Cuando un residuo deja de serlo

Por: | 24 de junio de 2011

Un vehículo fuera de uso compactado Lo que aparece en esta imagen es un coche. Un vehículo fuera de uso prensado y empaquetado. O lo que es lo mismo: un residuo. En este cubo compactado hay de media, según la Federación Española de la Recuperación y el Reciclaje (FER),  un 70% de acero, un 7% de aluminio, un 2% de cobre y una mezcla de compuestos no metálicos como plásticos, gomas, vidrio, madera… ¿Cuándo un material deja de ser considerado un residuo para convertirse de nuevo en un producto?  Hasta ahora no había unos criterios claros que delimitaran esta cuestión. Sin embargo, esto ha empezado a cambiar en la Unión Europea para tres metales: el hierro, el acero y el aluminio.

El concepto de fin de la condición de residuo fue introducido por la directiva 2008/98/CE y constituye una de las novedades que incorpora la nueva Ley de Residuos aprobada esta semana en el Senado. Para determinar qué desechos y bajo qué condiciones pueden ser tratados como un producto normal, sin los controles y limitaciones que deben cumplir los residuos, se encargó un estudio al Institute for Prospective Technological Studies (IPTS), ubicado en Sevilla. De esta forma hace unos meses se aprobó el primer reglamento europeo con los requisitos para que dejen de ser un residuo las chatarras de hierro, acero y aluminio. Pero se espera que sigan pronto este mismo camino el cobre, el papel, el vidrio o el compost.

¿Qué ocurre en el caso del acero de un vehículo fuera de uso? Volvamos al coche empaquetado de antes. El proceso normal seguido en un desguace con un automóvil es extraer los elementos peligrosos (líquidos, batería…) y luego compactarlo para que pueda ser más fácilmente transportado hasta una de las 25 plantas fragmentadoras existentes en el país. Allí será despedazado y triturado en cuestión de segundos hasta dejarlo convertido en trozos de menos de 15 centímetros. Es una vez hecho añicos el coche, cuando se pasa a separar los distintos materiales, utilizándose electroimanes para recuperar el acero.

Hasta ahora, el acero de un vehículo fuera de uso era considerado un residuo hasta que era fundido de nuevo en una acería para transformarlo en algo nuevo. Con la nueva normativa que entrará en vigor el próximo mes de octubre, la FER explica que esos trozos de acero del tamaño de una pelota de tenis que salen de la planta fragmentadora ya no serán un residuo, sino un producto igual que el que se usara por primera vez.

“Cuando un material es un residuo debe cumplir una normativa específica, con unas cargas administrativas, además tiene peor imagen que si fuese un producto”, comenta Peter Eder, investigador responsable del equipo del IPTS que ha trabajado en la definición de criterios para dejar de considerar como tal un residuo. “Al quitar restricciones se hace más competitivo el reciclaje y entonces el mercado va hacer más esfuerzos por recuperar la chatarra”.

En el caso de una lata de bebida de aluminio que se tire al contenedor amarillo, ésta dejará de ser un residuo tras su clasificación y procesado en una planta de recuperación. Y en el de un cable de aluminio, cuando haya sido triturado y separado del plástico. Como incide Eder, uno de los requisitos exigidos es que esos materiales no tengan impurezas que puedan causar problemas ambientales. “La empresa que quiera vender ese material como producto y no como residuo tiene que demostrar que tiene suficiente calidad”, incide este investigador, que destaca también la importancia de concretar unos criterios comunes europeos. “Hay países que consideran cierto tipo de compost como residuo y otros no, esto crea confusión y perjudica al mercado de reciclaje”.

Todo esto tiene muy diversas implicaciones. Una de ellas es que un producto cuenta también con menos restricciones para importarse o exportarse que un residuo. ¿Se puede perder el efecto positivo del reciclaje por incrementarse todavía más el mercado internacional de estos materiales? Esta ha sido una de las cuestiones analizadas por el IPTS. “Para el medio ambiente no es tan importante si ese aluminio se queda en Europa o se va a China, la diferencia es pequeña. Lo que sí supone una diferencia grande es si el aluminio se produce a partir de chatarra o si hay que extraer nueva materia prima, siempre va a ser preferible el reciclaje, el ahorro de emisiones de CO2 se produce aquí y también en China”, comenta el investigador.

Esto parece claro en metales como el aluminio, pues para producir lingotes de este metal a partir de chatarra se necesita un 5% de la energía de la que hace falta con la materia prima original. Ahora bien, qué pasa con otros materiales, como el papel recuperado de los contenedores azules, que ya se exporta en gran medida hacia Asia. “Los países europeos importamos muchos productos de China y muchos de ellos tienen un embalaje de cartón. Nosotros importamos cantidades importantes de cartón de esta forma, que después aquí se convierten en residuo”, incide Eder. “Tiene mucha lógica que ese material vuelva a China para que se pueda producir de nuevo cartón en vez de recurrir a explotaciones forestales”.

Cada vez resulta más evidente que lo que se ha tratado genéricamente como residuos son en realidad una fuente de materias primas. ¿Afectan estos cambios de alguna forma al consumidor? “Con estos materiales en principio no cambia nada. Posiblemente, la demanda de esos materiales puede aumentar en el futuro y puede haber más incentivos para que el consumidor separe. No sé si en el futuro se puede dar una mayor recompensa al consumidor, al que ahora no se le paga. Nosotros no entramos en eso”, comenta el investigador.

Hay 9 Comentarios

Es de casi todos sabido que al medio ambiente se le ayuda de muchas maneras. En lo que se refiere al fin de un producto, esta lo ya famoso de reusar, reducir y reciclar. El incentivar a la gente economicamente para que depositen sus residuos reciclables se sumaria a la imprescindible educacion-concienciacion del consumidor, ya que no todo el mundo es motivado por la logica y sentido comun civico del medio ambiente. Este incentivo seria el de pagar por todo lo reciclable, como el vidrio, papel, metal, etc. Con mayor enfasis lo hariamos con productos muy nocivos, como pilas y baterias de coches, pinturas, quimicos, disolventes, etc. Pareciera que de lo que hablo ya es cosa del pasado, pero cuando veo en la basura todos los productos que menciono, ello me dice de que no hay suficiente motivacion por parte del consumidor, del productor y de la clase politica para cumplir con lo que predica.

Una información muy interesante, gracias por compartirla.

Uno, creo que lo que pretenden decir es que el transporte representa un porcentaje muy pequeño respecto al consumo total

Gracias por el aviso del título, Mikael. Necesito ya vacaciones.

Hola Clemente,
me gusta mucho tu blog pero este artículo está lleno de errores tipográficos, empezando con el título :( Me duele al leerlo y ni siquiera soy español...

Creo que el cambio de nombre (de residuo a producto) va más allá de una estratégia de marketing y lo que va a permitir es que se puedan exportar los "residuos" a países en vías de desarrollo.
Como bien dice el artículo, da igual si se recicla en China o en España... o no?
El problema es si podemos garantizar que ese material se va a reciclar o no. Yo tengo mis dudas....

¿Será más fácil exportar residuos, a países donde no hay garantías de tratamiento adecuado, disfrazándolos de "productos"? Al estilo de la exportación a China y África "para su adecuado tratamiento " de los residuos eléctricos y electrónicos.

¡Excelente Artículo Clemente! No es sencillo ver la diferencia entre que un residuo se considere como tal o como producto. La cuestión no es si va a China o deja de ir (lo ha hecho y lo va a seguir haciendo nos guste o no y se llame "producto" o "residuo").

Lo verdaderamente importante es que se reconoce la naturaleza de las materias primas recicladas de manera que, si sus cualidades lo permiten, se las equipara con las vírgenes. Hasta ahora había productos de "primera" (aunque medioambientalmente fueran peores) y otros de "segunda" mientras que las cualidades de ambos eran las mismas. De hecho, aunque mucha gente no lo sabe el 80% del acero que se produce en España proviene del reciclaje de chatarra...

... ¿cuál es entonces la materia prima "principal" y cual la "secundaria"?

Jode con los investigadores!!. Osea que "para el medio ambiente no es tan importante si ese aluminio se queda en Europa o se va a China"?. Y el gasto de combustible para trasladarlo?. Y la emision de gastes invernadero???... Y sigue: "tiene mucha lógica que ese material vuelva a China para que se pueda producir de nuevo cartón"... En fin, vaya logica!!

Publicar un comentario

Los comentarios están moderados y no aparecerán en el blog hasta que el propietario los apruebe.

Este blog sólo permite comentarios de usuarios registrados. To comment, please Inicia sesión.

Ecolaboratorio

Sobre el blog

Como si mirásemos por el ocular de un microscopio, Ecolaboratorio es un blog ambiental que trata de ver más de cerca todo aquello que nos rodea. En este particular laboratorio se buscan respuestas a las cuestiones más enrevesadas que nos asaltan de forma cotidiana.

Sobre el autor

Clemente Álvarez

(Madrid, 1973) es un periodista especializado en medio ambiente y ciencia. Colaborador de El País desde 2004, le entusiasma mezclar elementos de la ecología con reactivos de la energía y la economía, aunque la fórmula pueda resultar inflamable.

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal