Cómo fabricar biodiésel casero

Por: | 30 de junio de 2011

Garrafa de aceite Desde hace siete años, José Manuel Cano rara vez se detiene con su coche en una gasolinera. “Solo en alguna ocasión que estaba en la reserva y tenía mucha prisa, pero para echar únicamente 10 euros con los que salir del apuro”, cuenta este murciano. Para qué pararse en un surtidor, si en casa tiene su propia biogasolinera. Él mismo fabrica el biodiésel con el que llena el depósito de su coche a partir de aceite usado de las frituras.

Aficionado a los experimentos, empezó haciendo una pequeña prueba con aceite nuevo sin creérselo demasiado. Echó un poco de aceite de girasol en un vaso y preparó el reactivo: metanol con hidróxido sódico (NaOH, también conocido como sosa caústica), que forman metóxido sódico. “Esto hay que manejarlo con cuidado, es inflamable, tóxico y corrosivo”, advierte el murciano. Tras juntarlo todo con precaución, removió la mezcla con una cuchara de acero durante varios minutos y luego la dejó reposar. Al cabo de una hora, ya tenía carburante para el coche: En la parte superior del vaso estaba el biodiésel y en el fondo había quedado la glicerina. Siete años después, en lugar del vaso utiliza en un patio de su casa un reactor para 150 litros de biodiésel.

Aunque tiene sus riesgos, el proceso es bastante sencillo y existe mucha información detallada en Internet. El siguiente paso de Cano tras probar con aceite nuevo era intentarlo con el aceite usado. Esto resulta un poco más complicado, pero obviamente es también mucho más interesante. En este caso, la materia prima no depende de cultivos que puedan competir con alimentos, como puede suceder con otros biocarburantes, sino que se trata de un residuo: el aceite de las freidoras o de las sartenes.

El propio Cano describe también en Internet el proceso seguido. Lo primero con el aceite usado es filtrarlo para retirar los restos de alimentos y calentarlo para quitar el agua que pueda contener. Luego hay que preparar el metóxido extremando las precauciones. Antes de llegar al actual tanque de 150 litros, este murciano se construyó primero un pequeño reactor hermético para trabajar de forma más segura con un bote de pintura, un motor-bomba de una lavadora y una resistencia eléctrica. De esta forma, una vez juntado el metóxido con el aceite usado podía mantener la temperatura requerida y remover bien la mezcla sin que se escapasen vapores tóxicos. Como en la prueba con el vaso, durante el proceso –llamado de transesterificación– los ácidos grasos se separan de la glicerina y el metanol se une a ellos para obtener el biodiésel. Ya sólo queda un último paso: lavar ese biocarburante con agua para eliminar los restos de otros compuestos.

Con los coches actuales no hay que realizar ningún cambio para poder utilizar biodiésel. Pero hay que pensárselo un par de veces antes de meter en el depósito un biocarburante fabricado por uno mismo con aceite de freidora. Cano probó primero con una mezcla pequeña cercana al 10%: añadió a 20 litros de gasóleo en el depósito de su automóvil dos litros de su biodiésel casero. Arrancó el coche y empezó a moverse por su barrio. ¿Resultado? El carburante que echa hoy en su automóvil es 100% biodiésel. “Nunca he tenido un problema mecánico, es maravilloso”, cuenta por teléfono este entusiasta del biocarburante casero, que ha estimado que el biodiésel que fabrica en casa le sale a 18 céntimos el litro. Según explica, lo más complicado es conseguir un suministro estable de aceite usado: Algún bar o restaurante que le ceda suficiente materia prima de forma regular.

Claro que tampoco es necesario asumir riesgos preparando el combustible en casa. Como explica APPA Biocarburantes, en 2010 se fabricaron de forma industrial en España 196.000 toneladas de este tipo de biocarburante elaborado a partir de aceites usados, lo que supone cerca del 20% de todo el biodiésel producido en el país.

“Cualquiera puede fabricarlo en la cocina de su casa, la transesterificación es fácil y está todo en Internet, pero lo que es ya más complicado es que cumpla con la normativa de calidad, la N14214, exigida para su venta al público”, incide Miguel Vila, consejero delegado de Stocks del Vallés, el principal fabricante de este tipo de biodiésel en el país.

El proceso seguido por esta empresa catalana emplea hidróxido de potasio (KOH) para la transesterificación, además resulta algo más complicado por utilizar, aparte de aceite usado, grasas animales. Como explica Vila, para conseguir el suministro de aceite usado de fritura tienen que comprar a empresas de recogida de toda España y de países como Francia. No hay suficiente y la demanda es muy grande. “Todavía se podría recuperar mucho más”, incide el consejero delegado de Stocks del Vallés, que cuenta como su precio se ha disparado. "Ya se paga casi tanto por el aceite usado como por algunos aceites crudos", asegura Vila. Según la empresa de recogida de este residuo Cavisa-Recicla, la tonelada de aceite usado, ya limpio y tratado, cuesta entre 750 y 800 euros. Un precio ya cercano a los 900 euros de la tonelada de aceite de soja o a los 1.000 euros de la tonelada de aceite de girasol. Demasiado valioso para ser tirado por el desagüe de la cocina.

Hay 58 Comentarios

Dando ideas de como contaminar más... bonito artículo, si señor!!

Biodiesel casero en automoción: NO, GRACIAS,
Los combustibles de automoción deben cumplir unas normas para asegurar el rendimiento de los motores incluidas las emisiones legales. El combustible casero producirá una peor combustión y un aumento de inquemados, partículas y NOx es decir todo lo que los fabricantes están disminuyendo obligados por las normas . El combustible casero en los motores actuales dañará inyectores , catalizado y filtro de partículas; en los motores diesel sin catalizador puede dañar la bomba , pero es cierto que puede funcionar, a costa de sus emisiones. El combustible casero es un daño real al medio ambiente. Exigimos a fabricantes de motores y proveedores de combustibles la máxima calidad ; pero nos ahorramos la ITV y en nuestro coche queremos hacer experimentos . En los vehículos actuales el biodiesel casero es suicida y en los antiguos aunque funcione, aceleraremos su envejecimiento y SIEMPRE CONTAMINARA MAS. Hacer apología del combustible casero es un atentado medioambiental.

Es un artículo muy interesante y la posibilidad de poder biodiésel en nuestra propia casa con el ahorro que supone en estos tiempos de crisis es algo a tener en cuenta. Y también por el ahorro en huella de carbono que conseguimos. Hace tiempo, también leí un artículo muy interesante en el que ofrecían otra fuente para poder hacer tu propio biodiesel. El artículo en cuestión es este http://queremosverde.com/2011/04/produce-tu-propio-biodiesel/ y además rebuscando hay otras opciones e ideas muy interesantes para poder ser un poco más sostenibles cada día

nicknamed , haber si tu produces a 30 y solo puedes vender a 25 , entonces que te parece?. Un año va bien y dos van mal. No es cuestió de ser agricultor o de otra profesión esta claro que todo el mundo mira por lo suyo. Pero hay leyes que prohiven que se venda a menos del producido y que también se debe de pagagar a un mes cuando si te pagan a menos de 6 meses da gracias. Si tanto te quejas de los agricultores es mus facil, te haces pides un prestamo para una tierras te compras un tractor de 5 millones de pelas , plantas con arboles que te hacen pagar royalties y despues en veranito te puedes estar muy agustito tomando el sol a las 4 de la tarde debajo de un melocotonero. Tu mismo

Mi amigo Charley Verde también hace biodiésel, de hecho ha patentado varias máquinas para fabricar biodíesel en casa y las comercializa. En el proceso la máquina también separa el biodiesel de la sosa y otras sustancias que son perjudiciales para el motor.

Una pregunta: alguien sabe cómo son las emisiones de un biodiesel casero respecto a las de los hidrocarburos habituales (me refiero no sólo a CO2 sinó al resto de residuos de la combustión)?

Por lo menos hubieran publicado la foto del biodisel dentro de un contenedor a prueba de fuego y no en uno de plástico y sin propia identificación.

Soy Químico y me dedico a la investigación de biocombustibles desde hace 4 años. Me gustaría puntualizar varias cosas:

Cuidado con el biodiesel casero sobre todo en invierno y en lugares fríos.
El biodiesel casero (sin aditivos) procedente de aceite usado de girasol y suele congelar alrededor de los 3-4 grados por lo que en invierno puede provocar problemas de inyectores en los coches.
En el proceso de preparación se debe tener mucho cuidado con el metanol y también hay que tener precaución con el método de calefacción durante su eliminación. Si quedan residuos de sosa, metanol, agua,aceite o ácidos grasos, puede dañar el motor.

La fabricación casera es totalmente viable. Pero solo la recomiendo si existe un conocimiento real de la química del proceso, de los riesgos que se corren tanto en la producción como en la utilización en el coche y sobre todo si se sabe como actuar en caso de accidente.

Efectívamente, MIGUEL, nunca se lo ha oído ni nunca lo oirás porque los agricultores os ganáis la vida vendiendo productos agrarios, y a vosotros sólo es importa el precio al que lo vendéis y lo que cuesta producirlo, no si está destinado a alimentación, a combustible o a otra cosa.
Precísamente por eso los agricultores no son el sector apropiado al que preguntar, porque mientras os vaya bien vuestro negocio, los problemas de los demás (como encarecimiento del pan) os va a dar igual.
Eso sí, como os vaya mal el negocio ya os ocuparéis de presionar a los gobiernos, con Jose Bové a la cabeza en Bruselas, y meter todos los tractores a la carretera para fastidiar al personal.
En los pueblos ya se conoce el dicho: "llorás más que el hijo de un agricultor".

No es ninguna novedad, lo de producir biodiesel casero. El problema es la rentabilidad, la energía y los "ingredientes" que se necesitan para producirlo, lo que lo hace no tan rentable. Por cierto no es ninguna energía limpia, pero es una alternativa al petroleo y las petroleras. Me parece estupendo que existan personas con iniciativa como éste Manuel Cano.

Los comentarios de esta entrada están cerrados.

Ecolaboratorio

Sobre el blog

Como si mirásemos por el ocular de un microscopio, Ecolaboratorio es un blog ambiental que trata de ver más de cerca todo aquello que nos rodea. En este particular laboratorio se buscan respuestas a las cuestiones más enrevesadas que nos asaltan de forma cotidiana.

Sobre el autor

Clemente Álvarez

(Madrid, 1973) es un periodista especializado en medio ambiente y ciencia. Colaborador de El País desde 2004, le entusiasma mezclar elementos de la ecología con reactivos de la energía y la economía, aunque la fórmula pueda resultar inflamable.

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal