Tablas de cortar con algo más

Por: | 16 de septiembre de 2010

Tabla cortar pacman

Pocos objetos establecen una relación más personal con el cocinero que la tabla de cortar. Sufrida parienta del cuchillo, esta superficie es esencial para casi cualquier acto culinario, y como tal debe de satisfacer las necesidades, y también las manías, del que se pone a picar.

Para mí las tablas han de cumplir varios requisitos. El primero y básico, que no resbalen por la encimera, lo que no sucede si son pesadas o tienen una base antideslizante. El segundo, que sean fáciles de limpiar: no soporto las de superficie rugosa que en cuanto cortas cualquier cosa blanda o pegajosa te tiras cinco minutos para quitar los restos con el estropajo. El tercero, que su tamaño se adapte a lo que estás haciendo, para lo que evidentemente debes tener dos o tres.

En cuanto a la eterna discusión de tablas de madera vs. tablas de plástico, siempre fui muy de las primeras en su versión más tocho, hasta que me compré una de polietileno de la marca Bricoplastic. No sólo cumple las tres condiciones, sino que además es ligera y fácil de manejar en el fregadero. Y según los expertos, más higiénica si cocinas a cascoporro.

Además de todas estas consideraciones, está la cuestión estética. Algo que, por mucho que los practicistas a ultranza lo consideren una tontería de aprendices, importa. Ésta es una recopilación de tablas con las que no me importaría contar en mi cocina, porque además de bien hechas me parecen chulas.

1. Pac-Man y marcianitos

Dirigidas a todos los que nos quedamos colgados con los videojuegos de Arcade en los ochenta, estas tablas están diseñadas y manufacturadas por un carpintero de Indianápolis (EEUU) llamado Cameron Oehler. La del Pac-Man está agotada, y la de los marcianitos -sí, así es como se llamaban a los Space Invaders en aquella época- cuesta 125 dólares (unos 96 euros) en Etsy.

 
Tabla de cortar marcianitos

2. Leche

La gracia de la tabla Milk es incluir como motivo decorativo algo que no se puede cortar con un cuchillo, como la leche. El inconveniente, en mi humilde opinión, es que es de cristal, un material no demasiado agradable a la hora de picar. Cuesta 13 libras (unos 15,5 euros) en House of Fraser.

 

Tabla cortar leche

3. Conversión de medidas

Esta tabla impide que te tires por el balcón tras liarte pasando al sistema métrico medidas como "taza" u "onza", habituales en las recetas americanas. Cuesta 10 libras (unos 12 euros) en Lakeland.

Tabla cortar medidas

4. 'Hairy Bikers'

Aunque parezca no tener nada de especial, ésta es la auténtica y genuina tabla de los 'Hairy Bikers', serie documental de la BBC emitida en Localia y tristemente traducida como 'Rutas culinarias en moto'. Dos moteros gorditos y peludos recorrían el mundo probando y haciendo platos, con una simpatía y un sentido del humor entrañables. Los bordes de la tabla están pensados para que puedas pasar los alimentos a cualquier recipiente con facilidad, y el lema dice "A cut above the rest" (Un corte por encima del resto), una expresión que se usa para calificar algo excepcional. Cuesta 18,50 euros (unos 22 euros) en la web oficial de la serie.

Hairy bikers

5. Cebollas de Marianne Westman

Marianne Westman es una ceramista sueca que entre los cincuenta y los setenta diseñó fantásticas vajillas que han hecho escuela. Esta tabla es una reedición de su serie Picknick, y cuesta 15,50 libras (unos 18,50 euros) en New House Textiles.

Marianne picknick

6. MacBook

Ni iPod ni iPad: el gadget definitivo para un fan de Apple es la tabla que imita a los portátiles de la marca. Como todos los caprichos del Sr. Jobs, es cara: 61 euros la más pequeña en DesignSpray.

Macbook tabla
7. Puzzle

No sé si tendrá alguna utilidad real enganchar unas tablas con otras para hacer una más larga, más allá de cortar una baguette sin necesidad de mover el pan. Y lo de la copa... en fin. Pero bonitas son, desde luego. Cuestan 19,95 cada una en Oooms.

Puzzle

8. Con medidas

Me gustan sus esquinas antideslizantes. Y me parece curioso -aunque no sé si muy práctico- las medidas para cortar en trozos iguales en centímetros y pulgadas que tiene la tabla a cada lado. Se vende en Royal VKB por 39,95 euros.

Royal


9. Cerdo

¿Puede haber algo más retro en una cocina que una tabla con forma de animal? Y si es un gorrino, todavía mejor. Este diseño cerduno de Paula Deen vale 22,95 dólares (unos 17,50 euros) en Cooking.

Cerdo

10. Con bandeja de desechos

Por ahora es sólo un prototipo, pero en algún momento podría llegar a las tiendas. La tabla Bamboo Appetito tiene debajo una bandeja metálica donde ir dejando las partes desechables de lo que se corta. A pesar de sus más que posibles problemas de estabilidad, como fantasía no está mal.

Tabla con bandeja

 

 

Hay 42 Comentarios

Desechos, del verbo Desechar

DesHechos, del verbo desHacer.

Muy simpático el post, yo utilizo siempre una tabla de cortar pero de las ligeras ya que las utilizo para echar los ingredientes directamente de la bandeja a la cazuela (quizá necesite algún cuchillo mas ancho!)

Com todos los posts sobre cositas para la cocina, muy simpático. Ante el problema de cómo limpiar las tablas de cortar, incluso las profesionales, un consejo: después de ahua y jabón, un buen chorro de agua oxigenada (sí, la de toda la vida) y dejar un rato que haga esa espumilla igualito que en las pupas de las rodillas....

No sabía que hubiese tantos tipos de tablas, de hecho yo apenas utilizo, aunque viendo los modelos tan chulos que hay lo mismo me animo.
Un simpático y entretenido post ;)

Que sepas que has jugado con la ilusión de mi chico que ha visto la del comecocos, y me ha dicho LA QUIERO, para luego leer que está agotada :P

Ahora en serio muy interesante el articulo

Muy chulo el post. Me ha molado la de los Hairy Bikers, ¡qué gran programa!
Yo he probado la flexible del IKEA, pero al menos a mi me da la sensación de que se destroza demasiado. Ahora tengo otra de IKEA, de plástico, pero más rígida, y en dos tamaños. No está mal, pero también coge color, que no queda nada bonito.
Como han hablado de los cuchillos, ¿qué tal un post sobre ellos? Los que no estamos tan metidos en el mundo de la cocina, vamos a la tienda, flipamos (al menos yo, que soy super fan de los cocineros cortando) y no sabemos qué cuchillo puede sernos realmente más útil. Y claro, tampoco sabemos si merece realmente la pena gastarte 60 eurazos en ese que has visto, o 20 en ese otro, o 5 en aquel... (vale, el de 5 lo descartamos)

geniales! me quedo sin duda con la de los marcianitos! ;)

Perdóooooooooooooooooooon por los "deshechos", que ha sido un despiste! Ya me he dado los cinco latigazos de rigor. Gracias por el aviso :-)

La número 10 es una bandeja ¿de deshechos? me da que más bien lo será de desechos. Una idea estupenda.

"Desechos" se escribe sin hache. Hay otros errores bastante graves, pero sería largo detallarlos. ¿Cuándo dejó de haber correctores en este periódico? Supongo que la edición digital nunca los ha tenido, visto lo visto.

Yo tengo una de esas profesionales de colores. La mía es roja y en tamaño hogar, jajaja. Me la traje de España a Noruega y me encanta.

Pues a mí me encanta la de cristal porque es la más higiénica y fácil de limpiar y además me gusta el ruido que hace cuando corto, chás, chás...

Que simpático post, y que importante tener en tu vida una buena tabla...
Un abrazo comidista

También hay que tener en cuenta, que sea una superficie agradable al cuchillo... si te gastas los dineros en un buen acero, hay que cuidarlo.

Me acabo de comprar una para mi casa nueva... 50x40x8. Todo un gozo para mis estándares: grande, pesada (pesa 4kilos), de madera buenísima y con tacos para la pared.
Me voy a cortar unas cebollitas, que me han entrado ganas.

Para mi lo mejor es que sean grandes. Una de mis preferidas viene de reciclar una muestra de encimera de madera para la cocina. Quedo estupenda.

También tengo cariño a una de plástico, aunque toma algo de color al picar pimientos, tomates y así.

Un abrazo

Yo todavía no he encontrado la tabla perfecta, aunque con las que pones aquí hay donde elegir. Uso varias, de plástico, que pondrían de los nervios a los profesionales, pero que a la hora de limpiar me resultan más higiénicas. Eso sí, igual que tú no acabo de entender lo de las tablas de cristal.
Si mejoran el prototipo de la de los deshechos, yo me apunto. Me fastidia mucho tener que ir quitando restos antes de acabar de cortar.
Un abrazo

Que guapas estas tablas.

echad un vistazo a mi nuevo blog de recetas.
estan en italiano y en castellando.

buena comida

http://foodoku-stefano.blogspot.com

Tengo unas cuantas de madera y plástico, pero casualmente con la que más cómodo estoy es con una que casi compré sin querer en Ikea.

Son unas de plástico muy fino que se pueden doblar. Son de lo más práctico, pues una vez que picas, la coges y a modo de semitubo la doblas y a la cazuela sin que tengas que estar haciendo trasvases ni malabares.

Lo mejor de todo, por 2 euros te llavas un par. Por ese precio, puedes tener varias o renovarlas cuando se pongan feillas. Te las recomiendo encarecidamente.

Los comentarios de esta entrada están cerrados.

El Comidista

Sobre el blog

El Comidista trata todos los aspectos de la realidad relacionados con la comida. No sólo da recetas fáciles de hacer, habla de restaurantes accesibles o descubre los últimos avances en trastos de cocina, sino que comenta cualquier conexión de lo comestible con la actualidad o la cultura pop. Todo con humor y sin ínfulas de alta gastronomía.

Sobre los autores

Mikel López Iturriaga

es periodista y bloguero, y lo más decente que ha hecho en su vida es crear El Comidista en 2009. Escribe en EL PAÍS y habla en el programa 'Hoy por hoy' de la Cadena Ser, después de haber pasado por Canal +, El País de las Tentaciones, Ya.com o ADN. Aprendió a guisar con su madre y, después, en la Escuela Hofmann, pero sigue siendo cocinillas antes que cocinero.

Mónica Escudero

es DJ, madre, escribe, cocina y pone la mesa para El País Semanal, ejerce de Comidista adjunta, y no necesariamente en ese orden. Dirigió las revistas Barcelonés y Madriz, y colaboró en medios como Marie Claire, SModa, Vanidad, Yo Dona o La Luna. Ha escrito A vueltas con la tartera, y lo que más le gusta es cocinar, la michelada y los gatos (pero no para comérselos).

¡Pregunta!

Pregúntale al comidista

Envía aquí tus dudas gastronómicas e inquietudes personales. Es como el teléfono del tarot, pero gratis.

Buscar receta

Nuevo libro

Las 202 mejores recetas de El Comidista

Las 202 mejores recetas de El Comidista

Recetas a cascoporro, guías para cocinar, un calendario de temporadas y una selección de lo mejor de su consultorio psicogastronómico se unen en el último libro de El Comidista.

Eskup

Facebook

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal