Crema de coliflor, cerveza y limón

Por: | 09 de marzo de 2011

Crema de coliflor, cerveza y limón

Tendrá muchas virtudes y todo lo que quieras, pero la coliflor huele un poco a pedo. Es así, y todos lo hemos pensado aunque rara vez nos hayamos atrevido a decirlo en público. No pasa nada, es mejor afrontar la realidad que rehuir el problema y hacer como que no existe.

Hay unos 250 trucos para evitar que, cuando cocinas coliflor, parezca que Fétido Addams ha pasado por tu casa. Yo me quedo con el más lógico: cocerla al vapor o en agua el mínimo tiempo posible. En caso de que vayas a hacer una crema, también puedes desechar el líquido de la primera cocción. Ambas técnicas tienen la virtud de limitar el aroma a ventosidad de la verdura cuando llega a la mesa, transformándola en una delicia incluso para los más pedófobos.

Inspirado de alguna forma en la crema du Barry de Mercado Calabajío, el otro día me lancé a hacer una sopa de coliflor un poco distinta de lo normal. Como no tenía a mano una vaporera, primero cocí la verdura en agua para aligerarla de azufres. Después, como buscaba un sabor tostado y además quería que fuera rápida en su ejecución, doré la cebolla y la coliflor. Mojé todo con la cerveza, di un hervor con un poco de caldo a todo, trituré -no mucho, para conservar la textura- y la serví con el limón y la crema de avena. Y a correr.

La sopa que salió era diferente: tenía puntillos amargos y ácidos que la alejaban de lo convencional, pero al vez estaba muy suave, y sin rastro de los matices de cuesco habituales en nuestra querida coliflor.

Dificultad

Para cenutrios.

Ingredientes

Para 4 personas

  • 1 coliflor mediana
  • 1 patata grande
  • 1 cebolla grande
  • 1 botellín de cerveza de 330 ml.
  • 500 ml. de caldo de pollo
  • 1 limón
  • Aceite de oliva
  • Sal
  • Crema de leche de avena y rúcula picada para decorar (opcional)

 Preparación

1. Trocear la coliflor en trozos grandes, desechando el tronco. Cocerla al vapor o en agua con sal durante 10 minutos.

2. Mientras, pelar y picar la cebolla y la patata e ir rehogándolas en una cazuela grande con un chorro de aceite a fuego suave y una pizca de sal. Cuando la coliflor esté, añadirla y subir el fuego a medio. Dorar y cuando haya cogido un color tostado en algunas partes, mojar con la cerveza.

3. Añadir el caldo y hervir lo justo para que la coliflor y la patata se terminen de hacer (unos 10 minutos). Triturar, añadir un chorro de zumo del limón y una pizca de ralladura de su corteza al gusto, mezclar y corregir de sal.

4. Servir, si se quiere, con un chorrito de crema de leche de avena y un poco de rúcula picada.

Hay 36 Comentarios

Muy buena receta para aprovechar los restos de una gran coliflor, ya que a veces no encuentro medianas y tengo que estar comiendo coliflor varias veces a la semana.

MIkel ¿se podrá adaptar esta receta al repollo o col?

Saludos y buen viaje a Murcia

me encanta tu blog, mikel! consigues hacer que esta cocinófoba (pero amante de la gastronomía) empiece a hacer frente a sus fobias: por ahora, puedo leer tus recetas!!!!!
tu sentido del humor es el mejor ingrediente, y cuán difícil de encontrar! (ni en el rincón del gourmet de aquel gran almacén!)

Mikel me sabe mal contradecirte, quizá porque tenga algo que ver con la Family Addmans, pero la coliflor (y toda su familia) me encantan a rabiar... y esa crema que se ve sabrosísima... me la comia, no con cuchara, con cucharón.

Pepa, cual es la solución para los que no tenemos olla a presión? Thermomix sí, pero no olla expres...
Me encanta la manera de describir el olor d ela coliflor... desde que entras en un portal sabes lo que la del 5º va a comer :)
Espero que lo paséis bien en Murcia!!!

Suena bien esta receta, no soy muy amante de la coliflor pero la como un poco disfrazada. Ahora, no he visto nunca esa crema de leche de avena... siempre hay ingredientes que descubro en los blogs.
Saludos

Yo siempre he sido anti coliflor (arrastro el trauma de cuando era pequeño y mi madre la hacia rebozada)... pero creo que en crema y con esta combinación cervecil seguro que me atrevo ;-)

Muy buena receta, gracias.

Esto me interesa mucho mucho. La coliflor me gusta de todas formas, incluso cruda, y el olor no me molesta (ruego evitar las interpretaciones psicológicas).
La cocino al vapor sin vaporera (3-4 dedos de agua en una cazuela con buena tapa y la coliflor entera con el troncho hendido en cruz) o en el microondas, que es el rey midas de las verduras.
Vamos a probar esta sopita, saludos.

Yo de pequeño comia de todo.
De todo, menos la coliflor (las coles de bruselas nunca entraron en casa aunque supongo que tampoco las hubiera comido).
Hoy me encanta.
La como incluso cruda.
Un plato muy sencillo es desmenuzarla como hasta una textura o tamaño parecido al cus-cus.
Se pasa por la sarten en muy poco aceite durante un minutito, sal y pimienta a gusto, y tenemos una guarnición de lujo.

Tendré que incluir a la coliflor en mi galería de fotos:

http://www.flickr.com/photos/adaja/sets/72157619110312991/

Lo de las coles de bruselas, sigue en pendiente de prueba.

Gracias por traer la coliflor a tu blog

Muy buena receta, y nutritiva. Voy a probarla. Saludos

Nosotros lo más atrevido ha sido con curry...Para poder asegurar que no había que tirar la cena :-D

En lo que si estoy contigo es en que Dios debería castigar a todos los que no cocinan la verdura al vapor. Ya lo hizo en Egipto con las 7 plagas...

En olla a presión, 2 minutos. No hay motivo para no hacerlo...

Los comentarios de esta entrada están cerrados.

El Comidista

Sobre el blog

El Comidista trata todos los aspectos de la realidad relacionados con la comida. No sólo da recetas fáciles de hacer, habla de restaurantes accesibles o descubre los últimos avances en trastos de cocina, sino que comenta cualquier conexión de lo comestible con la actualidad o la cultura pop. Todo con humor y sin ínfulas de alta gastronomía.

Sobre los autores

Mikel López Iturriaga

es periodista y bloguero, y lo más decente que ha hecho en su vida es crear El Comidista en 2009. Escribe en EL PAÍS y habla en el programa 'Hoy por hoy' de la Cadena Ser, después de haber pasado por Canal +, El País de las Tentaciones, Ya.com o ADN. Aprendió a guisar con su madre y, después, en la Escuela Hofmann, pero sigue siendo cocinillas antes que cocinero.

Mónica Escudero

es DJ, madre, escribe, cocina y pone la mesa para El País Semanal, ejerce de Comidista adjunta, y no necesariamente en ese orden. Dirigió las revistas Barcelonés y Madriz, y colaboró en medios como Marie Claire, SModa, Vanidad, Yo Dona o La Luna. Ha escrito A vueltas con la tartera, y lo que más le gusta es cocinar, la michelada y los gatos (pero no para comérselos).

¡Pregunta!

Pregúntale al comidista

Envía aquí tus dudas gastronómicas e inquietudes personales. Es como el teléfono del tarot, pero gratis.

Buscar receta

Nuevo libro

Las 202 mejores recetas de El Comidista

Las 202 mejores recetas de El Comidista

Recetas a cascoporro, guías para cocinar, un calendario de temporadas y una selección de lo mejor de su consultorio psicogastronómico se unen en el último libro de El Comidista.

Eskup

Facebook

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal