El final de algo maravilloso

Por: | 28 de febrero de 2011

Ronaldo 

"Jugar fue maravilloso", dijo Ronie en su despedida.

El contenido de esa melancólica frase me despertó a la vez una profunda empatía y una lúcida visión del abismo que se extiende entre él y el resto de nosotros, futbolistas.

Jugar fue maravilloso, por supuesto; tan sencillo y tan profundo como eso. Jugar es lo que hicimos desde que tenemos memoria y no existe reemplazo en este mundo para las sensaciones que provoca el atávico ritual de golpear una pelota. Cada partido es un adictivo ejercicio de libertad que desata la emoción de miles de personas. Cada entrenamiento es una tela en blanco; un espacio diario de expresión, de creación y de catarsis. La nostalgia de Ronaldo me conmueve porque me arrastra con precisión a aquellos lugares que ya no visitaré.

Pero, más allá de la empatía, la frase no puede nunca tener el mismo significado para él que para el resto. Siempre hay un nuevo futbolista que llega para ejecutar lo que otro ya no puede. Como esas canciones que no queremos que terminen, pero que se van apagando poco a poco hasta perderse, nos vamos diluyendo en el tiempo y asumimos, con resignada satisfacción, la tangible certeza de dejar de ser. Lo que hacía Ronaldo era, en cambio, único. Su anuncio no nos transmite algo que no supiéramos de antemano, ya que hacía tiempo que no jugaba al nivel que nos había acostumbrado, sino que nos deposita por un momento en ese espacio vacío, que es el que ocupaban las cosas que se pierden para siempre. En su frase no solo anuncia el final de su carrera, sino también el final de su don. Nacer para ser el mejor y asistir estoicamente al propio declive. Luego, salir en rueda de prensa y anunciar su caducidad, el final de lo que le ha hecho feliz.

Ronaldo no solo fue el mejor futbolista de su época. Era un tipo que vivía con alegría. Contagiaba a todos con su humor y sencillez. El vestuario era, en su mundo, una continuación del patio del colegio y siempre estaba dispuesto a divertirse. Una madrugada, en Japón, después de ganar la Copa Intercontinental, en medio de festejos, le vi entrar en él con una gigantesca llave de plástico dorada con el nombre impreso de una conocida marca de autos japoneses. Había ganado el premio al mejor jugador del partido: una gran camioneta blanca. Le pregunté si, por casualidad, no le habían entregado también las llaves. Me miró con complicidad, intuyendo la travesura infantil.

Nos escapamos a la cancha otra vez. Ronaldo no se limitó a dar vueltas olímpicas, convirtiendo el estadio Internacional de Yokohama en una pista de Nascar. Fue una estupenda sesión de rally, ante la desesperación de los encargados japoneses, que concluyó solo cuando nos incrustamos dentro de la portería donde, un par de horas antes, había marcado el gol.

Ronie subvertía solo por diversión. Se relacionaba con el público desde su carisma y con sus pares desde la sencillez. Jugaba al fútbol desde una natural superioridad y acribillaba a sus adversarios con su talento brutal.

Disfruté al compañero y admiré al futbolista. Jugar con él fue maravilloso.

Hay 35 Comentarios

Solari, !Qué bueno que viniste!

Solari, sin haber sido yo del Madrid, ni del Atleti, disfruté mucho tu estilo de juego. Sin embargo, creo que voy a dusfrutarte aún más como escritor. Me encanta como escribes. Un abrazo

Solari, eres el tio más sencillo y de los más madridistas que he visto en un terreno de juego. Fue una lastima verte salir, te queremos muchisimo. Tu y tu primo Fernando sois los mejores Argentinos que ha tenido el Real Madrid junto con Don Alfredo.
En lo que respecta a Ronaldo, el "fenómeno", el "gordito", es y será por muchisimos años el mejor delantero centro de la historia. Era fantástico, madridista y por lo que nos cuentas una gran persona.
Un abrazo Santi

Que buen recuerdo. Daba gusto verlos jugar, verlos divertirse frente al balón. El equipo perfecto.
Bienvenido Indiecito. Mucho éxito en esta nueva etapa.

David coincido totalmente contigo, ese fue el mejor madrid que he visto en mis 24 años de vida. Solari no sabia que escribias para el pais, sigue así, me han gustado mucho tus dos artículos.

Ese Madrid era fantastico que noches aquellas de champions, aun recuerdo el repaso al Manchester , la jugada de Redondo, el futbol control con j. Solari, como enfriaban los partidos y como arreaban de pronto y llegaban a porteria con 3 pases.

Que grande solari!! el mejor equipo que vi nunca, que pena durase tan poco, nunca os olvidare a los heroes de la novena, algunos se os tiene un poco olvidados como a ti y a helguera, mereceis un mayor recuerdo y no esque que os dejaron, ojala os juntaais todos de nuevo y veros tocarla que eso si que era jugar al futbol.

Sin duda que Ronaldo ha sido algo especial en el mundo del fútbol, no se le puede juzgar igual que a los demás por lo que hiciera o dejara de hacer.
Es sin duda la cara mas amable (a pesar de todas las penurias que pasó) que hemos conocido.

Grande Solari, sigue escribiendo que gusta mucho leerte.

Como aficionado al futbol, muchas veces vemos los partidos y disfrutamos de este juego, sin pensar en cómo son los futbolistas, qué piensan, qué hacen aparte del futbol...siempre pensé que Ronaldo (el que vimos en Barcelona, sobre todo) era el tio con las mejores condiciones para ser el mejor delantero de la Historia, pero siempre me dio la impresión de que le faltaba la ambición que tiene el Ronaldo de hoy (CR7) y que, a pesar de lo que se veia por la tele, habia un halo en él de tristeza, melancolia...como si fuera consciente que el éxito y su grandeza (o mejor, lo grande que hubiera podido llegar a ser, a pesar de todo lo que hizo) no durarian mucho tiempo..no se, es lo que yo veia en él, claro que nunca lo pude tratar como tu Santiago y seguramente nada de lo que digo sea asi..
Un gusto leer tus articulos Santi

puedo decir, que digan lo que digan del madri de ahora, con el que mas he disfrutado, en mis 26 aos de edad fue el de vuestra epoca, y el dia que se deshizo, ya nada volvio a ser lo que era. y por mucho que gane este madrid, por muy buenos futbolistas que tenga, no sera ni por asomo, aquel gran real madrid. que grande eres santiago

Los comentarios de esta entrada están cerrados.

El Charco

Sobre el blog

El Charco. 1- Superficie de agua poco profunda que de no ser por los visitantes podría pasar totalmente desapercibido. 2- Coloq. Arg. Océano que separa el continente americano y el europeo.

Sobre el autor

Santiago Solari

Santiago Solari nació en Rosario, Argentina, en 1976. Jugó al fútbol en River Plate, Atlético de Madrid, Real Madrid, Inter de Milán, San Lorenzo de Almagro, Atlante y Peñarol.

Archivo

febrero 2012

Lun. Mar. Mie. Jue. Vie. Sáb. Dom.
    1 2 3 4 5
6 7 8 9 10 11 12
13 14 15 16 17 18 19
20 21 22 23 24 25 26
27 28 29        

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal