¿Cómo se calcula la huella ecológica?

Por: | 14 de enero de 2011

Huella ecológica de España Hace unos meses un informe de WWF aseguraba que la población mundial necesita al ritmo actual de consumo el equivalente a 1,5 planetas. Es una forma llamativa de expresar que los humanos utilizamos en un año recursos de la Tierra más rápido de lo que tardan en renovarse. Estas mediciones se realizan a través de la huella ecológica, un indicador de sostenibilidad con una metodología muy particular ideado en los años noventa por el profesor de la Universidad de Toronto (Canadá) William Rees y su entonces alumno Mathis Wackernagel. ¿Cómo se calcula una cuestión tan compleja?

La huella ecológica se suele medir en hectáreas globales (hag) por habitante y año. Es una estimación de la superficie que se necesita para producir los recursos consumidos: la superficie de campos para cultivar los alimentos y la fibra para ropa, la de los pastos para el ganado, la del mar para sostener las capturas de pesca, la de bosque para producir la madera y pulpa, o la utilizada para construir encima ciudades, carreteras o cualquier infraestructura. No tiene en cuenta el uso de agua u otros impactos generados por el consumo (como la contaminación o la pérdida de biodiversidad).

¿Qué pasa con la incidencia en la biosfera del consumo de bienes o de energía? Pongamos que hacemos caso de la campaña de marketing de una marca de automóviles que propone a sus clientes plantar árboles para compensar las emisiones de sus coches: ¿Qué superficie forestal tendría que haber en España para que absorbiesen todo el CO2 que sale del tubo de escape de los coches en un año? Quizá a más de uno le parezca una solución un tanto extraña, pero así es exactamente cómo se calcula el uso de combustibles fósiles para llenar el depósito de gasolina o para producir los propios vehículos.

Como explica Manuel Calvo, consultor ambiental y uno de los mayores especialistas en España en huella ecológica (fue uno de los codirectores del estudio de la huella ecológica de los españoles realizado por el Ministerio de Medio Ambiente en 2008), lo que se mide es el área de bosque necesaria para absorber el CO2 generado por el consumo, ya sea por el uso directo de la energía o por la que se utiliza en la fabricación de los bienes consumidos en el país.

“Es un tanto controvertido calcular esto de esta forma, la huella ecológica se crea en Canadá dónde se sigue más este concepto de compensar emisiones y dónde hay muchos bosques para compensar”, comenta Calvo. “Sería más lógico considerar la superficie de cultivos de biocombustibles que harían falta para obtener esa cantidad de energía equivalente, pero esta es la metodología que hay que seguir para poder comparar luego entre regiones o países”, cuenta este andaluz, que explica que cuando ha estimado la huella del consumo de energía de estas dos formas diferentes, los resultados en hectáreas han sido similares.

¿Qué pasa con el impacto de otras formas de obtener energía que no emiten CO2? Lo que se contabiliza entonces es la superficie ocupada por la instalación: el espacio ocupado por los aerogeneradores de un parque eólico o las placas fotovoltaicas (siempre que no estén colocados encima de un tejado, pues ya se habrá contabilizado antes esa superficie como área urbanizada). El caso de una central nuclear resulta muy paradójico. Como explica este experto, la metodología estándar de la huella ecológica entiende que no es una tecnología sostenible y por ello se le da el mismo tratamiento que a la energía procedente de combustibles fósiles, imputando a estas centrales emisiones ficticias de CO2 que tendrán también que ser compensadas con árboles. 

Los cálculos tienen una complicación añadida, aunque bastante interesante. Lo que se mide siempre en la huella ecológica es el impacto del consumo, no de la producción. Esto significa que si un televisor se fabrica en China y se vende luego en España, las emisiones de CO2 que habría que compensar con árboles por el uso de electricidad en la fabricación del aparato se imputan aquí, en España. “Este enfoque de la huella ecológica es bastante más justo que el de otros indicadores”, recalca este consultor andaluz.

De forma muy simplificada, esta particularidad de la huella ecológica obliga a realizar un balance de las importaciones y exportaciones de los diferentes productos y traducirlo en CO2 (una medición estimativa, pues no se tiene en cuenta que en cada país del que se importan productos se usa un tipo de energía con diferentes emisiones de CO2). De esta forma, se obtiene una determinada superficie forestal necesaria para compensar todas las emisiones de CO2, que hay que añadir al resto de espacio productivo usado en el territorio para extraer la madera, los cereales, el pescado, la leche, la ropa…

El resultado final de la huella ecológica es una cantidad de hectáreas globales por habitante y año. Claro que no es lo mismo una hectárea de bosque, una de árboles para compensar CO2, una de pastos o una de ciudad. Lo que se hace es ponderar cada tipo de superficie a través de un factor de equivalencia(1) y la suma se expresa en hectáreas globales. Como detalla Calvo, en realidad la hectárea global no existe en ningún sitio, pues representa la productividad biológica media en el planeta.

“Este indicador de sostenibilidad tiene sus fallos, pero como también lo tienen los otros, lo mismo ocurre con el PIB y se sigue de forma ciega”, recalca el consultor, que considera que lo más apropiado es “utilizar un cóctel de indicadores diferentes”. “Lo complicado no son los cálculos, sino disponer de la información”. 

Después de todo esto, el resultado que se encuentra(2) es que España genera una huella ecológica de 6,4 hectáreas globales por habitante y año. Es decir, que de media cada español(3) necesitaría de 6,4 hectáreas globales para satisfacer todos sus consumos; una cifra algo mayor que la dada en el informe Planeta Vivo 2010 elaborado por WWF y Global Footprint Network, la organización del propio Mathis Wackernagel (ver imagen). Si se calcula también la biocapacidad de España, como la superficie productiva que realmente tiene el país (2,4 hectáreas globales por habitante año), lo que se deduce es que se están usando muchos más recursos de los que disponemos. Se produce un importante déficit ecológico.

Volvamos de nuevo al ejemplo del coche. Lo que vienen a decir estos resultados es que no hay espacio suficiente en el país para plantar todos los árboles necesarios para absorber el CO2 emitido por los coches y evitar así que esta gas de efecto invernadero se siga acumulando en la atmósfera. ¿Cuántos kilómetros se podrían realizar hipotéticamente en un coche de gasolina considerando sólo el espacio real que hay para plantar sumideros de CO2 en España (después de descontar el espacio necesario para comer, vestirnos…)? Aunque se trata sólo de elucubraciones teóricas, Calvo también lo ha calculado y su resultado es muy curioso: 1.500 kilómetros. Es decir, que de media cada español podría disponer de sólo 1.500 kilómetros en coche para todos sus desplazamientos a lo largo de un año (sin montarse en ningún avión u otro medio de transporte que genere CO2).

Como detalla este consultor especialista en movilidad, estos 1.500 kilómetros son una distancia bastante inferior a la que recorren de media en coche los ciudadanos en una ciudad como la suya, Sevilla. Y eso sólo para desplazamientos urbanos, sin salir de la ciudad. Según este experto, esta estimación es bastante conservadora, pues está calculada con un coche que emite unos 120 g de CO2/km y no se ha contabilizado el transporte necesario para desplazar también las mercancías.

“Estos 1.500 km demuestran que para conseguir una movilidad sostenible hay que reducir entre un 80 y 90% el tráfico de coches”, incide Calvo, que no cree que el vehículo eléctrico pueda bajar hoy en día de forma significativa el conjunto de las emisiones.


(1) Los factores de equivalencia utilizados por Global Footprint Network para equiparar la productividad de cada tipo de superficie son: cultivos, 2,8; pastos; 0,49; bosques, 1,37; mar productivo, 1,37; superficie artificializada 2,18; área de absorción de CO2, 0,36. El hecho de que una hectárea de bosque tenga un factor de 1,37 significa que se considera que tiene un 37% más productividad, de media, que la superficie del espacio productivo global.

(2) Resultados del Análisis de la huella ecológica de España, elaborado por el Ministerio de Medio Ambiente en 2008.

Hay 19 Comentarios

Como bien se dice estos cálculos son tremendamente conservadores. Se refieren solamente al CO2, no tienen en cuenta la pérdida de biodiversidad, el efecto de otros contaminantes de la biosfera....
No es ninguna tragedia vivir con mucho menos, compartir mas, usar y generar recursos públicos, es solo un utopía. Las costumbres son mas difíciles de cambiar que las leyes.

Lo bueno del concepto de huella ecológico es que como tal resulta muy gráfico, independientemente de la crítica más técnica, de los factores que se tomen en el análisis, de la comparabilidad de los constructos, etc. Es una buena idea para empezar a halar de (in)sosteniblidad, para ilustrar que vivimos por encima de nuestras capacidades, de que la generalización al conjunto de los habitantes del planeta de nuestra pauta actual de consumo no es viable, etc.

Se puede calcular individualmente de forma aproximada, y si el calculo es medianamente correcto, deberia tener en cuenta transporte, alimentación, etc, y siempre teniendo en cuenta que es algo aproximado, ya que es imposible cuantificarlo exactamente. Como curiosidad repito el enlace que puse el otro día con el cálculo de la huella individual para nuestro país. (no todo va a ser de fuera) http://www.substratum.es/footprint.html

Por favor , se podria hacer algun criterio mas serio. Calculado de ese modo, simplemente Canada sale completamente favorecido por sus grandes extensiones y que curiosio los que propusieron el metodo son canadienses. Ademas de que se cita que en este blog se cita habitualmente como contaminacion el CO2 cuando no lo es.

El problema que veo de cuantificar la huella ecológica mediante cálculos basados en el CO2 es que se están obviando otras emisiones altamente dañinas como los NOx, SOx, PMs, metales pesados, etc..Con el agravante de que estas sustancias no tienen sumideros naturales, a diferencia del CO2.
Por otra parte, siempre que salen estudios de este tipo se menosprecia la tremenda contaminación que están produciendo los aviones y que los ciudadanos de a pie también somos responsables de ello, al elegir destinos turísticos cada vez más lejanos.

Si la capadad de la Tierra es de 1,8 ha/habitante año y en España es de 6,4 así nos va. Y luego la culpa es de la crisis, los mercados y bla bla bla...Hemos vivido al triple de nuestras posibilidades y lo vamos a pagar...¿cómo?..dividiendo por 3 todos nuestros deseos y sueños....

Recomiendo este blog sobre el impacto de la minería, principalmente canadiense en América Latina:
http://4jinetes.blogspot.com/

Hola Clemente, tengo varios temas que proponerte para el blog, es posible contactar contigo a través de correo electrónico? Yo te dejo el mío para que me contactes tu.

Miguel

ok, pero cuando lleguen los coches eléctricos o los de hidrógenos ¿cuál será nuestro problema? La gestión de recursos. En un mundo con escasas emisiones de CO2, ese será nuestro problema y por tanto, la forma de medir la huella ecológica será distinta.

Publicar un comentario

Los comentarios están moderados y no aparecerán en el blog hasta que el propietario los apruebe.

Este blog sólo permite comentarios de usuarios registrados. To comment, please Inicia sesión.

Ecolaboratorio

Sobre el blog

Como si mirásemos por el ocular de un microscopio, Ecolaboratorio es un blog ambiental que trata de ver más de cerca todo aquello que nos rodea. En este particular laboratorio se buscan respuestas a las cuestiones más enrevesadas que nos asaltan de forma cotidiana.

Sobre el autor

Clemente Álvarez

(Madrid, 1973) es un periodista especializado en medio ambiente y ciencia. Colaborador de El País desde 2004, le entusiasma mezclar elementos de la ecología con reactivos de la energía y la economía, aunque la fórmula pueda resultar inflamable.

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal