Dirigir en épocas de crisis

Por: | 02 de septiembre de 2012

JAUME LLOPIS, profesor de Dirección Estratégica.

Inmersos en lo más profundo de la crisis, las empresas tienen que ser dirigidas con unos sistemas de gestión, un estilo de dirección y un rigor muy diferentes de los que eran habituales en épocas de crecimiento. Después de la crisis el entorno económico y social habrá cambiado y nunca más volverá a ser el mismo que el de antes. Los hábitos de compra de los consumidores serán más racionales y austeros, la financiación mucho más restrictiva y la especulación, los pelotazos y el enriquecimiento fácil serán difíciles y mucho menos habituales.

JAUME LLOPISAnte este escenario, las empresas tienen que buscar afanosamente la competitividad a base de hacer continua y constantemente tres ejercicios fundamentales:

1. Reestructuración
Adaptar sus activos materiales e inmateriales a la coyuntura y a las circunstancias de sus respectivos mercados, es decir tener la dimensión óptima en instalaciones, maquinaria, equipo y personal. Condición absolutamente necesaria pero no suficiente para asegurar la continuidad y ser competitivos. Si solamente se toman medidas de reestructuración se mejora la competitividad a corto plazo pero no se asegura el futuro. Se han cometido muchos errores en reestructuraciones en el textil, la siderurgia y los astilleros y últimamente en la banca, que no han servido para la supervivencia de la mayoría de las empresas.

2. Reingeniería
Hacer una profunda labor de reingeniería, es decir, eliminar todas aquellas funciones, tareas y personas que no aportan valor a la compañía. Condición también necesaria pero no suficiente para asegurar la competitividad. Ahí topamos con un mal endémico de nuestra economía que es la baja productividad. La mejora de la productividad, empezando por la de los altos directivos y siguiendo con todos los empleados, no solo con los de mono azul, es un requisito indispensable.

3. Regenerar las estrategias
Y la tercera acción fundamental, la condición necesaria y suficiente para la auto continuidad de las empresas consiste en regenerar constantemente las estrategias, siendo los primeros en satisfacer las necesidades de los clientes, adelantándose a la competencia haciendo algo diferente o que no hagan los competidores. Defender, reestructurando, pero también atacar viendo cómo podemos vender más, acometer nuevos mercados y ganar nuevos clientes. Las empresas que hagan esos deberes de forma seria y rigurosa saldrán más fuertes de la crisis y tendrán una situación favorable respecto a sus competidores.

En este entorno, la labor del primer ejecutivo debe dar absoluta prioridad a la comunicación constante con todos los stakeholders, accionistas, empleados, proveedores, clientes, fuentes de financiación, sindicatos y opinión pública. La verdad y la transparencia deben ser condiciones indispensables para lograr que todo el mundo entienda la situación real en cada momento y todos juntos en la organización remen en la misma dirección para asegurar la continuidad de la empresa.

 

© Jaume Llopis. Licenciado en Ciencias Económicas por la Universidad de Barcelona y Máster en Administración de Empresas por el IESE-Universidad de Navarra. Ha sido ejecutivo en varias compañías y forma parte del Disruptive Council de Telefónica. Autor de varios libros y del blog ‘Qué hacen los buenos directivos’. También ha organizado en el IESE desde 1992 encuentros sectoriales sobre Alimentación y colabora con la escuela de negocios IPADE de México.


Hay 4 Comentarios

Qué gracia tiene que estas escuelas de negocios, maestras de tiburones sin escrúpulos, vengan ahora a enseñar valores. Señores, estamos como estamos gracias a gente como ustedes.

Este artículo es pura ambigüedad en generalidades obvias. Síntesis de los tres puntos, que son uno: REHACER las cosas (o todo) para que no vaya mal. Con lo cual es como si aconsejara que hay que rehacer hasta a lo que está bien, porque NO SE ACIERTA en detectar "qué falta o falla" de todo el proceso.
¿Consultar a todas las partes que tengan relación? ¡Ja ja já! (Me rio por no llorar). Cada persona suele tener puntos de vista y criterios muy diferentes y, regirse por mayoría ¡ya sabemos cómo votan a políticos! Sobre todo porque cada quien habla desde sus propios intereses que, generalmente, son harto subjetivos y hasta tendenciosos.
¡Cómo me gustaría ver a este profesor intentando salvar a una PyME (pequeña o mediana empresa) que sea la SUYA y la ÚNICA que tiene; atosigado por obligaciones; costos y recesión en un mercado donde las corporarciones tienen toda clase de privilegios! Sobre todo si el futuro, tanto suyo como el de su familia (además del de los empleados) dependieran de que no quiebre (sin poder recurrir a "contactos", "amistades", o "enchufes", por no tenerlos). ¡DUDO MUCHO que este señor, bajo presión semejante, sea capaz de dar pie con bola! Entonces sí que comprendería la tontera que fue haber publicado esto.
Es el consejo que se le dice a cualquier niño: ¿Te ha salido mal, no está funcionando? Pues revisa todo desde un principio, porque en alguna parte debe haber una falla.
A lo cual el niño retruca: Sí, pero ¿en qué, dónde o cómo?
Adulto: Y... pregunta a los demás, alguno te dará alguna pista.

Cuando las estrategias se regeneran *constantemente* dejan de ser estrategias. Como mucho, pasan a ser tácticas.

Hacen falta emprendedores para levantar la economía. Perfecto. Yo llevo casi un año de ventanilla en ventanilla para poner en marcha una empresa, después de ir al paro con 51 años. Últimamente no paro de escuchar ayudas por aquí y por alli para que gente con motivación como yo salga adelante con su propia empresa. ¿Alguien me puede decir, por favor, qué pasos hay que dar de verdad para hacerse emprendedor en este país y empezar a levantar cabeza ya?. Gracias. Este posteo es muy interesante y me gusta mucho, pero ojalá todos los empresarios, todos los políticos y todos los directivos sean buenas personas y buenos profesionales a la vez. Si ello fuera así, no habría crisis de ninguna forma.

Los comentarios de esta entrada están cerrados.

Economía con valores

Sobre el blog

Comentarios y opiniones plurales al hilo de la actualidad realizados por profesores del IESE. Su objetivo es introducir en el debate económico nuevas ideas que puedan enriquecer a los lectores en la visión de la economía. *Las opiniones expresadas por los autores son de su exclusiva responsabilidad y no representan necesariamente al IESE o la Universidad de Navarra.

Sobre los autores

IESE

El IESE es la escuela internacional de dirección de empresas de la Universidad de Navarra. Tiene la aspiración de proporcionar una contribución duradera a la profesión de la dirección. Este enfoque, centrado en las personas, refleja nuestro convencimiento de que el objetivo de los empresarios y directivos debe ser servir a las personas y a la sociedad.

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal