La reforma laboral se olvidó de las oportunidades

Por: | 21 de febrero de 2012

Oportunidad-imagen
Esta primera entrada del blog quería haberla dedicado a explicar el título del mismo. Mi propósito era haber concentrado esta primera pieza en la paradoja según la cuál una crisis generada por el 1% (sobre todo vinculado al sector financiero) está siendo soportada por el 99% de los ciudadanos, sin que las políticas que se vienen aplicando desde hace 4 años terminen de dar resultados ni hayan repartido justamente los sacrificios de la crisis.

Pensaba hablar también del incremento de la desigualdad previo a la crisis financiera (y que en cierto modo está en su origen, como apunta Rajan), pero que será mucho más fuerte como consecuencia de los recortes generalizados en todos los países desarrollados. Como señala Stiglitz, hoy el 1% de la clase alta en EEUU controla ya el 40%, cuando hace dos décadas apenas superaba el 33%. En España esos desiquilibrios están más controlados (el 1% más rico posee el 20% de la riqueza nacional) aunque su tasa de crecimiento durante las últimas décadas ha sido también muy llamativa. Eso supone que el otro 99% de la población debe repartirse el 60% de la riqueza restante en EEUU (80% en el caso de España). Es decir, más gente para disfrutar de una menor proporción de riqueza. Ese mayor número de gente (los autodenominados como el otro 99% de la población) es además quien sufrirá en mayor medida los recortes en educación, sanidad y pensiones.

Fíjense en que más allá de esa enumeración de recortes en el estado de bienestar, he dejado fuera todos los cambios que se están produciendo en el mercado de trabajo en los últimos 2 años, porque creo que merecen un tratamiento diferenciado. Es precisamente la reforma laboral aprobada por el gobierno del PP la que se ha metido en la agenda económica justo cuando yo comenzaba a escribir este blog, y la que me ha hecho cambiar el tema general de este primer post. La actualidad manda y por eso le voy a dedicar una reflexión especial, consciente en todo caso, de que el debate sobre la desigualdad no sólo se limita al ámbito del reparto de rentas, sino que está también estrechamente vinculado a las discusiones sobre el mercado laboral.

Frente a la educación, la sanidad y las pensiones (que son sistemas de protección universal con buenos resultados en términos de equidad en España), la parte de nuestro estado de bienestar donde hay más desigualdades sigue siendo el mercado de trabajo. Esto puede parecer una paradoja, pero es importante que asumamos esta realidad de partida antes de emitir una opinión sobre las últimas reformas (del PSOE y del PP). Desde hace años tenemos en España lo que los economistas llamamos un mercado de trabajo dual, donde el 30% de los trabajadores tienen contratos temporales (con indemnzaciones bajas que en el caso máximo llegan a los 12 días por año trabajado), mientras que el otro 70% tiene contratos fijos (con indemnizaciones de 45 o 33 días por año). Todos ellos suman 17 millones de ocupados, que conviven con otros 5,5 millones de parados, lo que en realidad convierte a nuestro mercado laboral en un mercado trial (parados, temporales y fijos). Si se suman los temporales y los parados, son casi tantos como los fijos. Y los jóvenes están en los primeros grupos, mientras que los mayores están en el segundo.

Desde que el gobierno del PP anunció la mayor reforma laboral de la democracia, las protestas de las centrales sindicales y de los partidos de izquierda se han concentrado en denunciar la pérdida de derechos de los trabajadores. Me parece una crítica acertada pero incompleta. En mi opinión, la reforma laboral no es mala únicamente porque baje el despido efectivo de 45/33 días a 20 (en el caso de los despidos procedentes, que pasarán a ser la mayoría), sino porque no hay medidas de calado para impulsar el empleo.

Con un mercado de trabajo tan desigual como el que tenemos, con la crisis tan brutal que padecemos y con el nivel de paro que hemos acumulado, la cuestión sobre la que más deberíamos debatir es cuáles son la reformas necesarias para crear nuevas oportunidades a los que no las tienen. El foco de los más progresistas debería concentrarse en aquellos que no tienen empleo, ni esperanza de encontrarlo o posibilidad de auto-generárselo. La situación de los que sí lo tienen y pueden perderlo con mayor facilidad es preocupante, pero no más que la de los que llevan meses, o años, sin ninguna perspectiva laboral.

Por eso creo que la crítica a la reforma planteada por el PP es que no propone nada serio con respecto a las políticas activas. No hay ni rastro del sistema alemán de formación-empleo (porque aunque se enuncia y se crea una bolsa personal de formación, no dota de recursos adicionales ni hay atisbos de inminencia en su desarrollo); tampoco hay ninguna medida que personalice el reciclaje de los parados (como en el sistema danés) o que utilice de forma efectiva el sector público para mantener a los desempleados con un buen entrenamiento práctico, mientras los trabajadores en activo salen a formarse (como en el modelo sueco). Las posibilidades de renovar nuestras políticas activas son numerosas, pero la reforma apenas las aborda. Y cuando la reforma ofrece iniciativas positivas (como la posibilidad de combinar subsidio y salario) nadie parece prestarles atención, ni siquiera desde el propio gobierno.

En definitiva, creo que para analizar esta reforma y las que vengan, el punto de vista hay que situarlo en la generación de oportunidades. Las reformas y recortes serán buenos o malos desde esa perspectiva, porque lo que nuestro país necesita es más movilidad social, más emprendimiento y más productividad. Aunque algunos no lo quieran ver, esa es también una manera muy eficaz de avanzar hacia una sociedad más igualitaria, al tiempo que se genera un nuevo modelo de crecimiento y se sale de la crisis.

Hay 13 Comentarios

con respeto a opiniones contrarias me atrevería a afirmar que la cacareada refoma laboral causaría sorprendentemente risa y admiración a un trabajador de la industria en centroeuropa.Desde décadas he dedicado mi actividad profesional a la labor de derecho laboral en alemania (ademas de HL y B) y de forma sucinta en un intento de establecer juicio comparativo entre ambas legislaciones laborales...es con creces superior y a todas luces más favorable la espanola para los intereses del trabajador. A qué viene ese desgarrarse las vestiduras, cuando se trata de establecer baremos y condiciones detipo laboral para una mejor y más fácil colocación del desempleado y favorecer la creación de empleo? hasta tal punto es demoledor la situación actual que no es sorprendente encontrar fuera de espana "desempleados" cobrando la prestación o subsidio por parte espanola y al mismo tiempo percibir otra ayuda de necesidad por paro en otro país europeo;todo easy, mucho engano y a costa de quién? en realidad es un secreto a voces que ésta y las anteriores crisis inmobiliarias perduran no menos de media generación.el futuro no es halagüeno.

Estimado Carlos:

Un aspecto muy preocupante de la reforma - o contrarreforma - laboral, y de la visión general del actual Gobierno sobre el tema del empleo, es su actitud culpabilizadora. Actitud que, por cierto, se retroalimenta con la que exhiben los representantes de la patronal, en un proceso de "ciclo culpabilizador" que invierte los términos de la realidad. Me explico:
Se culpabiliza a los sindicatos acusándoles de inmovilistas, de "enriquecerse" a base de subvenciones y de defender sólo los derechos de los ya empleados en detrimento de quienes están en el paro. Deslegitimándolos de este modo, se abona el terreno para que su pérdida de capacidad negociadora sea incluso bienvenida por la ciudadanía. Queda oculta una realidad evidente: que sin organizaciones sindicales, los trabajadores se encuentran en una situación de desigualdad negociadora con respecto a sus empleadores. El desequilibrio a favor de éstos redundará en una merma de los derechos y oportunidades de los trabajadores. El 99% sale perdiendo. ¿Y quién gana?
Se culpabiliza a los trabajadores en activo por mostrarse remisos a la movilidad geográfica, sin tener en cuenta que las personas y las familias tienen a menudo vínculos que les atan al territorio (por ejemplo, una hipoteca) y que su resistencia a la movilidad viene inducida por obligaciones ya contraidas. ¿Se impulsó a las personas a comprar vivienda y pedir hipotecas y ahora se les acusa de resistirse a la emigración o al nomadismo laboral? Del mismo modo, se tacha de egoístas a los trabajadores que se quejan de las pérdidas salariales o de condiciones de trabajo, espetándoles esa irritante coletilla: "tú no te quejes, que al menos tienes trabajo". De este modo, se abre aún más la brecha social entre quienes tienen empleo digno, quienes lo tienen precario y quienes no lo tienen en absoluto. El 99% de la sociedad sale perdiendo de esta división. ¿Y quién gana?
Se culpabiliza a los desempleados por su propia situación. De ahí que con la nueva norma se nos plantee la obligación de realizar "trabajos voluntarios" para la comunidad: al transformar a los parados en mano de obra gratuita, se restan del mercado de trabajo tareas que podrían - y deberían - constituirse en empleos reales. Y además, se nos impone una obligación que se parece demasiado a una multa: los parados pasamos a parecer delincuentes que purgan una falta. Del mismo modo, se oyen voces que hablan de "retirar el subsidio a quienes rechazan una oferta de empleo". Como bien señalas en tu artículo, las políticas activas de empleo son pobres e ineficientes en España (la reforma no las mejora), y los propios funcionarios de las oficinas de empleo ratifican que las pocas ofertas que hay son para puestos de baja cualificación. Estoy deseando, pues, empezar a recibir las numerosísimas ofertas de empleo que sin duda, como Doctora en Ciencias Políticas, estoy a punto de empezar a recibir. ¿O es socialmente deseable que las personas altamente cualificadas desempeñen tareas muy por debajo de su capacidad? ¿Eso enriquecería a la economía española? Los desempleados no somos, afortunadamente, un 99%, pero sí es cierto que con esta reforma más que nunca, los 5,5 millones de parados podemos ser en breve muchos más. ¿Y quién sale ganando?
Hay que crear empleo, sin duda, pero los propios artífices de la reforma reconocen que no se producirá hasta que se realice una verdadera transformación del sistema productivo, orientada hacia actividades intensivas en innovación y conocimiento, las únicas que, por su carácter contracíclico, pueden generar empleo de calidad que resista a las variaciones del ciclo económico. Variaciones de las que ni los sindicatos, ni los trabajadores en activo, ni por supuesto los desempleados somos culpables. Como no lo son de la crisis.
Por último, el gran culpable universal de todo lo que ocurre es el Gobierno anterior y su "herencia". Ojo con abusar de ese recurso para justificar las iniciativas del Gobierno actual: se trata de una herramienta con poco recorrido, cuyo abuso puede volverse en contra de quien lo emplea. Pasado cierto tiempo, la ciudadanía empezará a hartarse de oír hablar de lo que hicieron mal los anteriores gobernantes y a exigir resultados reales a los actuales. En circunstancias de crisis, esa exigencia puede adelantarse y volverse más acuciante, transformándose en una acusación de incapacidad a quienes hoy por hoy tienen la mayor acumulación de poder institucional registrada en la España democrática.
Los únicos que se salvan de esta culpabilización global implícita o explícita son los "emprendedores", categoría nebulosa en la que todo el mundo quisiera verse reflejado pero cuyos rasgos nadie ha acertado a describir con claridad. Sin duda, necesitamos gente que "emprenda", que tenga iniciativa. Bien. Pero la iniciativa no basta. Hace falta liquidez y respaldo para hacer que aquella fructifique. En unas circunstancias de crédito restringido y falta de apoyo institucional, no todos tenemos las mismas oportunidades para adquirir la santificada condición de emprendedores. La falta de igualdad de oportunidades se muestra, también en este sentido, como una clara cortapisa al desarrollo económico de nuestro país.
Sin duda, la que vivimos y sufrimos hoy en día, no es una economía para el 99%: el actual modelo no es comprensible para la mayoría, y desde luego tampoco está a su servicio. Felicidades, Carlos, por tu iniciativa de hacerla, al menos, más comprensible.

Llevamos 52 reformas laborales desde la aprobación del Estatuto de los Trabajadores en 1980 todas con estos objetivos: reducir la heterogeneidad del mercado de trabajo, la economía sumergida, facilitar la creación de empleo, restablecer un equilibrio de poder en el seno de la empresa, reducir la temporalidad, mejorar la competitividad, etc. Y resulta que en el 2012 seguimos siendo los campeones de Europa del paro, si en eso también ganamos a los franceses! Decir que en España es difícil poner a gente en la calle es una falacia, ahí están los 5 millones de parados para demostrarlo, parados que además no son reabsorbidos ni reciclados en otros sectores y muchos de ellos no llevaron ninguna indemnización. No será que lo que hay que hacer es facilitar la entrada y la formación, no la salida y la precariedad. Para De Guindos mejorar la competitividad es un eufemismo para reducir sueldos, es decir una forma de devaluación, cuando ya son de los más bajos de Europa. No será que hay que invertir en un modelo más sostenible donde prime la innovación y no el pelotazo. Trabajo desde el 2004 en el Reino Unido, donde la indemnización por despido es pequeña y el paro es mucho más bajo incluso en estos tiempos de crisis, eso es verdad. A pesar de que aquí la empresa no tiene que darte más de 7 días por año trabajado, casi siempre se negocia y el acuerdo es mejor porque las dos partes tienden a entenderse más fácilmente pero eso es cultural, no se puede legislar. Como se crea más trabajo te vas con menos dinero pero encuentras antes. ¿Pero por qué? Alguna gente interesadamente hace su propia interpretación sui generis del mercado en otros países y se dicen medias verdades. Y ya lo decía Machado, “dijiste media verdad dirán que mientes dos veces si dices la otra mitad”. Y la otra mitad es que la razón por la que el paro es más bajo aquí no es tanto por lo barato de despedir sino por la facilidad para contratar y un modelo económico con empresas más sostenibles, innovadoras, emprendedoras y con ganas de arriesgar. Y porque la formación interna en las empresas es buena lo que hace al que se va más "empleable". Una nueva reforma, y van 52, no va a solucionar mucho en España si no va acompañada de un cambio del modelo productivo que mejore la competitividad y productividad que no es lo mismo que precariedad y explotación laboral aunque a algunos le parezcan sinónimos. Y eso no se consigue en unos meses, allanando la salida de la empresa en lugar de fomentar la entrada y recortando en investigación y educación. En fin, a ver qué pasa, a mí esto me parece más un gesto para Europa y para los grandes empresarios de un gobierno desesperado por quedar bien con los patrones de Bruselas, "hicimos lo que nos pedisteis, ahora devolved el favor", en lugar de un plan serio para cambiar el chiringuito de país que tenemos. El problema no es lo barato o caro del despido, el problema es lo barato o caro de la contratación, la burocracia inútil, la destrucción de tejido industrial, la dependencia de sectores estacionales o demasiado volátiles y cortoplacistas y LA ANIMADVERSIÓN POR LA INVESTIGACIÓN, DESARROLLO E INNOVACIÓN que tienen nuestros gobiernos de todos los colores, las empresas que sólo lo hacen si es con dinero público subvencionado y porque no decirlo, la población en general. No es al primero que escucho “el I+D+i no crea trabajo”, que viene a ser como ese debate de “prefiero ganar a jugar bien al fútbol” cuando la verdad es que casi siempre gana el que juega mejor al fútbol. Entonces construyamos más casas, aeropuertos y autopistas y cuando no haya más que construir invadiremos Portugal o mejor Francia, esos gabachos, para construir más!

Muchas gracias por el blog en el que ademas de aprender nos permite hacer alguna observacion y comentario.
El tema central de hoy parece que es la reforma laboral en sí y tambien la oportunidad que se ha podido perder de fomentar el empleo.
Desde mi punto de vista y en base a mi experiencia de cerca de cuarenta años siendo jefe de empresa, la mejor medida para mejorar el empleo es el crecimiento. Los empresarios no colocan a nadie si no lo necesitan y para necesitar a alguien hay que vender mas; esto si que me parece que es puro sentido comun. Por lo tanto el que a mi se me facilite el despido de empleados no me anima a colocar a nadie, por mucho que insistan en ello los conservadores y los no conservadores pues los hay que piensan así en los dos bandos. Aun mas, tampoco influye de forma destacada en el empleo (en estos momentos) el rebajar los salarios. El minimo sentido de "homo economicus" que todos tenemos, economistas y no economistas, te dice que si las cosas son mas sencillas y apetecibles las usas mas y si son mas deficiles, las usas menos aunque sean apetecibles. Tampoco sirven demasiado otras múltiples ventajas... de formación , de bonificaciones, etc. para crear empleo hoy. Se trata de medidas con efectos residuales.
Bien, aqui lo que hace falta es estimular la demanda de bienes y servicios y dejar, (un poco), a un lado la obsesion por la austeridad, por el miedo a los llamados mercados (que somos todos unos grandes y otros pequeños) y por la ya molesta frase que dice:aqui haremos lo que nos diga Europa, o sea Alemania. Y eso no porque tengamos nada en contra de ese estupendo país, sino porque los alemanes - su gobierno - tambien se equivocan como todo el mundo.
Muchas gracias. Confío que esta opinion no le haya desagradado en exceso. José

Seguiré con atención este blog, porque me interesan opiniones bien formadas sobre esto tan complejo que nos gobierna (la economía esotérico/financiera) y sobre la valoración de las "reformas".

Mi principal preocupación no son los recortes, si estos se presentasen como coyunturales, para coger fuerza. Mi preocupación es que se proponen como avanzadilla de un nuevo modelo, que estará viento en popa cuando vuelva a crecer la economía. No son parches para ir tirando (ojalá lo fueran), sino cambio de modelo. No sé si democráticamente estamos en condiciones de pensar ahora nuevos modelos. No sé si los trabajadores están en condiciones de reflexionar hasta qué punto han de aceptar la flexibilidad en todo (es decir, los derechos de mantequilla).

Estimado Carlos, se agradece mucho este tipo de blog dedicado al 99%, realmente es una buena idea. Sólo comentarte que muchos de los profanos en la materia, quiero decir en economía y sus términos, no lo son en la reflexión. En mi humilde opinión falta que profundices y te impliques más en tus opiniones, es más fácil de entender publicaciones mensuales y especializadas sobre "el mundo diplomático" que algunos artículos dEl País. Mucha gente como yo te seguirá porque es de Letras, y se formó inspirado por el movimiento Humanista, a lo Juan Luis Vives, que también está de actualidad. A muchos nos gustaría, ya no formar parte, al menos enterarnos que ocurre en el club exclusivo del 1%, ese lleno de gurús o chamanes que nos hablan en términos tan esotéricos para mí como ingeniería financiera (te propongo, a ver si eres capaz, y con sosiego, expliques términos tan oscuros como éste en el futuro). Desgraciadamente, las personas que no hemos estudiado ni nos hemos vinculado al sector financiero, nos hemos convertido en ciudadanos de segunda. Es más fácil al 99% entender que está pasando a nuestro alrededor cuando nos lo explican con detenimiento, sin caer en argot , prisas de la actualidad noticiable o en la presunción de conocimientos previos de económicas o empresariales. Pero es triste comprobar que es un sinsentido lo que ocurre, al menos es la sensación que me da al leer tu entrada, pues no tiene lógica muchas veces lo que hace el Gobierno con la Reforma. Me gustaría Carlos, y lo digo sin ningún tipo de suspicacia, que nos ayudes a comprender porque seguimos unas directrices que nos llevan a una mayor recesión. No me puedo creer que no existan otras vías para salir de esta situación, me pregunto a quién beneficia esta Reforma puesto que crea inseguridad y menos crecimiento del PIB. A veces me da la impresión de que el momento histórico que vivimos será un chiste en el futuro, cómo cuando nos da vergüenza ajena ver las soluciones de la República de Weimar. Mucho ánimo, ya tienes un seguidor de tu blog.

Hola Carlos; buenas tardes:
Antes de nada felicitarte por este nuevo blog, que no se si supone o no un nuevo reto para ti, pero en todo caso en los tiempos que corren, supongo será motivo de orgullo.
Estoy de acuerdo contigo en todo o casi todo; pero hay una reflexión sobre el empresario, que relamente echo de menos; decirte que soy ingeniero, y que por ende, profano y esceptico al mismo tiempo, en cuanto a teorias económicas, y maniático en cuanto al "derecho" tal y como se entiende hoy en día. Mi reflexión sobre el empresario actual parte de la tan acudida falta de financiación que los mismos a través de la CEOE achacan como principal motivo del declive empresarial en españa........y me hago la pregunta........porqué se hace necesario financiarse el inicio de una empresa (tal y como entendemos hoy la financiación a través de los bancos)...........será que el inversor de hoy en día no se parece al de antes......(entendeis por donde van los tiros??)........hoy en día el que tiene el dinero (ya no entro a valorar si la forma de obtenerlo ha sido legal/etica o NO), no le interesa invertirlo y con ello arriesgarlo en la idea/negocio de una "cabeza pensante"/emprendedor, y mucho menos pensar el; es mucho más facil y seguro hacerlo a partir de sociedades de inversión que a su vez son las mismas que pinchan y cortan a través de las sociedades de rating, de las que son dueñas....en definitiva....ESTO NO ES VIABLE A TODAS LUCES!!.......(bueno, si lo es pero para cuatro "listos")..........mi pregunta es.........podría un estado (no el nuestro, porque con los que estan bien dificil lo veo), de alguna forma ejercer un control y penalizar a los inversores que no dediquen parte de su capital a financiar y financiar bajo el paraguas de la banca, y obligarlos a invertir en "negocio productivo"??.........y a este quería yo llegar; PRODUCTIVO!!!..........una entidad financiera yo no la entiendo como productiva.......es basicamente especulñadora.........hasta ahora "el juego" estaba asi montado, y ya vemos los resultados..........hora de cambio???

Me parece una reflexión completa y brillante, que pone en evidencia los puntos débiles de una reforma que solo pretende favorecer a los empresarios. Gracias

"la posibilidad de combinar subsidio y salario" es una de las propuestas menos convincentes si es que no lo es toda esta la reforma.Me parece mal que parte de ese subsidio, el del parado a contratar, vaya a parar al empresario que contrata.Me parece mal por una razón: ese subsidio( antes de Gobernar el PP (Rajoy) decía que los parados con subsidio no buscaban trabajo porque lo cobraban y no se olvide, tal vez esté ahí la razón de que esa política esté ahora mal aplicada hasta por el mismo Gobierno, pero solo después de que están en el Gobierno y Rajoy afirma que no hay recuperación a la vista( ¿temprano o tarde se entera?)) , del Estado, tendría mejor destino si fuera a parar a los parados de larga duración, a la reinserción laboral y formación y a ver que nadie se quede fuera, puesto el foco en esas políticas que ahora no aplica el Estado español y que usted recalca( "posibilidades de renovar nuestras políticas activas") sencillamente porque son nulas, inexistentes en este país, incluso, antes de que esta crisis sin fin comenzara a anunciarse.La Reforma Laboral es una herramienta dispuesta al parecer para todos, pero no hay mucho donde escarbar para averiguar que sólo está destinada para facilitar el despido( la contratación también, claro está, pero no se olvide que con el ojo puesto en la salida, la puerta, el despido fácil en un futuro en caso de que se tenga que alegar pérdidas en la producción, como si el consumo, la producción fuera a ser de aquí en adelante continua y sin menoscabo de altibajos o alzas y estas últimas sean destinadas al blanqueo o segunda vivienda del empresario) , la contratación temporal y por resumir, para el arraigo del no compromiso en España con el capital humano y por lo tanto un cero a la izquierda en lo que a cohesión social se refiere.Por lo que seguiremos en la coyuntura desigual por mucho más tiempo, ya que lleva tanto que se diría forma ya parte de nuestro folclore o costumbre.Suerte con el blog.

hola carlos,
felicidades por la reflexión....abordar el crecimiento de la desigualdad en tiempos de crisis es realmente necesario, pero a mi me gustaría que en el próximo artículo nos comentaras si tenemos datos que nos indiquen el crecimiento de la desigualdad en españa en dos años de crisis y cuando hablas de oportunidades, efectivamente coincido contigo en que esa debería ser la clave de la reforma, tendríamos que insistir en que colectivos van a ser los que más oportunidades de empleo van a tener con esta reforma..que pasa con quienes ya lo tenían difñicil y esstaban en paro antes de la crisis?, podemos permitirnos dejar a un lado a esos colectivos en situación o riesgo de exclusión..lo preocupante es que esta bolsa está creciendo..gracias carlos y adelante....isabelmartinez

hola carlos,
felicidades por la reflexión....abordar el crecimiento de la desigualdad en tiempos de crisis es realmente necesario, pero a mi me gustaría que en el próximo artículo nos comentaras si tenemos datos que nos indiquen el crecimiento de la desigualdad en españa en dos años de crisis y cuando hablas de oportunidades, efectivamente coincido contigo en que esa debería ser la clave de la reforma, tendríamos que insistir en que colectivos van a ser los que más oportunidades de empleo van a tener con esta reforma..que pasa con quienes ya lo tenían difñicil y esstaban en paro antes de la crisis?, podemos permitirnos dejar a un lado a esos colectivos en situación o riesgo de exclusión..lo preocupante es que esta bolsa está creciendo..gracias carlos y adelante....isabelmartinez

La responsabilidad de la prodctividad se está trasladando en exclusiva al trabajador. Y parece que la unica forma de mejorarla es bajando los salarios, reduciendo el absentismo, flexibiilzando los horarios.... Siepre había creido que la productividad dependía especialmente del tipo de actividad productiva, de la aporatción en innovación a los productos o servicios, de la organización del trabajo, de la eliminación de la arbitrariedad en la gestión de personas... y de no se que otras cientos de cosas sobre las que apenas se habla.

Carla
www.lasboalschinas.com

Por encima de todo en España la gente joven debe ver con amplio criterio, que Europa toda, es su territorio y eso no debe olvidarse ,sobretodo teniendo en cuenta las 3 europas de hoy, a saber: la zona euro norte, la zona fuera del euro y la zona sur o zona de puercos segun UK, porque no es lo mismo que un joven poliglota español con maestria en ciencias de la computacion, se integre a Noruega que se quede pataleando en españa, sus politicos, su enorme division politica y tampoco sera lo mismo para su porvenir casarse con una suiza de la elite intelectual de no malos bigotes y ademas con pasta, esto ultimo lo digo en broma ..pero hay algo de cierto y no olvidar que UK es dueño tambien de Australia, canada y por lo tanto extensiones de europa porque efectivamente la reforma laboral hispana es de conveniencia acordada con el gobierno solo y unicamente de la 1%cracia transnacional y eso hay que decirlo y saberlo. Me gusta tu perfil porque siendo economista con vertiente politica ESO hace falta en este mundo globalizado y exclavizado por los banqueros dueños de toda situacion a nivel mundial, respetuoso Saludo y adelante macho.

Los comentarios de esta entrada están cerrados.

Economía para el 99%

Sobre el blog

Este es un espacio para la reflexión económica que pretende interesar y ser accesible para el 99% de los ciudadanos; esa gran mayoría de personas que sigue la evolución de la crisis y que no deja de plantear preguntas para salir pronto de ella. Puede que haya un 1% que por opulencia o ignorancia no se sienta concernido en la búsqueda de una recuperación sostenible y beneficiosa para la mayoría. Ellos buscarán otras lecturas, pero un amplio 99% hallará aquí sus respuestas.

Sobre el autor

Carlos Mulas

. Soy economista de formación y académico de profesión con fuerte vocación política. Actualmente soy Profesor Titular de Economía en la Universidad Complutense de Madrid y Director de la Fundación IDEAS. Puedes conocer más sobre mi trayectoria en mi web personal: www.carlosmulasgranados.com


Archivo

diciembre 2012

Lun. Mar. Mie. Jue. Vie. Sáb. Dom.
          1 2
3 4 5 6 7 8 9
10 11 12 13 14 15 16
17 18 19 20 21 22 23
24 25 26 27 28 29 30
31            

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal