Lo que contamina un plátano de Canarias

Por: | 24 de julio de 2013

Un plátano de Canarias
Acaba de certificarse la huella de carbono del plátano de Canarias: 254,7 gramos de CO2 por kilogramo de fruta. O lo que es lo mismo, unos 25 gramos de CO2 por cada plátano. Qué nadie se alarme, es bastante poco. De hecho, comerse un plátano constituye uno de los gestos que genera menos emisiones de todos los que analiza el británico Mike Berners-Lee en su curioso libro ‘How bad are bananas? The carbon footprint of everything’. Una obra divulgativa que intenta dar cierta escala a todas las acciones que influyen en el cambio climático.

¿Cómo de malos(1) son 25 gramos de CO2? Como ya se ha explicado en este blog en otras ocasiones, para saberlo hay que poder compararlo con otra medida distinta. En medio ambiente, a veces es difícil evaluar el verdadero impacto de las acciones. Y no está de más disponer de referencias y datos para no quedarse en cuestiones demasiado triviales ni dejarse engañar por medidas que no cambian nada. Por eso resultan interesantes, entre otras cosas, estos estudios de huella de carbono, que analizan las emisiones directas e indirectas de un producto generadas a lo largo de todo su ciclo de vida (desde que se fabrica hasta que se convierte en residuo). Lo que tiene de especial el libro de Berners-Lee es que calcula muy diferentes huellas de carbono y las ordena de menor a mayor según el CO2 generado, para proporcionar cierta escala. Estos son algunos ejemplos extraídos del libro:

  • Un kilo de zanahorias: 300 gramos de CO2
  • Conducir una milla: 344 gramos de CO2
  • 1 kilo de cemento: 910 gramos de CO2
  • Un filete de ternera: 2 kilos de CO2
  • Una operación de bypass coronario: 1,1 toneladas de CO2
  • Una tonelada de fertilizante: 2,7-12,3 toneladas de CO2
  • Tener un hijo: 373 toneladas de CO2
  • Una hectárea de deforestación: 500 toneladas de CO2
  • Un mundial de fútbol (el de Sudáfrica): 2,8 millones de t. de CO2
  • Un país: 1,5 millones t. (Malaui)- 8.250 millones de t. (EEUU) de CO2 por año
  • Una guerra (como la de Irak de 2003-2009): 250-600 millones de t. de CO2

Aunque estas cifras pueden ser válidas como referencia, la mayoría debe tomarse con cautela y considerarse solo como aproximaciones. Primero porque algunas de ellas son muy difíciles de calcular con exactitud. Y, segundo, porque en otros casos se trata de estimaciones para el Reino Unido que pueden cambiar mucho en España. De hecho, para el plátano que da título (e ilustra la portada) de su libro, Berners-Lee calcula unas emisiones de 80 gramos de CO2 por pieza o 480 gramos de CO2 por kilo, una cantidad bastante superior a la huella de carbono estimada por Asprocan (Asociación de Organizaciones de Productores de Plátano de Canarias), ahora certificada por Aenor.

En el caso del plátano de Canarias se ha estimado que cultivar un kilo de esta fruta en las islas,  prepararla para su venta y transportarla hasta la Península para venderla supone emitir a la atmósfera 254,7 gramos de CO2. De esta cantidad, casi un 50% son emisiones atribuidas al transporte, en gran medida por el viaje de más de 1.000 kilómetros en barco desde las islas Canarias al puerto de Cádiz. Como incide Ana Piedra Buena, técnica de I+D de Asprocan, este es el camino que sigue la gran mayoría de las cerca de 400.000 toneladas de plátanos de la variedad Cavendish cultivados al año en el Archipiélago, pues el 90% se consume en la Península y el resto en las propias islas.

Curiosamente, hace unos meses el diario The Guardian se hacía eco de como la cadena de supermercados Asda comenzaba a vender plátanos de Canarias en Reino Unido. Y esta decisión comercial tenía que ver también con su huella de carbono: el viaje de la fruta canaria hasta allí es de cuatro días frente a los 24 que tardan en llegar las bananas de Centroamérica. No obstante, por ahora este otro efecto de las emisiones de CO2 es limitado, como incide Piedra Buena, son apenas 50 las toneladas que salen a la semana hacia Reino Unido.

Berners-Lee es seguro de los consumidores británicos que buscan esta fruta en el supermercado. De hecho, el consultor ambiental coloca los plátanos como uno de los alimentos con menos emisiones (por delante de naranjas, zanahorias, patatas, tomates...) e incluso llega a recomendar comerlos como parte de una dieta bajo en carbono. Uno de los motivos de estas bajas emisiones es que se cultiva al aire libre (los alimentos de invernadero tienen una huella mucho mayor). Además, en su fase agrícola, las particularidades de las islas y de las cerca de 9.000 hectáreas de plataneras plantadas allí hacen que se trate de una producción poco mecanizada y con mucho trabajo manual. De este modo, la mayor parte de las emisiones en esta etapa en el campo (un 38% del total de su huella de carbono) corresponden al uso de fertilizantes, la fabricación de estos fertilizantes y el transporte del compost(2)

Una vez recogidos los grandes racimos de las plataneras, estos se suelen separar en manojos más pequeños y son lavados, tratados contra los hongos, clasificados y empaquetados. Un 12,9% de las emisiones de los plátanos tienen que ver con el envasado. El estudio analiza las dos opciones más comunes: en cajas de cartón con separadores de papel o en cajas de cartón dentro a su vez de bolsas de polietileno de baja densidad. Resulta paradójico que se embolse una fruta que ya va con su propio 'envase' incorporado. Sin embargo, según la técnica de Asprocan, esto mejora las condiciones de madurez de la fruta y, aunque ahora solo se mete en bolsas un 5% de la producción, el porcentaje va en aumento.

“Si bien el valor de marca del plátano de Canarias está muy reconocido, este producto tiene un precio más alto que la banana de Centroamérica, por lo que contar con la huella de carbono certificada es también una forma de diferenciarnos”, comenta Piedra Buena, que considera que las emisiones de la fruta canaria son menores no solo por cultivarse más cerca sino también por usar menos fitosanitarios.

Por supuesto, hay que tener en cuenta otras variables ambientales aparte del CO2. No obstante, estos estudios también  son útiles para detectar vías de mejora e ir actuando contra el cambio climático. Todas las acciones suman por muy pequeñas que sean, aunque está claro que hay algunas mucho más importantes que otras. Si se actuase de forma decidida para recortar las emisiones de CO2 a los niveles recomendados por la comunidad científica, posiblemente serían muchos los cambios en la forma de vida de los ciudadanos de los países más desarrollados. Seguro que no habría problemas en seguir comiendo plátanos, aunque sí es probable que hubiera que actuar mucho más de lo que se hace sobre el transporte, las viviendas o incluso nuestras vacaciones. Esto puede traducirse en grandes sacrificios para algunos (con importantes derivaciones económicas). Aunque todo resulta más sencillo actuando sobre la energía (aumentando el uso de las renovables y buscando carburantes alternativos), pues esto influye en casi todo interviniendo solo en una de las partes. Hay que tener en cuenta todo esto antes de seguir desmontando el sector de las renovables en España.  




(1) El CO2 no es un gas tóxico (resulta esencial para la vida en el planeta y es el mismo que nos bebemos en una gaseosa). El problema es su exceso de concentración (junto con otros gases) en la atmósfera por las emisiones humanas, que según la comunidad científica está provocando el calentamiento del planeta.

(2) Los técnicos que han calculado la huella de carbono han estimado (mediante toma de muestras en el campo) que por cada kilo de plátanos cultivados se fijan a su vez 163 gramos de CO2 que son retenidos en el suelo, en el humus. Esta cantidad ha sido descontada en el resultado final de la huella de carbono del plátano.

Hay 8 Comentarios

Nunca pude imaginar que un plátano generara emisiones de CO2, aunque lo del filete de ternera con 2 kg tampoco está mal.
Antes nadie se preocupaba de todas estas cosas. En realidad si en general no comenzamos a cuidar el medio ambiente en cuestión de décadas( no muchas) lo que pueda contaminar el plátano no será relevante.
Saludos.
Mari.

Vamos que estamos comiendo tubo de escape...

Que no se alarmen los plataneros, yo sigo comiendo plátanos. También me nutro de manzanas, nectarinas, dátiles, melones, etc. Prefiero la contaminación bananera que la contaminación cigarrera y alcoholera.

¡Qué sorpresa! No tenía ni idea de este dato!

¿Está Vd. seguro que la mayoría de los plátanos canarios se cultivan al aire libre y no en invernadero?.
Respecto a las posibilidades de ganar cuota de mercado, no olvide que se mantiene porque le subvencionan los costes de producción. Sí que pueden enviarse partidas testimoniales fuera de España para determinados consumidores muy selectivos, pero no olvide que ya la banana dólar ha conquistado un tercio del mercado español.
El cultivo se mantendrá mientras la UE siga apoyando al plátano ACP frente a la banana dólar, pues no nunca recibiría peor trato que las antiguas colonias africanas y caribeñas. Pero se mantiene con respiración asistida, no lo olvide. Es Vd. muy clemente con el sector platanero canario.

Para reducir las emisiones de la producción de alimentos, habría que producir éstos cerca de los consumidores (consumir local), y también utilizar como fertilizantes todo tipo de residuos humanos y animales, en lugar de fertilizantes derivados del petróleo. Aquí un enlace sobre el tema: http://csaranjuez.wordpress.com/2013/04/12/el-reciclaje-de-los-excrementos-humanos-es-la-clave-para-la-agricultura-sostenible/

Creo que la solución para eliminar el exceso de bióxido de carbono es sencillo... ir a vivir a otro planeta, o bien, beber 365 mil litros de té en una año, teniendo en cuenta que el té es un gran antioxidante.

¡Gracias, Clemente! Pues nada, a comer plátanos.... y si son ecológicos, mejor... que nos ahorramos ese 38% hasta bajar a los 15,5 gr de CO2 por plátano... ¡toma ya!

Los comentarios de esta entrada están cerrados.

Ecolaboratorio

Sobre el blog

Como si mirásemos por el ocular de un microscopio, Ecolaboratorio es un blog ambiental que trata de ver más de cerca todo aquello que nos rodea. En este particular laboratorio se buscan respuestas a las cuestiones más enrevesadas que nos asaltan de forma cotidiana.

Sobre el autor

Clemente Álvarez

(Madrid, 1973) es un periodista especializado en medio ambiente y ciencia. Colaborador de El País desde 2004, le entusiasma mezclar elementos de la ecología con reactivos de la energía y la economía, aunque la fórmula pueda resultar inflamable.

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal