Mi ensaladilla rusa favorita

Por: | 17 de septiembre de 2010

Ensaladilla rusa

Foto: Ainhoa Gomà

La ensaladilla rusa es un plato de lo más vulgar. Está en todas partes. ¿Pero por qué es cada vez más complicado encontrar muestras decentes en bares y restaurantes? Las diferentes versiones de la ensaladilla-engendro acechan en los establecimientos de toda España: la escarchada hecha con patatas y hortalizas congeladas de bolsa, la rácana que es todo patatorra, la crujiente y "sana" en plan nueva cocina -¡qué manía con las cocciones cortas!-, la mazacote que no lleva suficiente mayonesa, la semilíquida que lleva demasiada... y la peor: la que se ha convertido en cemento portland después de pasar tiempo inmemorial en la barra refrigerada.

El caso es que, a pesar de su omnipresencia, la ensaladilla es un plato que tiene su dificultad. Aparte de la calidad de los ingredientes y sus proporciones, para mi gusto el punto de cocción de las patatas y las zanahorias es fundamental: debe ser el justo para que estén bien hechas pero no se deshagan del todo. Otra clave es la cantidad de mayonesa: el exceso o el defecto pueden convertirla en intragable.

Mi ensaladilla rusa favorita, gran sorpresa, es la que se ha comido en los últimos 40 años en casa de mis padres. Su artífice es Juli, la supermujer que ha cuidado de la familia durante toda esa era. Probablemente mi juventud habría sido otra si cuando llegaba de juerga los fines de semana no hubiera encontrado en la nevera un bol de tamaño XXXXL con su ensaladilla, dispuesta a ser maridada con unas insuperables albóndigas. Desde luego, mis resacones habrían sido mucho peores.

En cuanto a los ingredientes, a mí me gusta con mayonesa hecha con aceite de girasol, porque es más neutro, pero si se quiere hacer con oliva, adelante. Y sí, los guisantes son de bote: creo que es el único plato del mundo en el que me encantan así. En cuanto a posibles extras -judías verdes, pimiento rojo asado, jamón, cebolla, anchoas-, que cada cual dé rienda suelta a sus perversiones.

Dificultad

Alta. La ensaladilla es un arte.

Ingredientes

Para cuatro personas

  • 3 patatas grandes
  • 2 zanahorias grandes
  • 150 gr. de bonito en aceite
  • 100 gr. de guisantes finos de bote
  • 100 gr. de aceitunas rellenas de anchoa
  • 3 huevos
  • Aceite de girasol
  • Vinagre
  • Sal

Preparación

1. Poner agua abundante a hervir con un puñado de sal. Lavar bien las patatas y las zanahorias. Cocerlas enteras y sin pelar. A los 25 minutos, pinchar las patatas y las zanahorias. Si el pincho o cuchillo entra con facilidad, es que están. Si no dejarlas 5 minutos más. Usar el mismo agua para cocer los huevos durante 10 minutos. Pasarlos por agua fría y pelarlos. Dejar que todo se enfríe.

2. Hacer medio litro aproximadamente de mayonesa: poner un huevo, un chorro de vinagre, otro de aceite y sal en un recipiente alto. Batir con la batidora hasta que se mezcle y emulsione. Ir añadiendo aceite a hilo mientras se sigue batiendo y moviendo la batidora arriba y abajo con suavidad. Corregir de vinagre y sal, y si está demasiado espesa, añadir un par de cucharadas de agua y remover bien.

3. Pelar las patatas y las zanahorias y cortarlas en dados pequeños de 1 cm. aproximadamente. Juntarlas en un bol con los guisantes lavados y bien escurridos, las aceitunas cortadas en dos mitades y el atún escurrido y desmigado.

4. Rociar la ensaladilla con un chorrito de aceite y mezclar todo bien. Sumar la mitad de la mayonesa y mezclar. Ir añadiendo el resto de la mayonesa hasta dar con la densidad justa: ni muy pastosa ni demasiado cremosa o líquida. Corregir de sal, meter en la nevera y servir fría.

Hay 138 Comentarios

Esa nevera llena de cosas de Juli
Y la lata de rosquillas
mmm
Me tomaría el bol entero oyendo Bob Dylan's Dream

En Salamanca te ponen la ensaladilla encima de una corteza de cerdo frita de forma rectangular. Le da un toque crujiente buenísimo y se llama "paloma". MMMMMMMMMMMMMMM con una cervecita fresquita!

Mucha filosofia y se olvida algo, Básico y que aun asi no lo hace mucha gente. La sal para hervir , uno se echa despues de que rompa a hervir, para ahorrar el tiempo de menor punto de ebullicíon y dos debe de ser sal gorda.

Utiliza mitad de bonito en aceite y mitad en escabeche, algun encurtido y una cebolleta fresca picadita, todo ello le da un toquecito crujiente y de vinagre, algo que quita el exceso de aceite de otros ingredientes. No me gustan los guisantes, y menos directamente de una lata, por lo demas estan bien los ingredientes, aunque yo tambien añado unos langostinos cocidos y picados. se me olvidaba, la mayonesa de bote, hay buenas marcas y las de casa tienen riesgo, no merece la pena

Nadie lo ha comentado, pero en la "mili" se la llamaba "ensaladilla imperial" para no herir susceptibilidades. En la práctica era idéntica a la normal, hecha con productos congelados y mayonesa de bote y aun así se agradecía.

Yo la preparo así y conseguí que mi novio reconociera que soy mejor cocinera que su madre...

¿Por qué vulgar la ensaladilla? Es, como el gazpacho, la ensalada campera o el salmorejo salvavidas para el verano caluroso. delicias frías y nada vulgares, aunque sí usuales.

Efectivamente: se puede comer fuera, pero depende de dónde. Lugares malos, comidas malas. Pero sí, junto con la tortilla de patatas, uno de los termómetros de la calidad del lugar. Platos ricos y sencillos que deben estar bien hechos. Luego, además, los gustos personales: oliva, girasol, guisantes de bote (los prefiero) o congelados...

Ah! Y si es ensaladilla marinera, no es rusa. Como si es de remolacha, esa sopa fría no es gazpacho.

Para, por ejemplo, Arkaitz o Anibal, pues como se les dice a los niños: no se dice qué asco, sino a mí no me gusta. Para gustos, los colores.

La mejor que probe durante años fue la de Bodegas Maxi en la calle Cabestreros, barrio de Lavapiés cuando moría el escaso casticismo que alli quedaba. Servida con patatas fritas en las que arrastrarla hasta el paladar a modo de pincho. Deliciosa, acompañandola de vermuth de grifo o caña de cerveza sobre la barra de metal clásica de taberna. Y el camarero más peculiar que hoy nunca, comentarios de orate.

A mi lo que me revienta de algunas ensaladillas es que no escurren bien los vegetales ni el atún y están o aguachinadas o grasosas en exceso. ¡Me da una rabia!

www.spain-russia2011.com

¿Se como normal o chistoso llegar borracho de juerga los fines de semana?, y digo borracho porque luego nombra el usual resacón.

Jamás se me ocurre comer una ensaladilla rusa fuera de casa. Nunca podré olvidar el día en el que me encontré entre sus ingredientes una tirita del cocinero, al que por lo visto se le despegó del dedo cuando los mezclaba con sus manazas.

la receta parece ser muy rica, ahora bien si hablamos de ensaladilla rusa la unica y verdadera lleva lo sig: patatas, zanahorias , guisantes y mayonesa hecha con aceite de girasol. punto, todas las demas con sus agregados extras, que son deliciosas, se podria buscar que nombre ponerle a dichas ensaladas. desde luego rusa no.

¡ Por fin alguien me entiende,es mi archienemiga !
Llevo cocinando todos los días de mi vida desde los 17 y no hay manera con la ensaladilla. Mi mujé dice que está buena, pero yo se que no es perfecta. Lo que peor llevo es el punto de sal.
Principalmente porque por un lado está la todoasosadora patata y por otro la conserva del bonito y la aceituna, de modo que al principio puede estar bien de sal, pero en cuanto la dejas en la nevera, la patata absorbe un poco más de sal de las conservas y a freir espárragos el punto de sal.
Las veces que consigo que salga gÜena gÜena de verdad, cuezo las patatas con álgo que les de sabor; agua 'manchada' con caldo de las cabezas de gambas que vayas a echar,o pastillitas de caldo de verdura,o una cebolla pequeña entera y dos dientes de ajo, etc...

Aceite de girasol, qué horror.

Es curioso, pero una de las ensaladillas rusas que más grato recuerdo me trae la tomaba en un área de servicio (sí, sí, un área de servicio) un poco más allá de Córdoba dirección Sevilla por la A-4. Siempre que podía me las arreglaba para hacer coincidir la hora de la comida con mi paso por allí. Y yo creo que su truco era la patata, que estaba en su punto.

En cierta ocasión, le pasé a un amigo, nada "cocinilla", mi receta de ensaladilla rusa. Aquí la dejo: .........................................................................................................

Don Fauno, buen amigo, pues confiesa
que no es usted en nada cocinilla,
permítame que traiga hasta su mesa
esta sabrosa y grata ensaladilla:

Eche usted agua en un buen recipiente
y unas patatas, con su piel, lavadas.
Póngalo a hervir con sal tranquilamente,
en tanto abre las latas preparadas:

guisantes, alcachofas, aceitunas,
atún, pimiento rojo... y, por supuesto,
gambas peladas y un huevo cocido.

Ya a punto las patatas oportunas,
pele, haga dados e incorpore al resto
con firme mayonesa. ¡Pan comido!

Yo prefiero poner limón a la mahonesa. Además, la cantidad justa para que no "camufle" los otros sabores. La patata y la zanahoria, por favor, hechas puré cuyo ligante será la mahonesa (de textura menos viscosa que una mahonesa habitual). Y los guisantes, prefiero reservarlos para hacerlos con jamón.


Soy de la opinión de que se puede esperar lo peor de un bar, mesón o restaurante cuya ensaladilla rusa sea intragable. Es una de mis varas de medir la hostelería.
Con respecto a la que nos presenta Mikel, bien, pero:
1) Yo tampoco trago la mayonesa con vinagre. La función del vinagre en la mayonesa es la misma que la del limón: protegerla -algo- de la proliferación de bacterias. Pero el vinagre, para mí, mata otros sabores.
2) Sobre el tema de los aceites, y después de mucho experimentar, en mi opinión la mayonesa queda estupenda si el aceite es un 50% un virgen extra arbequina, y el otro 50% girasol. (Tampoco le va mal el de maíz, para los que no soporten el de girasol). De esta forma tiene el sabor justo del aceite.
3) Los huevos hay que cocerlos aparte. No vale con lavarlos, de hecho no se debe hacer, porque la cáscara es porosa, y parte de la suciedad penetra. Quizá la substancia remanente de la cloaca de la gallina le pueda dar un bouquet especial, no sé, pero me parece algo repulsivo cocerlos con las patatas.
4) Nunca jamás le echaría guisantes cocidos de bote. Frescos o congelados, y se cuecen con las patatas. Creo que los guisantes de bote tienen un sabor demasiado dulce, además de que tampoco vienen bien cocidos (son sometidos una de esas "cocciones cortas" de las que te quejas, sólo con el fin de -1- garantizar la esterilidad del bote, y -2- que no estén demasiado duros). Es decir, puestos a cocer, cozamos. Otra cosa sería armar un plato rápido.


Y la ensaladilla rusa es un plato bastante completo. Lástima que en unos años veremos como la cantidad de mercurio que acumula el bonito hará que lo prohíban y se nos cargarán el plato.


Yo tambien creo que la mejor ensaladilla es la "marinera" de Murcia, si puedes tomarla en la Plaza de las Flores, mucho mejor : )

esta mal decir en este blog tan exquisito mi comentario pero la envasada de mercadona está buenisima (yo odio la comida envasada, por cierto). soy negada con la ensaladilla .....

la mejor ensaladilla se come en murcia, se pone encima de unos colines en forma de rosquilla y, finalmente, una anchoa o boquerón...simplemente espectacular. y lo mejor de todo es que las "marineras", así se llaman, están ricas en todos los bares

La mejor para mi es la de la barra del Jai Alai, en Madrid.....
Además siempre me ponen una tapa con la cocacola....
Equilibrio perefcto de mayonesa, pimiento rojo, aceituna con anchoa, guisante, atún...
Luego está la de la bodega el Sanatorio en Chiclana, que a pesar de solo llevar patata mayonesa y el ingrediente secreto, lechuga iceberg, está increiblemente morbosa*
*La atracción hacia lo desagradable o hacia lo malvado

Ensaladillas rusas hay tantas como cocinas en este país... A mi me gusta con la mayonesa hecha la mitad con aceite de girasol y la mitad de oliva y con limón. En cuanto a los ingredientes, con pimientos morrones o de piquillo cortados en cuadraditos y aceitunas machacadas malagueñas en lugar de rellenas de anchoa. Mi suegra que hace una ensaladilla rusa buenísima le añade trocitos de langostino cocidos, pepinillos y cebolla picada muy finita y pone poca mayonesa en la mezcla para luego poner una capa gordita por encima. Agur.

Es deliciosa, sobre todo el verano. Yo la he hecho siempre más o menos así. Habiendo tenido relación con una chica de la antigua Unión Soviética, le pongo pepinillo, reposado en vinagre, según indicaciones de su abuela. Le da un "bisigarri" (como decimos en euskera), buenísima

Los comentarios de esta entrada están cerrados.

El Comidista

Sobre el blog

El Comidista trata todos los aspectos de la realidad relacionados con la comida. No sólo da recetas fáciles de hacer, habla de restaurantes accesibles o descubre los últimos avances en trastos de cocina, sino que comenta cualquier conexión de lo comestible con la actualidad o la cultura pop. Todo con humor y sin ínfulas de alta gastronomía.

Sobre los autores

Mikel López Iturriaga

es periodista y bloguero, y lo más decente que ha hecho en su vida es crear El Comidista en 2009. Escribe en EL PAÍS y habla en el programa 'Hoy por hoy' de la Cadena Ser, después de haber pasado por Canal +, El País de las Tentaciones, Ya.com o ADN. Aprendió a guisar con su madre y, después, en la Escuela Hofmann, pero sigue siendo cocinillas antes que cocinero.

Mónica Escudero

es DJ, madre, escribe, cocina y pone la mesa para El País Semanal, ejerce de Comidista adjunta, y no necesariamente en ese orden. Dirigió las revistas Barcelonés y Madriz, y colaboró en medios como Marie Claire, SModa, Vanidad, Yo Dona o La Luna. Ha escrito A vueltas con la tartera, y lo que más le gusta es cocinar, la michelada y los gatos (pero no para comérselos).

¡Pregunta!

Pregúntale al comidista

Envía aquí tus dudas gastronómicas e inquietudes personales. Es como el teléfono del tarot, pero gratis.

Buscar receta

Nuevo libro

Las 202 mejores recetas de El Comidista

Las 202 mejores recetas de El Comidista

Recetas a cascoporro, guías para cocinar, un calendario de temporadas y una selección de lo mejor de su consultorio psicogastronómico se unen en el último libro de El Comidista.

Eskup

Facebook

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal