Crema de calabaza, hinojo y yogur

Por: | 14 de octubre de 2010

Crema calabaza hinojo yogur

Una de las pocas cosas reconfortantes de la llegada del frío otoñal es que vuelven las calabazas. No entiendo por qué esta hortaliza tiene tan mala prensa en el lenguaje -hablo de las expresiones "dar calabazas" o la muy viejuna de llamar así a los suspensos- cuando la pobre es tan agradecida, y lo mismo vale para una sopa que para un dulce.

Cuando la utilizo en un plato salado, me gusta combinarla con algún ingrediente que aligere su dulzor natural, porque si no puede llegar un momento en el que pienses que estás empezando a comer por el postre. En esta crema, la acidez del yogur y la frescura del hinojo logran evitar que empalague, mientras que los condimentos la sacan del sopor macrobiótico: jengibre en minidosis para que no acabe sabiendo a colonia, y unas semillas de hinojo tostadas y machacadas que le dan el punto final anisado.

Estas semillas se suelen encontrar en tiendas de especias y herbolarios, aunque el otro día me sorprendió encontrarlas en un gran supermercado. Pero si no se da con ellas, una pizca de comino en polvo puede sustituirlas.

Dificultad

Para cabezas huecas como las calabazas de Halloween.

Ingredientes

Para 4 personas

  • 1 kg. de calabaza
  • 250 gramos de hinojo
  • 3 yogures griegos (unos 375 gr.)
  • 750 ml. de caldo de pollo
  • 1 huevo
  • 1/2 cucharada de harina de maíz (Maizena)
  • 1 cebolla
  • 1 cucharada rasa de jengibre fresco picado fino
  • 1 cucharada de semillas de hinojo (o en su defecto, comino)
  • 50 gr. de mantequilla
  • Aceite de oliva
  • Sal

Preparación

1. Tostar las semillas de hinojo en una sartén, hasta que empiecen a soltar el aroma y se pongan marrones claras. Pasarlas a un mortero, machacarlas y reservar.

2. Picar la cebolla y el bulbo de hinojo en juliana. Rehogar el jengibre picado en una cazuela grande con la mantequilla y una cucharada de aceite a fuego medio-suave. A los dos minutos, añadir la cebolla y el bulbo de hinojo y dejar que se hagan unos 10 minutos.

3. Mientras, batir en un bol grande el yogur, la yema del huevo y la maizena hasta que todo se mezcle bien (esto hará que el yogur no se corte al calentarlo). Sumar el caldo de pollo, mezclar y reservar.

4. Pelar, despepitar, quitar las hebras y picar la calabaza en trozos grandes pero no muy gruesos, de 1 o 2 cm. aprox. Añadirla a la cebolla y salar. Dejar que se haga durante unos 30 minutos a fuego suave removiendo de vez en cuando, hasta que la calabaza esté tierna y se deshaga al tocarla con la cuchara. Aplastarla con un cucharón si se quiere una textura con trocitos; si no, triturarla con la batidora o el pasapurés.

5. Añadir el yogur con caldo, remover y llevar a un hervor suave. Si se ve muy espesa, añadir algo más de caldo de pollo. Corregir de sal y servir caliente con el polvo de semillas de hinojo espolvoreado por encima.

Hay 28 Comentarios

Tengo un truco para el jengimbre: lo guardo en el congelador en una bolsa y cuando lo necesito solo tengo que rallar lo que me hace falta y es mejor (en mi opinión) que de intentar picarlo muy fino, además así se conserva siempre muy bien.
Por cierto la sopa tiene que ser muy buena, la voy a probar.

Ciertamente tenemos en baja estima algunos alimentos a pesar de que son deliciosos, nutritivos y baratos. Creo que su precio es la razón básica por la que no los apreciamos suficientemente. Ocurre también con las papas (y eso que han salvado de la hambruna a naciones enteras), con los huevos (a pesar de que sirven hasta "para remedio") y no menciono otros para no extenderme. Se ve deliciosa tu crema. En casa hacemos una que llamamos "sopita de seda" debido a su textura (uso crema de leche en vez de yogurt ). Ensayaré la tuya, la intuyo espectacular! Gracias.

Pues yo a las cremas de calabaza les suelo dar un último toque de pimienta molida. No es tan sofisticado, pero no queda mal...

Los comentarios de esta entrada están cerrados.

El Comidista

Sobre el blog

El Comidista trata todos los aspectos de la realidad relacionados con la comida. No sólo da recetas fáciles de hacer, habla de restaurantes accesibles o descubre los últimos avances en trastos de cocina, sino que comenta cualquier conexión de lo comestible con la actualidad o la cultura pop. Todo con humor y sin ínfulas de alta gastronomía.

Sobre los autores

Mikel López Iturriaga

es periodista y bloguero, y lo más decente que ha hecho en su vida es crear El Comidista en 2009. Escribe en EL PAÍS y habla en el programa 'Hoy por hoy' de la Cadena Ser, después de haber pasado por Canal +, El País de las Tentaciones, Ya.com o ADN. Aprendió a guisar con su madre y, después, en la Escuela Hofmann, pero sigue siendo cocinillas antes que cocinero.

Mónica Escudero

es DJ, madre, escribe, cocina y pone la mesa para El País Semanal, ejerce de Comidista adjunta, y no necesariamente en ese orden. Dirigió las revistas Barcelonés y Madriz, y colaboró en medios como Marie Claire, SModa, Vanidad, Yo Dona o La Luna. Ha escrito A vueltas con la tartera, y lo que más le gusta es cocinar, la michelada y los gatos (pero no para comérselos).

¡Pregunta!

Pregúntale al comidista

Envía aquí tus dudas gastronómicas e inquietudes personales. Es como el teléfono del tarot, pero gratis.

Buscar receta

Nuevo libro

Las 202 mejores recetas de El Comidista

Las 202 mejores recetas de El Comidista

Recetas a cascoporro, guías para cocinar, un calendario de temporadas y una selección de lo mejor de su consultorio psicogastronómico se unen en el último libro de El Comidista.

Eskup

Facebook

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal