros peatones o quienes tengan minusvalías deben poder moverse sin las angustias de los ciclistas que no somos respetuosos de mantener las distancias ni nos apeamos en áreas de muchos peatones o poco espacio por vagos o mal educados que somos. Se debe instruir a todos los que usan bicing o sus bicis sobre las normas, formas y como usar la bici. A menudo ves a gente fuera de control con ellas. Deben aprender antes de usarlas. Las bicis deben ir teniendo su carril y ser adaptadas las calles y las ordenanzas de tráfico a darles paridad con los vehículos motorizados. El coche debe ser cada vez menos atractivo como opción de movilidad hasta que consigan desarrollar los de hidrógeno o magnesio o lo que sea.

La cuestión de crear carriles bici bordeando un parque, como es el caso en mi barrio, nos ha llevado a los paseantes a tener que cruzar el carril bici con sumo cuidado, porque no hay paso de peatones que se prolongue desde la calzada. Aunque vayamos con niños, ancianos o perros los ciclistas nunca paran y se enfadan si ven que cruzas y ellos tienen que frenar, como si fueran a perder el Tour de Francia. Lo curioso, además, es que reivindican el carril bici para ellos solos y sin embargo también invaden el resto de los caminos del parque. Creo que es un muerto que nos ha echado el ayuntamiento a los que queremos relajarnos un rato en el parque.
Sólo falta que se institucionalice el uso de las aceras del centro para los "bicicleteros" (no son ciclistas, ciclista era mi padre y muy respetuoso con los demás).

Si fuéramos un país civilizado, no serían necesarios los carriles bii, pero muchos conductores ven las bicicletas como estorbos, no los ven como otro vehículo con el mismo derecho a circular por la vía pública.Llevamos 30 o 40 años de retraso con respecto a los países más avanzados.Yo lo intenté hace unos 20 años y lo dejé por miedo a los coches, era el único problema.Las cuestas no son problema con las bicis actuales, con cambio de marchas.Y también están las eléctriicas, que causan furor en ciudades como Nueva York.

Tres años de investigación...teoría de la acción planificada...Humm. ¿Se habrán subido a una bici? Llevo desplazándome en bici hace 20 años y he andado en Italia, Holanda, Alemania. Es una cuestión de educación, de civismo, la misma distancia abismal que nos separa de estos paises en otras muchas cosas. Y como en estos valores vamos para atrás, pues nada a seguir gastando dinero en estudios y carriles que hay que repartir.

En Palma de Mallorca la mayoría de carriles bici útiles para moverse por la ciudad han sido construidos durante los dos últimos años, no sin una critica muy fuerte por parte de casi todos los medios, que pronosticaban un genocidio de peatones a manos de los ciclistas ávidos de sangre y un colapso circulatorio absoluto de la ciudad al disminuir el ancho o el numero de carriles para vehículos a motor a favor de la construcción de carriles bici. También se pronosticaba que los carriles bici quedarían desiertos ya que no había consciencia de desplazarse en bici.
Pues bien los hechos, después de pocos meses de finalizar su ejecución, incluida en el Plan E, son que cada día hay mas gente que utiliza los carriles bici para sus desplazamientos cotidianos.
Las ventas de bicicletas urbanas y plegables se han disparado (40 % mas).
Después del verano el ayuntamiento de Palma tiene previsto poner en marcha un sistema de préstamo similar al de Bicing de Barcelona al que le vaticinio buenos resultados.

En el diseño de carriles bici se hecha en falta, al menos en Palma, mas carriles bici que conduzcan hasta las afueras de la ciudad, donde conectar con la amplísima red de caminos rurales, la gran mayoría asfaltados.

El crear carriles bici en las ciudades es bueno, en carretera no !!!!! porque el cicloturista no se conformará con circular en paralelo por una autovia, querrá siempre buscar los lugares de montaña, las carreteras secundarias, en las ciudades antes que los carriles bici sería prioritario reeducar a los conductores, conseguir que respetaran y se tuviera la suficiente senibilidad para compartir la vía urbana con otros, esto es una asignatura pendiente.......

Santiago de Compostela:

. 1km apróx de carril bici totalmente aislado.
. Servicio de préstamos público con un horario demencial
. Orografía: Complicada, muy complicada
. Clima: La lluvia es arte, o eso dicen.

Pero cada vez son más las personas que se animan a coger la bici y cada vez es más fácil; sólo hay que evitar las vías en las que los coches toman mayor velocidad.

Si hubiese carril bici? Sería considerablemente mejor, pero la masa de ciclistas que se está formando va educando a los conductores... y con el tiempo seguramente eduque también a los políticos a la hora de planificar las infrastructuras, no?

No hay escusa

La forma más ecológica de ir por las ciudades es caminando. En la fabricación de la bicicleta se ha contaminado, la grasa que ha de lubricar cadenas y resortes, etc. Lo más limpio es andar. Como andante que soy sólo puedo pensar que el resto de artilugios me intentan avasallar. Ahora ya no tan sólo los coches y motos por la calzada sino que también ahora en las aceras destinadas a la especie en peligro "peatón". Como no hay suficiente espacio en las calles, se expulsa al más débil, al peatón. Eso nos debería preocupar, puesto que puede que no seamos nunca una de las otras especies que pueblan el asfalto pero SIEMPRE seremos peatones. Estoy un poco cansado de sortear ecologistas en bicicleta que hacen piruetas y caballitos con las bicis en medio de calles y paseos atestados de gente. De bicicletas que no respetan las señales de circulación. Hay una gran mayoría de ciclistas que creen que las señales de tráfico no van con ellos, ellos son verdes, ergo siempre pueden pasar y por dónde quieran. En las aceras transitan personas, entre ellas niños y ancianos que no deberían tener que estar encima atentos a que les asalte por la espalda una ciclista que llega tarde al trabajo. Encima no llevan seguro, con lo que si tienes la desgracia de que te atropelle encima tienes un importante problema. No hacen falta carriles bici hacen falta clases de civismo y ciudadanía.

Es impresionante lo de los políticos en España. En Torrejón de Ardoz han QUITADO casi todos los carriles bici que había para convertirlos en aparcamientos para coches. Cuando en todo el mundo se apuesta por lo contrario. Una vez estuve en Munich y se me cayó la cara de vesguenza de ver la diferencia con España.

Guau, modelos probabilísticos!!. Con lo fácil que es echar un vistazo a lo que pasa fuera. Lo que los ayuntamientos españoles deberían hacer es darse una vuelta por Dinamarca, y especialmente por Copenhague (ciudad con la mejor infraestructura para la bicicletas del planeta), y tomar un café con el alcalde, quien les explicaría que cada vez que se construye un nuevo km de acera bici (aquí hay muy poco carril bici, porque es menos seguro), el uso de la bicicleta aumenta un 5% en esta ciudad donde el 3 cuartas partes de la gente usamos la bici como medio de transporte diario. La razón por la que la mayoría de la gente usa la bici es porque es fácil, rápido y seguro, después va todo lo demás; es ecológico, es barato y saludable. Hacen falta infraestructuras y educación (conducir bicicletas es una asignatura en primaria en las escuelas danesas). He visto carriles bicis y bicis de alquiler en zonas muy turísticas de ciudades españolas, eso puede ser el comienzo, pero tiene que ir mas allá, los ayuntamientos tienen que entender que es un medio de trasporte. Tirarse al tráfico para revindicar el uso de la bici es como poco suicida en España. No tenemos cultura de la bici, por lo que el carril debe ir antes.
http://www.copenhagenize.com/

Los comentarios de esta entrada están cerrados.

Ecolaboratorio

Sobre el blog

Como si mirásemos por el ocular de un microscopio, Ecolaboratorio es un blog ambiental que trata de ver más de cerca todo aquello que nos rodea. En este particular laboratorio se buscan respuestas a las cuestiones más enrevesadas que nos asaltan de forma cotidiana.

Sobre el autor

Clemente Álvarez

(Madrid, 1973) es un periodista especializado en medio ambiente y ciencia. Colaborador de El País desde 2004, le entusiasma mezclar elementos de la ecología con reactivos de la energía y la economía, aunque la fórmula pueda resultar inflamable.

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal