La pasión

Por: | 30 de octubre de 2011

Los argentinos somos pasionales o, al menos, esa es la forma en la que nos gusta vernos. Asociamos la pasión al ruido, a los gritos, a los gestos ampulosos. En la cancha es ese mantra futbolero del “huevo, huevo, huevo”. No nos entretenemos demasiado en tratar de entender nuestras pasiones y tendemos a medirlas de acuerdo con el nivel de exaltación exhibido. En el fútbol nos consideramos los más apasionados. Quizá porque saltamos sin parar, nos abrazamos, colgamos muchas banderas por todas partes, llenamos los estadios con cantos y papelitos de colores y necesitamos en cada partido más policías que aficionados.
No pensamos en todo esto como formas más o menos pintorescas o más o menos legales de expresarnos sino como una forma superior de sentir, que nos define como argentinos y nos diferencia del resto.
¿En qué momento nos adjudicamos el título de campeones mundiales de la pasión? ¿Cuándo decidimos que lo que definía nuestro compromiso con algo era la forma de mostrarnos y no su contenido? ¿Acaso no es apasionado un filósofo? ¿No lo era Brahms por haber nacido en la fría Hamburgo y no haberse colgado nunca de un paravalanchas? ¿No se vive con pasión un partido de fútbol en el Allianz Arena, el Calderón o el Bernabéu?
Nos resulta difícil percibir la pasión expresada de una forma más callada y profunda. En Argentina alguien que se pasa 10 años dando forma, meticulosamente, a un bonsái, difícilmente sea catalogado como un apasionado. Aquel que en el fútbol disfruta o sufre con su equipo pero es, a la vez, capaz de reconocer el talento o la valentía del rival es visto más bien como un desapasionado, un “pecho frío” o un traidor, a secas. Gente sin pasión, sin alma. Gente sin swing. Descorazonados que no entienden el mundo de los sentimientos, que “no sienten los colores” y que jamás comprenderían lo que significa ser “verdaderamente argentino”, “entender al pueblo”, “ser un hincha de verdad”, un auténtico miembro de La 12 o un borracho del tablón.
Esta tergiversada interpretación sobre las pasiones la aprovechan los violentos. Es una de las tantas razones para que las barras bravas, que son solo una expresión de un problema social más extenso y profundo, sigan camuflando su presencia en el fútbol. Son la sinrazón disfrazada de pasión. La utilizan como valor superior que todo lo explica y todo lo excusa. Dicen: “Lo hacemos por los colores”, “nos dejamos el alma”, “defendemos lo que queremos”, “lo nuestro”. Frases como cáscaras que los aíslan en un mundo sin matices, donde todo da lo mismo porque depende de cómo lo siente cada cual. Un recurso poco original para no tener que reflexionar y para desacreditar a cualquiera que lo intente. La mejor excusa de los intolerantes para justificarse a sí mismos.
Así es como algunos hinchas de San Lorenzo insultan a sus jugadores porque estos “no sienten la camiseta”. Y un jugador reacciona y hace gestos a la hinchada. Y los barrabravas saltan la seguridad en un entrenamiento, amenazan al plantel y golpean a ese jugador para explicarle bien, detalladamente, cómo se deben sentir los sentimientos. Lo golpean para instruirlo sobre la pasión. Le cuentan con los puños cómo ellos transpiran en la tribuna, llueve o truene, incondicionalmente, domingo tras domingo, la camiseta.
Y que cada día la quieren más, porque es un sentimiento que no pueden parar y olé olé olé; olé olé olé olaaá...

Hay 43 Comentarios

Santiago: eres un reverendo pelo.... o, pecho frío como pocos. Ahora que veo escrito tu pensamiento me doy cuenta del porque de tu fracaso como jugador no solo enArgentina sino en todas partes donde fuiste. Dedícate al golf eso probablemente sea más lo tuyo. Por mi parte prefiero asistir a un partido de tercera división en Argentina que a un derby en España con todos muy compuestitos, de corbata y saco y donde está mal visto gritar. Son más aburridos que chupar un helado de plomo mientras bailan con la hermana.

Santiago esta buena la nota, pero no coincido en algunas cosas puntuales. No todo hincha "pasional" es un barrabrava ni los apaña. Esto es FUTBOL, el sentido de "pueblo", desde tu situación de futbolista millonario, suena por lo menos, inquietante. Hubiera sido aun mas sincero, explicar el TODO del futbol, en el que los violentos son un eslabon mas en la cadena de injusticias, que incluye a dirigentes, jugadores, entrenadores, gobernantes, etc. Jamas te lei quejandote de las barbaridades y aberrantes sumas que ganan los jugadores de futbol profesional. Por ultimo, entiendo tu postura "anti-sentimiento de colores", jugaste en River y en San Lorenzo...en el Aleti y en el Real. todo dicho.

Post interesante. Me voy a abstraer sobre lo que respecta la violencia en los estadios y la relacion club/barrabrava. Valdria la pena analizar con mayor detalle lo que respecta nuestro concepto de pasion, lo que nos autoriza a etiquetar como "pecho frio" todo aquello que sea ajeno a nuestro campeonato (disculpen la falta de tildes).

y tambien los animales que le tiran piedras a los periodistas... argentina, nido de ratas peronistas que estan arruinando el pais, tambien en nombre de una supuestta pasion. la pasion por el dinero ajeno...

Un interesante análisis de por qué Messi no triunfa con Argentina
-
¿CUANTO CUESTA MESSI?
¿CUANTO">http://futbolisticametrica.blogspot.com/2011/11/cuanto-cuesta-messi.html">¿CUANTO CUESTA MESSI?

Más razón que un santo. Yo tengo decenas, casi cientos de amigos y conocidos argentinos y me fascina cómo este "culto de la pasión" que tan bien radiografías ciega a gente por otro lado maravillosa, inteligente y sociable como pocas, a pesar de todos los estereotipos negativos que tenemos en latinoamérica y más allá. Lo veo en el fútbol, lo veo el a política, lo veo en el culto ciego a Maradona, Evita, çharly o cualquier héroe de turno, esa obsesión por crear ídolos. También está los argentinos sensatos que explican todo ese sinsentido como lo acabas de hacer en este artículo, pero me temo que la generalidad los ignora, que claman en un desierto de pasiones que responden a quién sabe qué oscuros intereses creados, que sería bueno tratar de desentraãr. En vez de la historia de una pasión argentina de Mallea, la historia de la pasión argentina, el nuevo opio del pueblo. y si no que lo digan los hichas de river.

Bien ahí Santiago, soy hincha del Ciclón y me parece una barbaridad lo que ocurrió. Hay que acabar con la violencia en el fútbol, muy linda la nota, pero podrías haber incluído a los dirigentes corruptos que avalan a los barrabravas, que no sienten pasión por los equipos, sino por la plata que los mueve. Basta de hipocresía.
saludos

Me encanta Argentina porque es simplemente elpaís del maravilloso Santiago Hernán Solari.

@ggodoy, es por gente como tu que no permiten hacer comentarios en la mayoria de los articulos. Por suerte aqui el autor y el periodico lo permiten. Y dime un poco, tu que estas tan harto de los demas? No sera que la culpa esta un poco mas cerca tuyo de lo que crees? Saludo fraternal.

¿Y que deberian hacer los hinchas contigo, que fuiste un cambia casaca? ¿Por que El Pais NO deja comentar en la inmensa mayoria de articulos referentes al futbol? ¡ESTAMOS HARTOS DEL DUOPOLIO, HARTOS DE LA ROPA INTERIOR DEL MODELITO, HARTOS DEL MACARRA MUUURINO, HARTOS? Quereis implantar El Duopolio en el futbol de España y NO HABEIS CONTADO QUE NOS TENEIS INDIGNADOS A LA INMENSA MAYORIA DE AFICIONADOS, INDIGNADOS!

Bien Solari! Lamentablemente como siempre ocurre en la Argentina, paga el hincha verdadero, el ciudaddano honesto, toda esta triste situación de nuestro fútbol, y que es ignorada por el gobierno ocupado en negociar espuriamente para su propio beneficio. Tan valiente lo tuyo Santiago escribiendo ésto, como lo de Bottinelli volviendo a entrenar para defender valientemente (como siempre lo ha hecho) los colores que tanto ama... él y yo.

mirá Cuervo, lo de los barras es un mal que asola el fútbol argentino y se podría hablar millones de horas y creo que vamos a estar todos de acuerdo en las causas y soluciones. A lo que voy, es al tema de la pasión (ponele otro nombre si querés) en el fútbol argentino (que habría que cuidarlo y separarlo del cáncer de los barrabravas), para que se entienda: los hinchas viven para el fútbol; los barras y los dirigentes delincuentes viven del fútbol .Es una opinión personal: no me gusta como se vive el fútbol en España, lo veo muy frío (tal vez haría una excepcion con los hinchas andaluces) hay uno por ahi que dijo que descubrió la pasión en el Bernabeu (?????????????????????????????????) y, sin ofender, pobre la novia/amante/mujer de este individuo!!!!!!!!

Enorme artículo. Creo que Solari va un poco más allá de lo que puede parecer a primera vista; no se trata exclusivamente del fenómeno 'barrabrava', sino que se hace eco del desprecio a cualquier forma de pasión no acompañada de exaltación. Y ojo, que en España no nos quedamos atrás, sólo hay que ver qué tipos de programas de TV triunfan, qué personajes se hacen famosos: los que gritan, los que descalifican. Ronceros y Matamoros al poder.

No sé si me equivoco, que quizás, e incluso muy probablemente, pero el artículo viene a cuenta de la paliza sufrida por un jugador de San Lorenzo. Por una parte, minúscula, de su propia hinchada. Cierto que no conozco las barras bravas argentinas. Pero viví en Londres aquel hooliganismo inglés de los 80. Muertos aparte, RIP, se echa de menos aquella forma de presión sobre jugadores propios y ajenos... Que hay bastantes futbolistas de esta podrida Liga bipolar española que se merecerían un escarmiento británico de los 80. Mi toque violento aparte, al hooliganismo británico se le enterró con voluntades unidas de policía, justicia, ayuntamientos, políticos, clubs, futbolistas... Y, sobre todo, aficionados normales... Si es que hay alguno normal...

Y los frios negociados de "todo pasa". Grondona.

por cierto @pato, lo que dices de los negocios, es una verdad grande como una casa. Ese es el otro problema, y es mucho peor aun que la pasion mal entendida o mal encausada...

@Pato. los que confunden la pasion son precisamente los energumenos. No solari. Esta claro que el futbol se vive efusivamente en Argentina, pero por que creer que cuanto mas se grita mas apasionado se es????? eso es un malentendido bastante comun que este texto desarma facilmente.

Santiago, no confundas pasión con negocio, el hincha argentino (no el barrabrava, que de hincha tiene muuy poco, cuando van a la cancha ni siquiera ven el partido!!!) hace cualquier cosa por su equipo (puede ser estupidez además de pasión, deja de comer y de estar con su familia con tal de estar viendo a su equipo!!!, conozco a varios "enfermitos" de este tipo que no tienen nada de barrabrava) llamale pasión o cualquier otra cosa pero como se vive el fútbol en Argentina no se vive en muchos lugares del orbe (los barrabravas son el cáncer y no hay que confundirlos con los hinchas genuinos)

Impecable solari. Coincido con cuervogranadino en su apreciacion, aunque creo que santiagutio no sugiere lo que usted dice, sino que nos alerta sobre aquellos que todo lo justifican porque son "apasionados". Y de esos si que hay muchos en la querida argentina. Y lo peor, no solo en el futbol sino tambien en la politica...

Su artículo me parece de buena factura, aunque su devenido "buenrollismo" confunda a los lectores desapasionados. No es lo mismo la pasión que subyace en los corazones argentinos, y que sí, nos hace desmesuradamente únicos, que la deriva violenta de los delincuentes autodenominados "barras bravas".
Una cosa no lleva a la otra, como el Catolicismo no lleva a la Inquisición, ni el Corán a Al Qaeda. Prudencia, que nuestros vecinos españoles tienden a confundirse rápidamente, sin el menor atisbo de autocrítica.

Grande!. Gran nota. Santiago no defrauda.... http://desdelaguacamaya.blogspot.com/

Muy buen post. Echo de menos un poco de autocrítica sobre la relación de los jugadores y directivas de los clubes con esos grupos. La única vez que estuve en Argentina fui a ver a River, equipo con el que simpatizo, en lugar de ver pancartas de Francescoli, Carrizo o la Máquina, sólo las había en apoyo a un barra brava muerto en una reyerta entre facciones de la misma barra...
Aquí en España me ha dado bastante grima ver a los jugadores del Madrid (equipo de mi alma) posando con la bandera de los ultrasur, algunos de ellos de color, a quienes los mismos ultras no dudarían en apalizar, si pudieran... Después de todo estos grupos ¿animan al equipo o se animan a si mismos?

Muy bien santiago por condenar sin tapujos y desde adentro esta escoria humana que son los barras. Ojala sus colegas hicieran lo mismo. Viviriamos un mundo del deporte mas sano. Gracias

Solo voy a decir tres palabras:
-República
-Oriental
-Uruguay
-
Balance Ofensivo /Defensivo de
SERGIO BUSQUETS
http://futbolisticametrica.blogspot.com/2011/10/balance-ofensivo-defensivo-de-busquets.html

Bravo!
Demuestras valentía e integridad denunciando a los violentos.
Tienes una excelente forma de escribir, como lector te animo a que continúes escribiendo de una forma tan brillante.
Saludos desde He.lsinki

Los comentarios de esta entrada están cerrados.

El Charco

Sobre el blog

El Charco. 1- Superficie de agua poco profunda que de no ser por los visitantes podría pasar totalmente desapercibido. 2- Coloq. Arg. Océano que separa el continente americano y el europeo.

Sobre el autor

Santiago Solari

Santiago Solari nació en Rosario, Argentina, en 1976. Jugó al fútbol en River Plate, Atlético de Madrid, Real Madrid, Inter de Milán, San Lorenzo de Almagro, Atlante y Peñarol.

Archivo

febrero 2012

Lun. Mar. Mie. Jue. Vie. Sáb. Dom.
    1 2 3 4 5
6 7 8 9 10 11 12
13 14 15 16 17 18 19
20 21 22 23 24 25 26
27 28 29        

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal