Las 1.000 mejores recetas de la historia del 'New York Times'

Por: | 10 de enero de 2011

Essential new york times cookbook

A los europeos se nos suele llenar la boca diciendo que "los americanos comen fatal". Es cierto que lo que nos ha llegado en masa desde Estados Unidos -las hamburguesas de McDonald's o Burger King, el pollo frito de KFC- no han sido precisamente productos gourmet. Sin embargo, descalificar con generalizaciones un país tan grande y variopinto es un grandísimo error, del que uno se arrepiente cuando caen en sus manos obras como 'The Essential New York Times Cookbook'.

El libro recopila las mejores recetas publicadas en el mejor periódico del mundo en los últimos 150 años. Sus más de 1.000 platos, que van desde una ensalada de espárragos o unos relámpagos de chocolate del siglo XIX hasta una sopa de pimienta amarilla con mousse de pimentón o un arroz crujiente con yogur y especias de última generación, forman un fascinante retrato de lo que han comido los estadounidenses -o al menos los neoyorquinos- en el último siglo y medio.

Como no podía ser de otra forma en el periódico de una ciudad en la que vive gente de todo el mundo, el recetario une comida anglosajona con platos franceses, italianos, latinoamericanos, españoles, árabes o asiáticos. Los niveles de dificultad también son variados, y los más simples cócteles o aperitivos conviven con verdaderas pruebas de esfuerzo para cocineros forjados. Algunas de las recetas están firmadas por cocineros y comunicadores de renombre, como Jamie Oliver, Nigella Lawson, Julia Child o Mark Bittman.

New york times cookbook 1

La autora de este monumental trabajo es Amanda Hesser, columnista gastronómica del diario. Hace seis años, la periodista y fundadora de la web social de recetas Food52 comenzó a trabajar en el libro de una forma muy 2.0: preguntó a los lectores del New York Times cuáles eran sus recetas favoritas. De entre las 6.000 sugeridas por la audiencia decidió probar en la cocina de su casa las 400 mencionadas por tres o más personas.

Todas esas recetas habían sido publicadas en los últimos 50 años, por lo que Hesser tuvo entonces que bucear en la hemeroteca del Times para seleccionar y hacer otras 400 recetas de entre 1852 y 1960. Muchas de ellas tuvieron que ser adaptadas, bien por los cambios en los ingredientes -las carnes, por ejemplo, tardan menos en cocinarse ahora, y las yemas de los huevos son más pequeñas y menos sabrosas-, o bien porque el uso de aderezos necesitaba una actualización. 

Nuevas revisiones de lo publicado en las últimas décadas, sugerencias del staff del periódico y aportaciones de la propia Hesser terminaron elevando el número de recetas probadas a 1.400, de las cuales más de un millar pasaron el cásting y están ahora impresas en el libro. Todas ellas van precedidas de pequeñas introducciones en las que no falta el sentido del humor. "Da mal karma usar lácteos descremados en esta receta" o "amo este plato tanto como amo a mis hijos y a mi marido" son el tipo de comentarios que acompañan la abundante fantástica información histórica y culinaria.

New york times cookbook 2

Hesser cuenta la aventura que supuso la edición del libro en el prólogo, cuya lectura es tan interesante como las propias recetas. La periodista no se corta un pelo en soltar sus opiniones: califica de "abismo culinario" los 40 primeros años del siglo XX, retrata como un mundo "de dolor" las décadas de los 40 y los 50, y defiende su rechazo a incluir recetas pasadísimas de moda de los sesenta con una frase contundente: "Esto es un libro de cocina, no Madame Tussaud's".

Tanto la introducción como cada sección incluyen cronologías de acontecimientos y modas culinarias desde 1860 hasta ahora. En ellas descubrimos que el primer restaurante de comida cruda, una moda a la que famosos como Demi Moore se han sumado en los últimos tiempos, se abrió en los Ángeles hace más de 90 años. Que la olla a presión se popularizó en los años 20, y que el primer microondas, de 1955, costaba unos 8.000 euros actuales. Y también que el culís de frambuesa, el vinagre balsámico y los tomates secos comenzaron a arrasar en los ochenta.

New york times cookbook 3

Para el lector español tiene un morbo extra curiosear en cómo reinterpretan los estadounidenses los platos clásicos nacionales. Las croquetas elegidas obvian la bechamel y optan por una pasta de patata. El marmitako es correcto, con un extraño añadido de pan tostado al final. El salmorejo con berenjenas fritas resulta impecable, mientras que los gazpachos rozan lo raruno: uno con vodka y hierba limonera, y otro con el ajo y el pan fritos.

La "tortilla catalana con ali-oli" (¿ein?) no tiene pase, con 40 minutos de cocción en la sartén por un lado y otros 15 por el otro. "Es como una rueda firme de queso", afirma Hesser, y no nos cabe la menor duda de ello. Pero lo que más sorprende es la entronización del rebujito como "la mejor bebida de verano de todos los tiempos".

De cualquier forma, The Essential New York Times Cookbook es un libro único, cuya compra recomiendo a todo aquel que le guste guisar, sepa inglés y tenga los 25 euros que cuesta en Amazon. "Es un libro de cocina diferente", asegura la autora, "que reúne recetas modernas y clásicas, incluye muchas sorpresas -donuts primitivos, el olvidado asado de ostras y la mejor receta de panna cotta de la historia- y, sobre todo, proporciona a los amantes curiosos de la comida un compañero en la cocina para toda la vida".

Hay 48 Comentarios

Yo he vivido 5 años en los EEUU (New Jersey) y la verdad es que no comen más que basura, si lo comparamos con lo que se come, por ejemplo en Bilbao (que es lo que conozco).
En los "super" normales" las pescaderías son inexistentes o con pescado semi-podrido. La carne, depende y las verduras no están mal (cadena Giant por ejemplo).
Si quieres cosas de calidad tienes que irte a una cadena de lujo organica (digo lo de lujo por los precios), tipo "Fresh Fields".
La comida internacional es de doble filo: asiática bien, italiana y española muy mal.
Los americanos: comen muy mal (a las cifras de gordos me remito) y muy grasiento.

En fin...my two cents

Saludos

Desde luego que hay mucha ignorancia acerca del tema de EEUU en general, es una pena, porque yo he vivido en Seattle y ahí es donde he probado el mejor salmón y las mejores almejas, por no hablar del resto de mariscos y pescados. Frutas como las manzanas, los arándanos y las fresas se consumen mucho. La cocina americana es también una fusión de muchas, cosa que me encanta y que me falta en otros países, me encanta eso de salir a la calle y poder elegir entre un tailandés, un mexicano, un mongol, un italiano, un japonés, etc etc etc. Y otra cosa: en EEUU existe la posibilidad de elegir entre comida sana y comida grasienta, eso pasa en muchos países, en Europa cada vez más, con eso de la comida rápida. No nos dejemos llevar por lo que vemos en la tele o escuchamos, vayamos allí y probemos las cosas por nosotros mismos. Ah, y otra cosa que me sorprendió muchísimo es la variedad en cervezas que tiene ese país, todas muy ricas, qué pena que sólo exporten Miller y Budweiser... también los vinos son excelentes, nada que ver con el vino de California que en Europa vemos en los supermercados por un par de euros.

Estos Americanos comen tan mal como nosotros los Españoles. Mucha grasa (hamburguesas versus chorizos), mucho condimento y pocas frutas y verduras. Por eso compartimos las mismas enfermedades. Aqui en España consideramos que una ensalada nos es comida y cuando uno viaja à Paris o a los paises escandinavos se da cuenta que la mayoria de los menus solo contienen una ensalada con aceite de oliva y un vino. Aprendamos a comer mejor observando a los paises que dan buen ejemplo.

Manuebcn: es lógico que en la cocina norteamericana haya platos importados, más teniendo en cuenta que es un pais joven con una población inmigrante enorme y de raices muy diversas, pero eso no quita para que la interpretación propia de esa cocina importada y la mezcla con elementos autóctonos la convierta en una auténtica cocina nacional, y por lo poco que yo se, bastante interesante y variada. ¿o es que la cocina española no le debe nada a nadie?. Por otro lado, el hecho de que muchos americanos coman mal tampoco tiene nada que ver con que la gastronomía americana sea buena o mala. Me temo que nosotros tampoco podríamos presumir mucho si esa fuera la vara de medir. En fin, que sería mejor disfrutar y aprender de lo bueno que hay en todos sitios sin tantos prejuicios y lugares comunes ¿no?

Por cierto, sé perfectamente que existen otras recetas más nutritivas y ricas, pero me refiero a lo que comen diariamente (más allá de las abuelas de los estados del sur).
Para que en cualquier drive-in de cualquier estado del país y verás lo que es el colesterol.
En EE.UU. hay decenas y decenas de cadenas similares a McDonald's (no solo de hamburguesas, sino de cualquier tipo de comida), en los que la calidad de la comida es lo de menos; lo único que importa es que tenga mucho "sabor" (o sea, grasa) y que el cliente salga con la sensación de que no le cabe más en la barriga. Y lo peor de todo es que todo el mundo lo considera normal, no es raro ver a matrimonios de viejecitos entrar a ese tipo de "fast-foods" a desayunar, comer y/o almorzar habitualmente.
En Europa esos restaurantes se ven como propios de jóvenes o para apañarte un día que estás por ahí y no te apetece o no te da tiempo a cocinar. En EE.UU. hay gente que come así el 80% de las veces.

Cuando vivais en estados unidos y veáis lo que realmente se come a diario, sabréis lo que es. Es increíble la cantidad de grasa, sal, salsas llenísimas de especias, etc., etc., comen. Cuando imitan un plato español, italiano, etc., lo llenan de guarradas porque todo les sabe insulso. Si comen una ensalada, la llenas de todo tipo de cosas, si se comen un filete, le ponen encima un cuadrado enorme de mantequilla llena de ajo. Una hamburguesa no es hamburguesa si no tiene trozos de bacon y mucho queso (americano, que es más grasiento). El aceite de oliva apenas lo usan para echar unas gotas en las ensaladas, porque lo consideran un lujo; cocinan o con mantequilla o con aceites vegetales... en spray (o sea, con varios aditivos nada naturales).
Y eso por no hablar de los postres, o del tamaño de las raciones, o de las decenas de cadenas de restaurantes y buffets en los que puedes comer hasta reventar. ¿De verdad quieren hacernos creer que este país de obesidad extrema, en el que para ser "normal" con 40 años hay que pesar una media de 120 kg, se come sano en álgún sitio?

Ya me extrañaba que hubiera mil fabulosas recetas de cocina estadounidense...así que cuando has especificado que fruto de la variedad de culturas se incluyen platos italianos, españoles, árabes, etc se me han apaciguado las neuronas. La cocina estadounidense en si no es exactamente la de los McDonald's pero tampoco es nada de otro mundo...según las zonas es carne y mas carne a la parrilla, puré de patata, huevos, bacon, o ensaladas sin aliño o bandejitas precocinadas. Así lo ven los amigos que han convivido con ellos en aquel país. Todo lo bueno lo pusieron los que vinieron con la inmigración.

Los Americanos comen mucho, muy grasozo y muy malo. Deberian inspirarse de los franceses que comen poco, equilibrado y de muy buena calidad. Por eso viven casi 100 años.

Completamente de acuerdo con la mayoría de comentarios. Decir que los estado unidenses comen mal o solo hamburguesas es como decir que los españoles somos todos toreros.

Tengo la suerte de haber probado la comida del dìa de ación de gracias y realmente es digna de imitar.

Hazte una receta y nos la cuentas!

Libros como este son un intento de eliminar esa mala fama de la cocina Norteamericana ; hace unos días en el programa la ventana que dirige Gemma Nierga en en la cadena Ser se confrontaba un menu escolar Norteamericano con uno de los nuestros...y las pruebas quedaron ahí !

En realidad la mala fama de la cocina americana no es del todo una leyenda urbana cuando blogs como este,

http://www.thisiswhyyourefat.com/

nos acercan a una visión más de a pie y menos televisiva, del fenómeno de la comida basura Made in U.S.A y no se lo ponen fácil al sistema de salud Norteamericano .

Asi, que el tigre no es como lo pintan pero arañar...araña !

Desgraciadamente ante este acierto de tu parte que como norteamericano agradezco, no pueden faltar los comentarios de fanatismo antiyanqui rayanos en la ignorancia total como los de Gabrielbz que nunca ha visto el Canal 24 horas Food Channel, no sabe quien es Emeril Lagasse, nunca ha comido tomates verdes fritos o unas simples patatas cajun en Nueva Orleans, no ha probado un queso Humbird en Wisconsin o un buen burgoo en Kentucky ni un peach cobbler en Atlanta, ni unas buenas patas de Alaskan King Crab con salsa de horse radish.. como si un país tan grande y con tan diversas raíces se pudiera limitar a un solo concepto simplista de una mente estrecha.. Gracias por tu recomendación!

Mikel, gracias por la sugerencia. Hecho un vistazo dentro de nada. Soy Española vasca, casada con Estadounidense. He vivido en EEUU entre 1991 y 2002 (ahora estoy en Haití), y si he aprendido algo es que los Europeos no conocemos nada bien la comida estadounidense. Al igual que en España, muchos estados tienen verdaderas joyas culinarias. A mi, por ejemplo, me encantan ciertos platos de Luisiana, el pastel de zanahoria, el cangrejo azúl de Maryland, la tarta de batata sureña, y la barbacoa de chiriinguitos de autopista de Texas. Donde estén los arándanos de Michigan... Las reacciones típicas nuestras de que todo lo americano es basura, de que nada es de ellos me recuerdan bastante a las reacciones que solían tener los Francese en los ochenta en cuanto a nuestra cocina: "qué mal huele la cocina española, todo huele a aceite de oliva y ajo". Ahora se nos considera la vanguardia... Por mucho que eche de menos la merluza en salsa verde, los callos de Lhardy's y el pulpo a la gallega, lo divertido es encontrar lo delicioso de cada lugar. En cuanto al comentario de que lo bueno es de otras partes, si empezamos a sacar punta a los orígenes de nuestros platos nacionales favoritos, con qué nos quedamos? Es precisamente la variedad de nacionalidades, ingredientes y técnicas lo que aporta la riqueza de cada gastronomía. Saludos.

La capital internacional de la gastronomía no es otra que una ciudad, creo que terreno estadounidense, llamada San Francisco...

comprado queda, aunque con el envio queda en 35€...... pero no puede una resistirse a semejante auto-regalo de Reyes!

En definitiva se llega a dos conclusiones YA conocidas: A) que N.Y. NO es E.E.U.U., y por su cosmopolitismo y particularidades NO puede ser identificada ( la ciudad NI sus habitantes) con la "American way of life" de sus ciudadanos más "entrañables" y "profundos". Y B) que el libro de marras recoge,en si, recetas de cocinas de otros paises donde si hay tradición e historia culinaria, esto es, son recetas de cocinas NO norteamericanas ( pais que sigue careciendo de cocina tal como se entiende en nuestro entorno cultural). Ello confirma que en E.E.U.U. se come, por lo general, "basura" (fast food): de hecho hay una serie de TV que se puede ver en C.S.D. dedicada a esta tipo de cocina industrial "MADE IN U.S.A." y que es la que de manera habitual consumen y es propia y peculiar que de ese pais (que NO de N.Y.), y en donde el gordinflón del presentador se vanagloria de las "asquerosidades" que "ama" culinariamente el norteamericano medio. Un asco, en general.

Ah, me encanta este libro, la verdad es una bonita edición.
Por otro lado, tienes razón, hay mucho tópico, pero he comido en casa de americanos y la verdad la comida es bastante mala, aún así hay platos muy ricos que se salvan, pero no son muchos.
Saludos

Pues mira, me lo acabo de comprar. A ver qué tal. Gracias por la recomendación!!

Curiosidades y "variaciones" de recetas que ellos interpretan a su manera, es cierto, que en general, solemos descalificar a la primera, todo lo relacionado con la comida americana. Y bueno, teniéndo presente que algunos paises(y aqui voy a ser un poquito prepotente) jugámos en otra liga, no esta mal , algunas de las recetas , sobre todo(para mi) algunos postres. Mis favoritos, la tarta de queso, la tarta de manzana y las tortitas ummmmm,ah, y la tarta de pacana tambien me gustó. Y tuve la suerte de que me llevaran a un pequeño restaurante en Long Island a comer una tipica hamburguesa, y señores NADA que ver con los macfood, estaba buenísima, con su carne 100% vacuno echa a la brasa, su ketchup artesano, y receta secreta, repito, buenísimo. Gracias Mikel, por ampliarnos las fronteras gastronómicas.

Argggg lo quiero ya! Voy a ver si lo encuentro en amazon...estas cosas no se ponen hombre!

Mikel, menos mal que ha sido despues de reyes por que en mi casa, no me compran nada más de cocina!! (Vale es mentira, tengo pendiente un sifon de espumas para mi cumple)
Un abrazo!

Venga, a liarnos... Otro libro, otros 25 €...No se puede contigo...

Al menos mejoraremos un poco más nuestro inglés :-)

¡Que estamos en la cuesta de Enero, hombre! ¿Cómo recomiendas estas cosas? (añadido al shopping basket...)

Los comentarios de esta entrada están cerrados.

El Comidista

Sobre el blog

El Comidista trata todos los aspectos de la realidad relacionados con la comida. No sólo da recetas fáciles de hacer, habla de restaurantes accesibles o descubre los últimos avances en trastos de cocina, sino que comenta cualquier conexión de lo comestible con la actualidad o la cultura pop. Todo con humor y sin ínfulas de alta gastronomía.

Sobre los autores

Mikel López Iturriaga

es periodista y bloguero, y lo más decente que ha hecho en su vida es crear El Comidista en 2009. Escribe en EL PAÍS y habla en el programa 'Hoy por hoy' de la Cadena Ser, después de haber pasado por Canal +, El País de las Tentaciones, Ya.com o ADN. Aprendió a guisar con su madre y, después, en la Escuela Hofmann, pero sigue siendo cocinillas antes que cocinero.

Mónica Escudero

es DJ, madre, escribe, cocina y pone la mesa para El País Semanal, ejerce de Comidista adjunta, y no necesariamente en ese orden. Dirigió las revistas Barcelonés y Madriz, y colaboró en medios como Marie Claire, SModa, Vanidad, Yo Dona o La Luna. Ha escrito A vueltas con la tartera, y lo que más le gusta es cocinar, la michelada y los gatos (pero no para comérselos).

¡Pregunta!

Pregúntale al comidista

Envía aquí tus dudas gastronómicas e inquietudes personales. Es como el teléfono del tarot, pero gratis.

Buscar receta

Nuevo libro

Las 202 mejores recetas de El Comidista

Las 202 mejores recetas de El Comidista

Recetas a cascoporro, guías para cocinar, un calendario de temporadas y una selección de lo mejor de su consultorio psicogastronómico se unen en el último libro de El Comidista.

Eskup

Facebook

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal