Lo que contamina un aerogenerador

Por: | 22 de septiembre de 2010

Aerogenerador de Gamesa. ¿Cuál es el impacto ambiental de los aerogeneradores cuyas palas se han ido multiplicando por casi todo el país? A diferencia de las centrales eléctricas tradicionales, la gran ventaja de estos gigantescos molinos modernos es que proporcionan energía limpia a partir del simple viento, sin contaminar, ni dejar residuos peligrosos. Sin embargo, esto no quita que, a lo largo de todo su ciclo de vida, también causen diversos tipos de afecciones sobre el medio ambiente.

Antes de ponerse a girar sus palas para generar kilovatios no contaminantes, habrá sido preciso fabricar sus diferentes partes, transportarlas y montarlas en el lugar indicado. Y esto implica transformar recursos, generar emisiones y usar otras energías no tan limpias; es decir, contaminar. ¿Cuánto tardan estas máquinas en producir la energía que ha costado fabricarlos y montarlos? No mucho: 153 días.

Esto es al menos lo que estimó(1) Eduardo Martínez Cámara, responsable de I+D en el Grupo Eólicas Riojanas y profesor asociado del departamento de Ingeniería Mecánica de la Universidad de la Rioja, a partir del análisis del ciclo de vida (ACV) de un aerogenerador Gamesa G8X de dos megavatios (MW), instalado en el parque eólico de Munilla (también en La Rioja). Considerando que esta máquina tenga una vida útil de 20 años (el tiempo garantizado por lo general por los fabricantes), esto significa que antes de su hipotético desmantelamiento habrá generado 47,4 veces la energía necesaria para su fabricación. Esto es bastante más de lo que se consigue con unas placas fotovoltaicas; pues se calcula que una de estas instalaciones solares produce en sus 30 años de vida útil cerca de 16 veces la energía utilizada en su creación si está en Sevilla, 15 veces si está en Madrid y 13 veces si está en Barcelona(2).

De forma posterior, este investigador de La Rioja ha seguido trabajando en nuevos estudios para aportar mayor precisión a estos resultados. Uno de los factores que pueden variar el impacto ambiental de estas máquinas está en el desgaste que sufran y el mantenimiento que haya que realizar. “No es que se tengan que cambiar muchas piezas, pero éstas son muy grandes”, indica Martínez Cámara, que ha analizado como el aumento del impacto puede ser de alguna forma compensado por la reparación y reutilización de los componentes. “Una pala pesa en torno a seis toneladas; supón que durante los 20 años de vida útil de la máquina hay que cambiar una vez el rotor completo por rotura de las tres palas. Eso implica volver a fabricar tres palas, volver a montarlas en el aerogenerador y enviar al vertedero las viejas”.

En un aerogenerador de 70 metros de alto y 80 metros de rotor, por lo general las partes con un mayor impacto son las palas y la cimentación. Otra de las claves que pueden alterar el balance ambiental de las turbinas es lo que ocurra con cada uno de sus componentes al convertirse en residuos. A diferencia de la torre, cuyo acero puede reciclarse, aquí el componente más problemático es el rotor, las palas, que están fabricadas de un composite, mezcla de fibra de vidrio y resinas epoxi (en las palas más grandes se utiliza también fibra de carbono). Aunque todavía no ha pasado suficiente tiempo para que ningún parque eólico llegue a esos 20 años en los que se estima que podría llegar al final de su vida y no existen experiencias de instalaciones desmanteladas, sí que ocurre que haya que sustituir unas palas deterioradas. Y, entonces, el destino de esta pieza, hoy en día, es el vertedero. Sin embargo, según ha calculado Martínez Cámara, el que pudiese reciclarse este componente reduciría el impacto global del aerogenerador en un 6%. Quizá no parezca un porcentaje muy alto por sí solo, pero como explica el investigador, da idea de la importancia del reciclado de cada una de las piezas para el conjunto del aerogenerador.

En la metodología de Análisis de Ciclo de Vida utilizada por este profesor de La Rioja se contemplan los efectos relacionados con categorías de impacto estandarizadas como ecotoxicidad, uso de la tierra, combustibles fósiles, cambio climático, cancerígenos, capa de ozono… Ahora bien, no se tienen en cuenta varios de los impactos ambientales que más importancia pueden tener en un aerogenerador; es el caso de la contaminación visual o de los daños causados a la avifauna.

En lo que se refiere al impacto sobre el paisaje, a menudo resulta difícil de medir por ser un factor bastante subjetivo. Aún así, parece claro que puede ir incrementándose según aumente el número de parques eólicos, que ya están por los 20.000 MW marcados como objetivo para 2010. La tendencia es colocar menos aerogeneradores, pero más grandes.

En cuanto a la mortalidad de aves provocada por las palas de estas máquinas existen muchos estudios con resultados muy diferentes. ¿Cuál es el impacto real de estos aerogeneradores? “No te puedo decir ni que sea alto, ni bajo, depende muchísimo de la localización, puede ser cero o muy grande”, explica Manuela de Lucas, investigadora del Departamento de Etología y Conservación de la Biodiversidad de la Estación Biológica de Doñana, que lleva casi 15 años estudiando este problema.

Como especifica, la especie más afectada es el buitre leonado, ya que su forma de volar consiste justamente en planear aprovechando el viento. Según el modelo predictivo que ha desarrollado, más que de la cercanía a las poblaciones de estas aves, los daños de los aerogeneradores parecen depender de que estén colocados en corrientes de aires utilizadas por estos animales para desplazarse. “Hay filas de aerogeneradores que matan mucho y otras a tan sólo unos pocos metros que no hacen nada”, comenta.


(1) Considerando un promedio anual de producción de las turbinas eólicas de 4.000 MWh.

(2) Datos del informe del año 2006 “Compared assessment of selected environmental indicators of photovoltaic electricity in OECD cities” (PDF).

Hay 74 Comentarios

Pues entonces cogemos las 3 tvs de casa los 2 ordenadores fijos y portatiles, los moviles, neveras....y los desnchufamos todos...asi no haria falta energía y no se afea el medioambiente..cuanta demagogia

153 días completos, es decir, si no parasen ni un minuto durante esos 153 días. Lo que pasa es que se están más de la mitad de día o incluso día totalmente parados, así que es más del doble de lo que afirman sus fabricantes y defensore. 'Ah! y una cosa que no cuentan es el coste natural de la descarnación de la montaña para instalarlos y el terrible impacto visual que tienen. No es esta la solución.

Para poner las cosas en contexto, habría que comparar los impactos ambientales de la energía eólica con el resto de energías. Sospecho que, en la actualidad, la mejor tecnología disponible (desde el punto de vista medioambiental) para la obtención de energía, es la eólica. Obviamente, cualquier actividad humana va a tener un impacto ambiental, que habrá que minimizar,... idealmente a niveles "sostenibles". Las únicas tecnologías de que disponemos para que nuestra actividad sea ambientalmente "sostenible" son las de la época preindustrial, lo que nos dejaría un nivel de vida que estaríamos lejos de admitir (y eso sin entrar a discutir el impacto de nuestra superpoblación como especie). Quizá lo mejor para reducir nuestros impactos a cero sea hacer un suicidio colectivo,... lo que agradecerían muchas poblaciones de buitres y fomentaría la biodiversidad de insectos, además de servir para abonar los bosques.

He calculado (de una manera algo gruesa) el tiempo que tarda un aerogenerador en compensar la energía que consume su construcción y me han salido cifras parecidas (en orden de magnitud). Los detalles están en mi blog:

http://www.datanalytics.com/blog/2010/09/22/%C2%BF153-dias-de-verdad-de-la-buena/

Hola, Javier. El tiempo de amortización energética (que no económica, como ha entendido alguno) del aerogenerador estimado por el estudio, lo de los 153 días, ha sido obtenido tomando como promedio anual de producción de las turbinas 4.000 MWh.

No he querido (podido) meterme más a fondo en la cuestión del impacto visual porque no sé como tratarlo de una forma objetiva y científica. Estoy de acuerdo con el comentario de Biólogo: creo que el problema no está en la máquina, sino dónde se coloque. Lógicamente, como habéis incidido muchos, hay sitios en los que no se debería colocar absolutamente nada. Ni aero, ni nada de nada. Por otro lado, si se incumplen las leyes, Josele, entiendo que la culpa tampoco es de las máquinas.

Gracias a todos por comentar.

cuantos días necesita una placa fotovoltaica para producir la energía que se utilizó para su construcción?

El gran problema medioambiental de los parques eólicos son sus emplazamientos, muchos de ellos ubicados en sierras con gran biodiversidad y valor ecológico. No es tanto la instalación del aerogenerador y sus temibles palas girando, sino la infraestructura viaria y eléctrica que necesita para su instalación y explotación. Hasta ahora, tras la bandera de un ecologismo ignorante de barra de taberna, hemos asistido a la "urbanización" de parajes en los que seria impensable haber actuado. Por cercanía geográfica conozco la sierra de la Luz y El Cabrito en Tarifa, El Canuto de Casares, Los Alcornocales, ..., contemplar estas sierras llenas de sub-estaciones, líneas aéreas, centros de transformación, viales, naves, ...., bajo el amparo del las “energías verdes”, es descorazonador, uno de los mayores delitos ecológicos que conozco, totalmente consentido. Al menos la destrucción del litoral, tiene crítica ciudadana, de partidos políticos, asociaciones y medios de comunicación. La degradación de nuestras sierras, bajo el amparo del ecologismo de pandereta que nos invade, parece tener todas las bendiciones.

Tambien hay aerogeneradores de tipo sincrono con sus ventajas e inconvenientes como todo en esta vida, y no pequeños por cierto www. Enercon. es

Algunos apuntes:

En cuanto a eficiencia energetica, casi todos estamos de acuerdo, los molinos en su vida util, producen mas energia de la que consumen en su fabricacion, y eso los hace energeticamente validos (el cuanto, por lo que se comenta si puede ser discutible. aunque no entiendo de ingenieria electrica)

El problema es el impacto ambiental, no el energetico, y eso no depende del molino, sino del sitio en el que se ponga. Si se hace con sentido comun, (y no siempre se hace) no debe de haber problema. El impacto visual, es subjetivo, y hay no puede asegurar nadie nada.

El efecto sobre las corrientes de aire y el polen que se ha comentado aqui, es irrelevante, ya que el polen que no caiga en un sitio, caera en otra zona relativamente cercana, y, a diferencia de en las corrientes marinas que casi siempre son en direcciones constantes, el viento termina soplando de todas direcciones asi que no deberia haber problemas.

Otra cuestion es que se les ocurra plantar un parque eolico en una zona de cria de aguilas imperiales, o que estudien bien el sitio, incluyendo en los estudios especies que sion ser tan vistosas, son importantisimas.

La energía eólica está muy lejos de ser una energía verdaderamente limpia. De acuerdo que produce energía sin contaminar pero tiene inconveniente enormes que conviene conocer. Uno de los mayores problemas ambientales del planeta es la perdida de biodiversidad. Los aerogeneradores se instalan en zonas con viento, preferentemente montañas, y justo son las montañas los últimos reductos de vida salvaje de un continente hiperhumanizado como es Europa. Todas las aves necesitan viento para volar, justo el viento que mueve las aspas de los molinos. Los molinos de viento matan(descuartizan) con sus aspas) todos los años miles de aves protegidas, muchas de ellas en grave peligro de extinción. Además, para instalar estos gigantes hacen faltas enrmes pistas que llegen hasta la cima de la montaña, lo que provoca la fragmentación de los últimos espacios naturales con buen nivel de conservación de Europa. Estas pistas,auténticas autopistas en el corazón de nuestros bosques, destruyen miles y miles de árboles, posibiltando al mismo tiempo, la llegada de visitantes(molestias) a donde nadie llegaba. También hacen falta miles de kilómetros de nuevos tendidos eléctricos para evacuar la energía "verde" producida, provocando la muerte de infinitas aves, tanto por choque con las líneas(que rara vez están señalizadas para evitar estas muertes) como por electrocución en las torretas eléctricas, además de alterar el paisaje natural convirtiéndolo en un paisaje industrial. A esto se suma el despilfarro en dinero público en subvenciones que se llevan empresas que al mismo tiempo que nos dicen que quieren ayudar al planeta, siguen produciendo contaminación con centrales térmicas de carbón. Si el dinero que se emplea en construir y subvencionar los aerogeneradores se empleara en aislar las viviendas, no sólo se reduciría la contaminación, sino que además podríamos coservar los últimos espacios naturales de Europa.

Los comentarios de esta entrada están cerrados.

Ecolaboratorio

Sobre el blog

Como si mirásemos por el ocular de un microscopio, Ecolaboratorio es un blog ambiental que trata de ver más de cerca todo aquello que nos rodea. En este particular laboratorio se buscan respuestas a las cuestiones más enrevesadas que nos asaltan de forma cotidiana.

Sobre el autor

Clemente Álvarez

(Madrid, 1973) es un periodista especializado en medio ambiente y ciencia. Colaborador de El País desde 2004, le entusiasma mezclar elementos de la ecología con reactivos de la energía y la economía, aunque la fórmula pueda resultar inflamable.

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal