La mujer va ganando terreno

Por: | 05 de diciembre de 2013

NURIA CHINCHILLA, profesora de Dirección de Personas en las Organizaciones

¿Cómo evoluciona el liderazgo femenino en el siglo XXI? ¿Hemos avanzado las mujeres en los ámbitos empresariales, sociales y políticos desde las últimas décadas? ¿Hacia dónde? ¿Silenciosamente? ¿Hay una verdadera diferencia entre liderazgo masculino y femenino?
 
A diferencia de la opinión de muchas personas, la mía es que la evolución del liderazgo femenino, es eso, una evolución, no una revolución como muchos argumentan y desean. Es una evolución que se está haciendo al ritmo natural, no forzándolo de modo artificial que se transforme en un boomerang contra nadie.

Nuria ChinchillaHace unas cuantas décadas que la mujer se ha incorporado masivamente al mercado laboral y hemos empezado a abril el “ojo femenino”. Durante muchos años el ojo masculino era el que llevaba las riendas empresariales, pero ya se ha visto que era insuficiente, porque para tener una visión completa de la realidad necesitamos tener los dos ojos abiertos. La mujer ha sido siempre líder en la familia, pero también en el hogar necesitamos un liderazgo bicéfalo y complementario.
 
Las diferencias biológicas tienen su efecto en la psicología y en el modo de ver, entender y actuar sobre la realidad. La feminidad (cromosoma XX) está en todas nuestras células. Por eso muchas tenemos un estilo distinto y sinérgico al de los hombres. Si lo ponemos a trabajar en igualdad de oportunidades junto a la masculinidad (cromosoma XY) que está en ellos, podemos crear un mundo mucho más humano, eficiente y sostenible.

Es importante enseñar a mujeres y hombres a conocer su diversidad genética desde la neurociencia, para sobre ella construir valores como la corresponsabilidad y la igualdad de oportunidades. Tanto hombres como mujeres podemos compartir tareas, pero también la empresa puede darnos flexibilidad. Diversos estudios ratifican que la flexibilidad bien dirigida aumenta la productividad.

¿Por qué no llegan las mujeres a los Consejos de Administración con la celeridad que nos gustaría? Porque estamos evolucionando y no revolucionando. Hemos pasado del 2% de mujeres en los Consejos de Administración de las empresas del IBEX en el año 2002, al 14% en el 2013. Ello significa un crecimiento del 700% en 11 años. Si bien sólo un 3% de empresas tiene un tercio de mujeres en su comité directivo y aquí está el verdadero avance necesario...

La tendencia afirma que la mujer ha ido ganando una mayor presencia en la alta dirección de la empresa, aunque todavía son escasas las que forman parte de un consejo de administración u otros órganos de gobierno. Su presencia en el gobierno de una empresa supone siempre un enriquecimiento para la organización, además de aportar mejoras en la eficiencia. El enfocado del IESE “Mujeres en Consejos de Administración” que tendrá lugar el próximo mes de enero, proporciona el marco conceptual, el enfoque específico y las herramientas necesarias para ejercer el cargo de Consejera en un consejo de administración del modo más eficaz y eficiente desde la diversidad.

¿Es una revolución silenciosa?, ¿qué opináis?

© Nuria Chinchilla. Doctora en Ciencias Económicas y Empresariales por la Universidad de Navarra; Licenciada en Derecho por la Universidad de Barcelona; MBA y Doctora por el IESE Business School. Es asesora de empresas y consejera de varias sociedades así como miembro del Top Ten Management Español y de asociaciones profesionales y académicas de todo el mundo.

Hay 2 Comentarios

Que la sociedad en su conjunto está evolucionando al socaire de la modernidad industrial y tecnológica, que no de la evolución de las ideas morales o filosóficas.
En las sociedades más atrasadas, esta igualdad entre hombres y mujeres está más parada.
Ahí tenemos los velos impuestos, tapando las caras de las mujeres por razones de índole superior.
Sin ir más lejos.
Es en la sombra de la cultura y del avance tecnológico donde las personas crecen hacia una igualdad de capacidades, se sea hombre o mujer.
Sirve quien vale.
Dejando el sexo y la apariencia al lado, porque es la capacidad intelectual y la inteligencia el referente principal de la persona.
Su capacidad como ser humano, por encima de su apariencia o de su sexo.
Un salto en el tiempo que nos saca del atraso.
De la edad media.
O de antes.
Cosa que al leer un poco se nos cae, como una venda de los ojos, es lo que nos sucede simplemente.
Que unas gentes estamos por delante en el camino, y otras gentes aun siguen muy atrás.
Y al vernos nos miramos y decimos, como es posible tanto atraso desde una ignorancia consentida y amarrada.
Desde simples costumbres o atavismos.
Se nos caen los harapos de la ignorancia en cuanto damos dos pasos seguidos en la dirección adecuada del avance social.
Siendo como siempre fueron iguales las personas.
A poco que se mire.

Creo que ha dado usted en el clavo, doña Nuria, porque yo también veo que la evolución natural se va produciendo, a pesar que muchos y muchas preferirían la revolución y cambiar un estado, más que de ánimo, de la noche a la mañana, lo cual es imposible. Pero mientras se produzca ese avance y las mujeres vayan tomando posiciones, todo está bien.
http://goo.gl/LMz7gj

Los comentarios de esta entrada están cerrados.

Economía con valores

Sobre el blog

Comentarios y opiniones plurales al hilo de la actualidad realizados por profesores del IESE. Su objetivo es introducir en el debate económico nuevas ideas que puedan enriquecer a los lectores en la visión de la economía. *Las opiniones expresadas por los autores son de su exclusiva responsabilidad y no representan necesariamente al IESE o la Universidad de Navarra.

Sobre los autores

IESE

El IESE es la escuela internacional de dirección de empresas de la Universidad de Navarra. Tiene la aspiración de proporcionar una contribución duradera a la profesión de la dirección. Este enfoque, centrado en las personas, refleja nuestro convencimiento de que el objetivo de los empresarios y directivos debe ser servir a las personas y a la sociedad.

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal