Los hombres contaminan más

Por: | 12 de enero de 2011

Huella de carbono de un hombre y una mujer (Terra Eco) ¿Quién contamina más: los hombres o las mujeres? La pregunta tiene más importancia de lo que puede parecer, pues son muchas las investigaciones que señalan diferencias significativas. Esto muestra que todavía existen grandes desigualdades entre sexos, pero también pone de manifiesto una disparidad en los comportamientos que, según algunos expertos, debería ser tenida más en cuenta en las políticas ambientales que buscan cambiar los hábitos de consumo de la sociedad.

Uno de los estudios más completos es el realizado por Riitta Räty y Annika Carlsson-Kanyama, investigadoras del Swedish Defence Research Agency (FOI), en Estocolmo (Suecia). Este trabajo, publicado en parte en Energy Policy, compara el consumo de energía de hombres y mujeres en cuatro países europeos: Suecia, Noruega, Alemania y Grecia. Para diferenciar bien el comportamiento de uno y otro sexo, la investigación se centra sólo en el consumo de personas solteras. Lo que se analiza es el gasto de energía en el hogar y en el transporte, pero también el requerido para la elaboración de los productos comprados y los alimentos ingeridos. Además, se evalúa la influencia de factores como el vivir o no con hijos, la edad o los ingresos.

Los resultados muestran que los hombres solteros consumen de media más que las mujeres solteras en los cuatro países: en Noruega, un 6% más; en Alemania, un 8% más; en Suecia, un 22% más; y en Grecia, un 39% más. Según las investigadoras, esto se explica por el mayor nivel de gastos de los hombres, en los cuatro países europeos, pero también por diferencias en los hábitos de consumo. "Este mayor consumo de los hombres probablemente también ocurra en España, aunque lo difícil es calcular en qué medida", explica Carlsson-Kanyama.

En general, el trabajo encuentra que las mujeres, de media, gastan más energía en apartados como la ropa, la higiene, la salud, los bienes del hogar o incluso la comida. En el caso de la alimentación, la investigación sueca confirma los resultados de otros trabajos que constatan una mayor ingesta de carne en los hombres (salvo en Grecia), lo que suele tener un mayor impacto ambiental en emisiones de efecto invernadero o en alteraciones sobre el territorio. Sin embargo, aquí se imputa una incidencia más alta en gasto de energía de las mujeres de estos países por su mayor consumo de frutas y verduras. Con todo, el conjunto del gasto energético de las solteras suecas, alemanas, noruegas y griegas resulta menor que el de sus compatriotas masculinos.

Al contrario, los hombres muestran un consumo mucho más importante en dos categorías: transporte, y restaurantes, alcohol y tabaco. Si bien las diferencias de los hábitos de consumo pueden tener una relevancia muy distinta y pueden variar entre países, para las investigadoras el desfase en el gasto de energía en el transporte resulta demasiado grande para no ser estadísticamente significativo en las cuatro naciones analizadas. Y es que los noruegos y alemanes solteros consumen un 70-80% más de energía en el transporte que las mujeres, los suecos un 100% más y los griegos un 350% más.

Este mucho mayor consumo de energía de los hombres en el transporte se corresponde también con un mayor gasto de dinero en coches. Son diversos los factores que explican esta atracción masculina por los motores. En cualquier caso, esta diferencia de género ha quedado patente en otros estudios(1), que reflejan que, a pesar de que la mayoría de las mujeres europeas -solteras o casadas- trabajan ya fuera de casa, estas suelen realizar viajes más cortos, están más dispuestas a utilizar el transporte público y conducen menos kilómetros al año (y ello a pesar de que también realizan más viajes para satisfacer las necesidades de otros).

En el caso de la investigación sueca, cuando se analiza la edad de los solteros y solteras, se constata además que el mayor consumo de energía en transporte de los hombres se sigue reproduciendo en las generaciones más jóvenes (nacidas después de 1979). En cuanto a los hijos, no se observa una pauta general en los distintos países. En Suecia, las diferencias entre hombres y mujeres con niños se reducen (las mujeres con hijos aumentan el uso de energía para transporte), pero en Alemania ocurre justo lo contrario (los solteros alemanes con hijos realizan todavía más desplazamientos que los que no tienen).

Según las investigadoras, toda esta información puede resultar de sumo interés para promover hábitos de consumo más eficientes y el ahorro de energía. "Las políticas ambientales debería tener más en cuenta las diferencias de género, en especial, las de transporte, las campañas podrían enfocarse más en los hombres para que resultasen más eficaces", incide Carlsson-Kanyama.

Esta radiografía energética coincide en gran medida con las estimaciones de las emisiones de CO2 de franceses y francesas realizadas de forma reciente por la revista ambiental de este país Terra Eco. Esta publicación calculó la huella de carbono (las emisiones generadas por el consumo) de un hombre y una mujer en Francia a lo largo de 24 horas (ver ilustración del post). Los kilogramos de CO2 (39,3 kilos al día para los hombres y 32,3 para las mujeres) pueden variar de un país a otro en función de cómo se genere la energía eléctrica (en el caso de Francia, principalmente con nucleares), por lo que no pueden tomarse como valor de referencia para España. Sin embargo, se constata de nuevo como los hombres generan una mayor huella, por dedicar más horas al transporte, al trabajo remunerado y al tiempo de ocio.

¿Significa esto que las mujeres tienen que contaminar más para conseguir igualarse con los hombres? "Debemos conseguir la equidad de géneros y reducir el consumo de energía al mismo tiempo, de otra forma el desarrollo no podrá denominarse sostenible, pero para eso habrá que cambiar algunos roles tradicionales", responde la investigadora sueca.


(1) Wachs, 1987; Turner et al., 2006; McGuckin&Murakami, 2007; Oldrup&Romer Christensen, 2007.

Hay 87 Comentarios

La noticia misándrica del día, probablemente patrocinada por el Ministerio de Igualdad. Si acusara a las mujeres de contaminar más se tacharía al autor de machista y sexista, como se dirige contra los hombres el señor Clemente demuestra ser muy moderno, estar catequizado conforme al credo único de género y podría optar a recibir la correspondiente subvención.

Las mujeres prefieren actividades mas intelectuales. Eso dice las autoras.
Sacado del estudio:

"Studies in fields other than environmental science have frequently demonstrated that consumption patterns differ among women and men. For example, women
consume more high-brow culture (theatre, literature, political discussion) than men, who prefer more low-brow activities (eating out, cinema) (Bihagen & Katz-
Gerro, 2000; Lizardo, 2006), regardless of the individual’s education, income, age and class."

Alguien que hace una valoracion asi en un estudio descalifica el resto. Las mujeres consumen mas en literatura, teatro y discusion politica y los hombres prefieren el cine y comer fuera. Lo de la literatura pase pero siguiendo mi experiencia no es cierto lo de la politica.

1. Me apuesto lo que sea a que no han incluido maquillajes, productos de belleza y para el pelo, etc. en el apartado de higiene.

2. No se les ha ocurrido pensar a estas "investigadoras" que hay muchos pardillos que siguen invitando a copas y haciendo de chofer para las mujeres tan perfectas y no contaminantes que hay en el mundo? Tal vez ese sea el peor habito de consumo.

Es verdad. Siempre se habla de los coches, pero mucho más contaminan los cuescos de los seres vivos. Y en eso los hombres primamos. A mi mujer la cuezo a pedos.

Haciendo un estudio de géneros podían haber mostrado lo que contaminan los del género idiota, que son muchos. Habiendo tantos géneros sobre los que podían haber dado datos, al final solo dan dos.

A partir de ahora voy a intentar medir lo que contamino yo y lo que lo hace mi señora. Supongamos que sale que ella contamina más: ¿querrá entonces decir yo que soy la mujer?.

Ahh se me olvidaba ... si pusieramos que las mujeres ganan menos, conducen peor, tienen menos fuerza, han inventado menos cosas, son mas bajitas, etc, etc, etc, (podria decir muchas mas pero la verdad que a diferencia de las mujeres yo empleo mi tiempo en otras cosas mas utiles)... si dijera algo de esto... seria machista (jejeje!, que irónico).

Yo pondria otro enunciado con respecto al uso del intelecto y de los recursos de cada género...

"Los hombres tratan de solucionar problemas de la sociedad y las mujeres de buscar aspectos en los que sean mejores que los hombres"

Si el resultado hubiera sido al revés no habría wevos para publicarlo.

generalidades generales, no me extraña entonces que las futuras generaciones vengan tan mal preparadas, y tengan tanto desconocimiento del desarrollo sexual (todavía usan palabras del tipo maricón para denigrarnos, o travelo para referirse a un transexual, y preocupa la creciente nueva ola de machismo). Todo empieza por hablar de lo que uno sabe, y si no sabe, investigar y aprender. Quizá es que usted imparte clases en un centro...digamos, que no entiende mucho eso de la pluralidad sexual. Porque sexos si que tenemos sexos distintos los humanos, pero por supuesto género también. Y no se empeña el Gobierno. Le recomiendo que lea algo de sexología, algo muy básico, y podrá comprobar que existe una construcción de la identidad sexual, y que dentro de esa identidad existen diferentes géneros, que no necesariamente concuerdan con el sexo.

Los comentarios de esta entrada están cerrados.

Ecolaboratorio

Sobre el blog

Como si mirásemos por el ocular de un microscopio, Ecolaboratorio es un blog ambiental que trata de ver más de cerca todo aquello que nos rodea. En este particular laboratorio se buscan respuestas a las cuestiones más enrevesadas que nos asaltan de forma cotidiana.

Sobre el autor

Clemente Álvarez

(Madrid, 1973) es un periodista especializado en medio ambiente y ciencia. Colaborador de El País desde 2004, le entusiasma mezclar elementos de la ecología con reactivos de la energía y la economía, aunque la fórmula pueda resultar inflamable.

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal