Las 10 comidas más aburridas (y cómo volverlas apetitosas)

Por: | 16 de febrero de 2011

Aburridos

Navegando ayer por Internet encontré un foro en Yelp que me encantó: se trataba de discutir sobre las comidas más aburridas que existen. De inmediato pensé en mi lista personal de platos y productos cuya sola mención me sume en la desgana más absoluta, esos que cuando me caen en casa de alguien ingiero con educación mientras pienso: ¿por qué, por qué, por qué a mí?

Como me parece que un tema tan frívolo e intrascendente encaja en esta semana marcada por la megagalleta, paso a detallaros mi top 10 de alimentos soporíferos.

10. Manzana asada con guinda encima

La manzana al horno es probablemente el postre más triste que ha existido jamás. La piel se queda acartonada y feúcha, y el interior, blandurrio y como aguachado. En un vano intento de aliviar la desazón que produce, en muchos lugares a adornan una guinda encima, como el payaso triste que se pone una nariz roja gorda para hacer gracia. Posible vuelta a la diversión: caramelizar la manzana cortada en gajos con miel en una sartén, y servirla con helado.

9. Pechuga de pollo a la plancha

Este plato siempre me ha fascinado. Ahora que ya tenemos pollos mutantes que casi no saben a nada, ¿qué hacemos con la parte menos jugosa y más insípida del animal? ¡Pues darle un buen golpazo de plancha para resecarlo todavía más, hombre! Y mejor que no intenten arreglarlo reduciendo el tiempo, porque entonces quedará cruda por dentro y comerás tataki de pollo. Posible vuelta a la diversión: marinar las pechugas con hierbas y especias, marcarlas en la sartén y terminarlas en el horno, siempre enteras para que queden jugosas.

Arroz inflado 8. Tortitas de arroz inflado

Compuestas íntegramente de aire envuelto en pequeñas celdas de algo parecido al plástico, las tortitas tienen como única función llenar la tripa de las personas que quieren adelgazar. Como sus antepasados los biscotes, estos discos gigantes carecen de calorías, de textura, de olor, de sabor... son la nada hecha alimento. Posible vuelta a la diversión: tirarlas a la basura y comer cualquier otra cosa.

7. Salmón de criadero al vapor

Reconozco que ésta es una manía estrictamente personal, pero no soporto el salmón cocinado con calor. Dentro de todas las posibles cocciones, la que más escalofríos me produce es la de vapor, por ser la que más respeta el sabor metálico y la textura pastosa del salmón de criadero, ése bien barato que sólo se alimenta de piensos fabricados con restos de animales. Posible vuelta a la diversión: marinar la carne del salmón limpia en salsa de soja durante media hora y servirla con tempura de verduras.

6. Menestra congelada de bolsa hervida

Pesadilla hecha realidad de cualquier amante de las verduras, las bolsas de menestra se suelen componer de judías verdes tubulares tipo cable de la luz, zanahorias redondeadas que no existen en la naturaleza, guisantes como balines, alcachofas de hojas de hierro, habas gigantes que sólo verlas ya te entran gases y espárragos venidos de las hambrunas de la China comunista. Hervidas y a palo seco son capaces de producir bostezos y falta de apetito hasta al más tragaldabas. Posible vuelta a la diversión: comprar las verduras frescas o congeladas a granel, y rehogarlas con aceite de oliva virgen, cebolla y ajo picado.

Apio 5.  Apio crudo

Puede que quede muy chic en los bloody maries, pero para mí el apio crudo es un auténtico tostón de hortaliza. Su fuerte sabor posee la capacidad de anular el de cualquier otro ingrediente que le pase cerca. Tampoco me gusta su tacto fibroso en la boca, y tengo la impresión de que las únicas personas que se lo comen con verdadero placer son las modelos famélicas. Posible vuelta a la diversión: picarlo fino y mezclarlo con queso philadelphia, pimienta, cebolleta y aceitunas verdes picadas, y tomarlo en tostadas. 

4. Macedonia de frutas

Clásico postre que haces cuando no se te ocurre nada bajo la coartada de servir algo "fresquito y ligero". Su versión más abominable incluye melocotón o piña en almíbar y alcohol en su aliño, con lo que pierde su única virtud: la de ser light. Posible vuelta a la diversión: apostar sólo por tres frutas que combinen bien en sabor y color, cortarlas de forma bonita y presentarlas como una ensalada. 

3. El tofu a secas

Los vegetarianos y los japoneses saben bien que el tofu puede ser una delicadeza si se cocina convenientemente. El problema viene cuando te lo plantan a pelo en una ensalada o flotando en un guiso. Entonces este producto logra lo que parecía imposible: tener menos sabor que el queso de Burgos malo. Posible vuelta a la diversión: rebozado, frito y acompañado de una buena salsa para mojar está buenísimo.

Maiz 2. El maíz de bote

Después de hacer furor en las ensaladas de los setenta y los ochenta, parece que el maíz de bote ha caído en un merecido desuso, al menos en los círculos más finolis. No sé vosotros, pero yo no le encuentro ninguna gracia a estos granos recios, dulzones y de color amarillo eléctrico, y hace tiempo que los he desterrado de mi despensa. Posible vuelta a la diversión: comprar mazorcas enteras, hervirlas o asarlas y untarlas con mantequilla, sal y pimienta de cayena.

1. La ensalada de lechuga iceberg

Reina indiscutible de todos los platos aburridos que en el mundo han sido, la ensalada de lechuga iceberg es el símbolo de lo que no deberíamos comer. Tan insípida y desagradable como un helado de verdura congelada, se conserva incorrupta durante siglos en la nevera, y es por eso que algunos hosteleros tacaños la adoran. Como le ocurría a mi madre, cuando me sirven este forraje en un restaurante se me despiertan los instintos más salvajes y asesinos. Posible vuelta a la diversión: usar cualquier otro tipo autóctono de lechuga, o en su defecto, comerte un cuaderno que seguro que está más rico.

¿Cuáles son para ti los platos más aburridos que existen? Cuéntalo en los comentarios.

Hay 130 Comentarios

¿ Y un filete de lomo adobado que empieza a soltar agua en la sarten? Con ese pimentón que sabe a teja y mucha pimienta , para disimular una carne que no se sabe de dónde procede ...será cerdo...pollo..conejo..? Mejor no pensar.

Arroz blanco con tomate, asi sin más cocido y con un tomate tipo orlando puaggggggggg

Los bikinis hechos con tranchetes. Tranchetes, que palabra. No se me ocurre como mejorar un tranchete.

Las lechugas iceberg de super son un asco (bueno, un asco no porque como no sabe a nada... es como no comer nada), pero la variedad en si no es tan mala, yo la he tenido del huerto y está muy buena, siguen gustándome más las de hoja de roble o la romana, pero tiene sabor (aunque parezca increíble) y bastante agradable.

Los esparrágos blancos de lata , las fritangas, los canapeses de eso que dicen que es caviar..., ah y ese gran misterio que es el Rooootti de pavo (¿?)

Y el pepino que¡¡¡ Lo repites hasta cuando estas en el vater y te jode todo lo que està a su alrededor. Divertidos los comentarios ....¡¡¡Què comeremos¡¡¡ Mejor ni saber.

Suscribo todo lo dicho pero añadiria el queso de Burgos y la pescadilla

Las manzanas asadas son un postre excelente... Eso si, necesitas unas buenas manzanas reinetas maduradas al sol, a poder ser del arbol de tu jardin. Seguro que cambiabas de opinion.

Yo la macedonia de los restaurantes es que no la soporto...le sube la glucemia al más pegajoso...
sin embargo en casa con algo de plátano, naranja, kiwi y manzana me gusta como me quedan! Le pongo ron, azúcar moreno, zumo de limón, canela y lo sirvo con una galletita (integral, porque en casa no comemos nada blanco). A la gente le gusta...
Lo que más aborrezco creo que es la verdura congelada...no hay quién arregle esto!!!

Jiji, muy bueno... de acuerdo con lo de la menestra congelada y la lechuga iceberg, sobre todo, Salvaría las manzanas asadas, a mí sí que me gustan. Y añadiría alguna cosilla más... las verduras requete-hervidas de algunos menús de mediodía, por ejemplo.

Paola, otra opción para la aburridísima pasta in bianco con parmigiano es echarle unas gotitas de aceite de trufa (olio tartufato).

Pues, yo soy italiana y para nosotros un plato aburrido es pasta con mantequilla y queso parmigiano. Cuando era pequena era un plato muy comun, me tocaba almenos 2 veces por semana. Ahora nunca lo como, entonces casi me apetece prepararlo de vez en cuando (como una o dos veces al anyo). Para volverlo mas apetitoso hay que poner parmigiano curado (24 o 30 meses) y pimienta negra. La pasta tiene que estar "al dente" , o sea hay que sacarla de la olla 1-2 minutos antes del final de la coccion. Luego, saltear la pasta con la mantequilla, pimienta y el queso en una sarten, durante 1 minuto.

Tiron de orejas, Mikel. Las tortitas de arroz son todo lo que dices pero si eres celíaco es el único producto con un precio razonable que puedes considerar comestible en lugar de pan, pastas, galletas... Compara, por favor, los precios de los productos sin gluten y los precios de los productos "normales". Y sí, no saben a nada... pero no son nada....

De acuerdo con todo. Sin embargo, podría hacer un matíz con respecto a lo de la pechuga de pollo a la plancha: no sólo es un tema de mala calidad de los pollos actuales -aunque ya se puede elegir en los mercados-, sino en la forma de asarla. Tienes que asarla con el hueso propio de la pechuga y la piel, a fuego fuerte para que estas partes sean las que se quemen. Luego tu te sirves sólo la carne, que estará jugosa y sabrosa, un poco de sal en escamas y un buen aceite de oliva afrutado. Acompañado de un ligero pan de aceite y una buena lechuga de huerta. HAy que volver a la calidad de los productos y a los formas de cocinar que se ha perdido con las prisas y la globalización.

Pues para mí un bocadillo de tortilla francesa en pan de baguette crujiente es un manjar. Será que soy sosa. Las tortitas ahora hay unas que en vez de ser de arroz son de maiz y saben a palomitas que tienen un poco más de gracia, pq son más crujientes y un poco más saladas.

Mmm, las tortitas de maíz son mi desayuno oficial, siempre que lleven Philadelphia con sabor a queso azul encima. En realidad me encantan porque su sabor me hace evocar los gusanitos premium de mi infancia, los Rufinos: http://adietaconww.blogspot.com/2010/04/gusanitos-rufino.html

hay que echarle imaginación... yo la manzana asada la encarcelo http://larecetadelafelicidad.blogspot.com/2008/11/manzanas-la-crcel.html, y la lechuga iceberg con pollo a la plancha la cerco, y le pongo su salsa cesar casera http://larecetadelafelicidad.blogspot.com/2009/02/ensalada-cesar-cercada.html

#autopromo :P

me parece increible que a nadie se le haya venido a la mente las latas de calamares (en tinta o americana) hechas de pequeños trocillos-deshechos. O las de mejillones en escabeche -las baratas- hiperaceitosas y con minúsculos mejilloncillos llenos de pelos.

Seguimos con las horribles paellas de pescado-marisco-verdura para paellas de chony, con los yogures -o como quieras llamarlos- que no requieren frio que tienen un aspecto gelatinoso indefinido, con las chuletas de sajonia -raquetas de carne insípida-, con la panga, la pota el potón y el potillo, el emperador ultradescongelado y gris, los langostinos cocidos de pescadería barata -semi aplastados,,,,

Yo es que soy muy simplona para comer. Todo lo que has puesto me gusta :), bueno, menos el salmón, pero porque tampoco me gusta en ninguna de sus variantes.

El menú más aburrido para mi es un plato de acelgas hervidas, merluza hervida y...bueno, los postres me gustan todos!!

Eso si, reconozco que cuando estoy a dieta, TODO me parece que sabe rico rico.

jajaja, como me he reido con lo del pollo mutante! Yo a las pechugas de pollo a la plancha, las marino antes con salsa de soja y las paso a fuego muy fuerte con ajo granulado en lugar de sal, el cambio es brutal.

pues a mi me aburre desmesuradamente el queso de cabra de rulo: por poseer el don de la ubicuidad en el 90% de las cartas de bares y restaurantes, por tener un sabor tan potente que enmascara a todos sus compañeros de plato y porque como todo lo que está de moda, al final cansa.
Como contrapunto debo comentar que el queso fresco envasado es de un insulso y un aburrido que supera a la insipidez de la lechuga iceberg. Y eso es mucho decir!!

Una forma de "animar" las menestras de verduras: saltearlas en la sartén con un poco de aceite de oliva virgen extra, ... y un poco de vinagre de jerez. Esto último le da un toque muy especial.

Perdón, la tortilla francesa al estilo ramón y cajal es lo más intrascendentedel universo...

De lo que habéis añadido hasta ahora, suscribo al 100%: la tarta al whisky (zzzzzzzzzz), las "cocretas" de fábrica, los filetes de panga tóxica, la pasta con tomate frito, el surimi, las coles de bruselas (sólo olerlas me pongo malo), y el espárrago blanco liado con jamón york (megahit en los cumpleaños de los setenta, a poder ser con huevo hilado). Va a haber que hacer un segundo post!!!!

Cualquier cosa que lleve palitos de pescado por soso... o maiz por ese sabor dulzon... puaj
Al apio hay que quitarle las fibras, en su tiempo y apañado con sal, aceite y vinagre.... buenisimo
Un saludo

Los comentarios de esta entrada están cerrados.

El Comidista

Sobre el blog

El Comidista trata todos los aspectos de la realidad relacionados con la comida. No sólo da recetas fáciles de hacer, habla de restaurantes accesibles o descubre los últimos avances en trastos de cocina, sino que comenta cualquier conexión de lo comestible con la actualidad o la cultura pop. Todo con humor y sin ínfulas de alta gastronomía.

Sobre los autores

Mikel López Iturriaga

es periodista y bloguero, y lo más decente que ha hecho en su vida es crear El Comidista en 2009. Escribe en EL PAÍS y habla en el programa 'Hoy por hoy' de la Cadena Ser, después de haber pasado por Canal +, El País de las Tentaciones, Ya.com o ADN. Aprendió a guisar con su madre y, después, en la Escuela Hofmann, pero sigue siendo cocinillas antes que cocinero.

Mónica Escudero

es DJ, madre, escribe, cocina y pone la mesa para El País Semanal, ejerce de Comidista adjunta, y no necesariamente en ese orden. Dirigió las revistas Barcelonés y Madriz, y colaboró en medios como Marie Claire, SModa, Vanidad, Yo Dona o La Luna. Ha escrito A vueltas con la tartera, y lo que más le gusta es cocinar, la michelada y los gatos (pero no para comérselos).

¡Pregunta!

Pregúntale al comidista

Envía aquí tus dudas gastronómicas e inquietudes personales. Es como el teléfono del tarot, pero gratis.

Buscar receta

Nuevo libro

Las 202 mejores recetas de El Comidista

Las 202 mejores recetas de El Comidista

Recetas a cascoporro, guías para cocinar, un calendario de temporadas y una selección de lo mejor de su consultorio psicogastronómico se unen en el último libro de El Comidista.

Eskup

Facebook

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal