Argentina y la identidad perdida

Por: | 03 de abril de 2011

Fut 
 

Desde aquella lejana Copa América ganada en Ecuador con Basile la selección ha incursionado en buena parte del espectro conceptual que permite la permeable cultura futbolística Argentina. La etapa de Passarella, del 94 al 98, fue un periodo europeizante. La mirada estaba puesta en la Italia física, en un quinquenio dominado por el Milan y la Juventus.

Entre el 99 y el 2004, Bielsa intentó un equipo ofensivo desde la presión sobre el despliegue inicial de los rivales. Acción a la que se le destinaban la mayor parte de las energías. Un fútbol de conceptos directos y revolucionado en la cancha que nos abrió camino fácilmente en Suramérica pero se agrietó en el Mundial de 2002, cuando el sorteo nos enfrentó a los equipos que históricamente practicaron esa misma estrategia que nosotros adaptamos. El ciclo terminó con la coronación en los juegos Olímpicos de 2004.

Entre 2004 y 2006 Pékerman dirigió la selección después de ser campeón repetidas veces con la sub 20. Fue un periodo de recambio generacional en el que se intentó trasladar a los mayores el enfoque pedagógico que obtuvo excelentes resultados con los juveniles.

Después del intento fallido en el retorno de Basile por guiarnos hacia nuevas conquistas llegó la etapa de Maradona, entre 2008 y 2010, signada más por el discurso de la pasión popular que por el discurso futbolístico. Una época emocional, sustentada en el frenesí que todavía provocan las proezas históricas de Diego.

El  Checho Batista inició su camino con una declaración significativa: "queremos jugar como el Barcelona". Fuera de contexto la frase puede resultar pretenciosa, sin embargo, tomada como una expresión de deseos, como una referencia luminosa para señalar un camino, se convierte en una prometedora declaración de intenciones.

De los dos partidos amistosos que jugó Argentina, el buen primer tiempo contra los Estados Unidos iluminó algunas pautas sobre las que Batista quiere empezar a construir su propósito. Colocó a Messi, flanqueado por Lavezzi y Di Maria, como eje gravitatorio de una línea ofensiva sin centrodelantero clásico. Otro guiño al futbol de  España y del Barca. Un mediocampo maduro y con calidad para la distribución: Cambiasso, Mascherano, Banega. Y una defensa sólida con buena salida: Rojo, Burdisso, Milito, Zanetti. Un equipo que captó rápidamente la dirección señalada por su entrenador e intentó desde el comienzo cuidar la pelota e hilar para avanzar.

Argentina cuenta hoy con futbolistas sobresalientes de donde elegir para emular una línea de tres atacantes como la de los catalanes: Messi, Agüero, Tévez, Higuaín, Di María, Pastore, Lavezzi, Milito.  Sin embargo a la hora de mirar hacia atrás parece improbable encontrar, en algún lugar del mundo, mediocampistas con la versatilidad de Iniesta, Xavi o Busquets -el único mediocentro  argentino que tiene llegada regular al gol entre los utilizados en estos amistosos fue Cambiasso- o laterales como Alves y Maxwell o Adriano. Mas allá de la extraordinaria vigencia de Zanetti, no es esperanzador que, a sus 37 años, todavía no vislumbremos un claro reemplazante.

Argentina esbozó sus intenciones. El comienzo es promisorio. Ahora deberá intentar, con el tiempo, incorporar los mecanismos que hacen que un engranaje como el del Barcelona sea, además de agradable al espectador, una maquinaria funcional. Interiorizar y plasmar los conceptos que marcan la diferencia entre una exposición retórica y un discurso articulado es la parte mas difícil de este deporte.

Sin embargo, la búsqueda de referencias de Argentina puede estar mas cerca de lo que aparenta. Quizá Batista nos señala a España y al Barca para ofrecernos una imagen actual que sea entendida por todos aquí y ahora, libre del borroso juicio del paso del tiempo y sus etiquetas. Pero no podemos olvidar que El Checho era uno de los armadores de la selección del 86. Un equipo equilibrado en despliegue, creación y variantes. Con referentes de gran temperamento e inteligencia como Ruggeri, Giusti, Valdano, Burruchaga y el mismo Batista, practicó un fútbol integral al que se le añadía la varita mágica de Maradona.

Esta Selección tiene lo mas difícil de conseguir: Messi es su Maradona. Quizá pueda juntar el resto de las piezas para encontrarse en el reflejo del Barcelona o, mejor aun, reencontrar una identidad propia.

Hay 33 Comentarios

Un grande el Indiecito...PEÑAROL PEÑAROL!

Con pekerman ibamos por buen camino, Lástimá que después pasó lo que todos sabemos.

Ojalá algún día argentina pueda recuperar su identidad futbolística de sus tiempos de gloria. Creo que con el checho vamos por buen camino.
Muy buen artículo indiecito!
Un saludo

Alguien tiene que poner coto a la censura galopante que se está posesionando de los foros de este diario, pues se sigue ejerciendo, si cabe con más saña, contra los que, como yo, se han enfrentado a los administradores que la ejercen, denunciando sus maniobras. Esta queja se está convirtiendo en un clamor en los últimos tiempos. Mi motivo para exponerla en este espacio, y en otros de similar hechura, es porque son los únicos en los que puedo plasmar una protesta que, de otra manera, resulta imposible: cualquier queja ante los censores es tan inútil como las súplicas ante El Guardían de la Ley. Y esto es lamentable. La administración –censura férrea muchas veces- de los foros, se lleva a cabo de una manera arbitraria. No tengo nada contra este sitio. Mi comunicado no va dirigido contra él ni su autor. Es una llamada de atención allí donde el mensaje puede ser escuchado, y esta, entre otras, es una buena plataforma. No pretendo interferir en su discurso. Mírenlo como una octavilla dejada caer en su estancias, o como una pintada en sus paredes.

Pocas selecciones en el mundo tienen la calidad, la cantidad y la variedad de la que puede echar mano un seleccionador argentino.
El pobre Diego intentó que pudiesen jugar juntos en el mismo equipo Higuaín, Tevez, Messi, Aguero o Di Maria. ¿Y que pasa con Milito, y con Lavezzi, y con Pastore, y con Lucho, y con Lisandro, y...?
-
10 MENTIRAS SOBRE CRISTIANO RONALDO que la estadística desmiente
http://futbolisticametrica.blogspot.com/2011/04/10-mentiras-sobre-cristiano-ronaldo-que.html

Estimado Antonio, no comprendo a que censura se refiere cuando usted mismo, alegremente desde el sillon de su casa y sin ninguna credencial que lo acredite como experto en nada, puede comentar en este foro lo que le viene en gana.
Una vez aclarado esto, comentarle que este es un espacio para hablar de futbol, que no de politica o DESpolitica o despropositos. De todas formas coincido con usted en el analisis. Nada hay mas amenazador que la posibilidad de sufrir otra vez dictaduras, como las que tuvimos aqui o tuvieron en america del sur. Me preocupa francamente lo que sucede en el no tan lejano continente Americano, con censuras de todo tipo y ataques permanentes a la libertad, sobre todo en Venezuela, Ecuador o Argentina. Mis respetuosos saludos. Franco de Vita.

Lo siento, nos expresamos donde podemos. En los tiempos de la dictadura utilizábamos cualquier medio, fundamentalmente las paredes, único espacio en blanco accesible y democrático. Hoy parece que volvemos a las mismas, por lo que tenemos que desenterrar el spray para pintar en estos espacios virtuales. Disculpen las molestias. El mensaje es el que sigue: Censores, ¿tenéis miedo a la verdad? Entonces, ¿qué clase de libertad es esta? Hay una nueva suerte de terrorismo que se funda en la censura. Los medios caminan, a pasos agigantados, hacia el pensamiento único. A primera vista, y a un lector adocenado, pudiera parecerle que practican la pluralidad, pero es un espejismo. La auténtica oposición la silencian; la oposición, digo, aquella voz que disiente y se aparta del rebaño. A esa es a la que censuran. Tal la mía y las de otros que aquí se manifiestan. Sobre este subterfugio hay sobrados ejemplos. Que le pregunten, si no, a Noam Chomsky, sobre la libertad de expresión en EE.UU. Una pantomima. Una burda coartada para sostener la mentira del Poder, su intolerancia, el estrangulamiento de la democracia real. En este país (País también, lamentablemente), fieles discípulos, les están emulando con nota. Al fin los foros no son sino un entretenimiento para que la auténtica rebelión no salga a la calle. Pero nos queda la denuncia, y esa no la podéis detener. Comenzaremos el peregrinaje por foros y páginas, denunciando, una vez más, vuestros desmanes, administradores taimados. ¡No nos callaremos! Al menos, ya que coméis de El País, debíais de haber aprendido este principio. No somos simples payasos. Con esta protesta enseñamos que no hay que retroceder por muy fuerte que parezca el enemigo, fomentamos la indignación contra el silencio. En esto basamos nuestra dignidad.

Se han recogido mas de 9.500 firmas para traer el cuadro “Guernica” de Picasso a Gernika.

Pedimos tu adhesión a la que creemos legítima reclamación de trasladar definitivamente el cuadro, “Guernica-Gernikara”.

http://www.guernicagernikara.net/home/?page_id=80

Don Pepe: No estoy de acuerdo. Yo creo que sí lo quieren ser. Mira Brasil. Los tipos juegan en todas partes, pero cuando juegan en su selección, básicamente lo hacen a lo brasilero; con algunos ajustes, pero a lo brasuca. Cuando no lo han hecho, como con Dunga, a pesar de ganar la Copa América, fueron aplastados por su prensa y país por traicionar sus raíces.

Y ellos también exportan jugadores desde muy pequeños. Pero yo creo que a sus jugadores, probablemente, les es respetado su estilo y se les refuerza lo físico. ¿ Por qué? Porque ellos siguen exportando, esencialmente, talentos, no virtuosos hipertrofiados que son un 25% mejores que los europeos. Al argento, uruguayo, colombiano o chileno, se los acomoda en estilo de juego, fuerza, físico, etc. Salvo Alexis Sánchez, y quizás Pastore, poco y nada se respeta el estilo de juego a alguien que no es brasilero. Por algo será.

Los argentos se ahueonaron ( atontaron, idiotizaron, equivocaron) cuando trataron de adaptar su gran talento a la fuerza y dinámica europea. Como antes te dije, creo que "hipertrofiaron" a un vituoso ejecutante. Perdió movilidad, sensibilidad y talento. Siguie siendo talentoso, pero llega a europa y pasa lo que describo antes:terminan de ejecutarlo al europeizarlo. Hablo de ligas como la italiana como epítome de lo anterior, y el resto quizás más matizadamente.

Al final, aun siendo el campeonato argento un campeonato todavía muy apasionante, sus "figuras" son cada vez menos notables y abundantes por ese afán de priorizar la dinámica, la táctica y la fuerza por sobre el talento. Haz un listado de estrellas de verdad, no los ensalsados por la prensa argenta en su eterno ombliguismo, sino los de verdad, y compáralo con los brasileros en los últimos 15 años. No hay dónde perderse. Los brasucas dan cacha, tiro y lado en calidad y cantidad porque ellos respetan su identidad de juego y formación y los europeos llegaron también a hacerlo. Eso es tener una cultura futbolística superior.

@Alberto G:
No es que los argentinos quieran ser europeos ni nada por el estilo. Es, simplemente, que casi todas las grandes fuguras juegan en Europa, y cada vez desde más jóvenes.

No puedes pretender que de repente se junten para jugar un internacional y cambien su estilo mágicamente.

Yo veo dos ligas: la argenta y la italiana. La argenta es porque la tengo al otro lado de la cordillera, los conozco y disfruto de su pasión y onda. La italiana, porque son ganadores, son papás en europa, y porque son un pueblo que respeto y admiro. Son talentosísimos.

Respecto de los ches, noto es que en los últimos 25 años ( tengo 43), el fútbol argentino fue perdiendo toque, habilidad y magia por distintos sistemas pelotudos ( en el amplio sentido de la palabra), siendo Bilardo el primero en practicarlos. Hoy Battista apunta al Barca, pero en el fondo está mirando a la Argentina de los años cincuenta. A su esencia. Seamos claros: el barca juega como los holandeses de los setenta, y esos holandeses jugaban como sudamericanos. El resto es paja.

Miren a Brasil. Aprendan de ellos. Siguen siendo los que manejan los partidos y con eso, todos los sitemas tácticos que les pongan enfrente. Salvo aprender a generar defensas y arqueros, su histórica falencia, adhirieron algo más de disciplina y físico, y chao. Los argentinos ( complejo mediante), que siempre quieren ser más europeos que los europeos, siguieron un camino que prostituyó su esencia con Bilardo, que tuvo la suerte de tener al mejor Maradona para su rédito, pero sin él...


De ahí en más, dando botes se llama la historia. No son europeos. Son sudamericanos. Vuelvan a sus raíces. Aprendan de los brasileros, que se sienten ellos: ni sudamericanos, ni mulatos, ni europeos, ni nada: son brasileros y tienen SU onda, SU estilo y SU forma de ver la vida. Es cierto que hasta ahora no les ha servido para nada más que el fútbol, pero bueeh, de eso hablamos ahora y en eso son los papás.
ps: Y Messi ya me tiene lleno.

No hagas caso de algunos de por ahí Solari. Un artículo estupendo, como todos los que llevas.
Un saludo desde cuestión de pelotas (clicad en mi nombre)

Primer argentino que no se refiere a su pais como "LA" Argentina, como si habláramos de un país al que tengamos que rendirle pleitesía a diferencia del resto del mundo.
Yendo al tema en cuestión, creo que Argentina nada más y nada menos está pasando por una larga transición, pero fuere cual fuere el sistema a utilizar, tiene jugadores destacados a nivel mundial, y seguro harán la diferencia tarde o temprano.
Resulta lastimoso ver a técnicos tan buenos pasar sin gloria por la selección, pero habría que tener en cuenta que más que por sus propios errores, la misma transición es la que los ha hecho fracasar.
Muy buenas las notas de Santiago.

Primer argentino que no se refiere a su pais como "LA" Argentina, como si habláramos de un país al que tengamos que rendirle pleitesía a diferencia del resto del mundo.
Yendo al tema en cuestión, creo que Argentina nada más y nada menos está pasando por una larga transición, pero fuere cual fuere el sistema a utilizar, tiene jugadores destacados a nivel mundial, y seguro harán la diferencia tarde o temprano.
Resulta lastimoso ver a técnicos tan buenos pasar sin gloria por la selección, pero habría que tener en cuenta que más que por sus propios errores, la misma transición es la que los ha hecho fracasar.
Muy buenas las notas de Santiago.

Soy Uruguayo, pero hincha de Argentina. Desde mi punto de vista, lamento que Argentina quiera ser una copia del Barcelona. Difícilmente pueda lograr un funcionamiento similar, creo que este equipo de Barcelona es único y llegar al rendimiento actual lleva años y no sólo eso, además un profundo convencimiento que ese es el camino correcto (quizás esto sea lo más importante). Dificilmente los jugadores argentinos estén convencidos, cuando se trata de una copia y de una forma de jugar que no es acorde con la forma de sentir el juego de un argentino y/o un uruguayo (nos sentimos incómodos con el toque para el costado y para atrás, sentimos el fútbol de una manera mucho más vertical). Como reaccionará Argentina ante la adversidad de un partido? tendrá el covencimiento y la paciencia para seguir con ese toque corto que a veces parece instranscendentre? no sentirá que se parece a aquella Colombia del mundial de EEUU? Entiendo que técnicos como Bianchi o Russo hubieran elegido una formación y forma de jugar que represente de manera más fiel el sentimiento popular. Saludos y un pacer leer tus artículos.

Perdón por la duplicidad del comentario, fue involuntario.

Estimado Solari, los elementos que introduce abanican el fuego de una vieja polémica futbolística en la Argentina. Grosso modo, la clave está en una frase: "tenemos que hacer La Nuestra".
En esa discusión (¿Cuál es La Nuestra?) se formaron dos bandos: los de Menotti y los de Bilardo.
El primero, con el activo de haber sacado campeón a un equipo no de los grandes (Huracán), con la bandera del fútbol de toque y ataque (por si alguien no se acuerda, su delantera era: Houseman, Brindisi, Avallay, Babington y Larrosa). Cuando llegó al seleccionado argentino, Menotti intentó seguir en la misma línea, aunque le agregó algunos elementos más cercanos a la fortaleza que caracterizaba al fútbol europeo de la época. Así consiguió el título en Argentina ‘78.
Bilardo, símbolo de otro equipo pequeño también campeón, Estudiantes de La Plata, era la contracara, con un fútbol especulativo, muy físico, al borde lo reglamentario. En la selección vivió su hora de gloria en México’86, donde consiguió rodear con una estructura impecable al mejor Maradona.
Desde entonces sucede lo que el señor Solari tan bien describe. Posiblemente, el mejor momento futbolístico de Argentina se vivió en USA’94 (y algo en Alemania’06) , pero el doping de Maradona abortó toda ilusión.
Ahora, es verdad que el ejemplo del Barcelona, por cercano, sirve, pero creo que debe recuperarse aquella discusión, no para el estéril debate, sino para concluir que no es una cuestión de modelos a copiar (modelo que me gustan, aclaro). Argentina tiene tradición en el buen trato de pelota, no es un invento del Barcelona actual y mucho menos de España. No significa que el éxito esté asegurado de ese modo, pero, como dice un lugar común en el fútbol, jugar bien es el modo más probable de ganar.

Felicitaciones por sus precisos y muy bien escritos comentarios, señor Solari (y gracias por el fútbol que me hizo disfrutar en el River de Ramón)

Estimado Solari, los elementos que introduce abanican el fuego de una vieja polémica futbolística en la Argentina. Grosso modo, la clave está en una frase: "tenemos que hacer La Nuestra".
En esa discusión (¿Cuál es La Nuestra?) se formaron dos bandos: los de Menotti y los de Bilardo.
El primero, con el activo de haber sacado campeón a un equipo no de los grandes (Huracán), con la bandera del fútbol de toque y ataque (por si alguien no se acuerda, su delantera era: Houseman, Brindisi, Avallay, Babington y Larrosa). Cuando llegó al seleccionado argentino, Menotti intentó seguir en la misma línea, aunque le agregó algunos elementos más cercanos a la fortaleza que caracterizaba al fútbol europeo de la época. Así consiguió el título en Argentina ‘78.
Bilardo, símbolo de otro equipo pequeño también campeón, Estudiantes de La Plata, era la contracara, con un fútbol especulativo, muy físico, al borde lo reglamentario. En la selección vivió su hora de gloria en México’86, donde consiguió rodear con una estructura impecable al mejor Maradona.
Desde entonces sucede lo que el señor Solari tan bien describe. Posiblemente, el mejor momento futbolístico de Argentina se vivió en USA’94 (y algo en Alemania’06) , pero el doping de Maradona abortó toda ilusión.
Ahora, es verdad que el ejemplo del Barcelona, por cercano, sirve, pero creo que debe recuperarse aquella discusión, no para el estéril debate, sino para concluir que no es una cuestión de modelos a copiar (modelo que me gustan, aclaro). Argentina tiene tradición en el buen trato de pelota, no es un invento del Barcelona actual y mucho menos de España. No significa que el éxito esté asegurado de ese modo, pero, como dice un lugar común en el fútbol, jugar bien es el modo más probable de ganar.

Felicitaciones por sus precisos y muy bien escritos comentarios, señor Solari (y gracias por el fútbol que me hizo disfrutar en el River de Ramón)

Basta ver domingo a domingo futbol para comprender la mediocridad de nuestra selección. ¿Sacando a Messi y quizás Di María y Higuain que jugador argentino joven destaca en equipos importantes de Europa? Messi sólo no puede hacer milagros. Hoy estamos para ser quintos sextos en un Mundial. La pésima selección juvenil que no consiguió clasificar para las olimpiadas en el último sudamericano no augura algo mejor sino peor

precisamente donde yo veo que lo tiene complicado Argentina es en la edad de su defensa y medio campo.

Tiene una delantera enorme y joven, pero sus defensas no tienen gran nivel, y además están ya de retirada...sin recambio a la vista.

En la medular algo mejor. Cambiasso y Mascherano no son jugadores TOP, pero sí son grandes jugadores. Malo que Cambiaso con 31 años ya haya dado lo mejor.

Si consiguen esto, habrá que tenerles en cuenta en el proximo Mundial, en el que para mí, Brasil es muy muy favorita.

Tiene ya la mejor defensa del mundo, y su delantera tiene 4 años por delante para formarse... y ya da miedo.

España y Alemania seguro que llegarán lejos, tienen jovenes, talento y recambios muy buenos (Thiago, Jose Enrique, Llorente, De Gea....)

A Luis Gonzalez:

sì, el fútbol es usado en el sentido que usted dice. Sin embargo, considere esto: el fútbol, bien vivido, sin odio para "los del otro equipo", es interesante: son 11 personas que deben colaborar cada instante de 90 minutos de juego para lograr algo maravilloso cómo colectivo.
.
Hay algo en el fútbol, desde "La máquina" de River Plate (hace una eternidad) al Santos de Pelé, al Ajax de Cruyff, al Milan de Arrigo Sacchi, al Barcelona de Guardiola, que demuestra en pequeño lo que una sociedad podría ser: de cada uno para todos, de todos para el uno.

Amar eso no quiere decir ser ciego a todo el resto.
.
Saludos
Raul

Felicitaciones. Precisa reseña de los últimos 20 años del fútbol argentino, sus fluctuaciones, y cómo fue perdiendo su identidad, creo que el artículo apunta a esto y no al éxodo de las jóvenes promesas, y gran análisis de su actualidad, brindando una mirada objetiva de sus virtudes y carencias, pero mostrando optimismo de cara al futuro.

Me cago en el puto fútbol, el opio de los pueblos.
Especialmente en la Argentina y España están todos idiotizados con este circo, y se indignan, lloran y sufren si fulano herra un gol. Pero si el gobernante de turno le roba 600 palos a los jubilados para darle "fulbo gratis" a la masa, o si el gobierno endeuda a tres generaciones para salvar a los banqueros, nadie dice nada...

Somos un asco de gente. Una raza mediocre. Nos merecemos que nos den por el culo.

Para jugar como el Barsa, o la selección española ( el barsa sin extranjeros y con españoles del mismo corte), hay que jugar a diario y desde pequeñitos juntos y a la misma cosa, teniendo esta todos muy clara. Seguro algún equipo puede hoy en día ganar a España o al Barsa en una competición seria, pero no será tratando de jugar como ellos, aunque tuviesen más talento, que lo dudo, no tendrían la coordinación. EL juego del Barsa no se improvisa y menos entre seleccionados que juegan en equipos distintos a cosas distintas.

Crecí en Buenos Aires en los '60, y cuando veo a Xavi, Iniesta, Messi, Pedro jugar, no puedo no acordarme de los potreros de mi infancia; deslumbrado (yo italiano) por esa habilidad, ese toque, esos mareos, esos malabarismos con la pelota, y de golpe una conclusión fulminante.
.
Curiosamente, no veía la misma cosa en el fútbol profesional; pelotazos, centros a la olla, entradas violentas para romper, sólo ansia de ganar, y árbitros corruptos.
.
Pero cuando veo los Messi, Di María, Pastore (y un muchacho de Lanús que me deleitó dos veces en Tv hace 3 años, apodado "Firulete"), Riquelme (el de hace años) me digo: que encuentre Argentina el fútbol de sus potreros, que ahora llaman Barcelona.
.
No estoy de acuerdo con el artículo sólo en el elogio de Aguero y Tevez. Ellos juegan otro fútbol (en el caso de Tevez, perfecto para la garra de los ingleses; en el caso de Aguero, perfecto para.. el narcisismo sin objetivo, sin estrategia).
Es por eso que Messi nunca brilla con ellos; pero nadie lo quiere ver y se buscan las vanas explicaciones "psicológicas".

Los comentarios de esta entrada están cerrados.

El Charco

Sobre el blog

El Charco. 1- Superficie de agua poco profunda que de no ser por los visitantes podría pasar totalmente desapercibido. 2- Coloq. Arg. Océano que separa el continente americano y el europeo.

Sobre el autor

Santiago Solari

Santiago Solari nació en Rosario, Argentina, en 1976. Jugó al fútbol en River Plate, Atlético de Madrid, Real Madrid, Inter de Milán, San Lorenzo de Almagro, Atlante y Peñarol.

Archivo

febrero 2012

Lun. Mar. Mie. Jue. Vie. Sáb. Dom.
    1 2 3 4 5
6 7 8 9 10 11 12
13 14 15 16 17 18 19
20 21 22 23 24 25 26
27 28 29        

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal