Lo que contamina un aerogenerador

Por: | 22 de septiembre de 2010

Aerogenerador de Gamesa. ¿Cuál es el impacto ambiental de los aerogeneradores cuyas palas se han ido multiplicando por casi todo el país? A diferencia de las centrales eléctricas tradicionales, la gran ventaja de estos gigantescos molinos modernos es que proporcionan energía limpia a partir del simple viento, sin contaminar, ni dejar residuos peligrosos. Sin embargo, esto no quita que, a lo largo de todo su ciclo de vida, también causen diversos tipos de afecciones sobre el medio ambiente.

Antes de ponerse a girar sus palas para generar kilovatios no contaminantes, habrá sido preciso fabricar sus diferentes partes, transportarlas y montarlas en el lugar indicado. Y esto implica transformar recursos, generar emisiones y usar otras energías no tan limpias; es decir, contaminar. ¿Cuánto tardan estas máquinas en producir la energía que ha costado fabricarlos y montarlos? No mucho: 153 días.

Esto es al menos lo que estimó(1) Eduardo Martínez Cámara, responsable de I+D en el Grupo Eólicas Riojanas y profesor asociado del departamento de Ingeniería Mecánica de la Universidad de la Rioja, a partir del análisis del ciclo de vida (ACV) de un aerogenerador Gamesa G8X de dos megavatios (MW), instalado en el parque eólico de Munilla (también en La Rioja). Considerando que esta máquina tenga una vida útil de 20 años (el tiempo garantizado por lo general por los fabricantes), esto significa que antes de su hipotético desmantelamiento habrá generado 47,4 veces la energía necesaria para su fabricación. Esto es bastante más de lo que se consigue con unas placas fotovoltaicas; pues se calcula que una de estas instalaciones solares produce en sus 30 años de vida útil cerca de 16 veces la energía utilizada en su creación si está en Sevilla, 15 veces si está en Madrid y 13 veces si está en Barcelona(2).

De forma posterior, este investigador de La Rioja ha seguido trabajando en nuevos estudios para aportar mayor precisión a estos resultados. Uno de los factores que pueden variar el impacto ambiental de estas máquinas está en el desgaste que sufran y el mantenimiento que haya que realizar. “No es que se tengan que cambiar muchas piezas, pero éstas son muy grandes”, indica Martínez Cámara, que ha analizado como el aumento del impacto puede ser de alguna forma compensado por la reparación y reutilización de los componentes. “Una pala pesa en torno a seis toneladas; supón que durante los 20 años de vida útil de la máquina hay que cambiar una vez el rotor completo por rotura de las tres palas. Eso implica volver a fabricar tres palas, volver a montarlas en el aerogenerador y enviar al vertedero las viejas”.

En un aerogenerador de 70 metros de alto y 80 metros de rotor, por lo general las partes con un mayor impacto son las palas y la cimentación. Otra de las claves que pueden alterar el balance ambiental de las turbinas es lo que ocurra con cada uno de sus componentes al convertirse en residuos. A diferencia de la torre, cuyo acero puede reciclarse, aquí el componente más problemático es el rotor, las palas, que están fabricadas de un composite, mezcla de fibra de vidrio y resinas epoxi (en las palas más grandes se utiliza también fibra de carbono). Aunque todavía no ha pasado suficiente tiempo para que ningún parque eólico llegue a esos 20 años en los que se estima que podría llegar al final de su vida y no existen experiencias de instalaciones desmanteladas, sí que ocurre que haya que sustituir unas palas deterioradas. Y, entonces, el destino de esta pieza, hoy en día, es el vertedero. Sin embargo, según ha calculado Martínez Cámara, el que pudiese reciclarse este componente reduciría el impacto global del aerogenerador en un 6%. Quizá no parezca un porcentaje muy alto por sí solo, pero como explica el investigador, da idea de la importancia del reciclado de cada una de las piezas para el conjunto del aerogenerador.

En la metodología de Análisis de Ciclo de Vida utilizada por este profesor de La Rioja se contemplan los efectos relacionados con categorías de impacto estandarizadas como ecotoxicidad, uso de la tierra, combustibles fósiles, cambio climático, cancerígenos, capa de ozono… Ahora bien, no se tienen en cuenta varios de los impactos ambientales que más importancia pueden tener en un aerogenerador; es el caso de la contaminación visual o de los daños causados a la avifauna.

En lo que se refiere al impacto sobre el paisaje, a menudo resulta difícil de medir por ser un factor bastante subjetivo. Aún así, parece claro que puede ir incrementándose según aumente el número de parques eólicos, que ya están por los 20.000 MW marcados como objetivo para 2010. La tendencia es colocar menos aerogeneradores, pero más grandes.

En cuanto a la mortalidad de aves provocada por las palas de estas máquinas existen muchos estudios con resultados muy diferentes. ¿Cuál es el impacto real de estos aerogeneradores? “No te puedo decir ni que sea alto, ni bajo, depende muchísimo de la localización, puede ser cero o muy grande”, explica Manuela de Lucas, investigadora del Departamento de Etología y Conservación de la Biodiversidad de la Estación Biológica de Doñana, que lleva casi 15 años estudiando este problema.

Como especifica, la especie más afectada es el buitre leonado, ya que su forma de volar consiste justamente en planear aprovechando el viento. Según el modelo predictivo que ha desarrollado, más que de la cercanía a las poblaciones de estas aves, los daños de los aerogeneradores parecen depender de que estén colocados en corrientes de aires utilizadas por estos animales para desplazarse. “Hay filas de aerogeneradores que matan mucho y otras a tan sólo unos pocos metros que no hacen nada”, comenta.


(1) Considerando un promedio anual de producción de las turbinas eólicas de 4.000 MWh.

(2) Datos del informe del año 2006 “Compared assessment of selected environmental indicators of photovoltaic electricity in OECD cities” (PDF).

Hay 74 Comentarios

Yo lloré cuando regresé de EEUU después de varios años ausente y vi el monte de mi pueblo en León destrozado, con esas torres de acero clavadas en lo que era un bosque sagrado ¿Qué parámetro de eficiencia energética mide esto?

En el Blog Jumanji Solar publicamos en Marzo el artículo "Cuánto tarda una placa solar en compensar lo que contamina": http://jumanjisolar.com/2010/03/cuanto-tarda-una-placa-solar-en.html

Saludos

No comentas nada de que hace falta tener centrales termicas a un 80% de su potencial para diluir los picos de potencia...

Bueno, ¿y a quién le extraña todo esto? Yo he fabricado aerogenradores durante muchos años y evidentemente se trata de un proceso contaminante. Como cualquier otro... y si te pones al lado de alguno que esté funcionando dudo mucho que aguantases ese sonido mucho tiempo.
Supongo que habrá quien diga que hay un "contubernio judeo-masónico-comunista" en contra de los aerogeneradores por intereses económicos. Pero mis clientes a la hora de fabricar elementos han sido las mismas empresas (Endesa, Hiberdrola, etc.) que tienen las centrales térmicas, y las propietarias de la tecnología grandes multinacionales como Vestas.

Y que hay del impacto medioambiental propiamente dicho. Al otro lado de los campos de aerogeneradores la velocidad del viento es inferior a la que que existía antes del campo. Por tanto se produce una alteración en las condiciones naturales que a la larga influirán en cambios. No he leído nada a este respecto (seguramente no interesa) pero la alternativa subacuática a los aerogeneradores se ha tenido que desechar en muchos casos porque el impacto era brutal. Gran cantidad de sedimentos que se depositan alterando el lecho marino haciendo peligrar a corto paso cauce o desembocaduras de rios, flora, fauna, etc...

Me parece muy curioso que en el artículo no se hable de la CONTAMINACIÓN ACÚSTICA que suele ser una de las causas de mayor preocupación en algunos parques eólicos cercanos a localidades. Al menos, fuera de España el control de este tipo de contaminación está bastante bien implantado en energía eólica.

Veo mucha gente suceptible con la contaminación visual y acústica de los aerogeneradores. Si me permiten me voy a poner también suceptible con las enormes vallas publicitariias en las carreteras que dan autentico horror verlas (aparte del peligro por distracción que generan), con los enormes edificios feísimos que pueblan nuestras sufridas ciudades, con el atronador rugido de los autobuses urbanos, y demás vehículos de gasolina, con los ruidos infernales de las obras urbanas. En fín, que a mí lo de los aerogeneradores es de las cosas que objetivamente menos me molestan en esta vida.

Un aparato que genera 47 veces la energía que ha costado suena a poco eficiente.
Sin entrar en impacto ecológico sino sólo en ese balance, ¿cual es esa proporción en una hidroeléctrica?.
¿Y en una térmica o núclear contando la energía utilizada en obtener el combustible y llevarlo a la central?.

¿Qué objetividad puede esperarse de un investigador que trabaja para las eólicas? Lo lógico es que sólo diga maravillas de los parques eólicos.

Clemente, creo que te has quedado muy cortito con este artículo. Como han dicho algunos en los comentarios, no has hablado del gran número de quirópteros (la mayoría de ellos mucho más amenazados que los buitres leonados) que mueren todos los años por las palas de los molinos gigantes, tampoco has hablado del gran impacto de la instalación de estos juguetes en la cuerda de nuestras mejores sierras, ni de los kilómetros de líneas de lata tensión para transportar la energía eléctrica. Tampoco has hablado sobre las leyes que son vulneradas continuamente por las empresas eólicas, como la instalación de molinos en zonas protegidas o la fragmentación de un parque eólico extenso en varios menores para pasar la evaluación de impacto ambiental. Tampoco has planteado la posibilidad de colocar dichos molinos en zonas menos sensibles. Por ejemplo, ¿es realmente necesario que una compañía eólica instale sus juguetes en un robledal donde vive una población de urogallo cantábrico, en peligro de extinción? ¿No existe otro sitio?

Etc, etc. Es decir, es un artículo muy muy mejorable en un blog como éste.

Saludos cordiales

Esto de los molinillos de aire es igual que el cuento de las maquinillas de afeitar, nos venden cabezales con CINCO hojas en un anuncio que el tio que lo muestra se la pasa de lado a lado de la cara con la piel de culito de bebe, pero lo que pocos observan es que el anuncion esta hecho con un guaperas que de antemano esta afeitado.
Nos venden los molinos de viento como ahorro ecologico energetico cuando en realidad lo que estan diciendo es : ARRASQUECE EL BOLSILLO QUE TENGO QUE DARLE DE COMER A GAMESA, ACS, ABENGOA y amiguitos metidos en el ajo, y estos a lo mejorrrr contratan a su hijo ingeniero que para algo le hemos pagado la beca de estudios... SOMOS MEROS BORREGOS, EL VIENTO NO SE PUEDE APROVECHAR RENTABLEMENTE COMO BIEN COMUN como lo es el agua, el petroleo o la nuclear.

Los comentarios de esta entrada están cerrados.

Ecolaboratorio

Sobre el blog

Como si mirásemos por el ocular de un microscopio, Ecolaboratorio es un blog ambiental que trata de ver más de cerca todo aquello que nos rodea. En este particular laboratorio se buscan respuestas a las cuestiones más enrevesadas que nos asaltan de forma cotidiana.

Sobre el autor

Clemente Álvarez

(Madrid, 1973) es un periodista especializado en medio ambiente y ciencia. Colaborador de El País desde 2004, le entusiasma mezclar elementos de la ecología con reactivos de la energía y la economía, aunque la fórmula pueda resultar inflamable.

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal