Alcachofas de la 'nonna' Sara

Por: | 15 de marzo de 2011

Algachofas-2

No hay nada que me ponga más que descubrir recetas de abuelas. Y si son abuelas italianas, ni te cuento. Así que cuando mi amiga Arianna Rinaldo, directora de la revista de fotografía Ojo de Pez, se prestó a prepararme unas alcachofas tal y como las hizo durante décadas su nonna Sara me hizo feliz como una perdiz.

La receta posee la sencillez y la humildad que hacen grande la comida casera. Una combinación inteligente de unos pocos ingredientes baratos, ejecutados con buena mano, logra crear un plato exquisito del que difícilmente te puedes cansar. Al menos yo no podría hartarme de algo que lleva alcachofas, ajo y parmesano, tres alimentos por los que ma-to.

Hay una cosa que me gusta de esta receta, y es cómo pasa olímpicamente de la actual dictadura de las cocciones cortas en las verduras. Yo soy el primero que me he acostumbrado a comerlas siempre al dente, porque asumo que así conservan mejor las propiedades nutritivas y el color. Pero de vez en cuando es un gustazo tomarte un guisote en el que la verdura está como mantequilla, como es el caso.

Dificultad

Para señoras de 100 años.

Ingredientes

Para cuatro personas

  • 6 alcachofas grandes (si puede ser, de tipo mammole; si no, normales)
  • 2 dientes de ajo
  • 100 gr. de parmesano aprox.
  • 50 gr. de pan rallado aprox.
  • 500 ml. de caldo de verduras
  • 200 ml. de vino blanco
  • 2 cucharadas de perejil picado
  • Mantequilla muy fría
  • Aceite de oliva extra virgen
  • Sal

Preparación

1. Rallar el parmesano.

2. Calentar un poco de aceite en una sartén un poco alta o en una cazuela baja a fuego medio. Dorar en él los dientes de ajo con cuidado de que no se quemen.

3. Mientras, pelar y cortar los tallos de las alcachofas en trozos de unos 3 cm. aproximadamente, e ir echándolos a la sartén. Eliminar las hojas exteriores, cortar las alcachofas longitudinalmente en cuatro trozos e ir añadiéndolos, dejando el corazón hacia arriba.

4. Poner una lámina fina de mantequilla sobre cada trozo. Cubrir generosamente las alcachofas con con pan y parmesano, y terminar con un chorrito de aceite y el vino blanco. Ahogar con medio litro de caldo, tapar y bajar el fuego al mínimo.

5. Cocer durante un par de horas, añadiendo de vez en cuando un poco más de caldo si se queda seco.  Espolvorear el perejil picado un par de minutos antes de acabar. Se pueden hacer con antelación y recalentar. Las hojas exteriores pueden quedar duras... pero lo suyo es chupar la base.

Hay 56 Comentarios

Pues tienen muy buenta pinta... y si! de vez en cuando molan los guisacos en los que la verdura se deshace y todos los sabores se mezclan como uno solo!!!

Pues las probaré, porque yo las alcachofas, si no son fritas, les encuentro poca gracia y tengo que probarlas de otra manera. A mí también me flipan las recetas de las abuelas.

Es que comer alcachofas sin chupar la base de las hojas es delito, incluso aunque estén sólo hervidas. Qué buena pinta tiene esta receta, creo que la haré cuando invite a cenar, yo quedaré como una reina y los comensales embadurnados, porque me da a mí que no hay más alternativa que meter los dedos... a ver si va a ser esta la ocasión de usar por primera vez en mi vida un mantel de papel, jajajajajajaja ¡Gracias nonna Sara y Mikel por las nuevas experiencias!

Qué buenas. Yo he tomado en Roma unas alcachofas "a la judía" que estaban fritas enteras, aunque también se pueden hacer en trozos similares a los de esta receta, y quedaban churruscadas de forma muy particular, como arrugadas, tras un baño en zumo de limón y una fritura lenta para que se hagan por dentro.

Pero estas tuyas y de tu amiga Arianna, me entusiasman. Geniales

Me has dejado de piedra Mikel, ¡me encanta el plato!

Lo comentaba el otro día con unos amigos: los franceses tienen el mayor y más cuidado patrimonio culinario, pero los italianos tienen la mejor y más variada cocina casera del mundo.

Publicar un comentario

Si tienes una cuenta en TypePad o TypeKey, por favor Inicia sesión.

El Comidista

Sobre el blog

El Comidista trata todos los aspectos de la realidad relacionados con la comida. No sólo da recetas fáciles de hacer, habla de restaurantes accesibles o descubre los últimos avances en trastos de cocina, sino que comenta cualquier conexión de lo comestible con la actualidad o la cultura pop. Todo con humor y sin ínfulas de alta gastronomía.

Sobre los autores

Mikel López Iturriaga

es periodista y bloguero, y lo más decente que ha hecho en su vida es crear El Comidista en 2009. Escribe en EL PAÍS y habla en el programa 'Hoy por hoy' de la Cadena Ser, después de haber pasado por Canal +, El País de las Tentaciones, Ya.com o ADN. Aprendió a guisar con su madre y, después, en la Escuela Hofmann, pero sigue siendo cocinillas antes que cocinero.

Mónica Escudero

es DJ, madre, escribe, cocina y pone la mesa para El País Semanal, ejerce de Comidista adjunta, y no necesariamente en ese orden. Dirigió las revistas Barcelonés y Madriz, y colaboró en medios como Marie Claire, SModa, Vanidad, Yo Dona o La Luna. Ha escrito A vueltas con la tartera, y lo que más le gusta es cocinar, la michelada y los gatos (pero no para comérselos).

¡Pregunta!

Pregúntale al comidista

Envía aquí tus dudas gastronómicas e inquietudes personales. Es como el teléfono del tarot, pero gratis.

Buscar receta

Nuevo libro

Las 202 mejores recetas de El Comidista

Las 202 mejores recetas de El Comidista

Recetas a cascoporro, guías para cocinar, un calendario de temporadas y una selección de lo mejor de su consultorio psicogastronómico se unen en el último libro de El Comidista.

Eskup

Facebook

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal