Jugando con Haydeé Lange

Por: | 01 de mayo de 2011

Fut 

Crucé el charco emocionado con la promesa de un partido histórico. Cuando llegué al Bernabéu, el bullicio se mezclaba con viejas imágenes de gambetas y de goles. Melancolía: volver a ver la conocida hierba y no poder pisarla. Constatar que el tiempo pasa y los dos hemos crecido.

Creo recordar que el tedio comenzó, más o menos, después del cuarto lanzamiento largo hacia Cristiano Ronaldo. En el demorado recorrido de otro pelotazo me sorprendió un recuerdo fugaz: en una conversación soñada de Borges con Haydée Lange, ella repetía cosas ya dichas que él ya sabía y le contestaba de manera mecánica. Después, antes de despertar, recordé que ella era un fantasma.

El Madrid decidió que sus posibilidades de ganar pasaban por lograr una réplica exacta del plan de Mestalla: otra exaltación de compromiso emocional y táctico para cubrir espacios y cabalgar a la contra. El Barcelona, esta vez, jugó a un juego diferente. Los contragolpes sufridos en la final todavía le dolían al equipo catalán, que, con un principio de cautela y algunas ausencias, propuso un partido más paciente y contenido.

El Barça tejió sin apuros utilizando solo recorridos seguros. Alves rara vez se atrevió a llegar a los tres cuartos de cancha. Con Puyol en el otro lateral y Keita en lugar de Iniesta, su juego fue, sin salir de su estilo, más estático y menos agresivo que el habitual. Alejado de las rotaciones posicionales de Rinus Michels.

El Madrid, en guardia constante, se cubría así de su propia sombra mientras los centrales del Barça se pasaban la pelota. Cuando tenía el balón en su poder, exploraba larguísimos trazos a espacios imaginados que luego no eran tales porque el rival no se había desplegado. O se atropellaba en el afán por desprenderse rápido de la pelota, como si le quemara en los pies.

Encerrado en su esquema, alejado de su idiosincrasia, con un plan inalterado y con cada jugador pendiente de su sitio, el Madrid parecía conversar con un fantasma. Ya era menos que el Barça cuando Pepe dejó el campo con una entrada evitable, entre la tarjeta roja y la amarilla. La razón que inclinó al colegiado fue la historia. El pasado de Pepe. Su costumbre de jugar en el filo, el recuerdo fresco del pisotón a Messi o del corte de mangas en la final de la Copa en Valencia.

A partir de ahí es historia conocida. Messi justifica mi viaje, el aforo y la existencia del fútbol. También explica, en parte, los temores en el punto de vista del entrenador del Madrid -ya de por sí proclive a jugar con gran seguridad defensiva- y por qué eligió en estos partidos cerrarse como un puño. Messi inventa en cualquier pequeño espacio una nueva dimensión. Otorga al armónico juego del Barça una llave maestra. Inyecta de sentido su sistema.

Los últimos clásicos nos dejaron dos lecciones importantes. Una es que se puede ser eficaz renunciando a la pelota. La otra, que para lograrlo un equipo no depende de sí mismo, sino de que el rival genere las condiciones idóneas.

Cuando se juega desde el control del balón, se obtiene la iniciativa. Sin el balón, uno se limita a dar respuestas al discurso de otro. La renuncia al balón es útil como recurso específico y circunstancial, como lo demostró el Madrid en el primer tiempo de la Copa, pero pierde sorpresa cuando se convierte en sistema.

Vimos también los límites de las adaptaciones. Le resulta viable a un equipo como el Barça, acostumbrado a desplegarse y tocar para atacar, pasar a defenderse. Incluso puede defenderse desde la posesión del balón. Más difícil es para un equipo habituado a estar siempre cerrado, para defenderse, abrirse y tocar para llegar al gol.

El último round nos deja otras preguntas. ¿Qué hará el Madrid? ¿Jugará con un delantero por delante de Cristiano y entrará un volante creativo por uno defensivo? ¿O se limitará a cubrir los cambios obligados? A esta altura del partido, al Madrid le toca vivir su propia paradoja. A su pragmatismo solo lo puede salvar un idealismo: morir o vivir es lo superficial, lo importante es hacerlo con las botas puestas.

Hay 41 Comentarios

Está claro, ¡morir matando!
Mou debe sacar a los talentosos, entre ellos a Adebayor, pero eso sí, debe hacerles presionar como una unidad dinámica y meter la pierna.

Al pobre desgraciado de nombre pedro, que parece creer que Messi necesita que expulsen a los jugadores que lo marcan para hacer futbol, le recuerdo: 52 goles. Expulsión de Pepe totalmente ceñida al reglamento. Basta de ecos de las mentiras de Mourinho por favor.

Solari como puedes escribir tan bien sobre algo tan trivial como el futbol? Mirando los mensajes se ve la pobreza intelectual de algunos "forofos mentales" por decirlo suavemente. Algunos critican la cronica por ser "promadrid" otros por ser "probarca". Es evidente que usted esta haciendo las cosas bien, sr Solari. Ms felicitaciones.

Solari como puedes escribir tan bien sobre algo tan trivial como el futbol? Mirando los mensajes se ve la pobreza intelectual de algunos "forofos mentales" por decirlo suavemente. Algunos critican la cronica por ser "promadrid" otros por ser "probarca". Es evidente que usted esta haciendo las cosas bien, sr Solari. Ms felicitaciones.

Es decir, que lo del miércoles pasado, ¿fue una no brillante renuncia a la pelota?
Hay que rendirse a la evidencia: la media del Barça hace lo que quiere con el Carnicero pelao y sus secuaces.

Brillantisimo relato de lo ocurrido. Soy madridista desde que tengo memoria y la objetividad se me hace dificil. leyendo algo tan exacto sobre lo ocurrido como esta cronica solo un madridismo ciego, como el de pedro aqui debajo, puede negarlo. Tan ciego esta pedro que va mas alla y acusa de cule a uno de nuestros futbolistas mas comprometidos con la camiseta en la historia. Gracias solari.

Otro culé aparentando objetividad, pero se les nota a kilómetros. Convierte un robo en una transacción, pero sigue siendo un robo. Messi sólo marca cuando le quitan los árbitros el que le marca.

Bravo, Solari. Empecé a leer tu blog hace unas semanas y me pareció espectacular.

Buenos análisis y además bien escritos. Estoy totalmente de acuerdo con lo que has dicho.

Pues a mi sigue dandome poesia Y analisis, Santi.
Mas analisis que en esta cronica sera dificil encontrar. Y al que no le guste la belleza pues que no lea...

"Exaltación del compromiso emocional y táctico" que bellas palabras para poder decir, " salgan al campo y rompan todas las piernas que puedan y si por casualidad encuentran el balon chuten para adelante y corran como posesos" Santi, menos poesia y mas análisis, que este Madrid nos da vergüenza a la gran mayoria de Madridistas.

Qué raras combinaciones suele deparar el destino: fútbol y Borges; River Plate y literatura; el "indiecito" Solari y la cifra de una crónica que devela la sensibilidad y clara inteligencia de tan "inesperado" lector. Mis felicitaciones por el artículo.

Es la primera vez que entro en este blog. Vivo en Brasil, soy hijo de españoles, toda mi familia, y soy nacido en Salta en el Norte de Argentina. Jugue al futbol casi bien, pero nunca como el dueño de este blog.Sin duda, como el reflejo a la propia persona que lo escribio, el analisis a sido simple y facil, ya que lo que ocurrio, fue eso, simple y facil, unos pendientes de no perder y otros esperando para ganar. De forma voluntaria ambos, lo cual hizo el partido aburrido ya que ambas partes ya se habian repartido los papeles y resuelto el enigma. Como bien dices, Mesi hace que uno se de cuenta porque ama a este juego, el hace lo imposible, facil, lo inimaginable, evidente, lo soñado , rutina. Merece ver tantos minutos de futbol ya decidido para ver una interpretacion magica de lo que es la esencia del futbol , a lo cual, solo unos pocos dotados han tenido acceso, y entre ellos se encuentra Mesi. Me gusta este blog y si me lo siguen permitiendo lo seguire. Un abrazo desde brasil

Muy bueno el articulo,aunque pensemos distintos en lo de la eficacia de renunciar al balon,por que al fin y al cabo ese partido estuvo para cualquiera de los dos.Pero en especial me quedo con esta frase..."Melancolia:volver a ver la conocida hierba,y no poder pisarla.Y constatar que el tiempo pasa y los dos hemos crecido"....simplemente genial Santiago.

Clap-clap-clap-clap-clap. Estoy de pie.

La cronica mas exacta y bella de lo acontecido. Ciencia futbolistica y literatura se fusionan en este gran articulo de opinion. En medio de tanto ruido, la logica y la belleza resultan balsamicas. Gracias.

asi como pepe viendo tu historial, esta nota esta muy buena...!!!

Los comentarios de esta entrada están cerrados.

El Charco

Sobre el blog

El Charco. 1- Superficie de agua poco profunda que de no ser por los visitantes podría pasar totalmente desapercibido. 2- Coloq. Arg. Océano que separa el continente americano y el europeo.

Sobre el autor

Santiago Solari

Santiago Solari nació en Rosario, Argentina, en 1976. Jugó al fútbol en River Plate, Atlético de Madrid, Real Madrid, Inter de Milán, San Lorenzo de Almagro, Atlante y Peñarol.

Archivo

febrero 2012

Lun. Mar. Mie. Jue. Vie. Sáb. Dom.
    1 2 3 4 5
6 7 8 9 10 11 12
13 14 15 16 17 18 19
20 21 22 23 24 25 26
27 28 29        

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal