¿Hasta cuándo se podrán extraer minerales?

Por: | 25 de junio de 2010

Latas de conserva. Se sabe que la Tierra es una esfera de 12.756 kilómetros de diámetro, que tiene una masa de 5,98 x 1024 kg y que su envoltura exterior está formada por la corteza terrestre, una capa de tan sólo 40 km de espesor en las zonas continentales en cuya parte superior se encuentra el gran almacén de minerales de los seres humanos. Sin embargo, se desconocen muchas cosas de lo que hay en esta parte del subsuelo.

¿Hasta cuándo se podrán extraer minerales para fabricar latas, coches u ordenadores? Responder a esta pregunta resulta realmente complicado. La ingeniera química Alicia Valero se propuso estudiar el capital mineral de la Tierra para su tesis doctoral en la Universidad de Zaragoza, pero al tratar de avanzar se encontró con una dura roca que tardó cinco años en superar. Las investigaciones relacionadas con su trabajo han conseguido varios premios, el último en la 5ª Conferencia sobre Desarrollo Sostenible en Energía, Agua y Medio Ambiente, celebrada en Dubrovnik (Croacia).

“La extracción de minerales está en manos de unas pocas multinacionales que controlan el mercado y la información”, comenta esta joven investigadora de 32 años, que para estimar la composición media mineralógica de la corteza continental superior(1) tuvo que viajar al Reino Unido, al British Geological Survey (BGS), el centro geológico de referencia en Europa, y consultar  a especialistas de España, Australia, Francia, Polonia... La información más valiosa se la dio un geoquímico ruso ya veterano, Grigor’ev, que se comunicaba con ella por correo postal y en ruso (tuvo que recurrir a una traductora de la universidad). “Parece increíble, pero casi no hay literatura científica y existe una gran opacidad sobre lo que se está extrayendo, no se sabe ni lo que se saca, ni lo que queda en las minas existentes”.

Según sus cálculos, los diez minerales más abundantes serían cuarzo, albita, oligoclasa, ortoclasa, andesina, paragonita, biotita, hidromuscovita, augita y hornblenda, a los que sigue una larga lista con unos 300 nombres, muchos de ellos imprescindibles para la fabricación de productos. El que estos se agoten depende a la vez de su cantidad, de su composición y de su concentración, pues puede no ser viable sacarlo del subsuelo. “La segunda ley de la termodinámica dice que cuando la concentración de un recurso tiende a cero, la energía requerida para extraerlo tiende al infinito”, comenta la investigadora. Como incide, esto también se cumple con el mineral que ha sido ya transformado en un producto, como las latas de conserva que se tiran a la basura. Si las latas acaban en vertederos, los metales con los que se han fabricado se irán dispersando poco a poco y resultará demasiado complicado recuperarlos, pero si se tira en el contenedor de reciclaje su concentración será suficiente para volver a utilizarlos y no tener que extraer nuevos minerales.

Para cuantificar la escasez de un determinado mineral a menudo se utilizan los costes de extracción o su precio en el mercado. La investigadora de Zaragoza mide la degradación del capital mineral por indicadores físicos, en concreto, por medio de las leyes de la termodinámica y la exergoecología. De forma simplificada, se trata de unificar la cantidad, la composición y la concentración del mineral en una misma propiedad: “la exergía”; una metodología propuesta en 1998 por su propio padre, Antonio Valero, director del Centro de Investigación de Recursos y Consumos Energéticos (CIRCE). Tras cinco años de investigaciones, la ingeniera química lo tiene muy claro: “No nos enfrentamos a una crisis energética, sino de minerales”.

De acuerdo a sus estimaciones, se habría agotado ya el 92% de las reservas de mercurio, el 79% de plata, el 75% de oro, el 75% de arsénico… En cuanto a los minerales más utilizados, la tasa de agotamiento del hierro sería del 28% y la del aluminio del 15%, en cambio la del cobre superaría el 50%. “El oro está ahí, no se pierde y está muy bien controlado, pero otros minerales se están dispersando en forma de basura en vertederos o de contaminación, como ocurrió con el plomo que se utilizaba antes en la gasolina”, especifica Valero.

Con el aluminio, el hierro y el cobre, la ingeniera química aplicó también el modelo de Hubbert para, al igual que se ha estimado con el petróleo u otros minerales energéticos, calcular cuándo se alcanzaría el pico de producción, a partir del cual comenzaría a descender. El resultado que encontró es que, si bien este pico ya habría sido alcanzado por el petróleo en 2008 y llegaría para el gas natural en 2023 y para el carbón en 2060, en el caso del cobre esto ocurriría en 2024, en el del aluminio en 2057 y en el del hierro en 2068.

Esto es considerando únicamente las reservas de estos minerales hoy en día conocidas. Puede ocurrir que de pronto se haga un importante descubrimiento como el reciente de Afganistán con el litio. Sin embargo, según este trabajo, incluso si se duplicasen las reservas mundiales conocidas, el punto más alto de la curva de campana a partir de la cual comenzaría a bajar la producción se desplazaría para la mayoría sólo unas décadas: 2038 para el petróleo, 2049 para el gas natural, 2056 para el cobre, 2085 para el aluminio, 2111 para el hierro y 2112 para el carbón. La diferencia, según la ingeniera química, es que para generar energía existen otras alternativas, pero algunos minerales no se pueden reemplazar. “La solución pasa por el reciclaje, la reducción del uso masivo de los productos minerales, su sustitución por materiales de origen orgánico y las energías renovables”, comenta Valero, que recalca que en el futuro puede haber problemas con materiales indispensables para nuevas tecnologías, como el litio de las baterías de los coches eléctricos con los que se espera acabar con la dependencia del petróleo. “Todos los productos deben  ser  diseñados para que al final de su vida se puedan recuperar fácilmente sus distintos componentes metálicos”, incide.

Con todo, existe bastante controversia sobre este tipo de predicciones. Para Manuel Regueiro, jefe de Relaciones Externas y experto en recursos minerales del Instituto Geológico y Minero de España (IGME), todavía se desconoce mucho de lo que puede haber bajo la corteza terrestre y el avance de la tecnología puede cambiar estas estimaciones. Este escepticismo también se debe en parte a que no se han cumplido las predicciones realizadas en los años 70, como las del informe Meadows al Club de Roma. Sin embargo, para Valero, el que aquellos estudios no hayan sido exactos por falta de información más detallada, no invalida su mensaje: “Estamos hablando de diferencias de años que son nada para la edad de la Tierra”.

Tener en cuenta lo que puede ocurrir con los minerales resulta muy importante para la validez de otras predicciones. Justamenta esto se refiere el estudio premiado en Dubrovnik, con una de las partes de la tesis de Valero, que considera que las previsiones realizadas por el Grupo Intergubernamental de Expertos sobre el Cambio Climático (IPCC) no contemplan de forma realista el mayor gasto en energía que será necesario en el futuro para extraer minerales cada vez más escasos.


(1) Se ha estudiado mucho su composición química por elementos, pero no por compuestos químicos, es decir, minerales

Hay 26 Comentarios

Muy interesante el artículo y desconocía el trabajo y la importancia de la Sr. Alicia Valero. Hasta ahora las guerras antiguas se realizaban por la tierra y en el siglo XX por el petroleo: las del futuro no serán por uno o dos recursos sino por muchos que están dispersos por todo el planeta y eso es una garantía porque no habrá muchas guerras. Si al concentrar un recurso, la energía para extraerlo se minimiza entonces la probabilidad de hacer la guerra por él aumenta. Por tanto, un futuro en dónde los recursos están en multitud de focos y existen reservas artificiales (vertederos) en todos los países, entonces todos los países tienen pocos motivos para organizar guerras con otros por unos recursos que se mueven por todo el planeta a causa del comercio internacional. Hay otros factores que son la nanotecnologia, los metamateriales y el sencillo reciclaje que transforman los resultados del modelo de Hubbert. Por ejemplo, nanotubos de carbono o grafeno enrollado tiene unas propiedades que compiten con el cobre y otros materiales conductores. Es el conocimiento y la maquinaría que trabaja a escala nanométrica los que modifican las números del modelo de Hubbert. Al igual que Internet ha modificado el uso y el acceso de la información, los módulos FV y las palas eólicas han democratizado el acceso y el uso de la energía, la nanotecnologia modificará el acceso y el uso de la materia; entendiendose la materia como esos minerales de los que trata la tesis.

La informacion de este blog (y de la tesis y al parecer del CIRCE este) esta lleno de errores que no aguantarian nunguna revision cientifica seria. Como muy bien dice
el comentario de Braar la segunda ley de la termodinamica esta en relacion con la entropia, relacionar esto con la energia de extraccion de un mineral o algo similar es esoterismo. Como (por ejemplo) tambien es el comentario de que se han agotado en 92% de reservas de mercurio: no han visitado ustedes Almanden? el yacimiento mas importante del mundo de mercurio esta en España (hay tanto que se cae por las paredes de las galerias) que se dejo de explotar por no ser rentable (lease porque el mercurio es dañino al medio ambiente)... enfin, por favor "EL Pais" intentar verificar un poco mas lo que publicais porque sino os va a dar mala prensa.

Está claro que hay que seguir buscando posibles yacimientos y que además que un yacimiento sea o no rentable es cuestión de mercado, por lo que muchas minas cerradas reabrirán y aumentará por tanto el volúmen de reservas, ¿se ha tenido esto en cuenta?.
Por supuesto siempre queda la opción de reciclar, que sería la más conveniente, pero como siempre, nos daremos cuenta tarde...
Por cierto, ¿cómo es eso de que las reservas de Cu se acaban si en la actualidad se están formando nuevos depósitos de sulfuros de cobre en los fondos oceánicos?
En fin, cosas que se aprenden estudiando...

Pues parece bastante claro que las minas del futuro serán los vertederos del presente....

El segundo principio de la Termodinámica o segunda ley habla de la entropía y de muchas consecuencias físicas mas. Una de ellas es que el trabajo por unidad de masa necesario para separar una unidad adicional de una sustancia en una mezcla va creciendo cuanto menos concentrada esté dicha sustancia en la mezcla. Eso se debe al comportamiento exponencial de la entropía de mezcla.

No entiendo eso de “La segunda ley de la termodinámica dice que cuando la concentración de un recurso tiende a cero, la energía requerida para extraerlo tiende al infinito”. ¿Esta ley no hablaba de la entropía?

Los comentarios de esta entrada están cerrados.

Ecolaboratorio

Sobre el blog

Como si mirásemos por el ocular de un microscopio, Ecolaboratorio es un blog ambiental que trata de ver más de cerca todo aquello que nos rodea. En este particular laboratorio se buscan respuestas a las cuestiones más enrevesadas que nos asaltan de forma cotidiana.

Sobre el autor

Clemente Álvarez

(Madrid, 1973) es un periodista especializado en medio ambiente y ciencia. Colaborador de El País desde 2004, le entusiasma mezclar elementos de la ecología con reactivos de la energía y la economía, aunque la fórmula pueda resultar inflamable.

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal