¿Qué fiscalidad genera más empleo?

Por: | 24 de octubre de 2013

JOSÉ MANUEL GONZÁLEZ-PÁRAMO, profesor de Economía

Los impuestos sobre el trabajo, al igual que las cotizaciones a la seguridad social, pueden repercutir en los empresarios, lo cual acaba reduciendo los beneficios de las empresas; los empleados, con lo que se reduce el salario neto; o los consumidores, a través de aumentos en los precios de venta al público.

2012 Gonzalez-Paramo, J._160En el artículo "¿Quién soporta los impuestos sobre el trabajo y las cotizaciones sociales?", analizo junto con Ángel Melguizo, del Banco Interamericano de Desarrollo, el efecto de los impuestos sobre los sueldos y el empleo. 

Por lo general, los empleados sostienen el grueso de la carga fiscal. En muchos países la vinculación entre impuestos y reducción de salarios ha afectado negativamente a la oferta laboral y ha desincentivado la creación de empleo. Desde la década de los noventa muchos Gobiernos europeos han seguido el rumbo marcado por Estados Unidos, recortando las cotizaciones a la Seguridad Social que se aplican en las nóminas para estimular la creación de empleo.

Sin embargo, hay una diferencia considerable entre países. Por ejemplo, mientras que en la mayoría de economías europeas y Estados Unidos dos tercios de la carga fiscal se aplica a los trabajadores, en las economías nórdicas esta carga aumenta hasta prácticamente el 90%. ¿Cómo se explica esta diferencia?

Hay tres factores que influyen en el efecto de los impuestos sobre los sueldos y el empleo: el modelo económico que se utiliza, si la fiscalidad es directa o indirecta, y el tiempo transcurrido desde el cambio.

Las economías centralizadas que gozan de instituciones fuertes, como las de los países nórdicos, y las que cuentan con unos sindicatos débiles y una negociación salarial descentralizada, como las de los países anglosajones, ofrecen mejores resultados que las del centro y el sur de Europa.

El modelo nórdico destaca por ser el más respetuoso con el empleo. Tiene un sector público muy eficiente y una firme negociación salarial, que genera un vínculo positivo entre impuestos y prestaciones. Además, cada tipo de impuesto tiene un efecto distinto sobre los sueldos. Por lo general, los relacionados con la renta y otros de tipo indirecto afectan más al salario neto que las cotizaciones a la Seguridad Social.

Pese al éxito del modelo nórdico, no todos los países están en situación de adoptarlo de inmediato, y algunos ni siquiera en el largo plazo.

Una combinación ideal para respetar el empleo sería un sistema impositivo que no afectara a los ingresos. Esto implicaría unos impuestos sobre el trabajo más bajos y el correspondiente aumento de los impuestos al consumo.

Más información en IESE Insight


© José Manuel González-Páramo posee un Ph.D., un M.Phil. y un M.A. in Economics por la Columbia University y un doctorado por la Universidad Complutense. Antes de formar parte del IESE, González-Páramo trabajó como miembro del Comité Ejecutivo del Banco Central Europeo (BCE). 

Hay 3 Comentarios

Justo, justo lo contrarío qu decías hace 5 años.

Si un empresario no pagara cotizaciones sociales, el precio de venta lo sube hasta donde permite el mercado. El autor estima que menos costos laborales, induce a baja de precios, y esto induce mejor salario y aumento de consumo. No es tan asi, eso beneficia al empresario que no por ello aumenta el salario o baja el precio. Mas impuestos al consumo reduce la demanda agregada. No dice nada del impuesto a la alta renta personal, o al patrimonio neto personal superior a cierto valor, que en su justo equilibrio son muy importantes. Con el enfoque del articulo, lo que viene es : bajen los costos como en Asia, bajen calidad de vida en Europa, para tener empleo (y que las empresas ganen mas, aunque no creen mas empleo). En Europa se puede vivir en forma civilizada, y eso tiene un costo, que esta dentro del precio de cada producto (seguridad, salud, educación, justicia, infraestructura).

El Impuesto tiene su fundamento en el gasto que genera tanto lo político como lo cultural, incluido el poder. El problema no es la imposición fiscal, el problema es el cómo gastar lo recaudado... ¿en burocracias, en armamentos, en salud, en educación, en investigación, en cultura? En los grandes imperios políticos lo mas rentable son las guerras que dan vida a la industria de armamentos. Un instrumento muy rentable también es el soborno que sirve de base financiera a la corrupción. A estas alturas el que ignora es un tonto, y roza a veces la estupidez.

Los comentarios de esta entrada están cerrados.

Economía con valores

Sobre el blog

Comentarios y opiniones plurales al hilo de la actualidad realizados por profesores del IESE. Su objetivo es introducir en el debate económico nuevas ideas que puedan enriquecer a los lectores en la visión de la economía. *Las opiniones expresadas por los autores son de su exclusiva responsabilidad y no representan necesariamente al IESE o la Universidad de Navarra.

Sobre los autores

IESE

El IESE es la escuela internacional de dirección de empresas de la Universidad de Navarra. Tiene la aspiración de proporcionar una contribución duradera a la profesión de la dirección. Este enfoque, centrado en las personas, refleja nuestro convencimiento de que el objetivo de los empresarios y directivos debe ser servir a las personas y a la sociedad.

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal