Alcachofas de la 'nonna' Sara

Por: | 15 de marzo de 2011

Algachofas-2

No hay nada que me ponga más que descubrir recetas de abuelas. Y si son abuelas italianas, ni te cuento. Así que cuando mi amiga Arianna Rinaldo, directora de la revista de fotografía Ojo de Pez, se prestó a prepararme unas alcachofas tal y como las hizo durante décadas su nonna Sara me hizo feliz como una perdiz.

La receta posee la sencillez y la humildad que hacen grande la comida casera. Una combinación inteligente de unos pocos ingredientes baratos, ejecutados con buena mano, logra crear un plato exquisito del que difícilmente te puedes cansar. Al menos yo no podría hartarme de algo que lleva alcachofas, ajo y parmesano, tres alimentos por los que ma-to.

Hay una cosa que me gusta de esta receta, y es cómo pasa olímpicamente de la actual dictadura de las cocciones cortas en las verduras. Yo soy el primero que me he acostumbrado a comerlas siempre al dente, porque asumo que así conservan mejor las propiedades nutritivas y el color. Pero de vez en cuando es un gustazo tomarte un guisote en el que la verdura está como mantequilla, como es el caso.

Dificultad

Para señoras de 100 años.

Ingredientes

Para cuatro personas

  • 6 alcachofas grandes (si puede ser, de tipo mammole; si no, normales)
  • 2 dientes de ajo
  • 100 gr. de parmesano aprox.
  • 50 gr. de pan rallado aprox.
  • 500 ml. de caldo de verduras
  • 200 ml. de vino blanco
  • 2 cucharadas de perejil picado
  • Mantequilla muy fría
  • Aceite de oliva extra virgen
  • Sal

Preparación

1. Rallar el parmesano.

2. Calentar un poco de aceite en una sartén un poco alta o en una cazuela baja a fuego medio. Dorar en él los dientes de ajo con cuidado de que no se quemen.

3. Mientras, pelar y cortar los tallos de las alcachofas en trozos de unos 3 cm. aproximadamente, e ir echándolos a la sartén. Eliminar las hojas exteriores, cortar las alcachofas longitudinalmente en cuatro trozos e ir añadiéndolos, dejando el corazón hacia arriba.

4. Poner una lámina fina de mantequilla sobre cada trozo. Cubrir generosamente las alcachofas con con pan y parmesano, y terminar con un chorrito de aceite y el vino blanco. Ahogar con medio litro de caldo, tapar y bajar el fuego al mínimo.

5. Cocer durante un par de horas, añadiendo de vez en cuando un poco más de caldo si se queda seco.  Espolvorear el perejil picado un par de minutos antes de acabar. Se pueden hacer con antelación y recalentar. Las hojas exteriores pueden quedar duras... pero lo suyo es chupar la base.

Hay 56 Comentarios

Gracias, Mikel, pero... ¿qué hago yo con ese bote de alcachofas que está atrincherado en mi despensa desde hace 2 años y que amenaza (dada su lejaaaaaaaana y, por ende, sospechosa fecha de caducidad) con sobrevivirme?

Está muy bien esto de que pongas recetas de todas partes y las de las abuelas son un plus.

En casa de mi abuela se comían alcachofas crudas con vinagreta de limón. Ibas deshojando la alcachofa, mojabas la parte tierna en la vinagreta y la mordías. Era delicioso y tan fácil como sacar una alcachofa de la nevera. :)

Esto es motivación! Una receta de abuela sin hacer caso a cocciones de modernos. Gracias Mikel!

Receta españolísima e incríblemente rica. Para que nose diga que en este país no hay buena mano en la cocina y ojo, si le ponéis queso, italiano, o de donde sea, es para mataros.
Garbanzos en arroz caldoso. Made in Fernando Cotta

Última receta salvajemente rica. Para los que hacen el cocido con todo, es decir en dos ollas y cambiando el caldo para que los dos estén igual:
• Como es seguro que te va a sobrar, y tienes cocido para un par de días o tres o cuatro, esta receta te dará la oportunidad de hacer algo diferente e increíblemente rico.
o Solo con el caldo y los garbanzos sobrantes, el resto, (tocino, panceta fresca o adobada, huesos, jamón, pollo, gallina, morcillo, morcilla, chorizo, etc…) para otra ocasión.

1. En un olla ancha, sofreír ajo abundante, una cebolla y un pimiento verde, todo muy picadito.
2. Cuando esté pochado, añadir una cucharadita de pimentón dulce de la Vera y seguir removiendo.
3. Si veis que se pega, añadir caldito del cocido y así cuantas veces haga falta para que el sofrito parezca un pisto.
4. Cuando esto haya ocurrido, añadir los garbanzos sin caldo y remover a fuego medio.
5. Añadir un vaso de +/-250 cl de arroz por 2 raciones de garbanzos y remover.
6. Añadir sal al gusto si el caldo no está fuerte.
7. Añadir 3 tazas de caldo por cada vaso de arroz.
8. El arroz, saldrá semi caldoso, pero tela marinera como estará.
9. Si alguien la utiliza y no sabe darle el nombre, pues sirve “Guiso modesto de garbanzos y arroz”.
a. Si es para la alta sociedad:
i. Guiso de garbanzos pedrosillano y arroz, aromatizados con briznas de pimentón de la Vera, cebollino y ajetes tiernos de Chinchón con caldo de cocido de carnes y tocinos alimentados con bellota de la dehesa extremeña.
10. Ya me contaréis.fernando@eficientemente.es

Acabo de cocinar las alcachofas... "solamente" durante una hora. Verdaderamente salen muy sabrosas, como no podía ser de otra forma con la mantequilla y el queso que llevan , !así cualquiera!. Comento que me ha resultado imposible dejarlas doraditas en su grasita como las de la foto ya que el queso de pega al fondo de la sarten y sería imposible dejarlas sin agua, así que han resultado bañadas en una salsa de queso para comérselas con un kilo de pan. Pichin, pichan.

El que se come la verdura "dura" e insípida es porque quiere.
Yo como y cocino verduras casi cada día y las disfruto que da gusto. Las Alcachofas siempre me quedan blanditas como si fueran mantequilla. Lo de conservar el color fluorescente de las verduras me parece una chaladura.
Por cierto estas recetas extrañísimas que te sacas de la manga como "Secreto glaseado con miel, naranja y romero" a mi me parecen un sacrilegio ... el que le quiera robar todo el maravilloso sabor de la carne de secreto ibérico añadiéndole mariconadas es que le falta un tornillo.

Lo siento ... tengo un día horrible.
Por cierto, me gusta tu blog.

Ferny, relájate, hombre... Que esta receta podría ser de cualquier parte del Mediterraneo.

Es que las recetas de las abuelas..... son insuperables!!!! yo, para asegurarme que no me llegaban distorsionadas.... aprendí las 3 que más me gustan de mi abuela directamente de ella. Os las dejo por si os interesan a alguien:
Albóndigas
http://elblogdecantinerita.blogspot.com/2008/12/albondigas-de-amachu.html
Pollo guisado
http://elblogdecantinerita.blogspot.com/2008/12/pollo-guisado-al-estilo-de-amachu.html
Pimientos rellenos de carne
http://elblogdecantinerita.blogspot.com/2008/12/pimientos-rellenos-de-carne-de-amachu.html

EVVIVA LA NONNA SARA! Estarà contenta..... ;)
Gracias Mikel.

la receta tiene muy buena pinta, pero porque se tiene que recurrir a la cocina italiana, sinceramente estoy harto de la publicidad gratuita que se le hace a la cocina de este pais, nos estan in-va-dien-do, con sus postrecitos, licores, y pasta, de hecho en madrid restaurante que cierra, a continuacion restaurante italiano que abre.
por que sera, tan poco interes tiene nuestra cocina, y nuestras nonnas no tienen recetas. NO y NO.

Siempre me pareció la cocina italiana bastante primitiva y este es un típico ejemplo de cómo maltratar unas buenas alcachofas a través de un largo y enrevesado proceso que culmina con 2 horas [!!!] de ebullición. Eso sí, mucho vino, mucha mantequilla y mucho pan rallado. A este plato le debe ir bien un chianti recién abierto con suaves aromas sulfurosos.

Re-ce-ta-zo

Yo estoy con ellas...de momento tienen muy buena pinta...huele de la leche....y tienen razón por ahi arriba....lo de las dos horas me está matando un poco....básicamente porque me estoy pimplando el vino que ha sobrado....jejeje!!!

Gracias, Mikel.
Me encanta que cada vez vea más recetas aptas para vegetarianos (como yo) en tu blog.
¿Será una buena señal?
En todo caso, yo me aprovecho. Este plato lo replicaré, que tengo en casa unas deliciosas alcachofas de la huerta murciana.
Saludos,
Carlos, de Vegetal... y tal.
http://vegetalytal.blogspot.com

Grazie Mikel

Mikel, que pinta por favor!

A la comida casera italiana no hay con que darle!!! Nada como las recetas de una mamma o la nonna!
Gracias por compartir la receta, Mike!
http://losbonvivant.wordpress.com/

se me hace la boca agua leyendo cómo esas alcachofas se deshacen como mantequilla, esta es una receta de lujo en los tiempos que vivimos, si me invitan a mí a comerla estaría más feliz que una perdiz tomando regaliz :)

Muy buenas

Si el nivel de la receta es para señoras de 100 años, creo que puedo ir renunciando a ello. No me acerco ni a la suela del zueco de ninguna de las señoras mayores que ha habido en mi casa.

Eso sí, una pinta impresionante. Me hago fan una vez más.

Un abrazo

Manuel Bustabad

Lo único que no me gusta es lo de cocer durante un par de horas ;-( porque no tengo la paciencia de estar mirando el puchero y cuando me largo de la cocina un momento algún día he tenido un disgusto. Si se pudiera hacer con la olla exprés... pero claro, no sabría igual.

Viva Arianna, su nonna Sara y todas las abuelas, avias y amonas.

Gracias por la receta, me encantan las alcachofas y el risotto de alcachofas de mi amiga Núria es exquisito.
http://blogdelchocolate.blogspot.com/

Me gustan los ingredientes.
No sé si me parece excesivo las 2H de coccion. Una cosa es fuego suave y otra es confitar las alcachofas

Con lo que me gustan las alcachofas no dudo que esta se convertirá en una de mis favoritas.
Un saludo

Me uno a la pasión por las recetas de las abuelas y de todas esas personas que llevan una vida cocinando y descubriendo sabores en la cocina.

Muy buena pinta!

Tiene que estar deliciosa :p !!!. Me encantan los tres ingredientes!, parece una manera simple y magnifica de hacer las alcachofas. Nada, nada, receta al saco. A mi también me alucinan las recetas de las mamas o abuelas. Es un patrimonio a conservar :-D.

Publicar un comentario

Si tienes una cuenta en TypePad o TypeKey, por favor Inicia sesión.

El Comidista

Sobre el blog

El Comidista trata todos los aspectos de la realidad relacionados con la comida. No sólo da recetas fáciles de hacer, habla de restaurantes accesibles o descubre los últimos avances en trastos de cocina, sino que comenta cualquier conexión de lo comestible con la actualidad o la cultura pop. Todo con humor y sin ínfulas de alta gastronomía.

Sobre los autores

Mikel López Iturriaga

es periodista y bloguero, y lo más decente que ha hecho en su vida es crear El Comidista en 2009. Escribe en EL PAÍS y habla en el programa 'Hoy por hoy' de la Cadena Ser, después de haber pasado por Canal +, El País de las Tentaciones, Ya.com o ADN. Aprendió a guisar con su madre y, después, en la Escuela Hofmann, pero sigue siendo cocinillas antes que cocinero.

Mónica Escudero

es DJ, madre, escribe, cocina y pone la mesa para El País Semanal, ejerce de Comidista adjunta, y no necesariamente en ese orden. Dirigió las revistas Barcelonés y Madriz, y colaboró en medios como Marie Claire, SModa, Vanidad, Yo Dona o La Luna. Ha escrito A vueltas con la tartera, y lo que más le gusta es cocinar, la michelada y los gatos (pero no para comérselos).

¡Pregunta!

Pregúntale al comidista

Envía aquí tus dudas gastronómicas e inquietudes personales. Es como el teléfono del tarot, pero gratis.

Buscar receta

Nuevo libro

Las 202 mejores recetas de El Comidista

Las 202 mejores recetas de El Comidista

Recetas a cascoporro, guías para cocinar, un calendario de temporadas y una selección de lo mejor de su consultorio psicogastronómico se unen en el último libro de El Comidista.

Eskup

Facebook

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal