¿Cuánto cuestan los atascos de tráfico?

Por: | 08 de junio de 2011

Señal de tráfico de congestión ¿Cuánto cuestan a España las congestiones de tráfico por los coches? ¿Y los daños en el paisaje causados por los trenes? ¿Y las emisiones de CO2 provocadas por los aviones? La semana pasada, Renfe presentó su informe anual de los ahorros de costes externos generados por el ferrocarril. Según esta compañía, el uso de los trenes habría ahorrado a la sociedad española 2.298 millones de euros en 2010, por los impactos evitados asociados al transporte. ¿De dónde salen estos datos? Lo más interesante de este trabajo no es tanto esta cifra, como la forma en la que se llega a ella: la valoración económica de los efectos negativos de los distintos modos de transporte.

El precio que uno paga por desplazarse no tiene en cuenta los costes sociales y ambientales generados por esa actividad. Son lo que se denominan costes externos y deben ser asumidos por el conjunto de la sociedad, que paga por los accidentes de tráfico, el ruido, la contaminación atmosférica, las emisiones de CO2, los daños en el paisaje…

¿Cuánto cuesta el tiempo perdido en los atascos? En realidad, un embotellamiento resulta diferente a los otros impactos del transporte. En este caso, el estudio no lo contempla como un coste externo, pues entiende que afecta sólo a las personas que intentan desplazarse, y no a los otros ciudadanos, por lo que se calcula de forma separada a las externalidades clásicas. Además, a diferencia también de los otros impactos, este solo repercute en los vehículos a motor que se mueven sobre el asfalto (eso sí, se trata de una cuestión de espacio que va a afectar tanto a un coche de gasolina como a otro hipotético de motor eléctrico).

Como explican desde la compañía ferroviaria, sus estimaciones han sido efectuadas a partir de los valores medios europeos(1) del estudio Costes Externos del Transporte, realizado en 2000 y revisado en 2004 por la consultora suiza Infras y el instituto IWW de la universidad alemana de Karlsruhe. Este trabajo calcula los costes de cada uno de estos impactos para las distintas formas de transporte. Para estimar la repercusión económica de las congestiones, por ejemplo, se tienen en cuenta factores como la velocidad del tráfico y el valor del tiempo utilizado en los desplazamientos (que resulta diferente de un país a otro, o de un entorno urbano a otro rural). El resultado, actualizado ahora por Renfe con los datos del IPC(2) del año 2010, es que el coste de los atascos urbanos se situaría en torno a los 58,77 euros por 1.000 viajeros-kilómetro para los vehículos y de los 10,96 euros por 1.000 viajeros-km para los autobuses.

En términos globales, el estudio arroja unos coste sociales y ambientales muy superiores para el coche en ciudad (163,03 euros por 1.000 viajero-km) que para el camión de mercancías (120,42 euros), el avión (72,06 euros), el autobús urbano (62,61 euros), el tren de pasajeros (31,65 euros) o el tren de mercancías (24,52 euros).

Los altos costes atribuidos al automóvil corresponden a las congestiones urbanas, pero también a los accidentes de tráfico y a los diferentes tipos de emisiones. En concreto, el estudio carga a los coches unos costes externos sanitarios y por daños como consecuencia de accidentes de unos 42,33 euros por 1.000 viajeros-km, una cifra muy por encima de la atribuida a autobuses (3,29 euros), trenes (1,10 euros) o aviones (0,55 euros).

En el caso de la aviación, el principal coste externo repercutido, con diferencia, es el de las emisiones causantes del cambio climático, estimado en unos 63,29 euros por 1.000 viajeros-km. En cuanto al transporte de pasajeros por ferrocarril, este tiene también unos costes externos por los gastos sanitarios derivados del ruido (5,34 euros), por las actuaciones necesarias para luchar contra el cambio climático inducido (8,49 euros), por la pérdida de paisaje o naturaleza (0,82 euros)… Sin embargo, el montante reflejado es mucho menor.

Por supuesto, estos son datos estimados por una compañía ferroviaria. Sería interesante poder contar con trabajos más específicos y en profundidad del transporte en España. Aún así, este resulta suficientemente ilustrativo para comprender los otros costes de los desplazamientos, los que no suelen ser tenidos en cuenta. Aunque esto puede empezar a cambiar. Un ejemplo en Europa es la llamada directiva euroviñeta, que plantea aumentar los peajes a los camiones para compensar sus impactos ambientales. Además, cada vez se habla más también de cómo la tecnología permitiría ya cobrar una tarifa especial a los vehículos más contaminantes por el uso de las infraestructuras.

“Contabilizar los costes externos es muy importante para nosotros y para lo sociedad”, incide Celso González, director general Económico-Financiero de Renfe, que considera que estos cálculos muestra la necesidad de conseguir “un trasvase en los modos de transporte, para que la gente cambie del coche al tren y del avión al tren”. Como explica, es a partir de este valoración de costes que Renfe realiza su estimación de los ahorros conseguidos en la sociedad por el uso del ferrocarril. Para ello, la empresa calcula los costes externos y de congestión que supondría sustituir todos los desplazamientos realizados en tren durante 2010 por otros medios de transporte; lo que supondría 299 millones de desplazamientos en coche, 472.000 en camión y 82.300 vuelos de avión(4). “Se utiliza un método de sustitución para ver qué pasaría si no existiera el ferrocarril”, incide el director general Económico-Financiero.

Aunque en estos cálculos se utilizan datos medios europeos, en el trabajo original de Infras y la Universidad de Karlsruhe sí que se incluye una valoración de los costes externos del transporte por países, también de España. Según este estudio, estos costes sociales y ambientales equivaldrían en España al 9,56% del PIB, un porcentaje por encima de la media de los otros países europeos incluidos en el trabajo. Además, el impacto que tendría una mayor incidencia en euros para el sector del transporte español sería el de las emisiones de CO2.

¿Qué te parecería que se repercutiese en el transporte los costes externos de sus impactos ambientales y sociales?


(1) Valores medios para la UE de 15 países, junto a Suiza y Noruega

(2) Para la actualización de los valores se considera un incremento acumulado del 37% del IPC en el periodo 2000-2010.

(3) El coste estimado por tonelada de CO2 es de 135 euros.

(4) La sustitución modal se realiza en función de la siguiente hipótesis: Los viajes en trenes de cercanías son sustituidos en un 80% de los casos por automóviles de zonas urbanas y en un 20% por autobuses. Los de media distancia en un 80% por automóviles de zonas interurbanas y en un 20% por autobuses. Los de larga distancia y alta velocidad en un 50% por automóviles, un 10% autobuses y en un 40% por aviones. Los de mercancías en un 100% de los casos por camiones.

Hay 8 Comentarios

Cuando se hace un estudio de los costes economicos del trafico por carretera, hay que incluir en sus costes no solo las horas perdidas que las personas se pasan metidas en un auto, tambien los efectos a la salud de los humos, los gastos que ocasionan los accidentes, las vidas y violaciones a los derechos humanos por la rapacidad de diferentes gobiernos y empresas para quedarse con esos recursos, y una parte al deterioro atmosferico, medioambiental y convivencia social.

Internalizar los costes externos del transporte me parece fundamental. En ello incluyo también el coste de construcción y mantenimiento de las grandes infraestruturas para el transporte gracias a la introducción también en España a la denominada Euroviñeta. Tampoco me sirve que la aviación no pague impuestos sobre hidrocarburos o que no se pague matriculación al comprarse un yate... Quien contamina tiene que pagar. Yo no tengo coche y no tengo porqué pagar con mis impuestos los efectos sobre la salud o el clima de las emisiones de unos vehículos de los que no soy usuaria

Desde luego, mientras no se invente la teletransportación, de alguna manera habrá que desplazarse. Y a día de hoy, el tren (con estudios made in Renfe o sin ellos) ofrece el mayor compromiso entre eficiencia y ecología. El tren es una solución y no un problema. Otra cosa distinta es que se cometan errores (o salvajadas) en algunos casos, como el de algunas líneas de AVE recientes o en construcción. Pero lo uno no quita lo otro.

Los estudios lo corroboran, pero sólamente utilizando un poco el sentido común llegaríamos a las mismas conclusiones. Lo que falta es un poco de voluntad por parte de todos... o tocar el bolsillo de una manera muy considerable, pero...¿alquién se atreverá a hacerlo?

No queda otra alternativa, la evolución tendrá que ser así...
http://revolucionalegre.blogspot.com/2010/12/la-evolucion-un-juego-de-palabras.html

Hasta que no se incluya de alguna forma en la economia real las externalidades que nos da el medio ambiente en general y los costes derivados de todas las actividades humanas, no veo solución a la contaminación, la perdida de biodiversidad, etc. que son cada vez más acuciantes.

Por lo tanto, estoy totalmente a favor que se repercuta en los precios los costes reales porque lo que estamos haciendo es vivir del credito. Y no sabemos cuando la banca (en este caso el planeta) nos reclame el capital más intereses!!! Si es que no lo está haciendo ya!

Sin duda será doloroso, pero creo que es más que necesario si no queremos llegar al colapso.

La moto podría ser una excelente solución a los atascos en las ciudades (y más ahora que están a punto de llegar las eléctricas), pero hará falta que las autoridades competentes (?) no acaben antes con los motoristas: http://gallota.com/2011/05/15/obras

¿No se supone que, al menos en parte, esos costes externos ya se pagan vía impuestos de los hidrocarburos? Otra opción sería calcular esos costes para ver si se cubren o no con los impuestos, y ajustarlos.

Que que me parecen?, pues que este tipo de estudios tienen que hacerlos empresas independientes, y no las que estan metidas en el ajo. Como no van a salir las conclusiones favorables al tren si el estudio lo hace Renfe??.


Como ejemplo de costes externos, que vete a saber si los han contado los de Renfe, en este video teneis imagenes de los impactos ambientales de la construccion del AVE en el Pais Vasco: http://www.youtube.com/watch?v=Q8LQNXeR4dc

Los comentarios de esta entrada están cerrados.

Ecolaboratorio

Sobre el blog

Como si mirásemos por el ocular de un microscopio, Ecolaboratorio es un blog ambiental que trata de ver más de cerca todo aquello que nos rodea. En este particular laboratorio se buscan respuestas a las cuestiones más enrevesadas que nos asaltan de forma cotidiana.

Sobre el autor

Clemente Álvarez

(Madrid, 1973) es un periodista especializado en medio ambiente y ciencia. Colaborador de El País desde 2004, le entusiasma mezclar elementos de la ecología con reactivos de la energía y la economía, aunque la fórmula pueda resultar inflamable.

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal