Raúl, el mejor en todo sin ser el mejor en algo

Por: | 10 de abril de 2011


A 

En el paréntesis de tiempo que se abre cuando un jugador recibe el balón y se cierra cuando deja de tenerlo se condensan todas sus capacidades técnicas, pero el criterio para decidir sobre la relevancia de aquello que se intenta realizar es tan importante como la destreza necesaria para ejecutarlo.



Cuando a la técnica individual y a esta aptitud para dotar de sustancia cada decisión, se suma el sentido de la ubicación en el campo para transitarlo de manera inteligente, nos encontramos ante un futbolista en pleno dominio de su oficio. De todos los compañeros con los que he compartido mi carrera ninguno ha dominado tan bien el oficio del delantero centro como Raúl.



La efectividad de Raúl se apoya en muchos atributos pero especialmente en su sencillez. Curioso don para el que se precisan innumerables requisitos. La sencillez, en un juego de dinámica fluctuante, significa nada menos que saber elegir y ejecutar con soltura aquella opción que, a posteriori, es fácil juzgar como la correcta.

Raúl es un conspirador. Cuando toda la acción parece lejana, sin chances de generar algún tipo de peligro, estudia la posición de aliados y enemigos mientras planea minuciosamente dónde y cómo situarse. Se aprovecha de las lagunas del partido para encontrar las debilidades del rival. Cuando no logra superar a su adversario por mérito propio permanece agazapado esperando cualquier error, cualquier pequeña distracción.



No hay un momento del partido en que no esté tramando una manera de llegar al gol, sin embargo, por encima de los impulsos que generalmente guían lo instintivo, nunca sustentó su efectividad en las pequeñas miserias que surgen en el área: ese frecuente arranque de egoísmo que caracteriza a muchos de los grandes artilleros.

Raúl edificó su formidable carrera goleadora con otros instrumentos: a la inteligencia táctica, la técnica y el despliegue físico les sumó un inoxidable espíritu competitivo. Fundamental para cualquier equipo por generosidad, sacrificio y sentido colectivo. Un líder silencioso que contagia desde la acción, desde la certeza de saber que, mientras dure el partido, no se rendirá jamás.



Maneja todos los registros que definen al nueve y sin ser el mejor en ninguno de ellos —nunca contó con la potencia de Drogba, la velocidad de Eto’o, la habilidad de Henry, el cabezazo de Morientes, el disparo de Vieri o Batistuta— logró superar a todos sus competidores contemporáneos europeos.



Raúl no precisó ser el mejor en algo para ser el mejor en el todo. Para ello desarrolló hasta la perfección atributos menos evidentes para los despistados, como el desmarque y el anticipo. Siempre marca con su movimiento el pase más fácil y profundo a sus asistentes. Opera de manera magistral una dificilísima simetría: acoplar ubicación y tempo. Los dos factores que hacen del anticipo ofensivo un movimiento perfecto.



Su afán competitivo lo empujó a salir de la comodidad de Madrid y probar suerte en Alemania, desafió al que se sobrepone derribando con goles las barreras culturales que también erige el fútbol. Nadie hizo tantos goles en la historia de la Champions League y aún así, en el segundo tiempo en San Siro, se le pudo ver lejos del arco, ayudando y conteniendo como volante por derecha. Atareado, no en aumentar las cifras de su récord, sino en dar a su equipo lo que el partido requería. Gestos que definen personalidades.



En el paréntesis de tiempo que se abre cuando empieza el partido y se cierra con el último silbato del árbitro, el que mejor entendió lo que hay que hacer para marcar es Raúl.

TypePad Conversations » Answer this question!

Hay 34 Comentarios

Muy buen post. Yo traté de emularle en mas de una ocasión y me acuerdo que me compraba sus zapatillas, que no eran tan buenas como estas http://mipagina.1001consejos.com/profiles/blogs/los-12-mejores-articulos pero daban el pego. Yo creo que tienes razón en el artículo, es un tío que no se ha caracterizado en nada, pero ha luchado fuerte en todo lo que ha podido y su caracter competitivo le ha ayudado mucho.

Gran artículo,

A ver para cuando otro sobre vos. Aquí en madrid dejaste un grato recuerdo de un muy buen jugador y un gran profesional

Asi es el Madrid a Raul lo tenian comiendo banca ahora en Alemania se encuentra con si mismo con su futbol. Me recuerda mucho lo ke paso con Morientes. Se fue al Monaco comenzo a hacer goles de nuevo. El Madrid lo trae de nuevo para ponerlo a calentar el banco. Lamentablemente asi es el Madrid, ni hablar de la perla Reyes. Sigue asi Raul y espero ke llegues a la final de la Champions contra el madrid y le claves tres por eso pecho. Solari ke gusto da leer tus articulos, tus conocimentos del futbol lo expresas muy bien con la letra te felicito. Asi era Valdano, tambien escribia muy bien.

Qué bien escrito, qué placer leerlo.

De los mejores artículos deportivos que he leído en mucho tiempo. En fondo y en forma.
Comparable a los grandes del periodismo deportivo.
Enhorabuena!!

Raúl es ese tipo de jugador al que le ha faltado un escalón para ser un Di Stefano, Pelé, Cruiff, Maragona o Messi pero que ha subido todos los peldaños que llevan al mismo Olimpo de los dioses.

Raul es un jugador único y lo que está haciendo en Alemania no hace sino agrandar su enorme leyenda.
Y a los que tanto criticáis, tened en cuenta que sólo Raul tiene más copas de Europa que el Barca en sus ciento y pico años de historia. Venga, a rascar un poquito...

Todo lo dicho por Santiago es así. Queda por agregar algo que tal vez sea de lo más difícil de encontrar en un jugador, más allá de sus dotes técnicas y logros deportivos: el liderazgo y fuerza moral de todo un equipo. Caballero fuera del campo, Hidalgo dentro de él.
Tenemos la manía de siempre buscar EL MEJOR, o comparar con. Hay jugadores que no admiten comparaciones, y no importa si no han ganado campeonatos mundiales, títulos, o roto marcas. Simplemente son o han sido grandes. Raúl, uno de ellos.

Aqui parece que hay muchos poniendo como un trapo a Raul. A mi me gustaria que alguien me contase de un jugador o entrenador que haya dicho una mala palabra de el. Ni si quiera Luis Aragones dijo nada malo de Raul. Todo son especulaciones y tonterias. Raul el mejor jugador español de todos los tiempos Le duela a quien le duela.

Raúl es humo, nada más, lo único que tiene es OPORTUNISMO, se sabe todas las TRAMPAS. Eso no es jugar al fútbol, lo más difícil, lo que otros no hacen, la chispa del fútbol, lo que tenía ronaldo, zidane, ronaldinho, la calidad, el regate, la magia le duró muy poco tiempo, nadie sabe por qué, pero ni regates, ni cucharas, ni nada, pasó a ser un jugador mediocre, que es lo que sigue siendo ahora. Ahora va a ser el mejor delantero de la historia, cuando como dice Toni, Villa en la mitad de partidos a batido su récord de goles con la selección, nos dió una Eurocopa y un Mundial, ese si es el 7 de España.

Un jugador de 9 en todos sus facetas y que supera la media de cualquiera de los cracks que solamente son los mejores en dos o tres.
Además el empuje, las ganas y cómo vive los partidos le hacen que esa nota media suba otro puntito más hasta llegar al 10: LA PERFECCIÓN!

Todo esto esta muy bien y es muy cierto. Admiro mucho a Raul. Pero hay un delantero infravalorado que le supera en todo, y tampoco tiene la vitrina vacía: Samuel Eto-o

Pocos en el futbol actual han entendido la forma de jugar de Raul en el campo, así como pocos jugadores se han ganado el cariño de muchos, por no decir todos, que alguno que le gusta criticar por criticar queda, Solari es uno de ellos, así como habla de la sencillez de Raul, el mismo la aplicó en su paso por el RM, siendo un jugador de garra, voluntad y sacrificio, por eso se gano la novena, por que jugadores como ambos entendieron su papel y fueron parte de esa sinfonía. Agradecido por sus comentarios y leyendo este blog, me parece que estamos leyendo a el futuro entrenador de la Albiceleste y porque no, de el Real Madrid.

Completamente de acuerdo contigo Santi! Raúl el mejor delantero q ha tenido el Madrid!

Me alegra mucho ver a gente tan dotada como Lucia y a Toni para abrirnos los ojos sobre la personalidad de Raul y su problematica en los vestuarios y con sus compañeros. Se nota que ellos si han estado conviviendo muchos años con Raul y no Solari, que es un fanático antimadriditas que no ha conocido nunca a Raul.

Gracias Indiecito, por este gran articulo, por acercarnos mas a Raul y por dejarnos leerte habitualmenete

raul y solari, vaya dos craks

Para los que buscan un explicacion porque el Real Madrid no funciona como equipo, analicen la salida de Raul y la de muchos otros en años recientes que hoy son figuras en los equipos que militan, ahi esta el quid.

Es un gusto toparse con escritos sobre futbol que muestran la voluntad analítica y los recursos para que dicha voluntad resulte provechosa que muestran tus escritos semana tras semana, Santiago.
Pocas veces me he topado un análisis tan certeramente pormenorizado sobre las cualidades de Raul. Creo que a la reivindicación de jugadores como Raul, jugadores que hacen de la ética profesional un elemento básico de su valía, le ha faltado voluntad analítica que diese cuenta de la complejidad que requiere el análisis de su relevancia. De tal manera que no se suele reparar en la amplísima variedad de beneficios que aporta al colectivo. Bien al contrario, con frecuencia, desde el esnobismo mas resabiado, se desdeña ese compromiso sin siquiera atisbar lo enormemente beneficioso que resulta este en el funcionamiento del colectivo.

Qué diferencia los comentarios de un profesional respecto de las cantilenas de los rabiosos que cortan y pegan una y otra vez su comentario sectario e ignorante. Un saludo para Santiago, tan recordado, tan necesario.

Grande Raúl, sí. Pero grande Solari también. Por su forma de escribir, muy parecida en esencia a su manera de jugar, con clase, mucha clase.

Raúl es el jugador más sobrevalorado de la historia, lo que no dice es que todos sus récords son a base de jugar más que ningún otro delantero, mandaba en el madrid, no había entrenador con huevos a sentarlo en el banco, es de los delanteros con peor promedio de goles y eso que al principio de su carrera marcaba 40 por temporada. En sus 5 primeros años en el madrid, hasta la intercontinental, si era un gran jugador, a partir de ahí no dejó de ser más que un ventajista chupapostes, incapaz de hacer un regate, incapaz de hacer un buen tiro, incapaz de irse por velocidad,....sólo sabía desviar los disparos de sus compañeros o ir al rechace, ni un gol medio decente. Nadie sabe que le paso pero sus últimos años fueron una caricatura grotesca de sus primeros años. Además en el vestuario era un problema, ya se vio en la selección, Aragonés lo echó y apostó por Villa, Iniesta, Torres, que por entonces no eran nada, le llovieron los palos de la prensa raulista, roncero, lama,... hasta tal punto que tuvo que dejar la selección cuando mejor estaba, sin embargo, echar a Raúl cambió todo, ganamos la Eurocopa y ahora Villa es el pichichi de la selección en la mitad de partidos que Raúl, de la otra forma Villa ni habría jugado.

Completamente de acuerdo, desde que llevo viendo fútbol jamás he visto un futbolista con su competitividad, valor, entrega, compromiso y profesionalidad (un dato, nunca en toda su carrera ha sido expulsado) Sin ser muy extenso en palabras siempre daba la cara, nunca se escondia, y también comparto el hecho de que a pesar de ser globalmente un fantástico futbolista nunca ha tenido una caracteristica sobresaliente como la velocidad, la pegada, el regate...cierto es que al menos a mi juicio tuvo 3 o 4 años donde bajo bastante el nivel (del 2004 al 2008 más o menos) para más tarde volver cada vez más mermado físicamente pero más maduro futbolísticamente. Me alegro de que le vaya todo bien en Alemania y espero que nos haga y pueda disfrutar de su juego unos cuantos años más, cuando se le acabe el camino los madridistas le estaremos esperando y espero que lo haga en chándal enseñando a futuros futbolistas todo lo que sabe y no de traje y corbata, porque estos futbolistas son los que verdaderamente engrandecen el fútbol.

Bonito e inteligente análisis sobre un futbolista que en su época en el Madrid me pareció demasiado lento, anodino y falto de energía; de tal manera que era raro concentrarse en su juego, poder reconocerle sus otras cualidades.


Recién acá en Alemania, y por lo soso de su fútbol, es que he empezado a observarlo más y reconocer lo apuntado por Solari. Especialmente lo de su sentido de ubicación.


Soy de los que consideran al fútbol, como el ajedrez, un juego netamente posicional: quien está mejor posicionado (con y sin pelota) es el que tendrá mayor ventaja al defender y al atacar.


Y ahora -en su madurez- me resulta un placer observar cómo Raúl parece estar pensando cada desplazamiento que hace, con la misma concentración con la que se prepara para una jugada decisiva.


Incluso cuando después de un gran esfuerzo, camina para recuperarse, se ve que se preocupa por hacerlo con sentido: pensando en cuál será el mejor camino, en cómo ayudar o si se podría presentar un contraataque.

Totalmente de acuerdo. El triunfo de Raúl en su carrera ha sido el triunfo de la inteligencia futbolística. Siempre ha sabido luchar contra sus imperfecciones. El hecho de no haber podido ayudar a la selección no tiene que suponer ningún trauma.

A Lucia, (9), chica, la verdad es que lo tuyo no es el fútbol. ¿Has visto algún partido completo en tu vida? ¿Sabes de que va el rollo? Me parece a mí que aún no te has enterado de que va la película, para hablar así de Raúl. Quizás deberías revisar si todo en tu vida está en orden antes de decir semejantes chorradas infundadas, y basadas única y exclusivamente en la ignorancia y en la mala fe. Solari, me ha encantado tu descripción del mejor jugador y persona que para mí ha pisado un campo de fútbol.

Los comentarios de esta entrada están cerrados.

El Charco

Sobre el blog

El Charco. 1- Superficie de agua poco profunda que de no ser por los visitantes podría pasar totalmente desapercibido. 2- Coloq. Arg. Océano que separa el continente americano y el europeo.

Sobre el autor

Santiago Solari

Santiago Solari nació en Rosario, Argentina, en 1976. Jugó al fútbol en River Plate, Atlético de Madrid, Real Madrid, Inter de Milán, San Lorenzo de Almagro, Atlante y Peñarol.

Archivo

febrero 2012

Lun. Mar. Mie. Jue. Vie. Sáb. Dom.
    1 2 3 4 5
6 7 8 9 10 11 12
13 14 15 16 17 18 19
20 21 22 23 24 25 26
27 28 29        

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal