¿Cómo se recuperan más envases de la basura: con humanos o máquinas?

Por: | 17 de abril de 2013

Una lata de sardinas
Por un lado, los ciudadanos españoles que tiran correctamente los residuos en el denominado contenedor amarillo. Por otro, la última tecnología de las plantas de tratamiento a las que llega la basura mezclada de los contenedores normales. ¿De qué forma se recuperan hoy en día para reciclar más residuos de envases (latas, botellas de plástico, briks, envoltorios…)?

Después de 15 años de la puesta en marcha del sistema del contenedor amarillo, Ecoembes estima que se reciclan el 62% de los envases ligeros(1) sujetos a este sistema de recogida selectiva. De cada 10 envases puestos en el mercado, hay 4 que siguen yendo al vertedero. Aunque, según la empresa que gestiona estos residuos, este porcentaje de reciclaje está por encima de los objetivos europeos y en los últimos años ha seguido subiendo, incluso habiendo bajado la generación de basura por la crisis. ¿Están cada vez más concienciados con la separación de residuos los ciudadanos españoles?

Lo cierto es que en ese 62% se contabilizan cosas diferentes: Se incluye lo que separan en origen los ciudadanos en el contenedor amarillo recogido a domicilio y en los 331.400 contenedores de este color repartidos por calles de todo el país, pero también lo que se recupera en las plantas de tratamiento a las que llega la otra parte de la basura, la bolsa negra en la que los ciudadanos tiran todo lo demás, la mezclada, la sucia en la que en la mayoría del país se tiran también los restos orgánicos.

¿Del total de envases reciclados, cuántos han salido del contenedor amarrillo y cuántos del contenedor normal de la basura mezclada (la denominada fracción resto)? Ecoembes no da las cifras.

Obviamente, parece más lógico separar los residuos en origen, en las casas, por medio de los ciudadanos, antes que tener que rescatarlos luego entre la basura mezclada, ya sea de forma manual o automatizada (lo que supone gastar energía y tener que limpiarlos). Y, aunque es verdad que ambos flujos son valiosos si consiguen aumentar el porcentaje de reciclado, no deja de resultar interesante saber cuál es el peso de cada uno para tener una idea mejor de cómo funciona el sistema de recogida selectiva financiado con el llamado punto verde(2).

Respecto a la pregunta del titular, aún sin tener los datos reales, se puede adelantar que la respuesta es que hoy en día en el conjunto del país, globalmente, separan bastante más residuos de envases los humanos a través del contenedor amarillo. Además, no todas las plantas de tratamiento están automatizadas.

Ahora bien, la fotografía general cambia cuando uno indaga en casos más concretos. El sector del reciclaje español ha cambiado mucho en los últimos 15 años. Hoy existe una red de empresas cada vez más modernas y competitivas que están convirtiendo el reaprovechamiento de los materiales (cada vez de mayor calidad) no solo en una actividad muy interesante desde el punto de vista ambiental, sino también económico. Su reto es optimizar los procesos reduciendo costes y en esto tiene un peso importante la tecnología, que tampoco ha dejado de evolucionar. ¿Qué pasa cuando se compara en una misma población a los ciudadanos con las plantas modernas más automatizadas?

Los siguientes datos son de la empresa Gesmat (Gestión Medioambiental de Toledo S.A), que asegura que corresponden a la casi totalidad de la provincia de Toledo, en concreto, a 193 municipios que engloban cerca de 650.000 habitantes.

En estas poblaciones, los ciudadanos echaron a los contenedores amarillos 4.151 toneladas de envases en el año 2012. De este total, siempre hay residuos que no deben estar ahí, hay ciudadanos que se equivocan y otros incluso a los que les da igual si es correcto el contenedor al que están tirando su basura. En España, el porcentaje medio de basura incorrecta (porcentaje de impropios)  existente en los contenedores amarillos es del 23%. Aquí en Toledo sube a alrededor de un 36%, aún así, del total anterior en el Centro de Tratamiento de Residuos de Talavera se extrajeron 2.656 toneladas de plástico PET, acero, briks, plástico film, plástico PEAD, mezcla de plásticos y aluminio.

Si esa es la parte separada por los ciudadanos de esta provincia, el flujo de basura sin separar (la denominada fracción resto) que se estima(3) que llegará a la nueva planta de tratamiento del Ecoparque de Toledo en 2013 es de 189.286 toneladas. Y de este total, Gesmat calcula(3) que se sacarán, por medio de los sensores ópticos y las máquinas: 9.286 toneladas de plástico PET, acero, briks, plástico film, plástico PEAD y aluminio.

Aquí las máquinas ganan por mucho a los humanos, sacando muchos más residuos de envases de la basura mezclada que la que separan los ciudadanos en origen en los contenedores amarillos. Claro que, en cada sitio la situación de la basura es distinta y se podría pensar que las estimaciones realizadas están infladas o que se ha escogido intencionadamente esta población en la que los ciudadanos tiran todavía más envases a la basura normal que a la amarilla. ¿Qué pasa cuando se hace la misma comparación en un municipio con uno de los mayores porcentajes de uso de bicicleta, una de las poblaciones más concienciadas con el medio ambiente y  que en 2012 fue incluso designada European Green Capital?

En el término municipal de Vitoria-Gasteiz, los ciudadanos echaron a los contenedores amarillos 3.491 toneladas de residuos en el año 2012.  En este caso, no hay datos de cada tipo de envase extraído del total, pues los residuos se mezclan con los de otros municipios en la Planta de Clasificación de Júndiz de la Diputación de Álava. No obstante, lo que sí se sabe es que los vitorianos lo hacen realmente bien, pues su porcentaje de impropios en los contenedores amarillos es muy inferior a la media: solo un 17%. Así pues, se puede calcular que la cantidad de envases recuperados aquí gracias a la ayuda desinteresada de los ciudadanos en 2012 fue de 2.898 toneladas.

De forma paralela, ese mismo año los camiones de la basura recogieron en el término municipal de Vitoria-Gasteiz 53.237 toneladas de residuos mezclados, que se llevaron a la Planta de Tratamiento Mecánico Biológico de Vitoria-Gasteiz. ¿Cuántos envases recuperaron en estas instalaciones modernas las máquinas y sus trabajadores? El total, 1.909 toneladas de envases ligeros.

Cuando los ciudadanos se ponen a separar residuos en serio, ganan a las máquinas (pues consiguen que lleguen muchos menos envases a las plantas que tratan los residuos mezclados). Sin embargo, incluso aquí llama la atención la cantidad de envases ligeros sacados de la basura normal. De cada 10 kilos de residuos de envases recuperados en Vitoria-Gasteiz, 6 habrían sido seleccionados por los ciudadanos y 4 serían recuperados por las máquinas de la basura normal mezclada. Quizá esto tenga que ver con la dificultad de saber a veces qué es lo que va en el contenedor amarillo (donde se clasifica en función no solo del material sino también de que se haya utilizado como envase).

En números globales, en España se recuperaron en 2012 un total de 703.800 toneladas de residuos de envases, ya sea a través del contenedor amarillo o del normal (según los datos provisionales de Ecoembes). A la vez, el flujo de basura en masa, toda mezclada, es de casi 19 millones de toneladas (según el dato más actualizado de 2010 del Ministerio de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente). Y, según algunos estudios confidenciales recientes de caracterización de la basura por todo el país (estudios complejos que hay que tomar con cautela), de forma global un 13,25% del peso de esta gigantesca fracción resto correspondería a envases ligeros y un 8% a envases de papel y cartón. Así pues, si se cruzan los datos y se ponen a trabajar las máquinas, está claro que se pueden sacar hoy en día muchísimos residuos de envases de la parte de la basura mezclada.

Con todo, en el conjunto del país la proporción de residuos de envases recuperados de la basura en masa es mucho menor que eso. ¿Por qué?

Por un lado, en algunas plantas de tratamiento se sigue separando de forma manual, lo que resulta menos efectivo. Pero el motivo principal es otro. ¿Cuántos envases se reciclan de la basura mezclada de poblaciones, por ejemplo, como Huesca o Asturias? La respuesta es cero. En estas zonas sí se recogen para reciclar los residuos del contenedor amarillo. Sin embargo, en contra de lo que exige la Ley 22/2011 de Residuos, los camiones de basura vacían los residuos mezclados de los contenedores normales directamente en el vertedero, sin pasar por ninguna planta de tratamiento.

Sorprendentemente, se insiste mucho a los ciudadanos para que separen de forma voluntaria cada botella de plástico y cada lata de metal en el contenedor amarillo, mientras hay administraciones que están permitiendo que se tiren ilegalmente al vertedero miles y miles de toneladas de materiales reaprovechables sin pasar por ninguna criba previa.

El porcentaje de envases reciclados sería muy distinto, incluso sin pedir más a los ciudadanos, solo con que se cumpliese la legislación y se hiciera pasar toda la basura mezclada por una planta de tratamiento antes de ir a vertedero. Se puede separar mucho con tecnología y hay sensores capaces de reconocer los distintos tipos de plásticos mejor que los humanos. Sin embargo, también es verdad que la intervención ciudadana sigue resultando clave para separar los residuos, en especial, algunos tipos más difíciles de recuperar. Un ejemplo son las bolsas de plástico: en Vitoria-Gasteiz cuentan que no se recuperan las que llegan en la basura mezclada porque pesa más el impropio adherido (la suciedad) que la propia bolsa.

La pregunta que queda es: ¿En el futuro se podría llegar a un punto en el que las máquinas sustituyan a los ciudadanos en la separación de residuos para seguir avanzando en el reciclaje?

“Estoy seguro que se puede separar mejor los residuos poniéndoselo más fácil a los ciudadanos y realizando el mayor esfuerzo luego en las plantas con tecnología”, asegura Antonio Martínez, director general del Grupo Martínez Cano, especializado en recuperación y reciclaje. “¿Sólo con máquinas? Hay que ir a un equilibrio, en el futuro también harán falta personas, pero con la tecnología se puede conseguir una clasificación más eficiente y mayores volúmenes para alcanzar economías de escala que hagan rentable el reciclaje”, comenta el reciclador.

 


(1) Por lo general, Ecoembes suele indicar que el porcentaje de envases reciclados en 2011 en España fue del 68,3%, pero esto incluye los envases de metal, plástico o briks (que deben tirarse en el contenedor amarillo) y los envases de papel y cartón (que deben tirarse en el contenedor azul). Si nos limitamos a los residuos sujetos al sistema de recogida selectiva del contenedor amarillo, entonces el porcentaje de envases reciclado es del 62%, según los datos provisionales de Ecoembes del año 2012.

Asimismo, si se mira por tipos de materiales y no por sistema de recogida, entonces los porcentajes de reciclado ofrecidos por Ecoembes para 2011 son los siguientes: 49,9% de los envases de plástico (344.589 toneladas), 77,3% de los envases de metal (255.440 toneladas), 82% de los envases de cartón y papel (607.767 toneladas, que incluyen la parte que se recicla de los briks, pero también el cartón y papel del contenedor azul) y 51,1% de los envases de madera (5.243 toneladas).

(2) En 2011, Ecoembes recaudó 413 millones de euros de los fabricantes de envases por el llamado punto verde, para sufragar el sobrecoste de la recogida selectiva de todos los residuos de este tipo a través del contenedor amarillo (envases de metal, plástico y briks) y el contenedor azul (envases de papel y cartón).

(3) La planta de tratamiento del Ecoparque empezó a funcionar en abril de 2012 por lo que no puede dar datos reales de un año completo. Según Gesmat, las cifras facilitadas corresponden a una estimación para 2013, realizada a partir de los datos reales de los primeros meses de este año.

Hay 27 Comentarios

Entre todos, maquinas o sistemas automatizados y colaboración ciudadana se conseguirá más que por separado, creo que eso está claro.

Una cualquiera (con perdón, vaya nombrecito has elegido)
Creo que en el anterior he comentado lo de otros productos: imagínate que tienes una lavandería, y que tienes que recoger la ropa de los que pagan el lavado y de los que no. ¿protestarías? Por eso está el debate tan acalorado en Europa sobre ampliar la recogida selectiva. Si no lo habéis visto, es muy interesante seguir la polémica que hubo en Cataluña a principio de año con una campaña para explicar lo que iba y lo que no a los contenedores de envases. la campaña se llamaba ¿Donde vas envase? -en catalán "on vas envás" y hace unos días ha habido una jornada en Barcelona de la agencia de residuos de Cataluña sobre el tema. Eso sí, todo está en catalán. El vídeo de la campaña, se encuentra en seguida en you tube con ese nombre.PS: no soy de la empresa.

Marcos: el debate sobre reciclado o recogida selectiva de materiales (no envases) está empezando ahora en la UE. En todo caso no hay que olvidar que la recogida selectiva empezó con el vidrio por motivos de supervivencia, hace más de veinte años, siguió con el papel-cartón y empezó con el amarillo a consecuencia de la Directiva Europea sobre envases y residuos de envases del 94. Hay un motivo para que sea sólo envases: los envases pagan una tasa (punto verde ) que a su vez paga el sistema. Como recoger envases no es ningún negocio, no se puede pedir que se monte un sistema para recoger todo y que lo pague solo un tipo de productos. En cuanto a qué va a cada sitio está bastante bien definido, otra cosa es que la gente haga caso. Envases de papel y cartón van con el papel y cartón de otros tipos (periódicos, impresos) plástico, briks y latas al amarillo. En el caso del papel y cartón, la cotización del residuo se puede ver en la calle: si sube , roban los contenedores. Si baja, hay que ir a buscarlo. De ahí el comentario de "nos roban los materiales" Un caso especial serían los metales de otro tipo, que siempre valen más de lo que cuesta recogerlos. Si hubiera contenedores de metales no habría que pasar a vaciarlos, porque la gente se los llevaría como ocurre ahora con restos de obra (ventanas, cables, etc - sin contar los metales que simple y llanamente se roban).Por eso hay dudas sobre la conveniencia de ampliar la recogida selectiva a todo tipo de productos.
Sin duda en los próximos años veremos cambios muy importantes.

Sr. Aballe, parece usted de la empresa, así que dos cosas que llevo tiempo pensando:
1 hace falta una app para el móvil para saber dónde están los contenedores de reciclaje. Ana Botella los cambia de sitio cada vez que los vecinos se quejan de la suciedad y es un papelón encontrarte con tu bolsa en la calle y sin contenedor donde tirarla ni idea de dónde han puesto el más cercano.
y 2 y más importante: no está nada claro qué echar al contenedor amarillo. Por ejemplo: un juguete de plástico roto. No es un embase, pero es de plástico. ¿Dónde iría? si no es al amarillo ¿a la bolsa negra con lo orgánico? Y así mil cosas. Algo de plástico y madera o de papel y plástico (sobres con ventanita, por ejemplo) a dónde van? Gracias

Asturias no es una población

Quien relacionó a los contenedores amarillos con "envases" cometió un error conceptual. Es un error utilizar diferentes criterios para una misma clasificación. Porque si un color de contenedor (azul, por ejemplo) se relaciona con deshechos clasificados por el material con que están hechos, los demás deberían relacionarse con otros materiales, y no con su uso. Porque un envase de cartón, ¿dónde he de colocarlo?.Y una bolsa de plástico mixta, de papel y plástico, ¿dónde he colocarla, donde los envases, donde el papel? Y una caja de madera y cartón, de las que contienen fresas, ¿dónde la pongo?

El problema es que hay que tener claro que el reciclaje es por materiales no por uso del material. Esto si lo entiende la gente, en una bolsa lo orgánico y en otra lo demás (línea húmeda/línea seca) y luego en las plantas de separación es más fácil separar de forma mecánica cada material de la "seca" y la húmeda estará en mejores condiciones para biometanizar o compostar.
También así se obtienen materiales más limpios y de mejor calidad para el proceso de reciclaje. En mi opinión debería desaparecer la Directiva de envases, son residuos. Sistema seco/humedo+incremento de retornables. Así nos ahorraremos un dinero en la gestión de nuestras basuras y tendremos menos depósito en vertedero (ocupación y contaminación de suelo y aguas).

Rafa: la asociación (que no plataforma) que citas tiene como objetivo que se instalen en España unos 25000 máquinas de recogida de envases, a 25000 euros la pieza, en un sistema que costaría a los españoles aproximadamente mil millones de euros más que la suma de lo que cuestan los sistemas actuales de reciclado de envases ligeros y de vidrio (quinientos millones aproximadamente entre los dos) y está patrocinada por los fabricantes de dichas máquinas, como han reconocido. Eso sí, vestidos de "verde". Como solo iría enfocada a unos cuantos envases (agua, refrescos y cerveza, olvidándose de los demás) la mejora sería muy pequeña. Además se presentan como defensores del envase reutilizable, pero el sistema que promocionan es para reciclar, no para rellenar.

Kolico: el envase de vidrio para cerveza, agua o refrescos se sigue utilizando donde hay circuitos de reparto y recogida como bares y restaurantes. Para el hogar hay soluciones mucho más eficientes con envases ligeros, siempre que se recicle luego el envase.
Algo que casi nadie recuerda es que la Comunidad Europea dice que no hay motivo para tratar de distinto modo a un envase según lo que contenga. Eso quiere decir que hay que reciclar tanto la botella de agua, que ya viene limpita de casa, como la de aceite que viene pringosa. Todo el mundo tiene fijación con los envases de algunas bebidas, pero nadie pide, como si no existieran, que se usen envases rellenables para vino o leche, como antes. Recorred un gran Hiper y pensad en los millones de envases de todo tipo. Esos solo se pueden recuperar con sistemas como el del contenedor amarillo o equivalentes.

Soy el primero en llevar bombillas, baterías, pilas, aceite etc. al punto verde para su reciclaje: puede alguien explicarme por qué le voy a poner por separado y gratis envases de cristal que podrían ser retornables, y papel y cartón por el que de pequeños nos pagaba el chatarrero; ¿me descuenta algo el ayuntamineto por la recogida de basuras?¿cómo revierte en el ciudadano la mano de obra que se ahorran los centros de recogida?...

Los comentarios de esta entrada están cerrados.

Ecolaboratorio

Sobre el blog

Como si mirásemos por el ocular de un microscopio, Ecolaboratorio es un blog ambiental que trata de ver más de cerca todo aquello que nos rodea. En este particular laboratorio se buscan respuestas a las cuestiones más enrevesadas que nos asaltan de forma cotidiana.

Sobre el autor

Clemente Álvarez

(Madrid, 1973) es un periodista especializado en medio ambiente y ciencia. Colaborador de El País desde 2004, le entusiasma mezclar elementos de la ecología con reactivos de la energía y la economía, aunque la fórmula pueda resultar inflamable.

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal