Generosidad

Por: | 17 de octubre de 2013

JOSEP TÀPIES, profesor de Dirección Estratégica

Del "Blog Empresa Familiar". Este es uno de los valores más importantes para cualquier tipo de organización humana, porque del mismo derivarán el compañerismo, la amistad y el espíritu de colaboración. Es un valor íntimamente ligado a los verbos dar y compartir, dos verbos que contagian e impulsan una actitud de compromiso.

2011 Tapies, J._055Las personas generosas viven su relación con el mundo desde una perspectiva de interés genuino y de apertura a los demás. No se encierran en sus intereses, ni agotan su existencia en la búsqueda hedonista. Están muy atentos a las necesidades del otro y ven las cosas materiales como medios para servir y no como distracciones para complacer.

Se trata de una virtud que, como casi todas, encuentra sus primeras experiencias en la familia. Es una responsabilidad de los padres fomentar en casa la participación y el espíritu de servicio ayudando a los hijos a encontrar la felicidad que supone estar a disposición de los demás.

Una vez la generosidad esté asumida como valor compartido por toda la familia, en el caso de una empresa familiar gracias a su gran poder motivador, se convertirá en la fuente de la ventaja competitiva. Los ejemplos de ello son numerosos, recientemente he mencionado a Yang Yuanqing, el presidente ejecutivo de Lenovo Group, el mayor fabricante mundial de ordenadores, quien hace un par de semanas anunció que compartirá su bonus anual después de que su empresa lograse una cifra récord de ventas.

Pero hay que andar con cuidado y no confundir la virtud del individuo con la misión de la empresa, porque no podemos olvidar que es condición sine qua non de la empresa generar beneficios. Si una empresa declara que la generosidad es uno de sus principales valores, debería actuar en consecuencia. Un sistema de recompensa de la gestión demasiado vinculado a indicadores a corto plazo, por ejemplo, entraña el riesgo de potenciar más la codicia que la generosidad.

Es aconsejable que la familia empresaria tenga integrada la generosidad como una de las virtudes nobles, porque experimentar la alegría que supone ser generosos ayuda a que no todo gire en torno a uno mismo y evita pensar en problemas que muchas veces solo están en la imaginación. En las reuniones del Consejo de Familia o en las juntas de accionistas seguramente lo notarán.

© Josep Tàpies. Profesor de Dirección Estratégica y titular de la Cátedra de Empresa Familiar del IESE. Doctor en Ingeniería Industrial por la Universidad Politécnica de Cataluña y Máster en Administración de Empresas por ESADE.

Hay 2 Comentarios

Cierto, cierto, el corto plazo es el alma mater de la posibilidad de "matar al padre" si es preciso; la conciencia del ser humano es como un león hambriento: se comería a dicho "padre" si fuese necesario; saludos

En el mundo en que nos ha tocado vivir, por desgracia prevalecen otros valores sobre la generosidad. Sin embargo, hay personas sumamente generosas que transmiten una paz personal envidiable. Recuerdo hace muchos años, con motivo del rodaje de un documental sobre los Sem Terras de Brasil que se estaban desplazando hacia Rivera, una ciudad Uruguaya que hace frontera con Brasil, nos tocó estar una semana en la casa de un familia, totalmente desconocida para nosotros. Cuando llegamos nos ofrecieron la cama, nos dejaron la única cama que había en la casa y toda la familia, cinco niños incluidos, durmieron en el suelo. Este fue un acto de generosidad que nunca olvidaré.
http://interesproductivo.blogspot.com.es/

Los comentarios de esta entrada están cerrados.

Economía con valores

Sobre el blog

Comentarios y opiniones plurales al hilo de la actualidad realizados por profesores del IESE. Su objetivo es introducir en el debate económico nuevas ideas que puedan enriquecer a los lectores en la visión de la economía. *Las opiniones expresadas por los autores son de su exclusiva responsabilidad y no representan necesariamente al IESE o la Universidad de Navarra.

Sobre los autores

IESE

El IESE es la escuela internacional de dirección de empresas de la Universidad de Navarra. Tiene la aspiración de proporcionar una contribución duradera a la profesión de la dirección. Este enfoque, centrado en las personas, refleja nuestro convencimiento de que el objetivo de los empresarios y directivos debe ser servir a las personas y a la sociedad.

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal