Lo que contamina un aerogenerador

Por: | 22 de septiembre de 2010

Aerogenerador de Gamesa. ¿Cuál es el impacto ambiental de los aerogeneradores cuyas palas se han ido multiplicando por casi todo el país? A diferencia de las centrales eléctricas tradicionales, la gran ventaja de estos gigantescos molinos modernos es que proporcionan energía limpia a partir del simple viento, sin contaminar, ni dejar residuos peligrosos. Sin embargo, esto no quita que, a lo largo de todo su ciclo de vida, también causen diversos tipos de afecciones sobre el medio ambiente.

Antes de ponerse a girar sus palas para generar kilovatios no contaminantes, habrá sido preciso fabricar sus diferentes partes, transportarlas y montarlas en el lugar indicado. Y esto implica transformar recursos, generar emisiones y usar otras energías no tan limpias; es decir, contaminar. ¿Cuánto tardan estas máquinas en producir la energía que ha costado fabricarlos y montarlos? No mucho: 153 días.

Esto es al menos lo que estimó(1) Eduardo Martínez Cámara, responsable de I+D en el Grupo Eólicas Riojanas y profesor asociado del departamento de Ingeniería Mecánica de la Universidad de la Rioja, a partir del análisis del ciclo de vida (ACV) de un aerogenerador Gamesa G8X de dos megavatios (MW), instalado en el parque eólico de Munilla (también en La Rioja). Considerando que esta máquina tenga una vida útil de 20 años (el tiempo garantizado por lo general por los fabricantes), esto significa que antes de su hipotético desmantelamiento habrá generado 47,4 veces la energía necesaria para su fabricación. Esto es bastante más de lo que se consigue con unas placas fotovoltaicas; pues se calcula que una de estas instalaciones solares produce en sus 30 años de vida útil cerca de 16 veces la energía utilizada en su creación si está en Sevilla, 15 veces si está en Madrid y 13 veces si está en Barcelona(2).

De forma posterior, este investigador de La Rioja ha seguido trabajando en nuevos estudios para aportar mayor precisión a estos resultados. Uno de los factores que pueden variar el impacto ambiental de estas máquinas está en el desgaste que sufran y el mantenimiento que haya que realizar. “No es que se tengan que cambiar muchas piezas, pero éstas son muy grandes”, indica Martínez Cámara, que ha analizado como el aumento del impacto puede ser de alguna forma compensado por la reparación y reutilización de los componentes. “Una pala pesa en torno a seis toneladas; supón que durante los 20 años de vida útil de la máquina hay que cambiar una vez el rotor completo por rotura de las tres palas. Eso implica volver a fabricar tres palas, volver a montarlas en el aerogenerador y enviar al vertedero las viejas”.

En un aerogenerador de 70 metros de alto y 80 metros de rotor, por lo general las partes con un mayor impacto son las palas y la cimentación. Otra de las claves que pueden alterar el balance ambiental de las turbinas es lo que ocurra con cada uno de sus componentes al convertirse en residuos. A diferencia de la torre, cuyo acero puede reciclarse, aquí el componente más problemático es el rotor, las palas, que están fabricadas de un composite, mezcla de fibra de vidrio y resinas epoxi (en las palas más grandes se utiliza también fibra de carbono). Aunque todavía no ha pasado suficiente tiempo para que ningún parque eólico llegue a esos 20 años en los que se estima que podría llegar al final de su vida y no existen experiencias de instalaciones desmanteladas, sí que ocurre que haya que sustituir unas palas deterioradas. Y, entonces, el destino de esta pieza, hoy en día, es el vertedero. Sin embargo, según ha calculado Martínez Cámara, el que pudiese reciclarse este componente reduciría el impacto global del aerogenerador en un 6%. Quizá no parezca un porcentaje muy alto por sí solo, pero como explica el investigador, da idea de la importancia del reciclado de cada una de las piezas para el conjunto del aerogenerador.

En la metodología de Análisis de Ciclo de Vida utilizada por este profesor de La Rioja se contemplan los efectos relacionados con categorías de impacto estandarizadas como ecotoxicidad, uso de la tierra, combustibles fósiles, cambio climático, cancerígenos, capa de ozono… Ahora bien, no se tienen en cuenta varios de los impactos ambientales que más importancia pueden tener en un aerogenerador; es el caso de la contaminación visual o de los daños causados a la avifauna.

En lo que se refiere al impacto sobre el paisaje, a menudo resulta difícil de medir por ser un factor bastante subjetivo. Aún así, parece claro que puede ir incrementándose según aumente el número de parques eólicos, que ya están por los 20.000 MW marcados como objetivo para 2010. La tendencia es colocar menos aerogeneradores, pero más grandes.

En cuanto a la mortalidad de aves provocada por las palas de estas máquinas existen muchos estudios con resultados muy diferentes. ¿Cuál es el impacto real de estos aerogeneradores? “No te puedo decir ni que sea alto, ni bajo, depende muchísimo de la localización, puede ser cero o muy grande”, explica Manuela de Lucas, investigadora del Departamento de Etología y Conservación de la Biodiversidad de la Estación Biológica de Doñana, que lleva casi 15 años estudiando este problema.

Como especifica, la especie más afectada es el buitre leonado, ya que su forma de volar consiste justamente en planear aprovechando el viento. Según el modelo predictivo que ha desarrollado, más que de la cercanía a las poblaciones de estas aves, los daños de los aerogeneradores parecen depender de que estén colocados en corrientes de aires utilizadas por estos animales para desplazarse. “Hay filas de aerogeneradores que matan mucho y otras a tan sólo unos pocos metros que no hacen nada”, comenta.


(1) Considerando un promedio anual de producción de las turbinas eólicas de 4.000 MWh.

(2) Datos del informe del año 2006 “Compared assessment of selected environmental indicators of photovoltaic electricity in OECD cities” (PDF).

Hay 74 Comentarios

Altaeros Energies ha desarrollado un dirigible que alberga en su interior una turbina que genera energía. Reduciría el coste de producción de la energía eólica en un 64% y el grupo busca socios para comercializar el invento.

El problema es algo más complejo. Se puede resumir como sigue: Sobramos gente!!!!. El sol es la única fuente de energía que la humanidad DEBE confiar. El resto, gas, petróleo, carbón, uranio (o torio) son todos recursos finitos. Cuando se acaben, de aqui a unos 100 años, sólo nos quedará el sol. Ëste da para una población total de... 1500millones de personas. Somos ahora cerca de 7000millones... Ese es el problema!!!

La concentración de los parques eólicos en pocos grupos y zonas recrea la monopolización u oligopolización del sector energético. En Alemania tiemblan cuando sus vecinos del Este deciden cerrar el grifo de los combustibles fósiles y en España dependemos del gas argelino con garantías caprichosas de precio y suministro. Los pronucleares anhelan demasiado una focalización en centrales con pésimos efectos residuales y peores consecuencia accidentales. La atomización de instalaciones hasta llegar al nivel de los hogares corrige problemas de distribución, pérdidas por el trasporte, abusos tarifarios y hasta déficits en conflictos estratégicos. Una democratización de la producción es lo necesario. Cuando la producción de los equipos se adapte a la demanda tendremos minieólica, solar fotovoltaica y solar térmica para nuestro hogar y para el futuro e inancanzable vehículo eléctrico. Por mucho que les duela a los señores de la energía.

hace poco leí un reportaje que citaba datos muy interesantes: las centrales térmicas también matan a muchas aves, incluso muchísimo más que las eólicas aunque algo menos por unidad de potencia.

En general las instalaciones eólicas son una excelente solución, pero no hay que colocarlos dónde vayan a matar a especies amenazadas.

http://www.diseñoysostenibilidad.com

Uy! Creo que hay bastante desinformación. Os recomiendo http://guidedtour.windpower.org/es/tour/wres/index.htm o http://windwithmiller.windpower.org/es/kids/intro/index.htm.

Yorch, hay eólicos con generador síncrono (con convertidor 4 cuadrantes), asíncronos (con condensadores) y asíncronos doblemente alimentados, que pueden variar la potencia reactiva que generan o consumen.

Desmantelamiento: varias CC.AA. obligan a depositar avales en el banco para garantizar el desmantelamiento.
Impacto ambiental: las CC.AA. tienen competencias para autorizar o no un parque, después de estudiar su impacto ambiental.

Contaminación lumínica: la D.G. de Aviación Civil obliga a instalar balizas luminosas, según normativa internacional.

Contaminación acústica: un parque eólico genera bastante menos ruido que una autopista. A unos 300 m del parque, el ruido suele ser inferior a 30 dB. Podéis consultar el estudio http://www.sea-acustica.es/Coimbra08/id263.pdf

El artículo habla de recuperar la energía, no el dinero. El coste de energía de un parque eólico en España estaría alrededor de 65 y 90 €/MWh, según el viento, el tipo de financiación, etc, con un coste de inversión de alrededor de 1,5 M€/MW, incluyendo obra civil, líneas eléctricas, etc. Se pueden amortizar económicamente entre 5 y 15 años.

Lo único que no genera impacto es no consumir. El "problema" de las renovables es que todos los impactos están en el mismo sitio. En una central térmica no se están contabilizando los impactos que generan la mina, el transporte, las guerras para asegurar el suministro...Actualmente las energías con menos impacto ambiental son la minihidráulica y la eólica, por ese orden, según varios estudios serios.

O el planeta Tierra, empieza a funcionar con energías limpias, o dejaremos a las futuras generaciones un verdadero basurero. Oigo hablar a ciertos estratos sociales, en favor de la energía nuclear, pero después no quieren un ATC, es decir, la mierda y la contaminación, para otros. Lo que no quieras para tí, no lo quieras para los demás. Totalmente a favor de las energías renovables.

Amigos del medio ambiente, la ganancia realmente esta en que tecnologia contamina menos, ya recuperar lo perdido es imposible, cada era de la vida del hombre y su multiplicacion trae paralelamente. un sacrificio en lo ambiental, por ello "todo tiempo pasado fue mejor".
Adelante energias alternativas, perdemos pero menos, que las energias fociles.

Hombre, si las renovables no sustituyen las plantas convencionales, entonces Costa Rica sería un desastre energético. En Costa Rica, el 95% de la electricidad proviene de fuentes eólicas. Algo como 78% de hidroeléctricas (la mayoría a filo de agua), como 14% de geotérmicas, como 5% de térmicas convencionales y como un 3-4% de eólicas. Ah! y esto es así desde hace más de 10 años, antes que se dieran cuenta que había cambio climático.

Si se puede tener un sistema totalmente a base de energía renovable. Y quién no crea, que venga a Costa Rica.

Actualmente trabajamos en llegar a 100%, aunque estoy últimos son los más difíciles y mas caros.

Es que aun teniendo en cuenta que este artículo no esta completo, aun dando por hecho que es imposible tener en cuenta todos los impactos en un proyecto... si se realiza una aproximación, solo echando un vistazo por encima, creo que se ve que las energías renovables y en este caso la eólica son mucho menos agresivas que el petroleo, o se me va a comparar las pistas y accesos a los parques eolicos, los arboles que no estan...con lo que se ha hecho para controlar el petroleo desde principios del siglo XX¿?¿? solo en coste de vidas humanas y daños ecologicos derivados, supera con mucho esto.

Hola, persona que no contamina.

Yo he llamado "gruesas" a mis estimaciones. Tú "incorrectas". Creo que en eso estamos de acuerdo.

Una diferencia entre mis cálculos (en http://www.datanalytics.com/blog/2010/09/22/¿153-dias-de-verdad-de-la-buena/) y los de el blog es que yo hago pública la metodología de estimación y las fuentes de los datos en los que me baso.

¿Lo hace el autor de esta entrada? No. Sólo nos dice que son 153 días (no 154, que sería una exageracion, ¿eh?). Y tú, ¿no encuentras su estimación "incorrecta"?

Los comentarios de esta entrada están cerrados.

Ecolaboratorio

Sobre el blog

Como si mirásemos por el ocular de un microscopio, Ecolaboratorio es un blog ambiental que trata de ver más de cerca todo aquello que nos rodea. En este particular laboratorio se buscan respuestas a las cuestiones más enrevesadas que nos asaltan de forma cotidiana.

Sobre el autor

Clemente Álvarez

(Madrid, 1973) es un periodista especializado en medio ambiente y ciencia. Colaborador de El País desde 2004, le entusiasma mezclar elementos de la ecología con reactivos de la energía y la economía, aunque la fórmula pueda resultar inflamable.

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal